Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Qué debes tener en cuenta para eliminar o reducir el consumo de carne de forma exitosa

Nuestros hábitos nos convierten en lo que somos, por eso es muy difícil cambiarlos. Tan arraigados están en nuestra rutina diaria que terminan pareciéndose a una necesidad; pero no lo son. Es por eso que debemos querer realmente deshacernos de ellos si queremos combatirlos. No es un objetivo sencillo, pero se puede. En nuestro modo de alimentarnos, procurarse hábitos saludables es fundamental para nuestra salud.

Genial.guru acerca una lista de puntos que deben tener en cuenta aquellas personas que han decidido reducir o eliminar el consumo de carne.

1. Consultar a un médico

Cambiar el modo en que nos alimentamos no es una simple modificación de nuestras costumbres. Se trata de una decisión importante que debe ser supervisada por un médico. En el caso de dejar de comer carne, o de reducir su consumo, él nos dirá si nuestro organismo está en condiciones de hacerlo y cómo podemos reemplazarla. Con su acompañamiento sabremos que nuestro cambio repercutirá en nuestro cuerpo de un modo saludable.

Como siempre lo decimos en nuestros artículos, ten en cuenta que la información que puedas recabar en internet nunca podrá reemplazar la consulta al médico.

2. Reducir el consumo de forma gradual

Si la carne forma parte de tu dieta diaria, es conveniente que abandones o reduzcas su consumo gradualmente. De ese modo, tu organismo se adaptará al cambio y no ofrecerá resistencia. Esto no quiere decir que, si dejas de comer carne de un día para el otro, tu cuerpo se resentirá. Pero siempre es mejor que el cambio se dé de un modo gradual, para que la adaptación sea más amistosa y la ansiedad no te juegue una mala pasada.

3. Consumir proteínas

Consumir carne no es el único modo de incorporar proteínas a nuestro cuerpo. Por eso debes tener en cuenta qué alimentos te brindarán los nutrientes necesarios para que el cambio en tu alimentación sea saludable. Deberás consumir, por ejemplo, huevos, aguacate, hongos, legumbres, frutos secos... Pero, como ya lo dijimos en el punto 1, es fundamental que este cambio sea supervisado por tu médico. Él te recomendará qué alimentos deberás consumir para recibir los nutrientes que necesitas.

4. Debes estar seguro de tu decisión

El factor psicológico es importante en este cambio que afrontarás. Por lo tanto, debes estar seguro de que realmente quieres dejar de comer carne (o comer menos). Si lo haces sin la convicción necesaria, es probable que no cumplas tu objetivo y que, en lugar de abandonar tu dieta anterior, solo te tomes unas vacaciones de ella. Es importante evitar el sentimiento de frustración. Y recuerda: si no resistes las ganas de comer carne, siempre es preferible que apeles al pescado o a los mariscos.

5. Consume más frutas y verduras

Las frutas y las verduras serán tus aliadas a la hora de alcanzar la sensación de saciedad que te brindaba la carne. Comer más frutas y verduras que antes te ayudará a sentirte satisfecho y es preferible que optes por ellas en lugar de aumentar, por ejemplo, el consumo de harinas o de frutos secos, que tienen mayor carga calórica. Hay tanta variedad que, sin dudas, encontrarás varias que sean de tu gusto.

6. Esmérate en preparar platillos deliciosos

Las ensaladas son deliciosas, pero no son la única opción para tu nuevo menú. Investiga, consulta con otras personas que hayan dejado la carne exitosamente y logra tener a mano un buen recetario con variedades sabrosas que harán que tu nuevo camino sea agradable de transitar. Hay elaboraciones deliciosas que evitarán que extrañes la carne (por ejemplo, una pizza de vegetales). Este punto es importante, pues no debes renunciar al “placer de comer un buen platillo”.

7. Ten presente los cambios en tu organismo

Si el abandono o la reducción del consumo de carne se realiza de modo saludable, sin dudas tu cuerpo te dará señales de ello. Hazte un chequeo médico y compáralo con uno de cuando consumías más carne. Verás que ciertos valores cambiarán para bien, y eso te dará fuerzas para continuar con tu decisión. Que te sientas mejor es importante para no recaer, pero para ello debes estar atento a todas las señales que tu cuerpo te dará. Así serás realmente consciente de que estás haciendo lo correcto.

¿Has intentado alguna vez reducir el consumo de carne y fracasaste? ¿Por qué? ¿Crees que consumir carne es malo? ¿Qué piensas de la postura de los veganos? Por favor, cuéntanos en los comentarios.

Imagen de portada AndreyPopov / Depositphotos