Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

15 Situaciones que resultaron tener un final memorable

En las películas, una trama muy enredada siempre reúne un ejército de fanáticos. Pero si las sorpresas ocurren en la vida real, entonces puedes compartir esas historias en Internet y capturar la atención de tus seguidores. Solo basta con ver a un vendedor mago que por casualidad llegó a nuestro mundo o un estornudo que desata el pánico en masa.

Genial.guru está convencido de que la vida adora crear situaciones llenas de comedia en las cuales te gustaría decir: “¡No me lo esperaba!”. Precisamente hoy publicaremos tales historias.

  • El elevador se venía acercando al primer piso. Le dije a mi perro: “Hay que esperar”. Se comenzaron a abrir las puertas. Me volví a dirigir a mi perro: “Entra, ahora se puede”. El chico que estaba esperando cerca de la puerta del elevador: “Muchas gracias, señorita”. © evrlstng_winter / Twitter
  • Es correcto que los bancos manden el mensaje: “Nunca le digas a nadie tu número secreto”. Ayer se lo dije a alguien y me quitaron una parte de mi dinero. A decir verdad, se lo dije a mi esposa, pero aun así no fue nada agradable. © Santus / Pikabu

  • Esta es mi historia favorita sobre un filósofo de mi universidad. El año pasado tuvimos tres exámenes seguidos. Todo el grupo llegó, excepto él. El profesor lo llamó: “¿En dónde estás? El examen ha comenzado”. Filósofo: “Estoy paseando por el parque y ADMIRANDO LA NATURALEZA. EL TIEMPO NO EXISTE, POR ESO NO ME ESPEREN”. © Wizard_Severus / Twitter

  • Un día, después del trabajo, entré a una tienda de cómics. En la caja de cobro encontré el Mapa del Merodeador de Harry Potter. Me puse a observarlo.
    —Es el Mapa del Merodeador.
    —Sí, lo sé. En él aparece/cambia algo.
    El cajero me miró seriamente:
    —Claro que no. ¡Tú eres un muggle, no lo puedes ver! © Naell / Pikabu

  • Cuando mi hijo cumplió 5 años, aún no aprendía a pronunciar la letra R, y yo empecé a buscar seriamente a un buen logopeda. Les pregunté a todos mis amigos y conocidos, investigué en Internet y elegí a una mujer de 40 años que vivía por aquí cerca. ¡Qué tipo de clases eran estas! Ellos cantaban, bailaban y pintaban. Pasaron 3 meses y continuaba sin pronunciar la letra R. Una vez, durante nuestra clase, la hija de la logopeda regresó de la escuela. Y fuertemente pronunció: “Buenas taldes”.
    Encontré a otro logopeda, con el cual mi hijo después de dos semanas comenzó a pronunciar esta complicada letra. Y me salió mucho más barato. © Alissa15 / Pikabu
  • Mi suegra china encontró hierbas en el patio de una casa (de ese tipo de matorrales salvajes que crecen entre las ranuras del suelo) y con felicidad dijo: “¡Oh, son comestibles!”. Ella comenzó a cortarlas y a guardarlas en una bolsita. Spoiler: su familia no es nada pobre.
  • En la oficina somos 5 mujeres. Un día todas estábamos trabajando alegremente, había un completo silencio y solo se escuchaba el sonido de las teclas. Me encontraba sumergida en mi trabajo. ¡Y en medio de todo este silencio, una de ellas estornudó como si fuera un rayo! Fue tan fuerte que estuvo a punto de darme un ataque al corazón. Me asustó tanto que grité de miedo. Nunca había esperado tal cosa de mí. Cuando comencé a gritar, todas las empleadas se espantaron y también gritaron... Los gritos fueron tan fuertes que incluso la señora de la limpieza fue a ver qué estaba pasando. © “Oído por ahí” / Ideer

  • El papá de mi amigo trabaja como conductor. Una chica se subió y no pagó su pasaje. Cuando él decidió preguntarle por qué no pagaba, la chica le dijo: “¿Qué te pasa? ¿No me reconoces? ¡Te pasas!”. Y él, sin decir nada, continuó manejando mientras intentaba recordar de dónde la conocía. Después de unas cuantas paradas, la pasajera se bajó. Hoy mi tío, que también es chofer de autobús, me contó exactamente la misma historia... © “Oído por ahí” / Ideer

  • Un hombre desconocido quería pelear conmigo y con mis amigos. Sus provocaciones duraron aproximadamente hora y media, pero nosotros le decíamos que no queríamos pelear. Al final él nos dio la mano y dijo que éramos unos buenos chicos. © cantevenmakeafist / Reddit

  • Llamemos a una pareja de enamorados A y B. Mi amiga y yo estábamos sentadas en una cafetería chismeando sobre la relación de A y B. Después empecé a contarle detalles un poco candentes y noté que alguien sentado cerca de mi amiga nos estaba observando. Resultó ser que A me estaba mirando. © ysab20 / Reddit

  • Un nuevo empleado entró a trabajar con nosotros. Durante una conversación acerca de cine, él orgullosamente dijo que había visto las 4 películas de Mi pobre angelito. © Olga Volvenkova / Facebook
  • Una empleada me contó algo sobre un conocido. Un día se lo encontró y, sabiendo que hacía poco se había casado, lo felicitó. Él: “Oh, señora Martha, nosotros vamos a divorciarnos. Imagínese, en 3 meses de vida en pareja, ella ni una sola vez ha sacudido mi almohada”. Al escuchar tal horrible falta de atención en el hogar, pensé que mi compañera tenía un increíble sentido del humor. ¡Pero no! Ella se ofendió por la esposa que le había tocado a su conocido. © Evgenia / AdMe
  • Un día mi hijo se puso a hacer berrinche en la calle, entonces unas bondadosas señoras se acercaron y le dijeron: “¡Si no dejas de llorar, entonces te llevaremos con nosotras!”. Pero tengo un hijo muy sociable y él con satisfacción les dio la mano y les dijo: “¡Vámonos!”. Las señoras no supieron qué hacer en ese momento y simplemente se fueron. Y yo me quedé con un niño llorando aún más, porque las señoras no se lo quisieron llevar. © Vict0riia / Pikabu

¿Y qué historia agregarías a esta recopilación?