20+ Historias sobre el hecho de que las renovaciones son una vida aparte; una vida nerviosa, costosa y larga

La renovación es siempre un desafío para la familia y los vecinos. Por el bien de un gran propósito, todos deben soportar temporalmente las molestias del ruido y el polvo. Pero los que más sufren durante esta difícil tarea son los principiantes. Las historias sobre la renovación del hogar circulan en Internet y nos hacen experimentar una amplia gama de emociones, desde la compasión y la crítica hasta la risa bondadosa.

Genial.guru sabe de primera mano que la renovación garantiza impresiones inolvidables y recuerdos vívidos. Dedicamos este artículo a todos los que se solidarizan con nosotros al respecto.

  • Comenzamos las reparaciones. Mi esposo y su amigo trabajaban con la pared y yo me fui a la cocina para no molestar. Mi marido gritaba cada media hora: “¿Dónde está Rosa?”. Mi nombre es Rosalinda, y cada vez le contestaba: “Sí, cariño”. Y cuando terminaron todo, el amigo dijo: “Pon a Rosa en la caja”. Solo después me di cuenta de que Rosa era un desarmador. © Oídoporahí / VK
  • Un día vino a visitarme una vecina. Durante la charla comentó que había hecho reparaciones en su casa, todo estaba bien, pero un enchufe puesto por los reparadores no funcionaba y sería maravilloso si pudiera ir a verlo (“ya que era ingeniero”). Me mostraron el enchufe. La principal queja era que no se le podía meter nada. Miré de cerca, y en los agujeros... no había agujeros... Al abrirlo, resultó que la tapa del enchufe estaba atornillada con una rotación de 90 grados. Al parecer, los reparadores tenían prisa... © Moonlight212 / Pikabu
  • Cuando renovábamos el departamento, decidimos reemplazar las ventanas. Quería que las ventanas no se abrieran hacia dentro, sino hacia afuera. No parecía algo tan importante. Pero resultó que a mucha gente sí le importaba. Casi todos los vecinos expresaron su parecer: a nadie le gustaba. Una vecina incluso me llamó al trabajo para compartir su opinión. Los compañeros, al escuchar esos gritos desde el móvil, preguntaron por el motivo de la histeria. Cuando descubrieron cuál era el problema, se unieron a la discusión. Uno de ellos dijo: “Digamos que tus ventanas están abiertas. ¿Y si un sofá cae de arriba?”. © Oídoporahí / VK
  • Durante la renovación, encontramos una vieja hamburguesa de Burger King en la pared detrás del panel de yeso. Lo peor es que olía bien. © Courtbird / Reddit
  • A las 6 de la mañana, todo el edificio se despertó con el ruido de un taladro: mi nuevo vecino de arriba había decidido comenzar las reparaciones. Y yo tengo un bebé, una esposa y dos gatos. Los últimos tres se pusieron locos y me obligaron a ir al enfrentamiento. El vecino se disculpó y pospuso el trabajo. Qué bien, me pareció un hombre correcto... Pero después dijo una frase con la que canceló la primera impresión: “Pensé que no se escucharía...”. ¿Qué? ¡¿Un taladro sobre un muro de cemento a las 6 de la mañana y no se escucharía?! © IvasikEvil / Pikabu

“Cariño, ¿para qué comprar un toallero? ¡Puedo hacerlo yo mismo!”.

  • Un amigo contrató a un hombre que accedió a hacer una adición a la casa a bajo precio. Vino un chico, hizo la base y no volvió a aparecer. El problema es que a mi amigo se le ocurrió pagar el trabajo por adelantado. Han pasado 12 años y todavía tiene la misma imagen en su patio trasero: aún no pudo ahorrar dinero para una nueva obra. © Joeroloff / Reddit
  • Enviamos a la abuela a un balneario. Mientras ella estaba de viaje, decidimos hacer reparaciones y tirar las cosas innecesarias. Día X — preparamos la cena, en espera de la llegada de la abuela. Pero en lugar de gritos de alegría, escuchamos: “¡¿Dónde diablos está mi sofá?!”. Noche, montón de basura, toda la familia buscando el viejo sofá. Resulta que mi abuela escondía oro en él. La operación fue exitosa. Solo que tuvimos que despertar y echar a un vagabundo del sofá, ya que se había puesto a dormitar dulcemente en él. © Habitación № 6 / VK
  • Una vez me estaban haciendo las reparaciones. Como un cliente sin experiencia, permití que los reparadores vivieran en el lugar de trabajo, para que pudieran hacerlo más rápido. No tenía idea de que la provisión de vivienda se tiene que reflejar en el pago. Como resultado, las reparaciones se retrasaron, ya que estaban haciendo otras reparaciones más al mismo tiempo, usando mi departamento como un “aeropuerto”, mientras yo me acurrucaba viviendo en casas de amigos. © Oídoporahí / VK
  • Estábamos renovando el dormitorio. Por nuestra cuenta. Mi esposo y su padre nivelaban el piso. Tres horas de trabajo, una hora para limpiar el departamento. No se podía ni mirar el piso hasta que se secara. No se podían abrir las ventanas. Pero nos olvidamos de él... de nuestro hurón. Durmió todo el día y por la noche decidió pasear por el departamento. © Oídoporahí / VK
  • Le pagué a un tipo casi 10 mil dólares por un juego de cocina. Me robó ese dinero y me mintió durante mucho tiempo: dijo que había ordenado la cocina, incluso trajo documentos falsos. Unos meses más tarde, cuando se iba a montar la cocina, admitió que ni siquiera la había encargado. Pero prometió que lo haría. Después desapareció durante varias semanas más. Llamé al fabricante y descubrí que el anticipo nunca había sido pagado. Después de que le pagué al fabricante por una parte del juego, las cosas empezaron a avanzar. Pero ya van casi 4 años y mi cocina aún no está terminada. © Demas513 / Reddit
  • Mientras tanto, yo: “Matías, esta será la primera reparación que vas a hacer tú solo, es tu departamento, tus decisiones. Si quieres, puedo expresar mi opinión como una persona que hizo reparaciones a su gusto, pero la última palabra siempre será tuya”. También yo:
  • Llamé al plomero para que trabajara cuando yo no estaba en casa. Y cuando regresé, él ya se había ido. Pero encontré una gran grieta en el piso del baño y raspaduras en toda la bañera. Había basura por todas partes. Intenté llamar muchas veces a la empresa donde había encargado las reparaciones para informar de lo sucedido, pero nadie respondió. Sigo sin entender lo que pasó ese día, pero desde entonces, siempre estuve en casa durante cualquier trabajo de reparación. © Owlette23 / Reddit

“El nuevo departamento de mi amiga al día siguiente de mudarse”.

  • Vino un reparador para colgar una barra de cortina. Encontré su número en un anuncio de una página web. Le encantó el té con panecillos, también le gustó el dinero. La montó en un buen nivel. La miré, dije gracias y lo acompañé hasta la salida. Y después me di cuenta de que no había acertado con el taladro en el primer intento, había un agujero en la pared a la izquierda de la cornisa, y no lo tapó con nada. Silenciosamente, publiqué la foto de este agujero en los comentarios. Llamó, se indignó: “Tienes un departamento feo, no está ni bien hecho, y tú manchaste mi reputación. ¡Borra ese comentario!”. ¿Y qué hice yo? No lo borré.
  • Mi casa les pertenece a dos propietarios. El otro propietario estaba haciendo reparaciones. Un día salí al jardín, solo que el jardín había desaparecido. Fue cortado de raíz. Parece que les estaba impidiendo sacar armarios o algún otro cachivache a la basura. Seguí sin entender la razón. A mí, como segunda propietaria, no me preguntaron nada. Llamé a la policía. No me pudieron ayudar. Todo lo que yo planté, todo lo que plantaron mi abuelo y mi bisabuelo, todo se echó a perder.

“Me acabo de mudar a mi nuevo departamento y vi esto”.

  • Mi esposa y yo compramos un departamento con una hipoteca. Decidimos hacer la renovación por nuestra cuenta. Empezamos con la cocina. Discutimos durante mucho tiempo sobre el color de las paredes, y al final ambos elegimos el azul. Compramos dos latas de la pintura deseada. Regresamos a casa y decidimos acelerar las cosas, pintar juntos. Yo empecé con una pared y ella con la pared de enfrente. En el proceso de pintado, nos dimos vuelta y, si solo hubieras visto nuestras miradas. Las paredes quedaron de diferentes colores: una, verde claro, la otra, azul. Decidimos no averiguar cómo sucedió y quién se equivocó al comprar la pintura. Simplemente dejamos una de las paredes de color azul. Resultó genial.
  • Un conocido contrató a una brigada para hacer reparaciones en su nuevo departamento. Compró los materiales, pagó un anticipo y se fue de viaje de negocios. Cuando regresó después de tres semanas, se dio cuenta de que los materiales habían desaparecido, no se había hecho casi ninguna reparación, y en una de las habitaciones, el jefe de la brigada dormía plácidamente en el sofá. El dueño exigió una respuesta y echó a ese desafortunado constructor del departamento. Mientras bajaban la escalera discutiendo en voz alta, un vecino salió gritando y agarró a ese jefe de brigada de la manga. Resultó que hacía un año, este reparador había engañado a ese vecino, tomó un anticipo junto con el dinero para el trabajo, y simplemente desapareció. El dueño y el vecino pudieron recuperar todo de ese estafador solo a través de la corte. Pero la pregunta de por qué lo hizo quedó abierta, ya que no parecía que tuviera malos hábitos en los que pudiera gastar el dinero. Como excusa, dijo que simplemente había tomado muchos pedidos y que no pudo con ellos.

“Pintemos del mismo color que el piso, no notarán la diferencia”.

  • Me hacía la renovación una empresa intermediaria que contrataba especialistas. Por lo tanto, diferentes personas hacían los trabajos en diferentes habitaciones. En una habitación, el primer especialista, antes de enyesar, raspó todas las paredes con un taladro, y el segundo no lo hizo. Como resultado, en la segunda habitación, después de aproximadamente 3 meses, todo el yeso se cayó. El techo tensado ya estaba hecho y todos los muebles estaban fijados a las paredes. El colmo fue que casi inmediatamente después de mi renovación, el director de la empresa fue encarcelado por fraude en la construcción y ni siquiera tenía a quién reclamarle que reparara la habitación de nuevo.
  • La casa en la que viví de niño fue construida por los anteriores propietarios. Y era evidente que se habían ocupado del asunto con negligencia. Cuando mi padre comenzó a renovar la casa él mismo, descubrió que en lugar de enchufes, había barras multicontacto en las paredes del baño. © Sporkicide / Reddit

“Compré una casa el año pasado y descubrí que el candil no funcionaba. Finalmente lo saqué para ver qué pasaba con el cableado”.

  • Contraté a un conocido para quitar el alfombrado viejo y colocar el piso laminado en tres habitaciones, el pasillo y la sala. Dijo que no había problema y que era un trabajo de dos días. Le pagué el 40 % por adelantado. El lunes, su esposa llamó y dijo que tenían problemas familiares. El martes su compañero se había enfermado. El miércoles finalmente vinieron a trabajar a las 5 de la tarde. Nos pidieron que nos fuéramos por dos horas con mi hijo de un año. Durante ese tiempo, quitaron el alfombrado solo de una habitación, y nada más. El jueves instalaron una pequeña parte del piso laminado y dijeron que el piso que había elegido era horrible y era demasiado difícil trabajar con él. A la mañana siguiente, recibí un mensaje de ese especialista diciendo que tenía gripe y no podía venir. Contraté a otra persona y me dijo que esos tipos no tenían idea de lo que estaban haciendo. Tuve que tirar todo el laminado. Fue el error más costoso que hemos cometido. © Skr000 / Reddit
  • Trabajaba y, al mismo tiempo, lentamente hacía las reparaciones mientras mi esposa y mis hijos visitaban a mi suegra en otra ciudad. Una vez decidí pegar los azulejos en el baño después de un turno de noche. A la mañana siguiente, descubrí que el borde de los azulejos horizontales estaba colocado en espiral, es decir, en una pared estaba en un nivel y en las siguientes paredes estaba en otro. Como resultado, el borde se volvía a la primera pared en un azulejo más alto.

“Al menos puedo lavarme las puntas de los dedos”.

  • Un amigo estaba renovando su casa y decidió poner una puerta con espejo en el baño. Ya sabes, unos vidrios que son así: de un lado hay un espejo y no puedes ver lo que está pasando dentro, pero del otro lado puedes verlo todo. Fuimos a ver la renovación y vimos a su abuelo sentado en el baño. La instalaron al revés. © Oídoporahí / VK
  • Era la década del 2000. Había poco dinero, pero mi esposo y yo logramos hacer la renovación. Solo que no pudimos encontrar el candil para la habitación de nuestra hija. Y mi hermano justo se preparó para ir a China. Así que le di el último dinero de la “obra” para que comprara un candil con ventilador. Llegó con las palabras “no había un candil de esos, así que gasté el dinero en esto”, y me entregó una gorra con ventilador... A mi hija le gustó, solo que no lograba entender por qué le decíamos candil a su gorra. © Habitación № 6 / VK

¿Has tenido renovaciones memorables? Comparte tus historias en los comentarios.

Imagen de portada Habitación №6 / VK
Compartir este artículo