Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración
Genial

Estos trillizos fueron separados en la infancia por un experimento. La gran pregunta es si el resultado valió la pena

El primer día en la universidad para Robert Shafran de 19 años fue más que extraño: unos desconocidos acogieron con agrado a su viejo amigo, preguntándole cómo estaba, e incluso algunas chicas lo besaron. Robert se encontraba completamente confundido hasta que a uno de los estudiantes se le ocurrió pedirle su fecha de nacimiento y preguntarle si había sido un hijo adoptado en una familia. Al escuchar una respuesta afirmativa, el nuevo conocido exclamó: “¡Tienes un hermano gemelo!”. Robert se asustó un poco. Pero él aún no sabía que en realidad tenía dos.

Suena como si la redacción de Genial.guru hubiera visto una película del cine indio, pero este increíble encuentro realmente ocurrió en 1980 en Nueva York. Sigue leyendo para descubrir los detalles de la historia real que le sacaría ventaja a cualquier película.

Encuentro accidental

Cuando Robert Shafran fue a la universidad, fue confundido con su hermano gemelo, sobre el cual él nunca había escuchado. Su hermano era Eddy Galland, un estudiante de segundo año. y uno de los alumnos le dio su número de teléfono. Robert le llamó y se quedó congelado al escuchar del otro lado del teléfono su propia voz. Ese mismo día los hermanos se encontraron y ambos experimentaron un shock: ellos eran una copia el uno del otro. Los padres adoptivos también estuvieron impactados ya que nadie de ellos sospechaba sobre la existencia de gemelos.

La historia de la reunificación de los hermanos instantáneamente fue tomada por la prensa local. Una de las noticias emitidas llegó a los ojos de un estudiante de otra universidad, David Kellman. En la foto se veían dos rostros, los cuales no se diferenciaban para nada de su reflejo en el espejo. David consiguió el número de teléfono de los padres de Eddy y les llamó. “¡Dios, se están metiendo por todos lados!” gritó en broma la mamá adoptiva después de la conversación.

Los trillizos en la película Buscando desesperadamente a Susan.

Por fin todos los hermanos estaban reunidos: Robert, David y Eddy. No solo resultó evidente su parecido externo, sino también los chicos tenían las mismas preferencias, por ejemplo, relacionadas con el deporte (lucha libre), cigarros (“Malboro”), mujeres (les gustaban algo mayores). Los trillizos carismáticos rápidamente se convirtieron en estrellas y favoritos del público: escribieron sobre ellos en periódicos y revistas, los invitaron a la televisión y les ofrecieron papeles en el cine. De tal manera los hermanos aparecieron en la película Buscando desesperadamente a Susan con Madonna en el papel principal. Y la fotográfa Annie Leibovitz, especializada en retratos de famosos, le pidió a los hermanos realizar una sesión fotográfica con ellos.

El encuentro realmente cambió la vida de cada uno de los hermanos y no por el hecho de la popularidad. Ellos estaban tan felices nuevamente de estar juntos que después dijeron: “parece como si nos hubiéramos enamorado el uno de los otros”. Ellos completaban las frases de los demás, repitiendo los gestos. Los chicos rentaron un departamento entre los tres y en 1988 abrieron el restaurante Triplets (“Trillizos”) en uno de los barrios a la moda de Nueva York.

Por qué fueron separados los hermanos

Mientras Robert, David y Eddy no podían dejar de estar contentos entre sí, sus padres adoptivos estaban muy sorprendidos por el hecho de que la agencia de adopción no les comunicó nada sobre los gemelos. Cuando acudieron ahí por respuestas, les dijeron que dar a los tres niños a una sola familia era una tarea realmente difícil. Por supuesto, esta no era la razón real. Los padres hasta ese momento aún no tenían respuestas verdaderas.

En realidad los hermanos trillizos, sin siquiera saberlo, participaron en un experimento, el cual debía explicar qué tan fuerte influye la eduación en el carácter de una persona. Los científicos en ese entonces no pensaron en la ética de tal enfoque en la investigación.

Una chica adolescente dio a luz a los trillizos el 12 de julio de 1961. Al parecer eran cuatro bebés pero uno de ellos murió durante el parto. A la edad de 6 meses los niños fueron separados: se convirtieron en participantes de un experimento bajo el mando de los científicos Peter Neubauer y Viola Bernard. A través de una prestigiosa agencia de adopción, Louise Wise Agency, los niños deliberadamente fueron entregados a tres familias diferentes, las cuales diferían en su nivel de ingresos y enfoque de crianza. La primera familia pertenecía a la clase media, la segunda a la trabajadora y la tercera una familia rica. Todas las familias dos años antes habían adoptado niñas en la misma agencia.

Ninguno de los padres estaba enterado del experimento, al igual que no sabían de la existencia de gemelos idénticos de sus hijos adoptados. Las visitas de especialistas se les explicaban a los padres como una práctica habitual en caso de adopción. Al principio, los investigadores visitaban a los niños más de cuatro veces al año y a medida que crecían los encuentros se redujeron hasta un año. Los niños pasaban pruebas de capacidad cognitiva y todos los encuentros se grababan en cámara. Oficialmente el estudio duró 10 años, pero por algunos de los informes es claro que los niños fueron observados una vez terminado este tiempo.

Robert, David y Eddy no fueron los únicos niños que “tuvieron la suerte” de participar en este experimento. Son muchos más, pero la cantidad exacta es desconocida. Algunos resultados del experimento de Peter Neubauer fueron publicados en un artículo y un libro que salieron en 1986 y 1990 respectivamente. El estudio completo hasta el momento no ha sido publicado. Se encuentra guardado en la Universidad Yale y su acceso está restringido hasta el año 2065.

Cómo se desarrolló la vida de los hermanos

David Kellman y Robert Shafran en la ceremonia de premiación de The 3rd Annual Critics’ Choice Documentary Awards.

Los hermanos no solo tenían la misma apariencia, sino también gustos parecidos. De acuerdo con las palabras de los padres adoptivos, en su infancia todos los niños frecuentemente golpeaban su cabeza con las barras de las camas cuando estaban enojados. David está seguro de que esto era una señal de ansiedad por separación. Más tarde se reveló que los tres hermanos tenían baja visión y ambliopía, pero únicamente uno de los hermanos recibió el tratamiento (este hecho causó resentimiento en los demás).

Además, todos sufrían de problemas de salud mental. Al ser estudiantes, David y Eddy habían conseguido visitar clínicas psiquiátricas, Robert fue puesto en libertad condicional por el caso de un robo. “Los investigadores sabían que teníamos problemas. Y ellos hubieran podido ayudarnos. Pero lo que molesta es que no lo hicieron”, recuerda David.

El encuentro alegró a los trillizos pero al descubrir la verdad sobre el experimento tuvieron consecuencias negativas en su estado emocional. Al ser ya adultos, Robert se pronunció: “nos llamaron sujetos de prueba. Pero somos víctimas. Esta es una gran diferencia. Nos trataron como ratas de laboratorio. Pero somos seres humanos”.

Con el tiempo, los trillizos se casaron, David tuvo dos niñas, Robert tuvo una hija y un hijo, y Edward tuvo una hija.

Eddy estaba más apegado a los hermanos y se mudó varias veces para estar más cerca de ellos. Él tuvo una relación difícil con su padre adoptivo, por eso después de reunirse con los gemelos, sintió que finalmente había encontrado una familia e hizo todo lo posible para estar con sus hermanos. Por desgracia, sufrió un trastorno bipolar y se suicidó en 1995. En ese momento, las relaciones de los gemelos ya no fueron las mismas debido a la salida de Robert del negocio. La tragedia golpeó a David y Robert, y debido a eso comenzaron a alejarse el uno del otro y pronto dejaron de ponerse en contacto.

Su comunicación se reanudó solo durante la filmación del documental Three Identical Strangers. La película salió en 2018, y su estreno le sacó lágrimas a algunos espectadores. Después, una pareja se acercó a David y Robert con las palabras: “En nombre de todos los psicólogos de investigación del mundo, pedimos perdón”.

¿Qué opinas sobre tales experimentos? ¿Consideras que la investigación puede ejercerse en casos como este?

Compartir este artículo