6 Tipos de personajes femeninos que ya nos cansaron por ser explotados sin piedad en películas y series de televisión

Las películas y series del siglo XXI ofrecen a los espectadores toda una galería de heroínas sorprendentes. Si, al crear películas clásicas de Hollywood, la industria cinematográfica seguía a la sociedad y mostraba que las mujeres debían depender de los hombres y quedarse en casa, hoy en día los personajes femeninos modernos son mucho más diversos. “La reina de las nieves”, “La mujer fuerte”, “La marimacho”: estos términos se han establecido firmemente en el léxico de aquellos a quienes les gusta separar a los personajes de película en determinados tipos.

En Genial.guru realizamos una investigación y descubrimos qué tipos de personajes femeninos se ven con más frecuencia en las películas y series de televisión. Y también averiguamos cómo se los intenta modernizar y por qué se los critica.

1. La chica dura

Cool girl, o chica dura, es la que tiene pasatiempos masculinos estereotipados: le gusta arreglar autos y ver fútbol. Tal personaje tiene una apariencia deslumbrante y una disposición alegre. Le encanta la comida chatarra, que no afecta en modo alguno a su figura ideal.

La chica dura no es como las demás: nunca pierde los estribos y no se pone histérica. En las películas, esta imagen fue encarnada por Megan Fox (Transformers) y Cameron Diaz (Loco por Mary).

Vale la pena decir que las mencionadas películas muestran a las chicas duras antes del matrimonio, pero los espectadores nunca ven a estas heroínas después de casarse. En la novela Perdida, su autora, Gillian Flynn, analizó lo que le sucedería a esta “mujer ideal” fuera de la pantalla cuando estuviera casada con el personaje principal.

Amy Dunne era una típica chica obediente que complacía a su marido en todo: “La muy buena chica nunca se enojaba, solo sonreía con una leve tristeza, dejando que su hombre hiciera lo que se le antojara”. Pero al final, la represión de sus propios deseos y la constante necesidad de agradar a los demás influyeron en el estado mental de la heroína y la llevaron a la tragedia.

2. La chica maníaca de ensueño

En inglés se le dice manic pixie dream girl. Es el tipo de chica con peculiaridades: escucha música inusual, piensa creativamente y se comporta de manera impredecible. No se sabe nada más de ella. Un personaje así generalmente no tiene carácter ni historia, ya que su función principal es complementar al personaje principal. Debe conocer a un héroe triste, ayudarlo a sobrellevar la apatía, a encontrarse a sí mismo y devolverle el gusto por la vida. Las representantes típicas son Ramona, de Scott Pilgrim vs. los ex de la chica de sus sueños, y Claire, de Elizabethtown.

En el drama 500 días con ella, este tipo de personaje fue repensado y se le dio un nuevo desarrollo. A primera vista, Summer parece ser la perfecta manic pixie dream girl. Es hermosa, divertida, única. Y cambia drásticamente la vida del decepcionado y triste Tom. Según todos los criterios, deberíamos tener un final feliz. Pero los creadores decidieron lo contrario.

Si miramos objetivamente el personaje de Zooey Deschanel, queda claro que no es para nada una chica maníaca de ensueño, ya que tiene sus propios deseos. El objetivo de su vida no es ser el complemento perfecto para el personaje de Joseph Gordon-Levitt. Sin embargo, Tom no se da cuenta de esto, no percibe a Summer como una persona aparte y la ama solo porque ella lo hace feliz.

Es por eso que no logran llegar a nada: en la vida real, es imposible construir una relación seria con alguien que no te ve como una persona individual, con sus propias metas y deseos.

3. La vecina de al lado

El personaje de la chica de al lado, o girl next door, fue creado para mostrar en la pantalla a una heroína femenina idealizada, opuesta a las mujeres hermosas y seductoras fatales. Esta es una chica modesta, dulce e inocente que vive al lado del personaje principal y no tiene idea de lo atractiva que es. Su objetivo es esperar a que el héroe principal madure y dé un paso hacia ella, para luego proponerle matrimonio. Un ejemplo clásico es Mary Jane Watson, de El hombre araña.

Últimamente, los guionistas han intentado humanizar esta imagen femenina obsoleta y antinatural. Por ejemplo, en la película Ciudades de papel, del año 2015, Margo tiene las cualidades clave de una chica vecina, que vive junto a su amigo de la infancia Quentin, quien está secretamente enamorado de ella. Y, de acuerdo con todos los cánones, el espectador debería ver un final feliz. Pero no es eso lo que sucede.

Los creadores muestran que Quentin en realidad no sabía nada de Margo, ella era un misterio para él. Y cuando el héroe finalmente se anima y confiesa sus sentimientos, Margo se sorprende sinceramente y rechaza a Quentin. La chica explica su decisión de manera simple: aún no se ha puesto de acuerdo con ella misma, no entiende lo que quiere de la vida, por lo que en este momento no tiene tiempo para el amor.

4. La marimacho

La marimacho, o tomboy, es la que prefiere la ropa holgada a los vestidos y las faldas. Es una inconformista obstinada y segura de sí misma que ignora las pasiones femeninas estereotipadas. Pero la clásica marimacho se comporta así hasta que supera esta etapa y acepta su verdadera feminidad.

Como, por ejemplo, la heroína de Sandra Bullock en la comedia Miss Simpatía, quien no es percibida como una mujer por ninguno de sus compañeros. Y de acuerdo con el guion, se vuelve realmente feliz cuando se transforma exteriormente y atrae la atención de un chico guapo. Lo mismo sucede con la heroína de la película Una chica en apuros.

Jo de Mujercitas y Arya de Juego de tronos son unas marimacho modernas y brillantes que al final no se convierten drásticamente en “mujeres reales”. De esta manera, los creadores comenzaron a abandonar el cliché según el cual una marimacho no puede encontrar la felicidad y la armonía si no se transforma y se encuentra con el amor. Por ejemplo, Jo al final no está orgullosa de la felicidad de su familia, sino de sus logros literarios.

5. La reina de las nieves

Este tipo de personaje puede ser reconocido por varias características clave. No muestra emociones reales, no le teme a la soledad y usa su frialdad y su desapego como armaduras. Personajes así, a menudo logran su objetivo por cualquier medio y no se preocupan por lo que la sociedad piensa al respecto.

Durante el transcurso de la historia, una reina de las nieves suele tener dos caminos de desarrollo. Puede ser derrotada al final de la película, como la Bruja Blanca de Las crónicas de Narnia o la traicionera Baronesa de Cruella. O amar sinceramente y derretir su corazón de hielo, como le pasó a Maléfica, interpretada por Jolie.

6. La mujer fuerte

Un personaje femenino fuerte (strong female character) es lo opuesto a la imagen cliché de una niña en problemas que debe ser rescatada todo el tiempo. Una heroína de este tipo tiene coraje, determinación, una voluntad inquebrantable, una mente aguda y habilidades físicas desarrolladas, como Katniss Everdeen o Lara Croft. Este tipo de personajes son criticados por ser simplistas: por lo general, las mujeres fuertes de las películas no tienen defectos y sus personajes carecen de profundidad.

La principal desventaja de este tipo de personaje es que impone un estereotipo falso al espectador: que la feminidad y la fuerza son conceptos mutuamente excluyentes. Uno de los ejemplos es la evolución de Sansa Stark en Juego de tronos. Al comienzo de la serie, Sansa es una chica femenina y mansa. Pero para convertirse en la Reina del Norte y ganar fuerza, debe transformarse en una mujer fría, calculadora y cruel.

A menudo, en las películas, una mujer fuerte no tiene nada que hacer. Primero, los guionistas muestran a una heroína increíblemente talentosa que podría salvar no solo a sí misma, sino al mundo entero. Sin embargo, luego pasa a un segundo plano, ya que toda su historia se reduce a convertirse en el interés amoroso del personaje principal. Tal giro argumental hasta llegó a llamarse el síndrome de Trinity, en honor a la heroína de Matrix.

¿Qué típicas heroínas de película ya te han cansado?

Compartir este artículo