Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Por qué algunas personas tienen miedo de comprometerse con su pareja y cómo solucionarlo

Cuando empiezas una relación amorosa es normal que, con el correr del tiempo, empieces a hacerte preguntas como: ¿hacia dónde va la pareja? ¿Tendrá un futuro? Pero el compromiso no es algo que se le dé naturalmente a todo el mundo. Aunque tú estés dispuesto a involucrarte emocionalmente con alguien, puede pasar que tu pareja sienta miedo de entregarse por completo a su relación. Esto puede ocurrir por diferentes motivos, pero principalmente porque él o ella tiene conflictos internos que debe revolver. Lo importante en una situación así es que ambos descubran cuáles son las razones detrás de ese malestar, para poder discutirlas y determinar si hay un futuro para ustedes.

Genial.guru investigó más acerca de los diferentes motivos por los que alguien puede sentir miedo a comprometerse con su pareja, y qué puede hacer para solucionarlo.

1. Miedo de cometer los mismos errores que sus padres o, por el contrario, temor a no tener una relación duradera como la de ellos

Es normal que heredes la imagen y lo que significa estar comprometido con tu pareja de tus padres. Desde la infancia observas cómo interactúan, y puede ocurrir que, consciente o inconscientemente, decidas tener la misma dinámica cuando estés con alguien. Pero también puede pasar todo lo contrario: si tus papás se divorciaron o no tuvieron una relación estable, puede que no quieras cometer los mismos errores que ellos.

Cómo solucionarlo: tú no eres tus padres. Debes ser honesto sobre lo que realmente deseas en una relación y sobre cómo quieres evolucionar como persona en tu vida para poder elegir a alguien que apoye tu crecimiento. Es importante que hables con tu pareja sobre lo que significa el compromiso para ti y para ella, para que puedan determinar cómo dar el próximo paso.

2. Estás constantemente en la búsqueda de “algo mejor”

Existen personas que siempre están en la búsqueda de “algo mejor”, ya sea en su vida personal o profesional, por lo que nunca están 100 % satisfechas con lo que tienen. Esto también puede significar que no están totalmente seguras de lo que sienten por su pareja. Este tipo de aprensión puede ocurrir también cuando la persona no sabe si está con alguien adecuado.

Cómo solucionarlo: no siempre es necesario comprometer una cosa para recibir otra a cambio, sino que se puede seguir aspirando a mayores cosas y, al mismo tiempo, a crear un futuro con tu pareja, siempre y cuando sea lo que ambos desean. Por lo general, las personas tienden a enamorarse a diferentes ritmos, por lo que esto puede ser un indicio de que necesitan pasar más tiempo juntos antes de comprometerse. No obstante, no significa que no lo lograrán.

3. Tienes expectativas irreales sobre el amor

Puede ocurrir que, debido a las redes sociales o a las películas románticas, donde, en el último segundo, el chico se da cuenta de que está perdidamente enamorado de la protagonista y atraviesa todo un aeropuerto para decírselo, creas que existen las relaciones “perfectas” o las personas “sin errores”. Pero no es así.

Cómo solucionarlo: se tiene que dejar a un lado las expectativas sobre que, si tu pareja no es un verdadero príncipe azul, entonces no serás feliz. Nadie nunca se adaptará completamente a los criterios que tienes, pero eso no significa que no encontrarás a una buena persona. Tampoco quiere decir que debes bajar tus estándares y aceptar cualquier tipo de compañía para no estar solo. Simplemente significa que debes saber reconocer cuándo te encuentras en una relación estable y aceptar que tu pareja es adecuada para ti, aunque tenga ciertos defectos.

4. Crees que tienes tiempo suficiente para comprometerte más adelante

Puede que sea un error de la juventud pensar que se tiene el resto de la vida para hacer ciertas cosas. Pero lo cierto es que el tiempo pasa y no perdona, por lo que, generalmente, las personas ven el pasado y se arrepienten de las oportunidades que dejaron pasar.

Cómo solucionarlo: no pospongas comprometerte con algo o alguien con quien te sientas a gusto porque crees que aún eres demasiado joven, porque no estás listo o porque alguien te dijo que deberías esperar algunos años. Puedes continuar creciendo y viviendo experiencias nuevas junto con tu pareja.

5. Sientes que no mereces ser amado

Por lo general, lo que piensas es lo que obtendrás. El autosabotaje es destructivo y doloroso, porque implica que pienses que no importa si realmente anhelas algo, no lo obtendrás porque no lo mereces.

Cómo solucionarlo: debes aprender a ser amable contigo mismo, entender que está bien recibir afecto y que no hay nada de malo en decirle “sí” a lo que te hace feliz. Crea tus propios tus estándares de amor.

6. Dejas que los errores del pasado predigan tu futuro

Problemas del pasado pueden crear ansiedad en un individuo e incluso pueden llevarlo a terminar con una situación antes de que esta siquiera comience. En otras palabras, la persona vive con miedo debido a experiencias negativas que experimentó en el pasado, y no se da una oportunidad para dejar florecer una nueva relación.

Cómo solucionarlo: todos tienen malas experiencias que marcan su vida, y el pasado es un factor importante a la hora de predecir cómo puede comportarse alguien en el presente o en el futuro. Pero no deberías tomar todas las decisiones basándote exclusivamente en algo que ocurrió hace algún tiempo, ya que así solo terminarás saboteando tus relaciones.

7. Estás muy “ocupado” y no tienes tiempo para una relación

Actualmente, es normal que apenas logres destinar unos minutos del día a relajarte. Después de todo, pasas el tiempo ocupado entre el trabajo, los compromisos sociales y otras actividades, como el gimnasio. Esto puede llevarte a pensar que es más fácil mantener una relación casual que tomarte el tiempo necesario para conectarte genuinamente con tu pareja. Siempre te dices a ti mismo que, cuando tengas más tiempo, lo harás, pero sabes que probablemente eso no sucederá.

Cómo solucionarlo: trata de administrar mejor tu tiempo y elimina las cosas negativas de tu vida. Hay muchas formas de hacerlo: haz listas, horarios o calendarios para organizarte de una manera eficiente.

¿Has experimentado alguno de estos miedos o has estado con alguien a quien le costó comprometerse con la relación? Cuéntanos, ¿cómo manejaron esa situación? ¿Lograron superarla y continuar juntos?

Ilustrado por Yekaterina Ragozina para Genial.guru