Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

El aburrimiento en el trabajo es llamado síndrome de Boreout, y te explicaremos cómo combatirlo

¿Alguna vez te ha sucedido que estás en tu trabajo y lo único que parece entretenerte es mirar el reloj esperando a que llegue la hora de volver a casa? Si te aburres demasiado en el trabajo, tal vez sufras del síndrome de Boreout, y, aunque seguramente no sea tu culpa, te daremos consejos sobre cómo hacer tu trabajo más entretenido.

Genial.guru sabe que el trabajo es una parte importante en la vida de las personas, y nadie quiere aburrirse la mitad de su existencia, ¿verdad? Por eso decidimos contarte más sobre este síndrome y sobre cómo combatirlo.

Qué es el síndrome de Boreout

Todos hemos tenido una mala jornada en el trabajo, pero ¿qué pasa cuando todos los días son malos? Existen varias condiciones que pueden afectarte más allá de tu empleo. En la década de 1970 se habló por primera vez del síndrome de Burnout, caracterizado por provocar demasiado estrés y cansancio en el trabajador. Pero no fue hasta 2007 cuando surgió una especie de antagonista para este problema: el síndrome de Boreout, en donde el aburrimiento es el principal problema.

No es que antes la gente no se estresara o se aburriera en su trabajo, sino que no había sido tema de interés para la comunidad científica, aunque ambos problemas impactan en la productividad de quien los padece. Philippe Rothlin y Peter R. Werder fueron quienes crearon el concepto de este padecimiento, definido como el aburrimiento en el trabajo debido a la falta de expectativas en ese empleo.

Aunque el hecho de tener una carga de trabajo demasiado ligera y con muy poca responsabilidad pueda parecer atractivo para algunos, la realidad es que esto también puede hacer que no haya motivación ni disfrute alguno en el trabajo, provocando una situación de frustración y apatía que incluso podría causarte depresión a largo plazo.

Síntomas y causas

Los expertos describieron tres principales formas en las que se manifiesta este síndrome:

  • Infraexigencia: no dar todo de sí en tareas monótonas y tener la sensación de estar desaprovechado.

  • Aburrimiento: desgano, apatía e incomodidad por el tipo de tareas (o su ausencia).

  • Desinterés: no hay una conexión emocional respecto a los triunfos y fracasos de la empresa.

El hecho de que un empleado se aburra en el trabajo no solo lo afecta a él, sino también a la empresa, pues desencadena lo que se conoce como “presentismo laboral”, una situación donde, a pesar de que el empleado está presente, su productividad está lejos de ser la ideal. Por ello es bueno identificar las causas de este síndrome:

  • Sobrecalificación para el trabajo que se realiza. Es decir, las tareas solicitadas están por debajo de las capacidades reales del trabajador.

  • Tareas demasiado monótonas de manera cotidiana.

  • Expectativas diferentes al puesto de trabajo o empresa en la que se encuentra.

  • Falta de claridad acerca de las funciones del puesto y la ambigüedad que eso produce.

  • Las tareas que pueden resultar más interesantes o motivadoras son acaparadas por las mismas personas siempre.

  • Poca o nula posibilidad de recibir un ascenso o un aumento de sueldo.

  • Falta de estimulación y reconocimiento por los líderes del equipo.

Combatiendo el aburrimiento

¿Todo esto te suena familiar? No te preocupes, hay una solución. Puedes acercarte a tus superiores para hablarles del problema: ellos seguramente agradecerán tu interés por aumentar tu productividad. También puedes compartirles los siguientes consejos creados por la Fundación para la Prevención de Riesgos Laborales y el Observatorio de Riesgos Psicosociales de España:

  • Promover una comunicación abierta en el espacio de trabajo para la participación de todos los miembros.

  • Promover el trabajo en equipo para mejorar el ambiente laboral.

  • Distinguir claramente las funciones de cada puesto.

  • Incrementar la autonomía y control del trabajador en sus propias labores.

  • Dar la posibilidad de tener horarios flexibles.

  • Programas enfocados en el desarrollo de habilidades personales, como el control de emociones y resolución de problemas.

Qué tanto te aburres en el trabajo

Cualquiera puede aburrirse de a momentos en el trabajo, y eso es totalmente normal. Pero cuando vas a tu empleo resignado a diario, pensando en las ocho horas que pasarás aburriéndote en ese lugar, es ahí cuando debes tomar acciones al respecto.

Si crees que este es tu caso, lo más seguro es que tengas una muy buena idea de la razón de tu aburrimiento y frustración. Aunque al área de Recursos Humanos también le atañe la solución del problema, muchas veces, un cambio de actitud del trabajador puede ser la diferencia entre disfrutar ese empleo o no, o incluso decidir seguir otro camino en un lugar diferente.

Puedes comenzar a luchar contra el aburrimiento tomando algunas acciones como:

  • Plantearte retos a ti mismo, midiendo el tiempo que te lleva realizar una tarea.

  • Mantener la mente ocupada sin divagar en cosas innecesarias.

  • Preguntarle a un compañero si necesita ayuda.

  • Decorar tu espacio de trabajo para hacerlo más agradable.

  • Tratar de ocupar tus espacios muertos en algo productivo, como aprender un idioma, o pedirle más responsabilidades a tu jefe.

¿Alguna vez has estado en esta situación? ¿Cuál crees que sea la principal causa de este síndrome? Cuéntanos en los comentarios.