Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Tener un empleo que nos hace infelices es peor que no tener ninguno, según un estudio

5-35
940

Existen dos situaciones estresantes que seguramente la mayoría de las personas ha vivido. La primera es estar desempleado, y la segunda, tener un empleo que no se disfruta. Aunque, a primera vista, pudiera parecer que tener trabajo es mejor que no tenerlo, investigaciones han demostrado que un mal empleo genera más problemas para la salud que no tener ninguno.

Genial.guru decidió investigar más a fondo estos estudios y quiere presentarte la información más importante que encontró.

Mejor solo que mal acompañado

A veces, el mundo adulto parece estar plagado de complicaciones, tareas pendientes, trámites por realizar y cuentas por pagar. Todo eso empeora si uno se encuentra desempleado, y, por lo tanto, no cuenta con una fuente de ingresos.

Y no solo la sociedad en general suele relacionar el desempleo con problemas de salud y bienestar, sino también parte de la comunidad científica, la cual decidió hablar también sobre cómo los empleos de mala calidad afectan la vida de las personas más allá de su espacio de trabajo.

Sin embargo, Tarani ChandolaNan Zhang, dos sociólogos expertos de la Universidad de Mánchester, consideraron que los estudios que habían llegado a esas conclusiones tenían debilidades metodológicas, por lo que decidieron utilizar biomarcadores relacionados con el estrés crónico (presión arterial, triglicéridos, colesterol, etc.) para obtener resultados medibles.

Qué tan bueno es tu empleo

El estudio se realizó en el Reino Unido, y contó con 1 116 voluntarios adultos de entre 30 y 75 años, quienes, entre 2009 y 2010, se encontraban sin empleo. En el período entre 2010 y 2012, se dio seguimiento a los indicadores de salud de estos participantes, evaluando sus biomarcadores.

También se evaluó si los trabajos en los que estaban en esa segunda etapa, después de haber sido desempleados, eran de buena o mala calidad. Para ello consideraron:

  • Satisfacción laboral.

  • Ansiedad en el trabajo.

  • Autonomía laboral e influencia en el lugar de trabajo.

  • Inseguridad respecto a su permanencia en ese empleo.

  • Salario.

Los resultados arrojaron que quienes habían encontrado buenos trabajos presentaban también una mejoría en su salud mental respecto de cuando eran desempleados, mientras que quienes se habían integrado a malos trabajos, estresantes y mal remunerados, tenía una salud incluso peor que cuando no tenían ninguno.

Considerando las repercusiones del estrés crónico que causa tener un mal trabajo, esto podría conducir a enfermedades metabólicas y cardiovasculares. Debido a ello, “la calidad del trabajo no puede ser ignorada en el éxito laboral de los empleados, y puede tener implicaciones importantes para la salud”, afirma el estudio.

La inseparable relación entre empleo y bienestar

Otro estudio publicado en la revista Occupational and Environmental Medicine también indagó sobre el mismo asunto y, en ciertas condiciones, derrumbó la idea de las supuestas ventajas de tener un trabajo.

La investigación fue realizada en la Universidad de Melbourne, en Australia, y se tomó como información la recogida en la encuesta hilda, la cual se realiza cada año e integra datos de tipo económico y laboral de una muestra de 7 000 personas.

Se evaluó la salud mental de los participantes y la calidad de su trabajo, considerando los siguientes factores: autonomía, percepción de un salario justo, complejidad de las tareas, seguridad laboral y nivel de exigencia.

Los resultados obtenidos coinciden con los del estudio realizado en Mánchester, pues se reveló que los peores trabajos se asociaron con quienes tenían mayores síntomas de ansiedad y depresión, mientras que los participantes con mayor bienestar mental fueron quienes tenían los mejores empleos.

¿Te gusta tu trabajo? ¿Alguna vez preferiste estar desempleado a tener un empleo que no te gustaba? ¿Qué fue lo que hiciste en esa situación? Cuéntanos en la sección de comentarios.

5-35
940