Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Te contamos 15 datos sobre las jirafas, los cuales nos mostraron lo únicas que son

Son los animales más altos del mundo, llegan a medir entre 4,8 a 6 metros, tienen una adorable expresión de placidez en su rostro, y su pelaje es muy llamativo, ya que está lleno de manchas con formas diversas. Las jirafas son especiales, de eso no hay dudas. Pero no todo se reduce a su gran altura y tamaño, ya que tienen muchas otras particularidades que las convierten en animales asombrosos, y te invitamos a conocerlas.

Genial.guru quiere compartir contigo 15 datos interesantes sobre las jirafas, los cuales demuestran lo únicas que son.

1. Duermen muy poco

Son tan grandes que pensamos que duermen mucho para reponer energías, pero no es así. Necesitan poco tiempo de descanso. Con 2 o 3 horas al día, en intervalos de 5 a 7 minutos, les alcanza. En la naturaleza salvaje incluso llegan a dormir de pie para poder huir en caso de peligro. Si se echan en el suelo, forman un arco con su largo cuello.

2. Tienen una lengua larga

La lengua de las jirafas es tan peculiar en longitud como su cuello. Esta llega a medir hasta 50 centímetros, lo que les permite alcanzar las hojas más altas y jugosas de las acacias (su alimento favorito), evitando las espinas. Además, la lengua les sirve como instrumento de limpieza: con ella limpian sus orejas, se hurgan el hocico o extraen espinas clavadas en la piel.

3. Manchas indicadoras de edad

Las manchas en la piel de las jirafas pueden indicar su edad, sobre todo en los machos. Cuanto más oscura sea la marca, más adulto es el animal. El color del pelaje también es indicativo de la madurez sexual del ejemplar varón.

4. Manchas únicas

No hay dos jirafas con un patrón de manchas igual. Como las huellas dactilares, estas son únicas. Este detalle les sirve para camuflarse, regular la temperatura y reconocerse entre sí. Según parece, la forma de las manchas se hereda de madre a hijo, aunque todavía no se sabe muy bien por qué.

5. Aguantan la sed

Pueden soportar varios días sin beber agua, porque cuando lo hacen, beben hasta 45 litros de una vez. Esto les permite pasar hasta tres semanas en zonas áridas sin probar ni una gota.

6. Son veloces

El gran tamaño de las jirafas no les impide ser veloces. Llegan a alcanzar una velocidad de hasta 50 km/h. Pero solo en distancias cortas, pues se cansan muy rápido. En distancias largas pueden mantener un ritmo de 10 km/h.

7. Nombre con significado especial

Jirafa es un nombre gracioso, ya que da justo en la talla. Su nombre científico es giraffa camelopardalis. El primer término proviene del árabe ziraafa o zurapha, que significa "alta". El segundo término proviene del griego y del latín, y significa "camello leopardo". Pero, todos conocemos a este bello animal con el nombre jirafa, cuyo origen más antiguo esta en la palabra árabe zarafa, que se traduce como "caminante rápido". Algunas lenguas africanas también usaban este nombre. Debe ser porque sus largas patas le permiten dar enormes pasos.

8. Lengua oscura

La lengua de las jirafas no solo es larga, sino que también es de un color azul oscuro, casi llegando a negro. Como la utilizan para comer, y hacen eso muchas horas al día, el color oscuro las protege de las quemaduras solares.

9. Venas del cuello muy preparadas

Con semejante altura y un cuello de tres metros de largo, debe ser todo un dilema para la jirafa inclinarse a beber agua, ya que toda la sangre bajaría a la cabeza con muy malas consecuencias. Sin embargo, no es así, porque poseen un sistema de válvulas especiales en el cuello, de gran resistencia, el cual impide que la sangre descienda bruscamente.

10. Gran corazón

Para bombear la sangre hasta la cabeza, pasando por su largo cuello, la jirafa debe tener un enorme corazón. De hecho, este órgano llega a pesar hasta 12 kg. Las paredes del corazón y los vasos sanguíneos son gruesas, y tienen el ventrículo izquierdo más grande. La fuerza que ejerce el órgano para bombear la sangre hace que las jirafas tengan la presión alta, al doble de cualquier otro mamífero. Pueden soportarlo porque todo su cuerpo está maravillosamente diseñado para ello.

11. Cuernos indicadores de género

Los “cuernos” que tiene en la cabeza se llaman osiconos, están formados por cartílago osificado y cubiertos de pelo. Su apariencia nos permite averiguar el género de cada ejemplar. Por ejemplo, las hembras poseen osiconos con un penacho de pelo en la punta, mientras que los de los machos son calvos en esa zona.

12. Una manada de jirafas o una... ¿torre?

Cuando vemos a un grupo de mamíferos, solemos decir que están en “manada”. Pero ese nombre no es el adecuado para definir a un grupo de estos altos animales. A las grandes agrupaciones de jirafas se les dice “torres”.

13. ¿Bostezan?

Debido a la particular forma de su boca, la cual está cubierta de pelo, la jirafa es el único mamífero que no bosteza. El labio superior no está hendido, como el del camello, y es más alargado.

14. ¿Son mudas?

Por años se creyó que las jirafas eran mudas, que no emitían sonidos. Pero, en realidad, si lo hacen. Se comunican con zumbidos o un sonido parecido a la tos humana. El sonido que emiten es muy sutil, por lo que nosotros podríamos escucharlos de noche, cuando hay mayor silencio. Todavía no se sabe muy bien para que utilizan este tipo de comunicación, pero puede ser que lo hagan en época de apareamiento o cuando perciben peligro.

15. Cuello

Como su cuello llega a medir hasta tres metros, es fácil creer que las jirafas poseen un número de vértebras mayor al nuestro. Pero no es así. Al igual que nosotros, tienen siete vertebras, solo que cada una mide hasta 28 centímetros.

Las jirafas nos parecen criaturas extraordinarias, ¿y a ti? ¿Cuál de todas sus particularidades te impresionó más? ¿Qué otro animal crees que es tan especial como ellas? Comparte con el mundo lo que piensas en la sección de comentarios.