Genial
Genial

Cómo viajar con tu mascota en distintos medios de transporte y algunas recomendaciones generales para su seguridad

Tal vez estés pensando en tomarte unas vacaciones, o quizá ya haya un viaje programado en tu agenda. Pero si llevar a tu mascota está dentro de tus planes, es importante que consideres algunos detalles para que esta sea una experiencia agradable para ambos. Por suerte, cada día son más los lugares que ofrecen servicios especiales y atracciones para facilitar tu vida y para que tu compañero también disfrute de unos días geniales.

Genial.guru se preocupa por tu seguridad y por la de tu mascota, por eso quiere compartir contigo una serie de trucos para que tu mejor amigo se convierta en todo un aventurero a tu lado sin pasar incomodidades y sin correr riesgos innecesarios.

Lo que se debe hacer antes de cualquier viaje

  • Elige la opción más apropiada para el viaje. Si ya tomaste una decisión, investiga si ese destino es bueno para tu mascota y si hay sitios en donde pueda ser bien recibida.
  • Ve al veterinario para verificar la salud del animal y para asegúrate de que cuente con las vacunas solicitadas en el lugar al que vayas a ir. Solicita nombres de posibles medicamentos para que puedas dárselos a tu mascota en caso de ser necesario.
  • Prepara toda la documentación que te solicite la compañía del medio de transporte que usarás para el trayecto.
  • Si tu mascota no tiene una placa en donde se indiquen sus datos de manera clara, es indispensable que, para el viaje, tenga un collar con esta información, en caso de que se pierda.
  • Consigue una trasportadora o jaula para tu mascota. Ayúdala a familiarizarse con ella para que, durante el viaje, no le cueste mucho trabajo y no sufra estrés o angustia. Para hacerlo más sencillo, coloca dentro una prenda que huela a ti, su juguete favorito, alguna cobija que le guste mucho y unos cuantos bocadillos para el camino.
  • Empaca las porciones necesarias de su comida habitual para que no tengas que darle un tipo de alimento diferente al habitual.
  • Arma un botiquín de primeros auxilios con objetos básicos para atender a tu compañero en caso de un accidente o contratiempo. Este debe contener, entre otras cosas, gasas, antiinflamatorios y analgésicos, medicina para problemas estomacales, desinfectantes y una jeringa para los medicamentos líquidos.

Viajes en automóvil

Probablemente, viajar en auto sea lo más cómodo para tu mascota, pues se pueden hacer paradas constantes en caso de ser necesarias. Para que el trayecto sea seguro y agradable debes considerar lo siguiente:

  • Antes que todo, dale algunos paseos breves para que no le parezca incómodo un viaje tan largo y se familiarice con el movimiento del auto.
  • Tu mascota puede ir en una jaula o sujeta a un cinturón de seguridad especial para animales que se adapta al habitual, pero es importante que no la dejes suelta y que tampoco permitas que se asome por la ventana. Esto es para evitar daños en caso de accidentes y para no contraer parásitos que le causen enfermedades.
  • Ya sea en una jaula o directamente en los asientos, coloca una manta que puedas lavar con facilidad después. Con esto te librarás del pelo que se le caiga durante el viaje y te será más sencillo limpiar en caso de que tu mascota vomite o se orine.
  • No te olvides de llevar sus juguetes. Así podrás entretener al animal cuando tomen descansos o mientras tú estás conduciendo.
  • Procura que no coma o beba mucha agua antes del viaje, ya que, con el movimiento, podrían incrementarse las posibilidades de que se maree y vomite.
  • Si te es posible, haz paradas cada 2 horas para que tu mascota pueda estirarse y caminar un poco. Así no se sentirá estresada o incómoda durante el resto del viaje.
  • Si requieres hacer una parada y no es posible que baje contigo, no dejes el auto en un lugar en donde haya mucha luz solar. Lo mejor es estacionarse en un sitio que cuente con sombra y bajar un poco las ventanas para que el aire circule.

Viajes en avión

  • Reserva con anticipación tu vuelo, pues algunas aerolíneas tienen un límite en cuanto al cupo de animales.
  • Asegúrate de que tu mascota esté bien alimentada e hidratada horas antes del viaje, porque sería inapropiado que coma demasiado o beba mucha agua justo antes de irse. Esa podría ser una desventaja para los mareos que podrían presentarse.
  • Investiga cuáles son los requerimientos específicos de la aerolínea con la que viajarán, pues existen algunas restricciones en cuanto a la raza o el peso de tu mascota. Por ejemplo, las razas que son braquiocefálicas (de nariz chata) pueden tener más dificultades para respirar. En este caso, y para mayor seguridad, estos animales no pueden ser trasportados como equipaje documentado.
  • En cuanto al peso, normalmente el límite está entre 6 y 8 kg. De cualquier manera, lo mejor será comunicarte con tu aerolínea para conocer los datos exactos. Los precios variarán de acuerdo al tamaño, el destino y las necesidades que tenga tu mascota.
  • Un pasajero solo puede llevar a una mascota en cabina. Para que esto sea posible, la trasportadora debe cumplir con el tamaño y las características que te indique la aerolínea.
  • Entre la documentación habitual que se solicita se incluyen la consulta con su veterinario, el certificado de salud, el carnet de vacunación y la indicación de padecimientos en la piel.
  • Durante todo el vuelo, tu mascota deberá permanecer dentro de la jaula o transportadora. Así que asegúrate de que esta tenga una circulación correcta de aire y el espacio suficiente para que tu compañero peludo pueda moverse. Lleva contigo una correa o un arnés para que lo uses en caso de ser necesario.
  • No te olvides de conocer los requisitos del lugar al que irás para evitar inconvenientes. Por ejemplo, si tu destino es un país europeo, las mascotas deben ir acompañadas de un pasaporte, además de su documentación general.
  • No es recomendable darles sedantes a los animales antes del vuelo, ya que esto puede causarles problemas respiratorios o cardíacos.
  • Procura llegar al menos 3 horas antes de tu vuelo para realizar los trámites correspondientes para que tu mascota viaje sin problemas contigo o en la bodega del avión.

Viajes en tren

Algunos trenes permiten que viajes con tu mascota, siempre y cuando sea un perro, un gato, hurón o ave, pero no de corral. Es importante que, durante el viaje, consideres lo siguiente:

  • Tu mascota tendrá que estar controlada todo el trayecto para no ocasionarles molestias a otros pasajeros pues, de lo contrario, podrían moverte de lugar o pedirte que abandones el tren.
  • Deberá contar con su documentación sanitaria y de identificación. Los perros guía, por ejemplo, pueden viajar gratis, pero también deben identificarse y tener todos sus papeles en regla.
  • Como máximo se permite a una mascota por pasajero.
  • No deberá exceder el peso de 10 kg y deberá permanecer todo el tiempo en su transportadora.
  • Si se trata de un viaje de corta distancia, los hurones y los perros pueden estar fuera de las jaulas, pero con una correa corta para que permanezcan lo más cerca posible de sus dueños.

Cuando llegues a tu destino

  • Recompensa a tu mascota por haber aguantado todo el viaje y dale la oportunidad de explorar los alrededores para que se familiarice con el lugar.
  • Aliméntala y asegúrate de que se hidrate lo suficiente para que no se descompense.
  • Sal a dar un paseo para que se desestrese y pueda hacer sus necesidades antes de entrar a la habitación.

¿A dónde has viajado con tu mascota? ¿Cómo fue tu experiencia? ¿Tienes otros consejos para agregar a la lista? Cuéntanos en los comentarios.

Ilustradora Mariya Zavolokina para Genial.guru
Compartir este artículo