Genial

Por qué se originan los incendios forestales masivos y cuáles son sus principales efectos

Es verdad que el fuego juega un papel importante en el bienestar de algunas zonas del planeta. Sin embargo, debido al cambio climático y a algunas de las acciones humanas, estos desastres están convirtiéndose en una amenaza para muchos ecosistemas, y, en los últimos años, han afectado a distintos lugares del mundo, arrasando con propiedades y gran parte de la diversidad que guardan los bosques. Sin embargo, ¿cómo inician estas catástrofes? ¿Y cuáles son sus consecuencias?

Genial.guru lamenta lo que está sucediendo en la Tierra, por lo que quiere contarte cómo se originan los incendios forestales y cuáles son las secuelas que dejan a su paso.

Las principales causas de los incendios forestales

La mayoría de las veces, estos desastres se originan a causa de una gran concentración de vegetación, la cual, posteriormente, es perjudicada por la sequía. Cuando el Sol hace que las plantas se deshidraten, se provoca una emisión de etileno, un químico sumamente combustible, y esto ocasiona que todo alrededor sea más susceptible a terminar en un incendio, más si hay fuertes vientos. Entonces, mientras más alta sea la temperatura, mayor será el riesgo de que esa zona termine incendiándose.

Existen causantes naturales, accidentales e intencionales, pero, en gran parte, estos eventos se originan debido a las personas. Algunas de las razones por las que pueden producirse son:

  • Quema agrícola: esta es una de las prácticas más comunes dentro de la agricultura y se lleva a cabo con la intención de eliminar los residuos no deseados de las cosechas. Sin embargo, cuando el fuego escapa del control de los granjeros, todo puede terminar en un caos.

  • Zonas afectadas por la sequía: en los lugares secos pueden generarse las condiciones necesarias para los incendios, sobre todo si existen árboles y plantas que, al secarse, fungen como combustible.

  • Rayos: aunque pueden parecer inofensivos, en ocasiones, pueden permanecer activos en el interior de un árbol y causar un incendio horas después. De acuerdo con un estudio, los incendios provocados por rayos podrían incrementarse en las zonas cálidas debido al cambio climático.

  • Acciones humanas: se estima que el 90 % de los incendios forestales se produce debido a distracciones o actos de las personas, como hacer fogatas y apagarlas inadecuadamente, fumar y tirar las colillas encendidas, dejar residuos de vidrio en el bosque o quemar basura en zonas inapropiadas. La tala de árboles, la cual deja a su paso ramas y follaje, también es peligrosa, pues, al secarse, estos residuos se convierten en combustible.

  • Clima: cuando la temperatura global asciende más de 2 °C, los días en los que existe el riesgo de incendio se incrementan. Si hay más calor, hay más probabilidades de que estos sucedan.

Las consecuencias del fuego

Este tipo de desastres traen consigo consecuencias que afectan a personas, animales y al bienestar del planeta. Entre algunos de los efectos de los incendios forestales masivos se encuentran:

  • Destrucción parcial o total de propiedades, lo que, en muchos casos, ocasiona la pérdida de los recursos económicos de las familias, así como quemaduras en la piel y, en casos desafortunados, muertes por intoxicación respiratoria.

  • Daños físicos o pérdida de animales que habitan en la zona, causando que algunas especies pasen a estar en peligro de extinción. Con la destrucción de su hábitat natural, muchas criaturas se desplazan, y su esperanza de vida disminuye.

  • El suelo se degrada y, además de haber un impacto en la vegetación y en la fauna, el agua también se ve afectada. Todos los daños resultan en contaminación.

  • Poblaciones cercanas a la catástrofe pueden padecer algunos problemas de salud.

  • Los incendios contribuyen al calentamiento global, haciendo que el clima en la Tierra cambie de una manera tan acelerada, que algunos seres vivos no pueden adaptarse a eso.

La tragedia de Australia

Hasta el momento, es difícil asegurar cómo se inició esta catástrofe, pero, según indicó la BBC, se cree que el fuego fue originado por las altas temperaturas, la sequía prolongada y los fuertes vientos. El profesor Chris Dickman, un experto en biodiversidad australiana, estima que son 480 millones de mamíferos, reptiles y aves los que se han visto directamente afectados por estos incendios desde septiembre de 2019. Esta gran cifra solo incluye a las especies que se encuentran en Nueva Gales del Sur, por lo que es probable que muchos más de estos animales estén en peligro.

Explicó que algunos pueden alejarse del fuego para sobrevivir, pero que hay otros animales, como los koalas, que tienen más dificultades para hacerlo, y, tristemente, se calcula que han muerto unos 8 000 ejemplares de esta especie. Por desgracia, muchas de las criaturas que han logrado sobrevivir a esta tragedia podrían perder la vida en poco tiempo por no contar con el alimento suficiente y por no tener un refugio en su hábitat natural, pues todo eso también se ha perdido entre las llamas.

Por otro lado, el profesor Gerardo Ceballos, investigador de ecología de la UNAM (México), mencionó en una entrevista que este es un problema que afecta a todo el mundo, pues también perjudica al clima de todo el planeta. Señaló que, si no se toman las medidas necesarias, podrían extinguirse especies completas debido a estos incendios, como pequeños canguros, roedores, algunas aves y reptiles. Además, todos los koalas que han sido afectados por esta catástrofe ponen a la especie en un gran peligro.

Algunas de las secuelas alarmantes

  • La temporada de incendios forestales de Australia (2019-2020) ha asfixiado un aproximado de 6 300 000 de hectáreas, lo que ha arrasado con 2 500 edificios. Por otro lado, se han registrado más de 24 muertes de personas, y algunas otras están perdidas.

  • La pérdida de millones de animales que habitaban en el país podría traer consigo la extinción de algunas especies y poner a otras en peligro, pues, al perder su hábitat natural, los animales corren el riesgo de ser cazados por otras criaturas.

  • Miles de personas perdieron sus hogares y se han visto obligadas a evacuar el país.

  • Esta tragedia comprueba que, mientras más grande sea el cambio climático, los incendios forestales que enfrente Australia en un futuro serán más fuertes y frecuentes.

Reparación de los daños causados

Aunque existen daños que serán difíciles de reparar por todo lo que está viviéndose en Australia, el primer ministro, Scott Morrison, anunció a través de un tuit que, para apoyar a las familias, a los agricultores, y a todos aquellos afectados por los incendios, se destinarán de manera inicial 2 000 millones de dólares australianos. Por lo pronto, indicó que lo más importante es mantener a las personas seguras, y también estar listos para seguir defendiendo al país de la catástrofe y para apoyar la reconstrucción de todas las zonas perjudicadas.

Apoyo para Australia

Algunos países como Canadá, Estados Unidos, Nueva Zelanda y Singapur se han sumado a la causa para apoyar al país y combatir el fuego que lo asfixia enviando bomberos, helicópteros y tropas para que ayuden a apagar las llamas. Hasta el momento, nada ha podido extinguir los incendios, y se estima que este desastre puede durar hasta el mes de marzo, intensificándose cada vez más.

Por otro lado, ahora más que nunca es importante crear consciencia y no olvidar tomar medidas para salvar a los animales afectados. El grupo Animal Rescue Collective Craft Guild está uniendo fuerzas alrededor de todo el mundo para tejer sacos que sirvan como refugio para algunas de las especies afectadas. Cualquiera que quiera unirse a esta causa puede hacerlo donando aquí. Es momento de tomar acción y hacer algo por todos los que se han visto afectados por este desastre natural.

Otros incendios forestales que han ocurrido en los últimos años y han ocasionado grandes daños

El planeta está ardiendo en llamas, y los daños ocasionados a la naturaleza son irreversibles. En los últimos años, el fuego ha arrasado con millones de hectáreas, dañando todo lo que encuentra a su paso. Entre los últimos incendios masivos más devastadores se encuentran:

  • Amazonas (2019): esta selva se enfrentó a una serie de incendios que afectaron principalmente a Brasil, Bolivia, Perú, Argentina y Paraguay, desde la primera semana de enero hasta principios de septiembre. La causa fue la deforestación agrícola.

  • California (2018): estos incendios forestales fueron considerados unos de los más destructivos en el Estado. Más de 90 personas murieron a causa de estos eventos, y, desde julio hasta finales de agosto, se registró un gasto de 432 millones USD para las operaciones que realizaron los bomberos, y más 2 975 mil millones USD para reparar los daños.

  • Grecia (2018): los incendios tuvieron origen en las zonas costeras de Ática en el mes de julio. Debido a los fuertes vientos, el fuego se propagó rápidamente y causó al menos 100 muertes. La intensidad de las llamas provocó que muchas personas se quedaran atrapadas en sus casas, y todo comenzó por un cable dañado en un poste de electricidad.

¿Qué opinas de todas las catástrofes que están ocurriendo en el planeta? Cuéntanos en los comentarios.