Genial
Genial

+10 Cosas cotidianas que hacemos mal y ni siquiera nos damos cuenta de por qué

¿Quieres servirte un trago antes de empezar? Solo asegúrate de no agarrar la copa con la palma de la mano. Sí, así es. La copa tiene un tallo por una razón. Si tocas la copa con las manos, la temperatura de la bebida se alterará y se calentará mucho antes. Ya que estamos en la cocina, echemos un vistazo a tu refrigerador. La mayoría de estos vienen con áreas designadas en los estantes de la puerta para los huevos, pero esta puede no ser la mejor solución para almacenarlos. La temperatura en los estantes de la puerta tiende a ser un poco más alta que en el propio refrigerador, por lo que no es el mejor lugar para almacenar tipos de alimentos delicados, como huevos o lácteos. Asegúrate de recordarlo en tu próximo viaje al supermercado.

Además, ya que estamos mirando los artículos del refrigerador, ¿sabías que esperar a que los alimentos se enfríen antes de refrigerarlos puede ser malo para ellos? Mantener los alimentos a temperatura ambiente durante más de dos horas puede aumentar sus posibilidades de echarse a perder. Así que mételos cuanto antes. Asegúrate de dividir los alimentos en lotes más pequeños para que se enfríen más rápido. ¿Qué hay en tu refrigerador que acabo de ver? ¿Chocolate? Bueno, eso no debe hacerse. Independientemente de la temporada, recuerda que nunca debes guardar el chocolate en el refrigerador. Las bajas temperaturas del interior pueden hacer que el sabor del chocolate se pierda. Además, ¿quién quiere comer chocolate duro como una piedra? A la hora de desayunar, la próxima vez que hiervas un huevo, intenta poner una cucharita de bicarbonato de sodio en el agua al hervir. La cáscara del huevo se despegará más fácilmente.

Otro consejo es romper el huevo por un lado y pasarlo por debajo del grifo. El chorro de agua ayudará a pelar la cáscara más rápidamente y con mucho menos desorden. ¿Eres fan de los licuados? Apuesto a que no sabías que hay una forma correcta de cargar la licuadora. Comienza con los líquidos y luego ve apilando los sólidos a medida que avanzas. El movimiento creado por el desplazamiento de los líquidos garantizará un delicioso desayuno o merienda, suave y sin grumos. Después, puedes limpiarlo simplemente añadiendo un poco de jabón para trastes y algo de agua y dejando que se mezcle. Ya no es necesario meterla en el lavaplatos, ya que el ciclo completo del mismo puede dañar las placas metálicas de la licuadora. Si alguna vez se te antoja un sándwich de crema de cacahuete, pero la misma está toda separada, con los aceites encima, recuerda que hay una forma correcta de guardarla. Si colocas el tarro de mantequilla de maní boca abajo en la alacena, te asegurarás de que los aceites se repartan de forma uniforme.

¿Te gusta un buen filete, pero nunca consigues una consistencia perfecta? Seguramente estás empezando a comer demasiado pronto. Tienes que dejar reposar la carne después de cocinarla durante al menos 10 minutos antes de empezar a cortarla. Usar el cuchillo adecuado también te dará mejores resultados. Uno afilado hará que no se pierdan los jugos de la carne. ¡Es la noche de pasta! ¿Alguna vez te has preguntado por qué hay un agujero en el centro de la cuchara de los espaguetis? Resulta que puedes usar ese agujero para verificar la cantidad de pasta que hay que cocinar por persona. Ahora sabes exactamente cuánta pasta tienes que hervir para esa salsa marinara tan especial. Cuando utilices sartenes antiadherentes, no uses nunca utensilios de metal. Usa los de madera o plástico. El metal será demasiado duro en la superficie de las sartenes y puede dañar la superficie antiadherente.

¿Eres el tipo de persona que se come las sobras para la cena? ¿No lo somos todos? Un consejo rápido para recalentar la cena en el microondas: intenta extender la comida por los bordes del plato. En efecto, los microondas están diseñados para calentar la comida de la forma más uniforme posible, pero no si la comida está amontonada. ¿Has intentado alguna vez sacar un solo Tic Tac del diminuto envase? Basta con poner la caja de lado. Hay una ranura inteligentemente diseñada en la parte superior de plástico precisamente para eso. Ya no hay que agitar la caja de Tic Tac como un loco. Si se te antoja escuchar música, pero no tienes un altavoz cerca, no te preocupes. Si colocas el teléfono en una taza o un bol, el sonido se amplificará y la experiencia será mucho mejor. ¿Tienes prisa y tu teléfono se está quedando sin batería? Hay una forma sencilla de reducir el tiempo de carga. Simplemente pon el teléfono en modo avión. Verás que se cargará al 100 % en poco tiempo.

Todos guardamos nuestros teléfonos en todo tipo de lugares, en los bolsillos, en los bolsos, debajo de la almohada. De ahí que muchas pelusas o restos de estas puedan quedarse atascados en el puerto de carga. Por razones de seguridad, apaga el teléfono antes de limpiarlo. Puedes usar herramientas especialmente diseñadas para limpiar los puertos de carga, los altavoces o el micrófono. Solo asegúrate de ser cuidadoso. Bonito escritorio el que tienes. ¿Sabías que esas pequeñas patas en la parte trasera del teclado están ahí para ayudarte a ver mejor las teclas? Sin embargo, si puedes escribir sin tener que mirar el teclado, no las utilices para levantarlo. Esta posición puede dañar tus muñecas si la usas durante mucho tiempo. Si te gusta mantener tus cosas organizadas y prefieres usar notas adhesivas, asegúrate de retirarlas del cubo de notas de lado a lado para evitar que se enrosquen.

Todos nos sentimos un poco abrumados cuando se trata de almacenar, especialmente la ropa de cama. Una forma fácil de asegurarse de que nunca se mezclen las sábanas es guardar cada juego en la funda de almohada correspondiente. No solo tendrás un fácil acceso a cada juego, sino que es mucho más bonito de ver en las estanterías. Cuando se trata de guardar la ropa, la gente usa ganchos de madera por algo más que por razones estéticas. Puede que sean más grandes y pesados que los de plástico, pero también pueden ayudar a repeler las polillas. Tenlo en cuenta, sobre todo cuando guardes la ropa de invierno. ¿Alguna vez has sentido curiosidad por ese hueco extra en tus zapatillas deportivas, ese que está justo al lado de tus tobillos? Pues resulta que está ahí por una razón. Cuanto más ajustados estén los cordones de tus zapatillas, menos probabilidades tendrás de sufrir ampollas. Ajusta siempre tus zapatos correctamente y usa el asa extra en los zapatos si es necesario antes de salir a correr.

Tus camisas de vestir también tienen un pequeño secreto. En la parte interior de la camisa, justo entre los hombros, hay un pequeño bucle que puedes usar para colgar la prenda siempre que no tengas un gancho por ahí. Probablemente, nada puede arruinar más unas buenas vacaciones que un equipaje desorganizado. Para asegurarte de que nunca tendrás que llenar tu equipaje con una enorme pila de ropa al azar, en lugar de doblar, intenta enrollar tus cosas y colocarlas ordenadamente en el equipaje. De este modo, ahorrarás mucho espacio, tendrás fácil acceso a todo lo que necesites y tu ropa estará menos arrugada. No quiero ser intrusivo, pero hay un montón de cosas que me gustaría enseñarte también en el baño. Lávate las manos durante al menos 20 segundos en cada ocasión para eliminar todos los gérmenes. Para ahorrarte el esfuerzo, abre y cierra el grifo con la muñeca, si es posible. Ahí tienes, las manos impecables durante más tiempo.

Cepíllate siempre el pelo desde abajo si quieres deshacerte de los nudos. Si te cepillas el cabello desde arriba, solo causarás más daño. Cuando es hora de lavarte el pelo, asegúrate de concentrar el champú en el cuero cabelludo. Eso sí, no lo apliques nunca directamente en la cabeza. Enjabónalo un poco con un poco de agua entre las manos antes de empezar a masajearlo. Puedes omitir el champú en el largo del cabello, a menos que esté muy sucio. La espuma que baja de tu cuero cabelludo es suficiente para limpiar esa parte. Cuida también tu esponja de lufa. Dejarla en la ducha húmeda y caliente puede aumentar sus posibilidades de acumular todo tipo de bacterias desagradables. Métela en la lavadora una vez a la semana o déjala en remojo en una solución con blanqueador diluido.

Estamos seguros de que siempre te hidratas después de la ducha, pero también hay una forma correcta de hacerlo. No te pongas demasiada crema en la cara y asegúrate de dar golpecitos, no de frotar. Tu piel te lo agradecerá. No hace falta ser dentista para saber lo importante que es usar el hilo dental. La próxima vez, intenta hacer un nudo con el mismo. Con la tensión y el agarre añadidos, tus dientes estarán más limpios en un santiamén.

Genial/Curiosidades/+10 Cosas cotidianas que hacemos mal y ni siquiera nos damos cuenta de por qué
Compartir este artículo