Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

10 Ejemplos de países que les dieron un giro alocado a los cuentos de hadas que todos amamos

Algunos de nuestros cuentos de hadas favoritos en la niñez siguen encantando a las personas de todo el mundo. La historia de Cenicienta, por ejemplo, ha sido objeto de óperas italianas, ballets rusos e incluso obras kabuki japonesas. Dicho esto, es bien sabido que cada vez que alguien vuelve a contar una historia, agrega su toque personal. Debido a eso, algunos países han logrado convertir una historia clásica en algo... muy interesante.

En Genial.guru nos encanta encontrar las similitudes y las diferencias entre diversos objetos de todo el mundo, incluso cuando se trata de cuentos de hadas, por lo que hemos recopilado algunas versiones sorprendentes de historias clásicas contadas en diferentes países.

En África, Blancanieves acaba convirtiéndose en la madrastra

La reina malvada en la historia de Blancanieves es probablemente la madrastra más icónica de todos los cuentos, pero la versión de este relato adoptada en Camerún rompe con esa figura clásica.

La hermosa hija cuenta la historia de una princesa malvada que tiene un espejo mágico, el cual repetidamente le dice que es la mujer más hermosa del mundo. Sin embargo, al final, ella da a luz a una hija que termina siendo más bonita que ella. La niña es enviada a vivir en un bosque y es acogida por unos amigos ladrones, pero termina siendo envenenada por un alfiler mágico.

Un jefe de una tribu se enamora de la princesa dormida y lleva su cuerpo a su casa. Mientras está allí, la hija del hombre confunde a la chica con una muñeca y quita accidentalmente el alfiler. Esto rompe el hechizo, y las dos muchachas se hacen amigas. Finalmente, el jefe se entera de lo sucedido, castiga a la madre malvada y se casa con la heroína, lo que esencialmente la convierte en la madrastra de su mejor amiga.

Una Cenicienta nativa americana termina casándose con el Sol

Casi todos los países tienen su propia interpretación de la historia de Cenicienta, en donde le dan un nuevo giro a las cosas. A los nativos americanos les gustó tanto el relato (probablemente después de haberlo escuchado de misioneros españoles y franceses) que hicieron sus propias versiones del cuento.

Una de esas historias se llama Chicken Girl Marries the Sun (la chica gallina se casa con el Sol), y proviene de los Tewa de Nuevo México. En el relato, una niña llamada “chica gallina” siempre es acosada por su madre y su hermana mayor. Ella recibe ese sobrenombre porque era la encargada de cuidar a las aves de la familia, quienes eran sus únicas amigas.

Un día, el pueblo planea organizar un gran baile, pero la chica gallina no tiene permitido ir. Sin embargo, los pollos le hacen un vestido para que pueda asistir y termina siendo tan encantadora que Tawa, la personificación del Sol, se enamora de ella y la acompaña personalmente.

Después del baile, la chica gallina se preocupa de que su familia la castigue cuando regrese a su hogar, por lo que Tawa intenta ayudarla evocando a un árbol para que se esconda allí, pero los aldeanos lo cortan. Afortunadamente, Tawa rescata a la chica y se casa con ella. Se dice que vive con él hasta el día de hoy.

En lugar de una bella durmiente, algunos países tienen un “rey durmiente”

La bella durmiente es una de las historias más emblemáticas de una damisela en apuros del mundo, pero no siempre es una chica la que necesita ser salvada, incluso si sigue siendo el personaje principal de la historia.

En un cuento de hadas llamado El rey Sandalwood, una princesa es expulsada de su palacio por sus cuñadas, las cuales le dicen que regrese al lugar solo cuando se haya casado con el rey muerto Sandalwood. Después de varias desventuras, la princesa encuentra por casualidad la tumba del hombre.

Afortunadamente, resulta que el rey Sandalwood no estaba realmente muerto. Una peri (hada) malvada le había robado un collar mágico que sostenía su fuerza vital. Dormía durante el día, y volvía a la vida en la noche.

El rey se enamora de la princesa y se casan en secreto. Una noche, la peri y sus hermanas visitan al hombre y, en ese momento, la princesa les arrebata el collar, salvando así al rey del poder del hada de una vez por todas.

Una versión de Rapunzel describe a la muchacha como una reina guerrera

A menudo imaginamos a las heroínas de los cuentos de hadas como el epítome de bondad e inocencia humana. Sin embargo, las princesas no siempre son buenas chicas, incluso en los cuentos de hadas.

Zoulvisia es una historia que empieza hablando sobre un rey que advierte a sus 7 hijos para evitar que estos vayan a una montaña encantada cerca de su reino. Sin embargo, los muchachos van uno por uno al sitio y nunca regresan, dejando solo al más pequeño.

El hijo menor finalmente cede y se encuentra con un guerrero valiente que lo desafía a un duelo. Este acepta solo para descubrir que el caballero era la reina guerrera Zoulvisia. Mientras viaja a su castillo, se entera de que, cuando la mujer llega a su balcón, deja escapar 3 gritos que matan a cualquiera que los escuche.

El príncipe se salva escondiéndose en una cueva. Zoulvisia admite la derrota y dice que el muchacho ha demostrado ser digno de convertirse en su marido. Dándole la bienvenida a su castillo, se detiene en la terraza, suelta su cabello dorado y le ayuda a subir hasta donde está ella.

Los Hansel y Gretel de corea terminan convirtiéndose en cuerpos celestes

Los cuentos de hadas no tienen que ser románticos para ser populares. Las historias como la de Hansel y Gretel, en la que un hermano y una hermana escapan de las garras de una bruja, enseñan la importancia de la familia a la hora de evitar los peligros de la vida. Se pueden encontrar historias similares en todo el mundo, como el relato coreano llamado La hermana Sol y el hermano Luna.

La historia comienza con una viuda y sus hijos, un niño y una niña. Un día, mientras ella regresa a casa del trabajo, un tigre la devora y le roba la ropa. Llega al hogar de los niños y logra engañarlos para que le permitan entrar.

Los niños corren lejos del lugar, se esconden en un árbol y rezan al cielo para que los rescate. Una cadena de oro cae desde el firmamento y levanta a los pequeños. El tigre pide lo mismo y una cuerda cae sobre él, pero esta se rompe mientras está escalando, y el animal cae al suelo, muriendo al instante.

El hermano y la hermana se convierten en los espíritus del Sol y la Luna. En algunas versiones, el tigre escupe a la madre y ella se transforma en la Estrella de la Tarde.

En Nauru, Jack (el de la historia del frijol) es una chica que se casa con la Luna

Aquí hay una historia para ti que combina dos cuentos en uno: no solo hay una chica que sube por un árbol de frijoles, como en el famoso relato de Jack, sino que, además, el hombre de la Luna es una mujer por igual.

En la historia El árbol de Eigigu, después de salir de casa, una joven llamada Eigigu escala un árbol gigante hasta que llega a una casa en el cielo en donde reside una mujer ciega llamada Enibarara. Después de ser atrapada en el lugar, Eigigu ofrece curar los ojos de Enibarara con una canción. La mujer, muy agradecida, la esconde de sus tres hijos diciendo que estos eran caníbales.

Los tres niños la visitan y resultan ser las personificaciones del Sol, el trueno y la Luna. Los tres hijos huelen que un humano se esconde en la casa y la Luna encuentra a Eigigu, después de lo cual Enibarara les cuenta cómo la curó y manifiesta su deseo de que ella se case con alguno de ellos. Eigigu escoge a la Luna y vive con él hasta el día de hoy.

En Japón, la Bella engaña a la Bestia y termina siendo una mujer independiente

En Occidente se les dice a las niñas que necesitan besar a muchos sapos antes de encontrar al elegido. En algunos países, sin embargo, la Bestia no siempre es un príncipe encantado.

En la historia japonesa llamada El marido mono, un viudo promete accidentalmente que una de sus hijas se casará con un mono. Las dos niñas mayores se niegan a tal solicitud, pero su hija más joven finalmente consciente casarse con el animal con una condición: que ella pueda llevar consigo un mortero, el cual era el regalo de bodas de la familia.

La hija vive con el mono por un tiempo hasta que se entera de que su padre se ha enfermado. Ella lo convence para que la deje regresar a casa, pero él le pone la condición de acompañarla. La hija hace que el mono lleve el mortero lleno de bolas de arroz, el cual es tan pesado que hace que el animal se caiga en un río durante el camino, lo que le permite a la niña regresar con su familia como una mujer independiente.

En Noruega, el gato con botas es, en realidad, una princesa encantada

Ya sea que lo conozcas como el amigo de Shrek o por la producción de Toei, un estudio de animación japonesa, el gato con botas es un personaje que ciertamente se ha vuelto popular. Sin embargo, a veces aparece con una historia de fondo sorprendente.

En el cuento de hadas noruego de Lord Peter, 3 hermanos dividen la herencia de sus padres, pero el más pequeño, Peter, se queda sin nada más que un gato. Afortunadamente, este lo ayuda a hacerse pasar por un señor de la nobleza e incluso consigue la gracia del rey.

Desafortunadamente, el rey quiere visitar la propiedad de Peter, pero el gato tiene un plan: irrumpe en el castillo de un ogro vecino y lo engaña para que salga a la luz del Sol y esto lo mate. El palacio pasa a ser propiedad de Peter. Esto impresiona al rey, y el gato se transforma en una hermosa mujer. Ella revela que en realidad es una princesa y que el ogro la había encantado. Ella y Peter se casan y se convierten en los reyes de su reino.

En Italia, Aladdín es traicionado por su princesa

Casarse con un príncipe o con una princesa es un final de cuento de hadas estándar, pero no siempre es algo bueno. Rara vez vemos historias en las que las personas se contentan con vivir en casa con mascotas, pero una versión italiana de Aladdín es una excepción a esta regla.

En una historia llamada Gigi y el anillo mágico, el héroe, Gigi, tiene un anillo que concede tres deseos, los cuales usa para casarse con una hermosa mujer llamada Maliarda, y para obtener riqueza y un palacio. Desafortunadamente, la princesa de Gigi no es exactamente lo que parece, ya que roba el anillo y lo usa para desterrarlo a una montaña mientras se queda con el resto de pertenencias de su esposo.

Por suerte para Gigi, él tiene un gato y un perro fieles que no permiten que esto pase sin luchar. Después de varias penalidades, se roban el anillo y Gigi lo usa para dejar el palacio en medio de la montaña, dejando a Maliarda sin nada. En lugar de regresar a la mansión, termina mudándose con su madre y su hermana, encierra el anillo mágico y se queda con el dinero que la joya le había dado.

En Escocia, la sirenita es mitad caballo

Aunque La sirenita de Christian Andersen era más o menos una historia original, parecía estar muy influenciada por los relatos de mortales que se enamoraban de los elementos del agua. Una historia similar de Escocia logra cambiar el género del personaje principal y usa una criatura mucho más extraña que la sirenita.

En el folklore escocés, los kelpies son monstruos parecidos a los caballos que viven en los lagos. Son peligrosos en la mayoría de las historias, pero a veces pueden ser amigables. En un relato llamado El kelpie y la niña, un chico kelpie solitario se enamora de una niña bonita y se transforma en un hombre guapo con la esperanza de casarse con ella.

Desafortunadamente, la niña lo reconoce como un kelpie y no se da cuenta de que es amigable, por lo que le roba un collar mágico y lo obliga a convertirse en un caballo terrestre. Ella finalmente lo lleva a un hombre sabio que logra resolver todo el asunto. Al darse cuenta de que el kelpie realmente la ama, ella acepta casarse con él. Para mantenerse humano, tiene que beber una poción que le quita la memoria de haber sido un kelpie, pero quitando eso, viven felices para siempre.

¿Conoces alguna versión diferente de un cuento de hadas clásico que sea de alguna parte del mundo? Cuéntanos en la sección de comentarios, y comparte tus historias con nosotros.