Genial
Genial

10+ Hechos sobre Londres y los británicos que nos dejaron boquiabiertos

¡Hola! Mi nombre es Pablo, y apenas pude contenerme en el control de pasaportes en el aeropuerto Heathrow, y no decirle al oficial de aduanas el memorizado “London is the capital of Great Britain”. Parece que todos los escolares recuerdan esta frase en inglés y saben mucho más sobre la capital de Gran Bretaña que sobre cualquier otra ciudad del mundo.

Especialmente para Genial.guru, contaré lo que más me sorprendió de la constantemente sumergida en la niebla Albión en 2020 y qué me enamoró de Londres a primera vista.

1. Hay que tener cuidado con las chicas locales

Una chica estaba sentada junto a la catedral de San Pablo, llorando, y alrededor había una docena de personas simplemente mirándola en silencio. Quise acercarme a ella, pero entonces me agarraron del brazo y me dijeron que ella estaba bien y que solo era parte de una actuación.

Resultó que el público estaba escuchando la narración a través de unos auriculares y también participaba en la acción: de repente, podían empezar a bailar o a cantar cuando la voz de los auriculares les pidiera que lo hicieran. Una chica con una gran mochila blanca estaba observando todo el proceso desde el margen y se aseguraba de que los transeúntes, como yo, no interfieran con la inusual actuación.

Vi una obra similar un día después, a orillas del Támesis, pero allí la actriz estaba tan feliz y agitaba los brazos tan eufóricamente que quise irme rápidamente de ese lugar.

2. Aquí puedes convertirte accidentalmente en una estrella de televisión

Al día siguiente, estaba parado en la Plaza de Trafalgar, sin molestar a nadie, mirando, de pie a un costado, cómo se grababa alguna clase de programa de televisión, cuando de repente la cámara se volvió hacia mí y comenzó a filmarme a quemarropa. Una chica con un walkie-talkie corrió hacia mí y me propuso grabar un video en el que dijera que no estaba en contra de haber sido filmado “accidentalmente”.

Me entregó este papel y me pidió que leyera el siguiente texto frente a cámara: “Lion TV está filmando un programa, que actualmente se llama ’Cita’, para la red de transmisión principal. Usted acepta aparecer en el programa y acepta que la red de transmisión sea propietaria de los derechos de autor por su aparición en la pantalla, pueda usar la grabación y publicarla en cualquier parte del mundo, en cualquier medio, por un período ilimitado, sin restricciones ni obstáculos ni necesidad futura de pedirle permiso a usted. Si está de acuerdo con todo lo anterior, diga ’Acepto’”.

Así fue como aparecí accidentalmente en la televisión británica, aunque en ese momento solo estaba tratando de encontrar el baño público más cercano.

3. Hay que estar atento en los baños públicos

Afortunadamente para mí, los baños en Londres eran gratuitos o los torniquetes simplemente no funcionaban en los lugares a los que fui. Pero no me di cuenta de inmediato de que el artefacto de la foto de arriba no era un urinario original, sino un fregadero bajo y redondo en forma de fuente que, además, era automático y tenía secador de manos incorporado.

Y casi todos los baños públicos de hombres tenían un cambiador de bebés. En general, noté que hay muchos más hombres que caminan por la ciudad con sus hijos que mujeres con cochecitos. Aunque también hay cambiadores en los baños de mujeres.

En todos los baños típicos ingleses encontrarás el famoso lavabo con dos grifos separados, pero todavía no entiendo cómo usarlo. Además, en este fregadero en particular, tenía que presionar el grifo para que fluyera lava de la boca de un volcán o agua del océano Ártico. Es decir, era imposible abrir ambos grifos al mismo tiempo para que el agua al menos se mezclara en las manos.

Recuerda que si, de repente, te ves urgido por la llamada de la naturaleza en Londres, los baños gratuitos se pueden encontrar en las grandes tiendas de ropa, así como en los pisos superiores de los grandes hipermercados y bibliotecas públicas.

4. Es muy fácil ahorrar dinero en Londres

Si te gusta leer libros en inglés o comprarlos como recuerdos para regalar a tus amigos, no deberías mirar las novedades en las tiendas. Intenta buscar en bibliotecas. Puede haber grandes estanterías separadas con libros que se pueden comprar por casi nada. Por ejemplo, en la biblioteca de Paddington, puedes comprar 3 libros de cualquier tipo por solo £ 1 (aproximadamente 1,30 USD). No pude resistirme y compré 20 unidades a la vez, todas en excelentes condiciones y con un hermoso sello de “Westminster Libraries”.

Existe el estereotipo de que Londres es una ciudad terriblemente cara para los turistas, pero yo no lo creo así. Aquí, todos los museos más famosos son absolutamente gratuitos y no tienes que gastar dinero en transporte, ya que puedes caminar fácilmente a las principales atracciones. En las tiendas de Tesco, que están literalmente a cada paso, puedes tomar un refrigerio de una gran porción de ensalada (hay 10 opciones diferentes para todos los gustos), jugo o batido, así como ensalada de frutas o un combo de sushi por solo 4 USD.

Es probable que todos los turistas que vienen a Londres se detengan en Greenwich solo para tomar una foto en el meridiano cero. Si no quieres pagar más de 20 USD por un boleto de entrada solamente para sacarte una foto, pasa por esta puerta (en la imagen de arriba) de forma completamente gratuita.

Justo detrás de la puerta de metal habrá una pequeña parte del meridiano en el suelo y en una pared de ladrillos. Hay espacio suficiente para que puedas tomar un par de fotos geniales entre el oeste y el este, y es mejor gastar el dinero ahorrado en el viaje de regreso de Greenwich al Big Ben por el río Támesis.

5. Vale la pena tomar un Uber en el canal

Es en un barco de este tipo, que no tiene nada que ver con un taxi, que se puede llegar desde Greenwich al puente de Westminster por unos 9 USD. Funciona estrictamente según horario fijo, y el boleto se puede comprar fácilmente en la popular aplicación.

6. Es mejor dejar todo el efectivo en casa

Puedes pagar las tarifas del metro y del taxi con una tarjeta bancaria común. Incluso se puede hacer una donación utilizando una terminal de pago, que puede simplemente estar integrada en un anuncio social, como en la foto de arriba.

Aquí, incluso los músicos y los mendigos del metro tienen dispositivos similares, por lo que nadie tira dinero en un sombrero: un transeúnte simplemente acerca una tarjeta a la terminal de pago y de 1 a 4 USD se descargan automáticamente de ella.

Pero ten cuidado, ya que las terminales locales no solicitan un código PIN para pagos sin contacto si el monto de la compra es inferior a 60 USD.

Aunque seguro querrás juntar todas las monedas (peniques) como souvenirs: si las pones en un orden determinado, forman el escudo del Reino Unido.

7. No todos pueden encontrar el camino a Hogwarts

Cualquiera que haya leído libros o visto películas sobre el pequeño mago querrá tomar una foto en la legendaria plataforma de 9 ¾. Lógicamente, debería estar al lado de la novena plataforma, como se indica en el libro, pero, de hecho, se hizo un lugar para sesiones de fotos para turistas cerca de una tienda de regalos alejada de las vías.

Todas las mañanas, la administración de la tienda pone un carrito allí, y alrededor de las 7 p. m. lo retira. Por lo tanto, cuando llegué a altas horas de la noche a esta estación, no encontré nada. Pero un limpiador local me contó que la famosa escena de la película en realidad se filmó entre las plataformas 4 y 5.

8. Ir a las tiendas es como ir de excursión

En las tiendas comunes me encontraba constantemente con productos y bienes que solo veía cuando era niño, hasta que de repente desaparecieron de los mostradores de mi país natal.

No sabía que existía. Desafortunadamente, no había un boleto dorado para ir a la fábrica de chocolate dentro.

Es una pena que ese “spam” nunca llegue a mi correo. Por cierto, la palabra SPAM apareció en 1937 como acrónimo. Significa SPiced hAM: “jamón picante”, y recién a principios de los 90 se convirtió en sinónimo de los molestos correos indeseados.

No es casualidad que el logo de las papitas locales nos recuerde a una marca completamente diferente. La marca Walkers apareció hace unos 70 años y es amada por los británicos hasta el día de hoy. En 1989, PepsiCo cambió el nombre de Walkers a Lay’s y decidió lanzar sus papitas con esta marca en todos los países excepto el Reino Unido, manteniendo la ya popular marca Walkers aquí.

Otra característica de las tiendas inglesas es la numeración de quesos. Las diferentes variedades están marcadas con números del 1 al 4. Lo más probable es que esto se haya hecho para determinar la dureza del producto lácteo.

Uno no puede dejar de notar el amor especial de los británicos por vender productos en frascos de vidrio. Esto se hace para extender la vida útil de los productos. Los ejemplos incluyen huevos encurtidos o salchichas “reales” para perritos calientes.

Y también, cuando miras la variedad de platos ya preparados que solo necesitas calentar o revolver, te das cuenta de que a los londinenses no les gusta pasar mucho tiempo cocinando en casa. Por ejemplo, la clara de huevo se vende en un paquete de este tipo (foto de arriba), si de repente no quieres separarla de la yema de la manera habitual.

Me intrigaron mucho las misteriosas latas con caldos de carne, pollo y verduras. Ya me estaba imaginando que probaría una sopa inusual, porque obviamente la lata fue creada para que el comprador pudiera beber el contenido inmediatamente. Por desgracia, sabía como un cubo de Knorr disuelto en agua. Resultó que solo era una mezcla para hacer sopa, y no se podía beber directamente.

9. Puedes encontrar muchas soluciones poco estándar en las calles

Los semáforos de la ciudad parecen insinuar que en Londres siempre reina el amor. Si llegas a estar en la Plaza de Trafalgar, presta atención a la señal verde poco estándar de todos los semáforos.

Las paradas de autobús en Londres suelen estar “de cara” a los edificios. Lo más probable es que esto se haga para proteger a los pasajeros de las salpicaduras de los automóviles que pasan. Los bancos se hacen estrechos especialmente para que las personas sin hogar no duerman en ellos.

En la intersección de las carreteras, a menudo se pueden ver señales con nombres de calles y un código postal, que generalmente consta de letras y números. Usando este código postal en un sitio web especial, puedes ver exactamente quién vive en el área e incluso averiguar el estatus social y la composición étnica de los residentes.

La mayoría de los edificios en Londres tienen un sótano residencial, y el espacio debajo de la acera se usa para lavanderías o cuartos de almacenamiento. Por eso, cuando paseas por la ciudad a primera hora de la mañana, notas que las calles huelen a jabón en polvo y suavizantes para la ropa.

En Londres, las filtraciones y los charcos se combaten con la ayuda de este tipo de “salchichas” que absorben la humedad.

Todos los edificios en los que se están restaurando las fachadas se tapizan con madera contrachapada y, a menudo, se pintan en colores agradables y se intentan decorar con plantas en macetas para que el sitio de construcción se vea hermoso. En cada instalación en construcción siempre puedes encontrar fotos de los responsables y sus nombres para que los residentes de la ciudad tengan la oportunidad de contactarlos directamente si los trabajos de reparación les causan alguna molestia.

En una de las zonas más caras de la ciudad, Chelsea, donde solo hay Maybach, Ferraris y Lamborghinis estacionados en las entradas de las casas, también tranquilamente puedes ver este tipo de macetas caseras, hechas con botellas de plástico usadas, en los alféizares de las ventanas. Londres es verdaderamente una ciudad de contrastes.

Solo aquí, en algún callejón discreto, puedes toparte accidentalmente con uno de los grafitis más caros del mundo. Muchas de las obras del famoso Banksy a veces se recortan junto con la pared del edificio y se venden en una subasta. Este grafiti apareció en un edificio de oficinas abandonado en 2011 y se llama “Shop Until You Drop (compra hasta que caigas)”. Próximamente, está prevista la demolición del edificio, por lo que esta creación de Banksy podría desaparecer en cualquier momento.

10. Su resistencia al frío da verdadera envidia

Incluso a fines de octubre, cuando en la calle hace solo 10 °C, los niños pueden caminar tranquilamente en pantalones cortos, mientras que por la carretera pasa un propietario de un convertible con abrigada chaqueta de plumas.

Pero, dado que en las tiendas se pueden encontrar postales de felicitación por los 100 años cumplidos, parece que la resistencia al frío afecta la esperanza de vida de los residentes locales favorablemente.

Si tuvieras la oportunidad de viajar a Londres, ¿qué atracción te gustaría visitar?

Genial/Curiosidades/10+ Hechos sobre Londres y los británicos que nos dejaron boquiabiertos
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos