Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

10 Objetos antiguos encontrados fuera de lugar que hicieron dudar a los científicos acerca de lo que veían

Como es sabido, las civilizaciones antiguas no dejaron libros presentándose y contando las cosas que les gustaba hacer para que las generaciones futuras supieran quiénes eran. Además, las que sí escribieron, lo hicieron en idiomas que ya no existen y que aún están siendo descifrados. Así que, cuando se descubren reliquias antiguas en ruinas arqueológicas, resulta una gran oportunidad para conocer más sobre la historia de la humanidad. Pero entre esos descubrimientos existen algunos popularmente llamados oopart (acrónimo en inglés para “artefactos fuera de lugar”), lo que hace referencia a objetos extraños, y no porque su apariencia sea de mal gusto, sino porque parecen fuera de tiempo. Además, su estudio puede hacer que todo lo que se conocía hasta entonces sobre una civilización deba corregirse. Muchos de ellos terminan siendo un fraude o una mala interpretación, pero otros ayudan a descubrir cuán avanzadas eran las civilizaciones antiguas.

Genial.guru reunió para ti 10 objetos que los investigadores pensaron que venían de antiguas civilizaciones muy desarrolladas y hasta extraterrestres, pero que, en realidad, tenían una explicación lógica (al menos la mayoría).

1. El planeador de Saqqara

Este misterioso objeto, encontrado en 1891 en Saqqara, fue tema de debate durante mucho tiempo, puesto que, debido a su forma peculiar, los investigadores de lo paranormal lo vieron como un prototipo de aviación hecho por los egipcios. De ser cierto, los libros de historia probablemente habrían sido reescritos con la afirmación de que “los antiguos egipcios crearon los aviones”, e incluso la máquina voladora diseñada por Leonardo da Vinci en el siglo XIV no habría sido nada innovadora en comparación con la de esta civilización. Y no es que los egipcios no hayan hecho grandes proezas en su época, es decir, ¿has visto sus pirámides? ¡Vaya que requerían de gran inteligencia e ingenio para llevarlas a cabo! Incluso muchas de sus creaciones no son fáciles de entender hasta el día de hoy. Pero pasar de eso a diseñar un avión con las características propias de los artefactos que conocemos hoy en día, ¿no sería demasiado?

Afortunadamente, se encontró una explicación lógica para el asunto, y lo que ves en la imagen es, en realidad, un halcón de madera. Así que no son las alas de una máquina, sino de un ave a la que se le puede ver incluso su ojo negro. No se sabe si era de uso ceremonial o un juguete para niños de clase alta, pero de lo que sí tenemos certeza es que definitivamente no volaba.

2. Helicóptero jeroglífico en el Templo de Abidos

Este jeroglífico se encontró en el templo funerario de Seti, y, por su forma tan peculiar, las personas lo asociaron con un helicóptero. ¿Quién sabe? Quizá también había sido inventado por el egipcio sabio que diseñó los aviones. Pero, al igual que en el caso anterior, definitivamente se trataba de una equivocación. Esta percepción se debe a un efecto de pareidolia (cuando asociamos una imagen a algo que ya conocemos), debido a que estos jeroglíficos son el resultado de un palimpsesto, un regrabado que une dos escritos distintos en una sola imagen.

3. Calavera de cristal

Estas calaveras de cristal fueron elaboradas por mesoamericanos precolombinos y despertaron mucha admiración por los materiales y conocimientos de la época con las que fueron hechas. Pero hubo un caso particular en el que no solamente se dudó del uso que se le daba a la calavera, sino también de la calavera misma, cuando una mujer llamada Anna Le Guillon Mitchell-Hedges afirmó tener en su posesión uno de estos objetos, el cual supuestamente había encontrado en un templo destruido en Lubaantún, y contó que “los mayas del lugar le dijeron que el cráneo era empleado por el sumo sacerdote” con el fin de desear que una persona ya no siguiera viviendo.

Los investigadores comenzaron a dudar de la honestidad de su descubrimiento cuando pudieron comprobar que, en las incursiones en el templo de Lubaantún, no se había encontrado ninguna calavera, y ni siquiera se mencionaba que ella hubiese estado allí. Dudaron aún más cuando Anna se negó a prestarles su reliquia a los investigadores, pero en cambio hacía giras con ella, las cuales le dieron mucha popularidad y ganancias. Finalmente, cuando Anna murió, su esposo les otorgó la calavera a los científicos para que pudieran sacar sus propias conclusiones. Tras numerosos estudios, estos comprobaron que la calavera no tenía cientos de años, sino cien, como mucho, y que había sido tallada con materiales que no existían en la época precolombina, por lo tanto, era una falsificación copiada de las piezas de los museos.

4. Lámpara de Dendera

Si se puede creer que los egipcios inventaron vehículos aéreos, también se puede pensar que fabricaron lámparas y hasta que las dibujaron en sus jeroglíficos. Las lámparas de Dendera son relieves encontrados en ruinas que supuestamente funcionaban de una manera similar a la energía eléctrica, la cual, por supuesto, todavía no había sido descubierta.

Habría sido otra oportunidad para empezar a pensar que todo lo que se había aprendido sobre historia antigua estaba mal, pero los científicos se encargaron de echar abajo esta teoría afirmando que claramente se trata de una serpiente emergiendo de una flor de loto. Está bien, esa explicación puede sonar incluso más extraña que la de los egipcios utilizando lámparas, pero, en realidad, tiene mucho sentido, ya que esa era una representación del dios egipcio Harsomtus, quien unificaba el cielo y la Tierra.

5. Platillos de Dropa

En este caso, no solamente la procedencia del objeto resultaba dudosa, sino también la existencia de sus descubridores y hasta el artefacto mismo, ya que nunca se vieron realmente los platillos de Dropa (la fotografía es solo una idea de cómo podrían verse). La supuesta historia está escrita en un libro llamado Los dioses del Sol en el exilio, en el cual se cuenta que los discos, que tienen 12 000 años de antigüedad, fueron encontrado en 1938 por Chi Pu Tei en las inaccesibles montañas de Bayan Kara Ula, con muchos restos óseos deformes.

Estos discos tenían símbolos ocultos que, al descifrarse, permitían leer la historia de una especie alienígena llamada Dropa que descendió a la Tierra, pero que murió en manos de los humanos. El relato suena muy interesante... para ser una novela de ficción, tal vez, pero no para un libro de historia antigua. Los científicos cerraron toda discusión sobre este tema enumerando entre sus razones la inexistencia de un registro que contara que, en 1939, se había hecho una expedición a Bayan Kara Ula. No se encontró ningún disco de los que se mencionaba, ni mucho menos hay referencias de que haya existido un investigador llamado Tsum Um Nui. Y, por si esto fuera poco, hasta el autor del libro que relata esta historia admitió que había inventado todo.

6. Antena de Eltanin

Este es un caso similar al anterior, ya que no se encontró el objeto concreto, sino que lo que hay de él es una fotografía tomada en las profundidades del mar. Cuando los investigadores vieron la imagen por primera vez, la asociaron con una antena de televisión antigua, y no llamaría mucho la atención encontrar una de estas en el agua si no fuera porque estaba a 4 115 metros de profundidad. Era imposible que hubiera llegado allí por sí sola, a menos que hubiera una buena razón detrás de eso.

Así que, las personas no tardaron en pensar que debía tratarse de un misterioso artefacto de una desaparecida civilización antigua con gran desarrollo tecnológico y que, por supuesto, había sido traído a la Tierra por extraterrestres. Pero, para desilusión de las mentes imaginativas, esta vez tampoco acertaron, ya que no era ni un objeto espacial ni mucho menos antiguo, sino que se trataba de una esponja de mar llamada Cladorhiza concrescens.

7. Astronauta de Nazca

Esta imagen que pertenece a los geoglifos de pampas de Jumana, en Perú, fue asociada con un astronauta. Fue hecha entre los años 100 y 600 d.C. De ser cierta, podríamos decir que, antes de que Colón llegara a América, los nativos ya habían visitado el espacio, y quién sabe, quizás hasta enviado al primer hombre a la Luna antes de que la cámara fílmica existiera. Pero, por supuesto, eso no sucedió. En realidad, los científicos señalaron que es una figura antropomórfica (mezcla entre animal y humano) que representa a un hombre búho.

8. Artefactos quimbaya

Al parecer, la cultura quimbaya quiso quitarles el mérito a los egipcios diseñando sus propios aviones, los cuales, por supuesto, nunca lograron despegar, ya que estos artefactos no son aeroplanos ni tampoco los hicieron los quimbaya. Estas hermosas piezas de oro se llaman Pájaros de Otún, y fueron hechos por habitantes de la región de Tolima. Aunque también se han hecho otras interpretaciones sobre estas figuras, como peces voladores y demás especies imaginarias, ninguna ha tenido tanta imaginación como quienes especularon que se crearon como prototipos de aviones.

9. Dinosaurios de Acámbaro

A diferencia de los casos anteriores, aquí no hubo ninguna malinterpretación. Lo que se ve en muchas de las figuras de Acámbaro son dinosaurios. En su momento, estas fueron motivo de gran confusión, ya que, el hecho de que una civilización que supuestamente ni siquiera había escuchado nombrar sobre estos animales hubiera representado una especie extinta, significaba que los científicos se habían equivocado y que los humanos habían convivido con los dinosaurios.

No era un detalle nada menor, porque, de ser cierto, o la Tierra tenía menos de 6 000 años, o la especie humana tenía más antigüedad de la que se pensaba. Cualquiera de las dos posibilidades habría hecho que todos hubiéramos tenido que volver a la escuela para estudiar historia otra vez. Pero después de realizar algunas investigaciones se constató que, en realidad, muchas de las figuras fueron falsificadas por excavadores para recibir más dinero por sus supuestos hallazgos.

10. Mecanismo de Anticitera

Este mecanismo se ubica entre los años 150 o 100 a. C, y lo más asombroso es que las especulaciones “descabelladas sobre él”, en realidad, fueron totalmente ciertas. Al descubrir este artefacto, los científicos lograron demostrar que los antiguos griegos trabajaron con tecnología mecánica compleja, ya que el objeto de la foto de la izquierda, que parece un timón, es probablemente una computadora analógica muy adelantada a su época. Se piensa que fue diseñada con propósitos astrológicos y calendáricos, y que se encontraba en una caja de madera. Este desarrollo científico elaborado por los griegos fue interrumpido por una invasión romana, y eso explica por qué no vemos más de estos artefactos en la actualidad.

¿Las explicaciones que los científicos dieron sobre estos objetos te convencieron? ¿O piensas que siguen siendo un misterio? No dudes en compartir tus propias teorías en la sección de comentarios, y, si conoces más objetos oopart como estos, cuéntanos sobre ellos.