Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Diseñador británico crea muebles con la ayuda de los árboles, y su método contrarresta la deforestación

Si pensamos en un mueble de madera sabemos que es seguro que su proceso de fabricación haya involucrado la tala de un enorme árbol, el cual, además, tuvo que ser descortezado, aserrado y ensamblado. Lamentablemente, esto implica que mucha de la madera termine desperdiciándose. Sin embargo, existen empresas comprometidas con el medioambiente que luchan por mejorar el mundo y cuidar de la naturaleza cada vez más.

Genial.guru quiere hablarte más acerca de un proyecto que logró cambiar el proceso habitual para fabricar muebles de madera sin cortar un solo árbol.

Muebles que crecen en árboles

En un enorme jardín en Reino Unido, de poco más de 10 mil metros cuadrados, el diseñador Gavin Munro, de la mano de especialistas en arboricultivo, hizo realidad la idea de plantar, cultivar y hacer crecer muebles en los árboles (principalmente sillas, pantallas para lámparas, marcos de espejos y mesas), los cuales luego son cosechados. “No me llevó mucho tiempo enamorarme de la idea, y casi cinco años después todavía estoy aquí, igual de apasionado por el proyecto que al principio. Es una idea demasiado buena como para no ponerla en práctica, y me siento increíblemente afortunado de ser parte de algo tan increíble”, contó Ed Lound, gerente de campo y arboricultor.

El proceso de cada mueble es como imprimir una figura en 3D

Cada pieza se cosecha, se deja secar y se cepilla para extraer las astillas antes de estar lista para la venta. Lo mejor de todo este proceso es que, al igual que con las frutas, el árbol queda prácticamente intacto luego de ser cosechado, por lo que no muere, ya que no hay que talarlo. Únicamente se cortan algunas de sus ramas, que son las que componen el producto.

Gavin Munro comparó el proceso de creación con el de una impresora en 3D, aunque con algunas diferencias: la primera y más importante es que se utiliza el aire, el suelo y la luz solar como materiales de origen, y la segunda es el tiempo que un mueble tarda en crecer, ya que se trata de una transformación que dura entre 4 a 8 años por objeto, menos que el tiempo que toma hacer crecer un árbol, talarlo, armar un mueble y hacer crecer otro que reemplace al anterior, lo que probablemente tomaría de 20 a 40 años.

Cómo logran que un mueble crezca directamente en un árbol

Full Grown, la empresa que lleva a cabo el proyecto, usa moldes dentro de los cuales las ramas del árbol crean el mueble. Se planta un árbol, se le da forma en dirección al molde, se podan las ramas jóvenes y, en ocasiones, también se injertan otras para que el mueble salga en una sola pieza, sin necesidad de hacer un ensamblaje como en los métodos tradicionales. “Los árboles crecen, y todo lo que hacemos es darles forma a las puntas. El truco es dejar que la planta crezca y simplemente ir ajustándola. Esa es la belleza de esto. Es muy simple”, comentó Gavin. Después de eso, solo queda embellecer el mueble cosechado.

La importancia de un árbol feliz

El primer acercamiento de Gavin Munro a la idea de hacer muebles de este estilo fue en la niñez, cuando notó que la forma de un bonsái era parecida a la de una silla. Esa imagen se quedó en su mente hasta 25 años después, cuando comenzó a cultivar árboles con formas funcionales y, al mismo tiempo, estéticas.

Y sí, probablemente estés preguntándote si este proceso no es doloroso o produce una invasión agresiva para un árbol en crecimiento. Con respecto a eso, Gavin Munro respondió de una forma concreta: “Aprendimos desde el principio que un árbol infeliz no hará lo que quieres solo porque deseas que lo haga”. Para Munro y su equipo, este es un método mucho más amigable con el medio ambiente, ya que contrarresta la deforestación y, además, mantener a los árboles “felices” requiere de muchos cuidados, por lo que emplean métodos naturales, orgánicos y de permacultura para lograr una nutrición óptima para cada ejemplar.

Full Grown contra la tala de árboles

Actualmente, los árboles se han vuelto una herramienta imprescindible para revertir el calentamiento global. Sin embargo, se estima que 15,3 mil millones de árboles son talados por año, y muchos de estos no se han recuperado aún. Full Grown, por el contrario, ya está cultivando 250 sillas, 100 lámparas y 50 mesas, lo que significa 400 nuevos árboles que contribuirán a darle un respiro al planeta y no serán talados.

Además, Full Grown afirma usar solo un 25 % de energía eléctrica para la creación de sus muebles en comparación con la utilizada para hacer uno de la manera convencional. “Cuando lo miras desde un punto de vista de fabricación y de diseño, realmente tiene mucho sentido. ¿Por qué cultivar árboles y cortarlos? Eso genera un desperdicio de tiempo y energía. ¿Por qué no haces crecer la forma que deseas en la planta? Puedes hacer miles de la misma manera que puedes hacer 10, pero cada objeto será único”, dijo Munro.

En tu opinión, ¿qué otros métodos de producción más amigables con el medioambiente podrían sustituir a otros a la hora de fabricar artículos de uso cotidiano? Cuéntanos en los comentarios.