Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Las conmovedoras palabras que 9 famosos se escribieron a sí mismos y los hicieron viajar en el tiempo

Es una realidad: todos tenemos un pasado que nos duele, que nos hizo felices y que marcó algunos o muchos aspectos de nuestra vida. Tenemos recuerdos de situaciones que nos habría gustado enfrentar de distinta manera y otras tantas que nos gustaría repetir mil veces más, simplemente para volver a vivirlas del mismo modo. Los famosos, deportistas y celebridades también experimentan esa clase de melancolía, y muchos decidieron expresar sus sentimientos en cartas escritas para sí mismos. Algunas de estas cartas fueron recopiladas por el autor Joseph Galliano en su libro Dear Me: A Letter to My Sixteen-Year-Old Self. Otros famosos, por su parte las han expuesto a través de otros medios.

En esta ocasión, Genial.guru recopiló para ti cartas que personas famosas decidieron escribirles a sus “yo” más jóvenes y que decidieron compartir a través de diferentes medios.

J. K. Rowling

Querida Jo:

Tengo 48 años. ¡Tenemos 48 años! Y créeme, eso no es ni de lejos lo más extraño que nos ha pasado. Pero seguro que las cosas son mucho más raras para ti que para mí; al menos yo sí te conozco. Además, te tengo mucho aprecio, algo que te costará creer, tan marcada como estás por la inseguridad y el desprecio por ti misma. Jo, relájate. El tiempo que pasas preocupándote y arrepintiéndote no te servirá para nada (por el contrario, el tiempo que pasas fantaseando, inventando palabras y escribiendo historias está muy bien invertido, sigue con ello).

Podría decirte muchas cosas que quizá te ayudasen a prepararte para lo que está por venir, para lo bonito y para lo no tan bonito. Pero cuantas más vueltas le doy, más claro tengo que tienes que seguir adelante sin más y volver a cometer otra vez los grandes errores, pues de ellos surgirán algunos de tus mayores logros.

Te dejo aquí unos cuantos consejos con los que espero no alterar el orden cósmico.

  1. Los pantalones de peto de color rojo chillón no son una buena idea, ni siquiera en 1983.

  2. Puede que el rubio platinado le quede fantástico a Debbie Harris, pero a ti no.

  3. No dejes que un hippie te haga un agujero en la oreja durante un festival de música, así se desarrollan unas infecciones muy desagradables.

  4. Nunca intentes impresionar a alguien que crea que los demás deberían querer impresionarlo.

  5. Deja de fumar. AHORA MISMO.

  6. Mantente alejada de los bajistas. De todos ellos.

  7. Nunca le cuelgues el teléfono a tu madre. Nunca te olvides de decir “te quiero”.

Y una cosa más. Un día conocerás a Morrissey, el cantante de los Smiths. Y no solo eso, sino que, además, él sabrá quién eres tú. ¡CRÉEME!

Saludos afectuosos, Jo.

( Carta publicada en el libro Dear Me: A Letter to My Sixteen-Year-Old Self, Joseph Galliano)

Kobe Bryant

Querido yo de 17 años:

Cuando tu sueño de los Lakers se haga realidad mañana, debes encontrar una manera de invertir en el futuro de tu familia y amigos. Esto suena simple, y puedes pensar que es obvio, pero tómate un tiempo para pensarlo más.

Dije INVERTIR, no DAR. Déjame explicarlo mejor.

Simplemente darles cosas materiales a tus hermanos y amigos puede parecer la decisión correcta. Los amas y siempre estuvieron ahí para que crecieras, por lo que es correcto que compartan tu éxito y todo lo que eso conlleva. Entonces les compras un auto, una casa grande, pagas todas sus cuentas. Quieres que vivan una vida hermosa y cómoda, ¿verdad? Pero llegará el día en que te des cuenta de que, aunque creías que estabas haciendo lo correcto, en realidad, estabas frenándolos.

Llegarás a comprender que estabas cuidándolos porque eso te hacía sentir bien, te hacía feliz verlos sonreír e ir sin cuidado por el mundo, y eso fue extremadamente egoísta de tu parte. Mientras te sentías satisfecho contigo mismo, lentamente estabas devorando sus propios sueños y ambiciones. Estabas agregando cosas materiales a sus vidas, pero restando los regalos más preciados de todos: independencia y crecimiento.

Comprende que estás a punto de ser el líder de la familia, y eso implica tomar decisiones difíciles, incluso si tus hermanos y amigos no lo entienden en ese momento.

Invierte en tu futuro, no te limites a dar.

Usa tu éxito, riqueza e influencia para colocarlos en la mejor posición para realizar sus propios sueños y que encuentren su verdadero propósito. Deja que entren en la escuela, deja que crezcan con entrevistas de trabajo y ayúdalos a convertirse en líderes por derecho propio. Mantenlos en el mismo nivel de trabajo duro y dedicación que te llevó a estar en donde estás ahora y a donde irás eventualmente.

Te escribo ahora para que puedas comenzar este proceso de inmediato, y para que no tengas que lidiar con el dolor y la lucha de separarlos de la adicción que tú les facilitaste. Esa adicción solo conduce a la ira, al resentimiento y los celos de todos los involucrados, incluido tú. A medida que pase el tiempo, los verás crecer de forma independiente y tendrán sus propias ambiciones y sus propias vidas, y, como resultado, su relación con todos ellos será mucho mejor.

Hay muchas más cosas que podría escribirte, pero a los 17 años, sé que no tienes la capacidad de atención para leer 2 000 palabras. La próxima vez que te escriba, podría abordar los desafíos de mezclar sangre con negocios. El consejo más importante que puedo darte es asegurarte de que tus padres sigan siendo PADRES y no gerentes.

Antes de firmar ese primer contrato, calcula el presupuesto adecuado para tus padres, uno que les permita vivir maravillosamente al tiempo que hacen crecer tu negocio y prepara a las personas para el éxito a largo plazo. De esa manera, los hijos de tus hijos y tus hijos podrán invertir en su propio futuro cuando llegue el momento.

Tu vida está a punto de cambiar, y las cosas están a punto de llegar a ti muy rápido. Pero deja que todo se calme un poco cuando te acuestes por la noche después de otro día de entrenamiento de nueve horas.

Confía en mí, cambiar las cosas desde el principio evitará un montón de lágrimas y angustia, algunas de las cuales permanecen hasta el día de hoy.

Mucho amor,

Kobe.

(Carta publicada en The Players Tribune)

Stephen King

Querido yo:

Te ESCRIBO desde el año 2010, cuando llegué a la edad totalmente ridícula de 62 años, para darte un consejo. Es simple, en realidad, solo seis palabras: mantente alejado de las drogas recreativas. Tienes mucho talento y vas a hacer felices a muchas personas con tus historias, pero, desafortunadamente, aunque cierto, también te volverás un adicto mientras esperas que eso suceda. Si no le prestas atención a esta carta y cambias el futuro, al menos, 10 buenos años de tu vida, desde los 30 hasta los 40 años, serán una especie de eclipse oscuro en el que decepcionarás a muchas personas y no podrás disfrutar de la tuya. Éxito. También estarás cerca de morir en varias ocasiones. Hazte un favor y disfruta de un mundo más brillante y productivo. Recuerda que, como el amor, la resistencia a la tentación fortalece el corazón.

Mantente sano.

Atentamente,

Stephen King.

(Carta publicada en Dear Me: A Letter to My Sixteen-Year-Old Self, Joseph Galliano)

Stan Lee

Querido Stan:

Todavía recuerdo cómo siempre quisiste ser escritor. En tu último año en la escuela secundaria DeWitt Clinton practicabas firmas con tu nombre, “Stanley Martin Lieber”, una y otra vez, haciendo que pareciera tan audaz e impresionante como cualquiera de los que figuran al final de la Declaración de Independencia. Estabas seguro de que llegaría el día en que escribirías la “gran novela americana”, y la gente pediría tu autógrafo, y querías estar preparado.

¿Cómo podrías haber imaginado la ironía sobre cómo se desarrolló todo eso en los años siguientes? Hoy en día, las personas ocasionalmente solicitan tu autógrafo, pero no para la “gran novela americana” que nunca escribiste, sino para los cómics tan vilmente difamados que nadie respetaba hace años. Y, aún más irónico, el nombre con el que firmas ahora es Stan Lee, el cual adoptaste legalmente porque te daba vergüenza que Stanley M. Lieber escribiera esos cómics humildes, los cuales, desde entonces, se han convertido en la fuente de películas, series de televisión y videojuegos respetados, y todo tipo de entretenimiento enormemente popular en todo el mundo.

Así que ten esto en cuenta, mi impulsivo yo de 16 años: nada permanece igual. Los gustos y la cultura cambian. Lo importante es mantenerse al tanto de las tendencias y ser lo suficientemente resistente como para ir con la corriente y cambiar con la marea.

Y, si tienes la suerte de ser alguien que contribuya a un cambio en la cultura, nunca olvides tus raíces o a aquellos que te ayudaron a tener ese título.

¡Excelsior!

Stan Lee.

(Carta publicada en Dear Me: A Letter to My Sixteen-Year-Old Self, Joseph Galliano)

Ronaldinho

Querido Ronaldinho de 8 años:

Mañana habrá mucha gente en casa cuando llegues de jugar fútbol. Tus tíos, amigos de la familia y hasta unas personas que no conoces estarán todos reunidos en la cocina. Al principio solo pensarás que llegaste tarde a una fiesta y que todos están reunidos para celebrar el cumpleaños de tu hermano, Roberto. Roberto estará cumpliendo 18 años.

Normalmente, cuando llegas de jugar fútbol, mamá siempre está riendo o está contenta. Pero esa vez, ella estará llorando. Luego verás a Roberto. Él te abrazará y te llevará al baño para que puedan estar solos. Ahí él te dirá algo que no entenderás en ese momento: “Hubo un accidente. Papá murió”. Eso no tendrá sentido. ¿Qué significa eso? ¿Cuándo vendrá a casa? ¿Cómo puede ser que papá se haya ido?

Papá fue el que siempre te dijo que jugaras al fútbol con creatividad. Él fue el que te dijo que jugaras libre, que simplemente jugaras con el balón. Él siempre creyó en ti más que nadie. Cuando Roberto empezó a jugar fútbol profesional con Grêmio el año pasado, él siempre le decía a todo el mundo “Roberto es bueno, pero esperen a que vean a su hermano menor”.

Papá era un superhéroe. Él amaba tanto el fútbol que, después de trabajar en el astillero toda la semana, iba a trabajar como guardia de seguridad en el estadio de Grêmio durante los fines de semana. ¿Cómo puede ser que nunca volverás a verlo? No podrás entender lo que Roberto te dirá.

No vas a sentir tristeza enseguida, eso vendrá más tarde. En unos años podrás aceptar que papá nunca volverá. Pero quiero que entiendas que, cada vez que tengas un balón en tus pies, papá estará ahí contigo. Cuando tienes un balón en tus pies, eres libre. Eres feliz. Te sientes como si estuvieras escuchando música. Ese sentimiento hará que quieras difundirles esa misma felicidad a otros.

Tienes mucha suerte de tener a Roberto. Roberto siempre estará allí para ti con todo, aunque él es 10 años mayor y ya está jugando con Grêmio. El dejará de ser solo tu hermano y se convertirá en un padre para ti. Y, más que nada, él será tu héroe.

Vas a querer jugar como él, vas a querer ser como él. Cada mañana, cuando vayas al estadio de Grêmio (estarás jugando con el equipo juvenil mientras Roberto juega con el equipo profesional), vas a poder entrar en los vestuarios con tu hermano mayor, la estrella de futbol. Y, cada noche, antes de ir a dormir, pensarás: “estoy compartiendo el cuarto con mi ídolo”.

No tendrán ningún afiche en el cuarto, solo un pequeño televisor. Eso no importará porque igual nunca tendrán tiempo para ver partidos juntos. Cuando Roberto no esté viajando con el equipo, siempre te llevará a seguir jugando fútbol.

Cuando estés viviendo en Porto Alegre, verás todo tipo de drogas y pandillas. Va a ser difícil, pero mientras estés jugando fútbol (en las calles, en el parque o con tu perro) te sentirás seguro. Y sí, sí dije perro. Será un defensa incansable.

Jugarás con Roberto. También Jugarás con otros niños de tu edad, y con otros mayores, pero eventualmente todos se cansarán de jugar, y tu querrás seguir jugando. Así que asegúrate de siempre llevar a tu perro, BomBom, contigo. BomBom es un animal callejero, un verdadero perro brasileño. Y hasta los perros brasileños aman el fútbol. Él será muy bueno para practicar dribles y gambetas... y quizás sea la primera víctima de la elástica. En muchos años, cuando estés jugando en Europa, algunos defensas te recordarán a BomBom.

Tu juventud será muy distinta a la de todos los demás. Cuando tengas 13 años, ya habrá mucha gente hablando de ti. Hablarán de tus habilidades y de todo lo que puedes hacer con el balón. En ese momento, el fútbol solo será un juego para ti. Pero en 1994, cuando tengas 14 años, la Copa Mundial te mostrará que ese deporte es mucho más que solo un juego.

El 17 de Julio de 1994 es un día que todos los brasileños recuerdan. Ese día, estarás viajando con el equipo juvenil de Grêmio para un partido en Belo Horizonte. Estarán pasando la final del mundial por televisión. El partido será Brasil contra Italia. Sí, la canarinha estará en la final de la Copa del Mundo por primera vez en 24 años. Se sentirá como si todo el país se paralizara. En Belo Horizonte verás banderas de Brasil por todos lados. Ese día, no habrá ningún otro color excepto verde y amarillo. Todos los lugares de la ciudad estarán repletos de personas para poder ver el partido. Tú estarás viéndolo con tus compañeros de equipo.

El pitazo final sonará con el partido empatado a cero y se irá a penales. Italia fallará el primero al igual que Brasil. Luego Italia anotará. Y luego... será el turno de Romário. Su tiro irá hacia la izquierda... pegará en el poste... y entrará. Todos en el equipo gritarán de emoción. Italia anotará y, otra vez, habrá silencio. Branco anotará para Brasil, Taffarel cubrirá un tiro para Brasil. Dunga anotará para Brasil... Luego, el momento que no solo cambiará tu vida, sino también la vida de millones de brasileños... Será el turno de Baggio para Italia y fallará. Brasil será Campeón del Mundo.

Durante la celebración, te darás cuenta de lo que quieres hacer por el resto de tu vida. Finalmente te darás cuenta de lo que significa el fútbol para los brasileños. Sentirás el poder que tiene ese deporte. Lo más importante es que verás la felicidad que el fútbol puede traerle a la gente normal. Ese día te dirás: “voy a jugar con la selección de Brasil”.

No todo el mundo creerá en ti, sobre todo por tu forma de jugar. Habrá algunos entrenadores (bueno, uno en particular) que te dirá que cambies. Él pensará que tienes que ser más serio en el campo, que necesitas dejar de driblar tanto. Te dirá: “nunca en tu vida llegarás a ser un futbolista profesional”. Usa esas palabras como motivación. Úsalas para mantenerte enfocado. Y luego piensa en esos jugadores que sí jugaron maravillosamente, como Dener, Maradona, Ronaldo.

Recuerda lo que te dijo papá, que jugaras libre, que solo jugaras con el balón. Juega con alegría. Eso no lo entenderán muchos entrenadores, pero cuando estés en el campo, nunca calcularás. Todo vendrá naturalmente y por instinto. Antes de que puedas pensar, tus pies ya habrán tomado una decisión. La creatividad te llevará más lejos que el cálculo.

Unos meses después de ver a Romário levantar la copa del mundo en el 94, tu entrenador en Grêmio te llamará a su oficina después de un entrenamiento. Te dirá que te llamaron para jugar con el equipo nacional sub-17 de Brasil. Cuando llegues al campo de entrenamiento en Teresópolis, verás algo que nunca olvidarás: Al entrar en la cafetería, te darás cuenta de los afiches colgados de la pared: Pelé, Zico, Bebeto. Estarás caminando por los mismos pasillos que esas leyendas. Te sentarás en las mismas mesas en las que Romário, Ronaldo y Rivaldo se sentaron. Comerás la misma comida que ellos comieron. Dormirás en los mismos dormitorios donde ellos durmieron. Cuando pongas tu cabeza en la almohada antes de dormir, tu último pensamiento será: ¿cuál de mis héroes usó esta almohada?

En los siguientes cuatro años no harás nada más que jugar fútbol. Pasarás tu vida en autobuses y campos de entrenamiento. Es más, desde 1995 hasta 2003, no te tomarás vacaciones ni una vez. Será muy intenso. Pero cuando cumplas 18 años, harás algo de lo que tu papá estaría muy orgulloso. Debutarás con el equipo profesional de Grêmio. Lo único malo es que Roberto ya no estará con Grêmio. Él sufrirá una lesión en su rodilla, lo que cortará su tiempo con Grêmio; después de eso, Roberto se irá a jugar a Suiza. No podrás jugar con tu héroe, pero habrás pasado tanto tiempo viéndolo jugar que sabrás qué hacer y cómo actuar.

En los días de partido, caminarás por el estacionamiento donde tu padre trabajaba como guardia de seguridad en los fines de semana. Entrarás al vestuario al que tu hermano te llevaba cuando eras niño. Te pondrás la camiseta azul y negra de Grêmio. Pensarás: la vida no puede llegar a ser mejor que esto. Pensarás que lo lograste, jugando para el equipo de tu ciudad. Pero allí no terminará tu historia.

El año siguiente jugarás tu primer partido con la selección mayor de Brasil. Algo gracioso sucederá. Llegarás a tu primer entrenamiento con la selección un día después que todos tus demás compañeros de equipo. ¿Por qué? Porque tenías un partido con Grêmio en la final del Campeonato Gaúcho contra Internacional. El capitán del equipo campeón del mundo en el 94 estará jugando con Internacional. Dunga.

Tu jugarás muy bien en ese partido. Así que, cuando llegues al campo para tu primer entrenamiento con Brasil, tus compañeros de equipo (todos esos jugadores que viste en el mundial del 94) estarán hablando de un jugador: el joven pequeño que usa el número 10. Estarán hablando de ti. Estarán hablando de cómo te llevaste a Dunga driblando. Estarán hablando de tu gol para ganar la copa. Pero no te confíes, porque no te lo van a dejar fácil entrenando. Ese será el momento más importante de tu vida. Cuando llegues a ese nivel, habrá mucha gente que esperará mucho de ti.

¿Seguirás jugando a tu manera? ¿O empezarás a jugar de una manera más calculada? ¿Jugarás con menos riesgo? El único consejo que te tengo es que hagas esto: hazlo a tu manera. Sé libre. Escucha la música. Esa será la única manera en la que podrás vivir tu vida.

Jugar para Brasil cambiará tu vida. De repente, se abrirán puertas que nunca pensaste que existían. Empezarás a pensar en jugar en Europa, donde muchos de tus héroes fueron a probarse. Ronaldo te contará sobre la vida en Barcelona. Verás todos sus trofeos, su Balón de Oro, sus premios con el club. En ese momento, querrás hacer historia tú también. Empezarás a soñar con mucho más que Grêmio. En 2001, firmarás un contrato con el París Saint-Germain.

¿Cómo puedo contarle a un niño que nació en un barrio, en una favela, lo que será la vida en Europa? Es imposible. No me entenderías si te dijera. El lapso cuando te mudes a París, luego a Barcelona, y después a Milán, todo pasará muy, muy rápido. Los medios de comunicación no entenderán tu forma de jugar. No entenderán por qué siempre estás sonriendo. La verdad es que siempre estás sonriendo porque el fútbol es divertido. ¿Por qué deberías estar serio? Tu meta es difundir alegría. Lo diré otra vez. Creatividad sobre cálculo.

Mantente libre, y ganarás una Copa Mundial para Brasil. Mantente libre, y ganarás la Champions League, la Liga y la Serie A. Mantente libre, y ganarás un Balón de Oro.

Incluso con todo eso, lo que te hará sentir más orgulloso será cambiar el fútbol en Barcelona con tu forma de jugar. Cuando llegues a Barcelona, Real Madrid será el mejor equipo en la liga española. Para el momento que te vayas de ahí, niños soñarán con jugar “de la manera Barça”.

Presta atención. Tu papel en todo esto va a ser mucho mayor que lo que solo harás en el campo. Cuando estés en Barcelona, escucharás sobre un joven del equipo juvenil. Él usará el número 10 como tú. Él es pequeño como tú. Él juega con el balón como tú. Tú irás con tus compañeros de equipo a verlo jugar con el equipo juvenil del Barça, y, en ese momento, sabrás que él será mucho más que un gran jugador de fútbol. Él es distinto. Su nombre es Leo Messi.

Les dirás a tus entrenadores que traigan a ese joven a que entrene contigo y con el equipo mayor. Cuando llegue, los jugadores del Barça hablarán de él como los de Brasil hablaron de ti. Te quiero dar un consejo. Solo dile: “juega con alegría. Juega libre. Simplemente juega con el balón”. Incluso después que te vayas de Barcelona, el estilo de juego libre seguirá vivo a través de Messi.

Muchas cosas pasarán en tu vida, unas buenas y otras malas. Pero todo lo que pase, se lo deberás al fútbol. Cuando haya gente que critique tu forma de jugar, o por qué sonríes después de perder un partido, quiero que recuerdes una cosa.

Cuando tu padre deje este mundo, no tendrás ningún video de él. Tu familia no tiene mucho dinero, así que tus padres no tienen una cámara de video. No podrás escuchar la voz de tu padre, o escucharlo reírse otra vez. Pero entre sus posesiones, sí hay una cosa que siempre tendrás para recordarlo. Es una foto de él jugando fútbol contigo. Tú estás sonriendo, feliz, con el balón en tus pies. Él está feliz viéndote. Cuando venga el dinero (y la presión y las críticas), mantente libre. Juega como él te dijo. Juega con el balón.

Ronaldinho.

(Carta publicada en The Players Tribune)

Yoko Ono

Querida Yoko:

Tienes 16 años, de manera que has decidido que quieres ser artista a una edad muy temprana. En primer lugar, déjame felicitarte por tu elección. A partir de ahora vas a embarcarte en la existencia siempre mágica de quien es un artista.

El mundo es tu alimento. El mundo va a proporcionarte inspiración ilimitada para tu arte. Contémplalo todo otra vez desde este punto de vista. De pronto, el mundo se convertirá en un lugar distinto, tan interesante y misterioso que te divertirás. Y no olvides compartir tu diversión con todos quienes te rodean.

Como artista, vas a conocer el misterio infinito de la vida y compartirlo con el mundo. Es posible que tu obra tan solo sea comprendida por dos personas y nadie más. No te desanimes. Tan solo puedes sentirte decepcionada cuando no estés satisfecha con tu obra. Nunca te sientas desanimada en función del número de personas que la han visto o del número de críticas recibidas. Tu obra va a seguir existiendo y ejerciendo influencia en el mundo. No solo eso, sino que tu obra va a continuar transformando la propia configuración del mundo con independencia de la fama que consiga o no consiga. Por esta razón, incluso cuando continúes siendo una artista desconocida, pon esfuerzo en lo que hagas y en lo que vayas a aportar. Pase lo que pase, tu obra va a ejercer influencia en el mundo y va a reportarte diez veces esa contribución. Si contribuyes con basura, lo que recibirás será basura. Si contribuyes con confusión, lo que recibirás será confusión. Si contribuyes con algo bello, lo que recibirás será belleza, multiplicada por diez. Así es como funciona el asunto.

En este momento vienes a ser como un árbol en el parque. Tu existencia está ayudando a que la ciudad respire mejor. Así que tómate las cosas con calma y sé tú misma. No te esfuerces más que en ser tú misma. Confía en tu instinto y en tu inspiración. ¡Ve por ello!

Cree en ti misma. Tu vida va a ser espléndida.

¡Te quiero!

Yoko.

(Carta publicada en Dear Me: A Letter to My Sixteen-Year-Old Self, Joseph Galliano)

Hugh Jackman

Querido Hugh:

Se me ha ocurrido escribirte una pequeña nota para ver cómo estás (aunque ya lo sé) y para decirte que ¡¡sí!! Llegará el momento en que superarás el hecho de que Penny te dijera adiós para siempre en la parada del autobús y te preguntarás cómo era posible que llorases cada vez que oías la canción Penny lover, de Lionel Richie.

Y bueno, esas feas espinillas que tienes en la frente también terminarán por desaparecer, aunque no tan rápidamente como te gustaría. Y sí, te dejarán la habitación grande de la casa tan pronto como tu hermano, Ralph, se marche del hogar.

Ahora mismo, las cosas importantes todavía están muy lejos. Voy a decirte unas cuantas cosas que seguramente podrán ayudarte en el futuro. No quiero ser un aguafiestas y darte a conocer de antemano algunas sorpresas, razón por la cual quizá todo esto suene un poco vago.

Las cosas van a ser distintas a como las imaginas. Sé que no tienes una idea clara de lo que vas a hacer con tu vida, y sé que esta circunstancia te está volviendo un poco loco. En particular, cuando casi todos los días te preguntan al respecto. Cuando te pregunten, limítate a sonreír y responde: “Ahora mismo no tengo idea, pero cuando lo tenga más claro te lo diré”.

Para ser sincero contigo, muchas de las cosas que van a ocurrir te dejarán con la boca abierta. No resulta descartable que todo sea mucho mejor de cuanto hayas podido soñar.

¿La vida amorosa? (atención, que viene un spoiler). Conocerás a una mujer maravillosa, y la decisión de casarte con ella resultará la más fácil que tendrás que tomar en la vida. Fíate del instinto.

Escribe un listado todos los días. Un solo listado, con las cinco cosas que te gusta hacer y las cinco cosas que se te dan bien. Estas irán cambiando, pero llegará el día en que encajarán, y ahí estará el camino a seguir. Pero no por ello dejes de seguir escribiendo el listado, para asegurarte de que sigues por el camino correcto.

Tu carácter te lleva a ser duro contigo mismo, a exigirte mucho. Ten cuidado con ese aspecto. Es lo que más fácilmente puede llevarte a descarrilar en la vida.

Hay muchas otras cosas que decir, que sin duda te gustaría escuchar, pero no quiero fastidiarte la sorpresa.

Has tenido muchos golpes de suerte en la vida y vas a tener muchos más. Nunca olvides de dónde proceden esos golpes de suerte.

¡Ah! Y dentro de unos diez años te hará gracia una canción que habla sobre ponerse protección solar. La letra tendrá su motivo y tendrá mucha razón sobre el consejo de ¡¡¡PONERSE PROTECCIÓN SOLAR!!! A ver si captas la indirecta.

Te quiero, Hugh.

P. D. ¡¡¡Compra acciones de Google cuando lo inventen!!!

(Carta publicada en Dear Me: A Letter to My Sixteen-Year-Old Self, Joseph Galliano)

Fernando Alonso

Querido Fernando:

Hay algunas cosas que debes saber antes de entrar en el mundo de la F1. Aquí van algunas: la primera es que vas a conocer gente increíble. Serán los mejores del mundo en su trabajo. Aprenderás muchas cosas de ellos. No solo desde el punto de vista técnico, sino también del humano.

Creo que será un viaje fantástico que tendrás que disfrutar cada minuto. También conocerás a algunos de los hombres más poderosos de la Fórmula 1: Conocerás a Bernie Ecclestone, Flavio Briatore, Ron Dennis, Stefano Domenicali y a Luca di Montezemolo. Todos ellos tienen distinto carácter, su propia visión y filosofía, pero todos están ahí solo para ayudarte y hacerte un mejor piloto, y, también, mejor persona.

Luego, tienes que disfrutar cada minuto, porque la Fórmula 1 es un mundo muy diferente. Vivirás experiencias increíbles en las carreras corriendo contra los mejores pilotos del mundo, las mejores ciudades, los mejores equipos, las mejores marcas, los mejores patrocinadores. No experimentarás otra cosa igual probablemente durante el resto de tu vida.

Otra cosa que estoy seguro que te gustará oír es que te convertirás en campeón dos veces. Ganarás unos cuantos grandes premios, correrás para los mejores equipos del mundo: Renault, McLaren, Ferrari, y estarás cien veces en el podio. Ganarás muchos trofeos que te llevarás a casa.

Al mismo tiempo, construirás un museo con todos los trofeos, todos los coches, con todas las cosas que recopiles durante muchos años en el mundo del motor. Creo que deberías saber esto antes de ir a la Fórmula 1.

(Carta publicada en Fórmula 1)

Victoria Beckham

Querida Victoria:

Sé que estás luchando en este momento. No eres la más bonita, ni la más delgada, ni la mejor bailando en la universidad Laine Theatre Arts. Nunca has encajado correctamente, aunque estás compartiendo tu dormitorio en la escuela de Surrey con chicas realmente agradables. Tienes acné. Crees que el director te ha puesto al final del espectáculo de fin de año (en un leotardo de licra morado humillantemente brillante) porque estás demasiado gorda para ir al frente (esto puede o no ser cierto).

Hay una cabina telefónica roja afuera de la escuela y acabas de llamar a tus padres, llorando: “no puedo hacer esto, extraño mi hogar, no soy lo suficientemente buena”. Y mamá te ha dicho que vayas a casa. “Iremos a Lakeside y compraremos un nuevo par de zapatos”, dijo. Suena tentador. Pero entonces, papá se puso al teléfono: “quédate allí, demuestra que todos están equivocados”. Si hubieras escuchado a mamá, hubieras ido a Lakeside (los zapatos son importantes, pero no ahora). Sería la solución fácil. Y te escribo para alegrarte, para ofrecerte consuelo y aliento, y para decirte que, a tus 18 años, seas fuerte.

No te has olvidado de cuando te intimidaban en la escuela, ¿verdad? ¿Recuerdas ese primer día en la escuela secundaria? La mayoría de los niños usaba sus propios abrigos y tenía la última bolsa de moda, pero tú no. Equipada con el uniforme completo de St. Mary’s High School, te quedaste en el patio de recreo mientras otros adolescentes que pasaban te arrojaban pañuelos empapados y viejas latas de Coca-Cola que sacaron de los charcos. Pero “la piel gruesa” que desarrollaste ya te está ayudando, y lo hará por el resto de tu vida.

Tu complexión se resolverá sola (de hecho, lanzarás tu propia marca de maquillaje). Tan pronto como terminen los años ochenta, tu permanente se extinguirá y tu peso se estabilizará. En la escuela comerás fideos y cajas de Frosties porque dicen que no tienen grasa, y soportarás muchas otras dietas tontas de moda (incluida una adicción a los jugos verdes). Pero aprende a aceptar tus imperfecciones, eso es lo que quiero decirte. Deja que tu piel respire, usa menos maquillaje (¡y nunca dejes que ese maquillador afeite tus cejas! Los efectos durarán para siempre). Siempre serás adicta al aerosol para el cabello de Elnett, pero lo controlarás. Y probablemente debería decir: no te metas con tus senos. Todos esos años lo negué, qué estúpido. Una señal de inseguridad. Solo celebra lo que tienes.

Responde al anuncio en The Stage sobre candidatos para formar una nueva banda de chicas. Haz fila alrededor de la cuadra y audiciona para cambiar tu vida. Te encantan los musicales: Miss Saigón, Cats, Starlight Express y Los miserables, por lo que interpretarás Mein Herr de Cabaret, mientras todos los demás cantan una canción de Madonna. Todavía no has oído hablar de Internet, el correo electrónico o los teléfonos inteligentes. Tampoco has perfeccionado el arte de la selfi para Instagram (ni siquiera podrás encender una computadora en ese momento, y papá todavía conducirá a Londres para enviar un télex). Pero un día encontrarás tu actuación de esa audición nuevamente en línea y, al mismo tiempo, descubrirás que tu nombre muestra 47 800 000 resultados de búsqueda en Google.

Los jueces de la competencia te juntarán con otras cuatro chicas, todas inadaptadas a su manera. Juntas, lo harán tan bien que ofrecerán algo completamente diferente. Y, como las Spice Girls, venderás 75 millones de discos. No puedes imaginar tu vida futura en este momento. Viajarás en aviones privados, visitarás países increíbles, te alojarás en hoteles fantásticos (al principio, robarás los minichampús, geles de ducha y acondicionadores de baño del hotel, pero pronto te darás cuenta de que gotean en tu maleta, a menudo desastrosamente). Irrumpirás en las oficinas de las personas, saltarás a las mesas en los hoteles y te volverás loca (aunque también serás tú quien compruebe que la mesa no colapsará). Conocerás a Nelson Mandela, Mariah Carey y Elton John. Pero, por favor, te lo ruego, lleva un diario. Habrá muchos momentos increíbles, y pronto los olvidarás.

También habrá días de inactividad y días malos. A menudo estarás tan ocupada que estarás en un país diferente todos los días. Y, siendo joven y un poco tonta, te sentarás en las habitaciones de hotel y te quejarás sobre estar cansada. Sal y ve el país donde estás. Ve a galerías, ve a museos. Empápate de la cultura. Tienes suerte de estar allí. Si no te unes a las Spice Girls, siempre serás esa persona insegura en ese pequeño caparazón, y nunca te convertirás en quien realmente eres. Con esto en mente, sé amable, sé cortés, sé considerada con los sentimientos de los demás, porque sé que cada uno de nosotros se sentaría aquí, ahora, y diría que no es el principal culpable, pero no nos apreciamos por completo gran parte del tiempo. Practica lo que predicas cuando cantas “la amistad nunca termina”, y celebra la singularidad de todos.

Te divertirás mucho con tu ropa: trajes de PVC, gargantillas que dicen cosas absurdas, cabello rubio puntiagudo extraño. Nunca se te ocurrirá que pareces ridícula. Aparecerás en las ceremonias de premios remembrando a una drag queen. Pero volteo hacia atrás para verte y sonrío. Eso le agregará interés a tu vida para ir de un extremo a otro. Me encanta el hecho de que te sientas libre de expresarte. La moda adquirirá un peso adicional algún día, pero trata de no asfixiarte. Aprenderás, a medida que madures, a cambiar los tacones por zapatillas de deporte Stan Smith, y minivestidos por camisas blancas almidonadas. Y nunca serás una de esas personas que simplemente se levantan de la cama. Usarás muchas gafas de Sol, incluso en interiores, y especialmente en aeropuertos. Convertirás un atuendo que parece nada en algo bastante coordinado y genial. Realmente te van a gustar los lentes estilo aviador (así que, ¡un día desarrollarás tu propio modelo!).

Sobre novios y amor duradero: aprende más sobre fútbol, ​​especialmente sobre la regla del fuera de juego. Y sí, el amor a primera vista existe. Te sucederá en la sala de jugadores del Manchester United, aunque te emborracharás un poco, por lo que los detalles exactos son confusos. Mientras los otros jugadores de fútbol se paran en el bar bebiendo con sus compañeros, verás a David junto a su familia (ni siquiera está en el primer equipo en esta etapa, tú eres la famosa). Y tiene una sonrisa tan linda. Tú también estás cerca de tu familia y pensarás en que él se siente como tú. Él te va a pedir tu número (todavía tiene el boleto de avión de Londres a Mánchester en el que lo escribió). Me temo que la mayoría de sus primeras citas serán en estacionamientos, lo que no es tan horrible como parece. Es porque tu mánager, Simon Fuller, te advertirá: “no dejes que nadie los vea juntos o te acosarán”. En ese momento, no entenderás por qué.

Serás muy, muy famosa, tanto por la banda que formes como por el hombre con el que te cases, y luego por un negocio de moda que lanzarás con tu propio nombre. Te acostumbrarás a la fama. Aunque no puedes establecer un precio por perder la privacidad, aprenderás a usar la celebridad en tu beneficio. Para las cosas buenas. Por caridad. Algún día tendrás el privilegio de hacer campañas en nombre de las Naciones Unidas para ponerle fin a la transmisión maternoinfantil del VIH y el SIDA en África. Y la gente escuchará. Los cambios sucederán. Eso no quiere decir que no te verás afectada por lo que veas acerca de ti misma en la prensa. Te dolerá cuando la gente comente sobre tu peso. Continuará molestándote a cualquier edad que tengas, porque las mujeres somos muy duras con nosotras mismas.

Los paparazzi se convertirán en parte de tu vida, con sus largos lentes de cámara esperando. Algunos son agradables, otros no. Pueden hacer llorar a tus hijos, o pueden hacerte un cumplido, pero no podrás controlar cada imagen que publiquen. Cuando estés embarazada de Brooklyn, te tomarán una foto sentada junto a la piscina en el Hotel Four Seasons en Los Ángeles con un bikini blanco y negro, y la imagen aparecerá en la portada de un periódico británico. Es una imagen desagradable y tan perturbadora que durante el resto del recorrido apenas saldrás del hotel o te sentarás afuera. Y aún ahora soy igual. ¿Me relajo en la playa en bikini? No. Todavía soy muy autocrítica, y por eso puedo ser un poco nerviosa. Mi yo de 60 años probablemente me diría lo mismo que te diré ahora: diviértete un poco más. Sé menos consciente de tu imagen. Aprende a relajarte. Vas a cometer errores, por supuesto que sí. Serás súper, súper exitosa, pero descubrirás que puedes perderlo mucho más rápido de lo que puedes ganarlo. Esa es una lección difícil de aprender. Colectivamente, ahora que lo veo, las Spice Girls fueron víctimas de nuestro propio éxito, creyendo que podíamos hacer cualquier cosa, que el cielo era el límite, que podíamos hacerlo todo por nuestra cuenta. Aprenderás de eso y, cuando tengas otra oportunidad, no la perderás nuevamente.

Sobre ser madre: una vez que eres padre, te preocupas. Y vas a tener cuatro, ¡eso es mucha preocupación! A mamá le gusta decir: “puede que tengas 42 años, pero todavía me preocupo por ti”. Los niños significan que estarás constantemente cansada y desarrollarás grandes bolsas debajo de los ojos. Tus hijos siempre serán lo primero, pero nunca olvides quién eres y lo que quieres lograr. ¿Es posible tenerlo todo? ¿Ser una madre trabajadora exitosa? Escucharás estas preguntas que hacen muchas mujeres a medida que envejecen. De lo que te darás cuenta es que, trabajando duro, pero siempre poniendo a la familia primero, será posible lograr ese equilibrio. Nada será perfecto, pero solo ahora he aprendido a apreciar todo lo que tengo y todo con lo que he sido bendecida. Y estoy feliz.

Una cosa sobre el día deportivo de la escuela: nunca uses tacones y pantalones acampanados si tienes que participar en la carrera de madres. Y nunca le creas a otra madre cuando diga que se quedará contigo al final de la carrera, porque ella no lo hará. Y cuando anuncien “es la participación lo que cuenta”, no lo será. Se trata de ganar. Gritarás en casa, pero nunca en el trabajo. Sé una buena jefa. En definitiva, ve con lo que piensas, pero no asfixies a los talentosos (si no lo son, entonces, admito que te sentirás frustrada, ya que no eres muy tolerante).

Sobre el matrimonio: ten paciencia. Muérdete la lengua. Sé su apoyo y preserva un poco de mística. Nunca te dejes a un lado por completo (al menos cepíllate el cabello, lávate los dientes, ten un poco de ceja porque siempre querrás que te mire y se sienta atraído). Siempre hagan tiempo el uno para el otro. Porque, si no lo haces, ¡todo girará en torno a los niños y no estoy segura de lo sexi que eso es! Y no olvides a la persona de la que te enamoraste. Seguirás a tu esposo por todo el mundo, mudándote de Mánchester a España, y luego a América. En España te deleitarás al verlo disfrutar tanto de sus mejores días futbolísticos. España también es donde sentarán las bases de su propia marca de moda, colaborando con otros en vaqueros y gafas de sol.

Pero necesito advertirte: gran parte de tu tiempo allí será realmente difícil. No tengo miedo de decir ahora que fue un momento terriblemente difícil. La gente dirá cosas horribles. Serás un hazmerreír. Cada vez que enciendas la televisión o veas un periódico, parecerá que alguien está molestándolos a ti y a tu familia. Aprenderás cuán malas pueden ser otras mujeres (y eso te enseñará a apoyar a las mujeres que te rodean, a llevarlas en un viaje contigo). Otros se romperían bajo la presión, pero tú no lo harás. Usa ese tiempo para cerrar tu mente, concentrarte, trabajar duro y proteger a los niños. En las relaciones, las personas te pondrán obstáculos, y tú los esquivarás o te tropezarás. Nunca discutirás con David sobre cuántos hijos quieren ambos; no se lo dicen el uno al otro. “¿Dónde viviremos?”; no discutas nada de eso porque serás joven y estarás enamorada. Incluso cuando no necesariamente quieran lo mismo, su apoyo mutuo significará que se mantendrán unidos y crecerán juntos. Y valdrá la pena.

La mayoría de los días, mirarás tu vida y pensarás: “¡guau! Nunca fui yo quien se suponía que debía obtener todo esto”. Quiero decirte que todavía me siento así ahora. Hace poco estuve en Nueva York para la sesión de fotos de la revista británica Vogue en un ático del hotel Carlyle. Miré por la ventana y pude ver el Sol brillando, y todos los taxis amarillos debajo, y me pellizqué. Vas a tener muchos de esos momentos. No los des por sentado.

(Carta publicada en Vogue)

Bono: consejos que las celebridades se darían a sí mismas

  • Carrie Fisher: “si hay una opción entre compañía y cualquier otra cosa, especialmente carrera, elige compañía. Es lo único que tiene el potencial de durar. Elige la carrera y pasarás cantidades de tiempo irracionales intentando parecer más joven de lo que eres y sintiendo que no estás teniendo éxito. La fama no es aceptación”, declaró.

  • Antonio Banderas: “Me diría que no tenga tanta prisa por crecer”, afirmó.

  • Alice Cooper: “Las ‘chicas malas’ son emocionantes durante unos 5 minutos... Mantente atento a una chica de iglesia realmente buena. Entonces, tendrás lo mejor de ambos mundos”.

  • Blake Lively: “me animaría a amarme y a luchar por mí misma tan fuerte como luché por otras personas”, dijo.

  • Britney Spears: “casarse nunca debe ser la prioridad, ese es probablemente el mejor consejo que podría darme”, declaró.

  • Jennifer Lopez: “me diría que me ame, porque cuando nos amamos, tomamos buenas decisiones. Cuando no lo hacemos, no estamos enfocados y tomamos malas decisiones. Aprendí esa lección de la manera difícil”, expresó.

  • Reese Witherspoon: “me diría que nadie vendrá a salvarte y tendrás que salvarte a ti mismo. Y también que ninguna relación, ningún hijo, madre o padre resolverá tus problemas”, mencionó.

  • Demi Lovato: “diría que eres hermosa como eres, y que no te concentres en nada más que en tu salud mental y física, antes del trabajo. Ponlo antes que todo porque eso es lo más importante, cuidar de uno mismo”, dijo.

  • Robert Pattinson: “Yo no me diría nada, no sé si eso es una buena señal o no”, señaló.

Y tú, ¿qué le dirías a tu “yo” más joven? ¿Cuáles serían tus consejos para él o ella? ¿Cuál de estas cartas te conmovió más? Cuéntanos en los comentarios.