Genial
Genial

Qué está pasando con los premios Óscar y por qué solo garantizan un aumento en los honorarios de los actores, pero no el amor del público

La ceremonia número 94 de los premios de Óscar se llevará a cabo el 27 de marzo. Diez películas competirán por la nominación a la “Mejor película”. Sin embargo, a pesar de que el Óscar se sigue considerando uno de los premios más prestigiosos y populares de la industria cinematográfica, cada año surgen más reclamos hacia él y el número de espectadores disminuye.

Nosotros en Genial.guru decidimos explicar por qué los premios Óscar cada vez más despiertan dudas tanto en los críticos profesionales como en la mayoría de los espectadores. Al final, encontrarás un bono que te adelantará sobre nuevas reglas del premio válidas a partir de 2025.

Sistema de votación poco transparente e incomprensible

El hecho es que los representantes del jurado son miembros de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas y sus nombres se desconocen. Actualmente, el número de académicos que tienen derecho a votar es superior a los 9 mil y un tercio de ellos han sido nominados a los premios en varias ocasiones.

Las principales quejas, que en los últimos años han sonado con más fuerza y con frecuencia, son la ausencia de género, raza y en general, cualquier tipo de diversidad entre los miembros del jurado. Y se debe decir que eso es bastante cierto. En consecuencia, el Óscar ha resultado ser un reflejo de los gustos promedio de un grupo reducido de personas bastante persistentes en sus preferencias como consecuencia de su estado social, género y edad. Además, convertirse en miembro de la academia no es muy fácil. La selección se realiza anualmente y para obtener una invitación se necesita que la candidatura sea apoyada por dos miembros actuales. Al mismo tiempo, debe ser un miembro destacado de la industria cinematográfica moderna.

Como resultado, en la academia reina una atmósfera de relaciones no muy estrechas pero sí de un club completamente privado. Debido a falta de transparencia del sistema de votación se puede transmitir la impresión de que la academia funciona exclusivamente para “los suyos” y que detrás de las decisiones se encuentra la élite de la industria cinematográfica, pero de forma anónima.

La cereza del pastel es el hecho de que, todos los años, las editoriales estadounidenses publican materiales en los cuales se afirma que algunos miembros de la academia incluso ni siquiera han visto todas las películas nominadas al Óscar.

Los Óscar se han vuelto predecibles

Es posible que hayas escuchado la expresión: Oscar bait. Esta frase no es una casualidad y se ha convertido en un cliché. Supuestamente, con el paso del tiempo, se ha generado la fórmula perfecta para que una película tenga todas las posibilidades de obtener el prestigioso premio. Así, para ganar se necesita patetismo, un mensaje pertinente, una historia desgarradora y una poderosa actuación.

Por supuesto, los cineastas no son tan cínicos como para hacer sus películas bajo el modelo para obtener un Óscar, pero aún así, conseguir dinero de los productores para una historia potencialmente ganadora es mucho más fácil. Un excelente ejemplo de esto es la película El club de los desahuciados, la cual cumple con todos los criterios y cuya victoria fue evidente, prácticamente, después del lanzamiento del tráiler.

Esto no significa que los ganadores no sean talentosos o merecedores de un premio, simplemente, a veces los resultados son muy predecibles y esto priva a la ceremonia de intriga.

En algunos casos, por largos períodos, hay actores realmente talentosos que no obtienen el premio

No vamos a mentir, casi todas las estrellas de Hollywood sueñan con obtener el premio. No obstante, hay unos cuantos actores y actrices especialmente “afortunados” porque año tras año son nominados al Óscar pero, finalmente, a la anhelada estatuilla se la lleva alguien más. La situación de Leonardo DiCaprio es un ejemplo. Se quedó durante 22 años sin premio, incluso, en algún momento se convirtió en un meme. El actor tenía decenas de buenas actuaciones y algunos de sus colegas ya habían ganado un Óscar, tan solo por aparecer en pantalla unos cuantos minutos.

De igual modo, aún quedan brillantes profesionales para recibir la estatuilla dorada: Amy Adams, Edward Norton, Will Smith, Monica Bellucci, Tom Cruise, Glenn Close (quien por cierto, ha sido nominada al premio 8 veces) y Johnny Depp.

No está claro por qué se produce esta extraña situación. Sí, algunos de los actores se han convertido en rehenes de un papel, otros, simplemente rechazan “trabajar por un premio”, es decir, a acudir a los correspondientes eventos y otros simplemente tienen mala suerte. Pero el hecho es que esta injusticia, por supuesto, no puede dejar a los fanáticos indiferentes.

Entre los candidatos hay muchas películas pasajeras

Desde finales de los años 2000, en la categoría “Mejor película”, en lugar de nominar 5 películas han comenzado a nominar 8-10 filmes. Sin embargo, no es tan fácil filmar 10 películas realmente buenas y que sean dignas de un Óscar en solo un año. Por supuesto, entre las películas nominadas hay verdaderas obras de arte, pero en general, existe la sensación de que el porcentaje de películas pasajeras es bastante alto. Es dudoso que el público en masa vuelva a ver películas que se han convertido ganadoras en años anteriores. Es verdad que Nomadland es una buena película pero aún así no pudo conquistar el corazón de millones de espectadores, como lo hicieron películas como Titanic, Forrest GumpBelleza americana.

Además, las últimas cifras demuestran que, hoy en día, los espectadores no conocen la mitad de las películas nominadas al Óscar, a pesar de que muchas películas estuvieron proyectándose en cines o se podían ver en plataformas de streaming.

Para despertar de alguna forma el interés del público en los premios anuales, ese año, se implementó una innovación en forma de votación en línea. La academia lo lanzó junto con Twitter para que los internautas pudieran elegir, según ellos, a la película del año. Al final, las favoritas fueron películas que en general no habían sido mencionadas por la academia: el musical Cenicienta y las películas Minamata, Liga de la Justicia de Zack SnyderSpider-Man: Sin camino a casa.

Los Óscar han dejado de ser un potente espectáculo y se han convertido en un evento largo y trivial

Por desgracia, la audiencia de la ceremonia es cada vez menor. El año pasado el número de espectadores cayóun mínimo récord: la transmisión fue vista por menos de 10 millones de personas. ¿Por qué pasó esto? Se tienen diferentes opiniones al respecto, pero muchos expertos sugieren que los organizadores del evento no lograron cumplir las expectativas de la audiencia moderna. Anteriormente, la ceremonia era un gran evento con brillantes números, chistecillos y presentadores memorables. En los últimos años, se ha convertido en un espectáculo para los suyos: largos discursos, ausencia de números musicales y sin presentador.

Asimismo, la ceremonia ha sido acusada por el hecho de fomentar la así llamada burbuja de Hollywood. Esta ya no es tanto una celebración del cine, sino un evento glamouroso e inaccesible. En la realidad contemporánea, se tiene la sensación de que Hollywood ha sobrealimentado a los espectadores con un culto fuera del alcance y el mito de las estrellas de alto nivel ha dejado de cumplirse con el programa actual.

Bono: desde 2025 las películas nominadas tienen que seguir criterios estrictos

Hace poco se han anunciado las nuevas reglas que los directores deben seguir si quieren que su película se nomine como “la mejor”. Según las novedades, a partir de 2025 es necesario cumplir con estos requisitos: al menos uno de los actores principales debe pertenecer a una minoría étnica, al menos el 30 % de los actores deben ser mujeres o representantes de minorías, y el tema principal de la película debe estar dedicado a los problemas de estos grupos. Además, los miembros de la academia actualmente no solo le prestan atención a la película final, sino también a todo el proceso de filmación. Por otro lado, se debe respetar el principio de diversidad.

Por un lado, este es un paso en la dirección correcta, porque estas innovaciones brindan una oportunidad para muchas personas talentosas. Por otro lado, la presencia de reglas estrictas puede afectar el proceso creativo. Al fin y al cabo, no es tan fácil crear obras maestras cuando hay alguien que dicta qué filmar, a quién y cómo.

¿Qué opinas del premio Óscar? ¿A quién de los nominados elegirías?

Genial/Famosos/Qué está pasando con los premios Óscar y por qué solo garantizan un aumento en los honorarios de los actores, pero no el amor del público
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos