15 Historias sobre taxistas tan geniales que dan ganas de darles no 5 estrellas, sino 10

Historias
hace 2 años

Algunos taxistas resultan ser tan extraordinarios que convierten un viaje común en toda una aventura, y además tratan a sus clientes con amabilidad y cariño. Los pasajeros que viajan con ellos no pueden olvidarse de esta experiencia durante mucho tiempo, por lo que tratan de compartirla rápidamente en las redes sociales.

En Genial.guru quedamos impresionados con los taxistas que resultaron estar lo más orientados al cliente posible. Hasta el autor del artículo recordó su historia sobre un viaje genial, la puedes encontrar al final.

  • Trabajé un tiempo de taxista. Una bonita noche, una chica guapa se subió al auto. El viaje fue un éxito y luego hice otros 8-10 pedidos. Por la mañana llamaron los controladores, me dijeron que la chica había perdido su billetera en alguna parte, y me pidieron que por favor lo verificara. La billetera había quedado abierta en el asiento trasero de mi auto. Le llevé la billetera, pero no escuché ni siquiera un “gracias”. Pero yo, por mi parte, quisiera agradecerles a quienes viajaron ese día y no la tocaron. © Oídoporahí / VK
  • El otro día viajaba en un taxi, mi estado de ánimo era nulo, tenía muchos problemas, estrés, también estaba mensajeándome con una amiga, nos peleamos y rompí a llorar. El taxista lo notó. Al principio se quedó incómodamente en su asiento, luego ofreció poner alguna música estimulante. No dije nada. Dejó el teléfono en el soporte y encendió la versión de karaoke de la canción de Shrek “Somebody Once Told Me”. Al principio, él mismo cantaba con una voz bastante agradable, mirando por el espejo primero al camino, luego a mí. Desde el coro, me conecté con él y terminamos la canción juntos. Resultó de alguna manera tan bueno que me sentí un poco mejor. Le puse 5 estrellas. © Habitación № 6 / VK
  • Perdí mi teléfono hace 8 meses. Hoy me subí a un taxi y el chofer dijo: “Espera un minuto, tengo algo para ti”. Y me entregó mi teléfono perdido. Resultó que la empresa no quería lidiar con eso, por lo que el taxista decidió guardar el smartphone encontrado y esperó la oportunidad en que volviera a llevarme a algún lado. El dispositivo era viejito, por lo que se descargó rápidamente y no pude comunicarme con él para encontrarlo antes. Me sorprendió que se acordara de mí y que hubiera guardado el teléfono durante tanto tiempo. Lo recompensé por tanta amabilidad. © shaysade_ / Twitter
  • Hace unos 8 años, regresaba del trabajo tarde por la noche. Me quedé sola en la parada del autobús durante 30 minutos, y ya era otoño, oscurecía temprano y acababa de cobrar el sueldo, la situación se volvía aterradora. Llamé a un taxista que conocía y se había ido de viaje, no trabajaba. Ya tenía ganas de llorar. Pero después de 2 minutos volvió a llamar y dijo que le había pedido a su amigo taxista que me fuera a buscar. Así que esta persona totalmente ajena salió corriendo de su casa y me llevó por monedas. © Victoria M / Genial.guru
  • Le pedí al taxista que fuera lo más rápido posible, a lo que respondió: “Con mucho gusto”. Parecía como si estuviéramos viajando a la velocidad del sonido. Le puse 5 estrellas. © sarahschauer / Twitter
  • Estaba viajando de un extremo de la ciudad al otro. Llamé a un taxi con precios económicos. El camino resultó largo. El chofer era hablador. Contó cómo ascendió a un puesto de responsabilidad y luego entró a un negocio, y ahora tenía un par de tiendas de perfumería caras en el centro de la ciudad. Y que trabajaba de taxista solo a veces, ya que le gustaba conducir y comunicarse con la gente. Lo escuché, a veces participaba en la conversación, pero no creía en los milagros. Al final del viaje, dijo: “Entiendo que pienses que yo inventé todo, porque este es un mito estándar sobre los taxistas. Pero aquí tienes la tarjeta de mi tienda con mi número, por si vuelves a necesitar hacer un viaje largo o ir a la provincia”. © DaddyD / Pikabu
  • Fui a la casa de un amigo en taxi. Abrí la puerta del auto y vi que había unas pequeñas botellas de agua, jugos y galletas. El educado conductor me dijo que me sirviera. Solo tomé una galleta y, por curiosidad, pregunté si los taxis siempre tienen tales comodidades. Dijo que por lo general no existe tal cosa, pero lo copió de los taxistas de Estados Unidos y decidió armar algo parecido en su auto. Le pregunté cuál era el beneficio y me respondió: “Muchas personas se preocupan y entran en pánico por varias razones, pero un poco de agua, jugo y bocadillos pueden ayudar a animarlos. Entonces los pasajeros se sienten mejor al final del viaje”. No pude dejar de pensar en eso durante toda una semana. Este fue el mejor taxista de mi vida. © Durgesh Baranwal / Quora
  • Llegaba tarde a un examen y pedí un taxi. Cuando llegamos, me di cuenta de que había olvidado la billetera con dinero en mi otro bolso. Se lo dije al chofer, a lo que él me respondió: “¡Dame tu teléfono!”. Estaba espantada, el teléfono era nuevo, le dije: “Un segundo, solo sacaré la tarjeta SIM”. Pero él me dijo: “¿De qué estás hablando? Dame tu número de teléfono, pasaré por la tarde y me das el dinero”. ¡Y encima me dio dinero aparte para que no pasara hambre! Se lo devolví todo. © Oídoporahí / VK
  • Llegué a Nueva York e iba a visitar a una amiga en Brooklyn. Otra amiga también acababa de aterrizar y dijo que llegaría más rápido que yo. Le informé de esto a mi taxista y él respondió: “Vamos a ganarle”. Y llegamos primero. Fue increíble. © VelmaKellyRox / Twitter
  • Mi hija y yo fuimos a un concierto para niños. Pedí un taxi. Llegamos al lugar y me di cuenta de que había olvidado mi teléfono en el auto. Estaba confundida, no sabía qué hacer: no tenía cómo llamar a la línea de atención. Además, las entradas electrónicas estaban en el teléfono. Me acerqué al personal de seguridad del concierto, les expliqué la situación y no estaban muy contentos, pero nos dejaron entrar. Nos sentamos con la niña y luego me di cuenta: ¡me podría llamar a mí misma! Le pedí el teléfono a un desconocido que estaba a mi lado y llamé: “Hola, hola, dejé el teléfono en su auto”. A lo que me respondieron: “Sí, lo sé, ya estoy parado aquí, salga al pasillo”. Resulta que había encontrado mi teléfono y regresó a la sala de conciertos a donde nos había traído. Posteriormente, disfrutamos del concierto con calma y luego le mostramos las entradas al personal de seguridad. © ksushacvetochek / Pikabu
  • A las 4 de la mañana, estaba llevando a una señora mayor de 70 años a la estación. Llegamos y la señora dijo que tenía que recibir a una persona y luego teníamos que regresar, pero necesitaba ayuda con el equipaje. Ya en la estación, dijo que estaba recibiendo a su hijo, que llevaba 6 años enfermo y tenía una prótesis. La ayudé a sacar las maletas y las llevé al auto. Y mientras regresábamos, la señora dijo que ahora no sabía cómo vivir solo de la pensión y cuidar a su hijo. Los ayudé a llevar las maletas hasta el departamento y la señora preguntó: “¿8 dólares por la ida y otros 8 por la vuelta, verdad?”. Yo le dije: “8 en total está bien”. La señora se sorprendió, me dio 15 dólares y dijo: “Dile a tu madre que se enorgullezca: educó a un buen hijo”. © GelionOZ87 / Pikabu
  • Solo mira a qué clase de taxi me subí.
  • Tuve una infección ocular hace un par de semanas. Logré sacar un turno con el médico solo después de unos días. El ojo estaba hinchado en ese momento y estaba muy preocupada. El taxista notó que me dirigía al hospital y me preguntó si iba al trabajo. Le respondí que tenía un turno. Entonces este chofer, que no me conocía y probablemente nunca me volvería a ver, de repente se dio la vuelta y dijo: “No te preocupes. Estoy seguro de que todo saldrá bien. Te mejorarás”. Necesitaba escucharlo tanto. E incluso derramé una lágrima. © Sanjana Shankar / Quora
  • Estábamos en el extranjero y pedí un taxi. Llegó un hombre pelirrojo de pelo rizado. Y se parecía mucho al poeta Pushkin, tanto en el cabello como en la apariencia en general. Le dijimos en inglés que se parecía a un escritor. El taxista se rio y respondió: “Lo sé”. Y luego comenzó a recitar los poemas de Pushkin. Todos estábamos, por decirlo suavemente, atónitos. © Oídoporahí / VK
  • Una vez me subí a un taxi. Después de unos minutos de silencio, me puse los auriculares. El chofer empezó a cambiar la radio y yo ya estaba preparada para escuchar algún tipo de cumbia. Apenas había comenzado a elegir una lista de reproducción, cuando de repente escuché algo incomprensible. Me saqué un auricular y me di cuenta de que el taxista había puesto un audiolibro. Y después de unos minutos más, entendí que era “La sala número 6”, de Chéjov. De inmediato puse los auriculares en mi bolso y pasé el resto del viaje asombrada por lo que estaba sucediendo, escuchando a grandes escritores. Luego, por primera vez, escribí una reseña amable en la aplicación de taxis, además de dejar una alta calificación.

¿Qué tan orientados al cliente fueron los taxistas que tuviste la oportunidad de conocer?

Imagen de portada Oídoporahí / VK

Comentarios

Recibir notificaciones

Yo también viajé en un taxi con agua, galletas, chicles y algunos dulces :)

-
-
Responder

Muy bueno el taxista que se fió de la chica que olvidó la billetera en su otro bolso

-
-
Responder

Lecturas relacionadas