17 Historias con giros tan inesperados que los guionistas de Hollywood se quedan cortos

Historias
Hace 4 semanas

Ya estamos acostumbrados a las series con un argumento retorcido y a veces solo resoplamos ante el hecho de que el guionista se haya pasado de listo. Sin embargo, hay historias tan apoteósicas en la vida que algunas películas no tienen nada que envidiarles.

  • Una amiga me lo contó. “Salía con un chico. Era muy simpático. Y un día íbamos caminando por una acera estrecha, yo delante. Medio minuto después, me doy la vuelta, pero el chico no está. Llamo, grito, su teléfono está apagado. Nos pusimos todos nerviosos, lo buscamos con la policía, nada, es como si lo hubiera tragado la tierra. Un año después, de repente sus padres dicen que ha aparecido. Vive a mil kilómetros. Al preguntarle: “¡¿Qué demonios?!”, dijo que de repente se hartó de todo y decidió cambiar algo en su vida. Y lo hizo.
  • Mi esposo y yo rompimos cinco veces antes de casarnos. Una vez duró casi un año. Tuve sueños. Empecé a ver a otro chico. Y me gustaba. Pero siempre tuve el mismo sueño: estoy en casa de mi abuela en el pueblo, en una casa vieja. Y fuera de la ventana mi esposo camina y llama a la casa, pero yo no le dejo entrar. Y en mi alma siento una punzada de añoranza. Me despierto y pienso que no puede ser que volvamos a estar juntos. Y así ha sido durante un año. Me saqué el carné de conducir, conseguí un trabajo interesante y me sentí tan orgullosa de mí misma que quise compartir este sentimiento. Fue en ese momento cuando me di cuenta de que quería contárselo todo a él, para que apreciara mi alegría. Así que tuve que escribirle. Él se alegró, así que todo empezó de nuevo, con un nuevo vigor. Así sucede.
  • Después de algunas citas en el instituto, mi futuro marido y yo nos perdimos durante mucho tiempo. Un día subí al autobús después de otra entrevista de trabajo. Me senté delante con los auriculares puestos. Sentí que me tocaban el hombro. Era él. Estaba en la parte de atrás con un compañero y estaban hablando de mí. © Unknown author/ Reddit
  • Conocí a mi futura esposa como en una película. Estábamos los dos en una cafetería y, cuando estiro el brazo para agarrar la crema, su manga me pilló el café y se derramó por todas partes. Hasta ese momento, no habíamos reparado el uno en el otro. En cuanto nuestras miradas se cruzaron... ¡una tormenta de chispas! Me compró otro café y charlamos durante horas. Y hace poco nos casamos. © BionicGimpster / Reddit
  • Yo, casada, salí en mi hora de almuerzo para encontrarme con mi ex (nada del otro mundo, solo una conversación). Estábamos sentados en una cafetería. Entró mi colega, con quien estaba a punto de tener un romance antes de casarme, con un ramo de rosas blancas. Me las dio y me besó. No me lo esperaba tanto que no tuve tiempo de apartarme de sus labios. Y allí estaba, en shock, mi ex estaba en shock, y mi esposo, si se enterara, también estaría en shock. El colega (que al parecer esperaba encontrarme con mi esposo) también estaba en shock. Y la gente nos miraba. ¡Es como si estuviera en una película! Surrealista.
  • Estudié para dramaturga. Un viejo amigo mío, para matemático. Un día estábamos paseando y nos enzarzamos en una acalorada discusión. Dijo que todo el mundo puede escribir sin necesidad de tener una carrera universitaria, así que le ofrecí una apuesta. Yo soy el cliente, él es el escritor. Exijo un drama mocoso. Si lo escribe bien, ha tenido razón y recibo una colleja de su parte, y si lo escribe mal, viceversa. Lo hizo. Un guión sobre un matemático enamorado de una chica dramaturga. Lo escribió mal, pero en vez de una colleja, conseguió nuestro primer beso. El destino nos separó, pero pienso en él e inmediatamente siento calor.
  • Yo estaba en la universidad y me encontré con un conocido que no había visto en más de un año. Quería que conociera a su amigo. Yo no estaba muy interesada, pero quedé con esa persona y tuvimos una charla rápida. Unos meses más tarde, conocí a un chico en las redes sociales y llegamos a una cita. Durante la cita, nos dimos cuenta de que ambos conocíamos a la misma persona. El mismo conocido que nos unió antes. ¡Llevamos 10 años casados! © psychkitty / Reddit
  • Conocí a un hombre, salimos a una cita, ¡y por la mañana me pidió que me casara con él! Me quedé de piedra, solo conocía mi nombre. Decidí desanimarlo y le dije: “Pues, mira, cocino poco y tengo muchos gatos en casa”. ¡Pero él estaba de acuerdo con todo esto! Pensé que estaba loco. Y de repente resultó que era mi seguidor en las redes sociales, me observaba durante mucho tiempo, se enamoró y decidió conocerme. Extraña situación, pero en ese momento en mi vida era todo tan malo, así que pensé, ¿por qué no? Como resultado, una semana más tarde nos casamos y lo celebramos en un restaurante solo nosotros dos con una cena modesta. Desde entonces han pasado cuatro años y, sin contar las pequeñas discrepancias habituales, somos felices, nos queremos y apreciamos, nos compramos un departamento, tenemos un perro y hace poco empezamos a pensar en tener hijos.
  • Mis abuelos estuvieron casados casi sesenta años, los últimos diez de los cuales mi abuelo sufrió la enfermedad de Alzheimer. Olvidó a sus hijos, olvidó cómo cuidar de sí mismo y parecía haber olvidado a su esposa. Y entonces la abuela falleció. Sabíamos que no lo entendería, pero pensamos que debíamos decirle que ya no estaba. El abuelo nos miró con total comprensión y tristeza en los ojos y soltó una frase que todavía duele: “¡Pero ella no puede irse! Es mi niña!”. © Critical_Miss / Reddit
  • Fuimos mejores amigos durante años. El día de mi boda le dije que era y siempre sería el único hombre al que amaba de verdad. Ambos nos casamos con otras personas, tuvimos hijos a los que pusimos el nombre del otro. Luego nos divorciamos y volvimos a estar juntos. © pekarica / Reddit
  • Mi ahora esposo me llevó al aeropuerto cuando salíamos. Aún no habíamos tenido nada serio, solo pasábamos tiempo juntos. Me vio entrar en el aeropuerto y se dijo: “A la mierda, tengo que decirle lo que siento”. Aparcó el coche donde no debía, corrió a la terminal, encontró mi vuelo en el marcador, corrió a los mostradores de facturación y me encontró allí. Todavía no había subido al avión por problemas con el equipaje. Me di la vuelta y lo vi. Me dijo lo que sentía por mí, nos besamos. Y lo más chocante fue que ¡no le multaron cuando salió hacia su coche! © Weird-Traditional / Reddit
  • Después de mi lesión, olvidé los últimos cuatro años de mi vida: mudarme, conocer a mi novio, casarme con él, comprar una casa. Mi esposo me conquistó de nuevo, me ayudó, me volvió a presentar a mis amigos. Cuando me invadía la pena, no me dejaba caer en ella. Una vez, de vacaciones, empecé a sumergirme en el agua, y en ese momento ante mis ojos pasaron imágenes de todos los años olvidados. Mi esposo me sacó, y entre lágrimas le rogué que me perdonara por haberle olvidado. No se rindió, no me abandonó, mi héroe.
  • En el trabajo, le propusieron matrimonio a una de mis compañeras, un ramo lujoso, un anillo precioso, palabras tiernas... en general, todo como en el cine. Como resultado, pasamos varias horas calmando a la chica. Con la cara hinchada de lágrimas, no paraba de repetir: “No es él, no es él”.
  • Conocí a un joven en Internet. Divertido, educado, de buen carácter. Además tenía un aspecto muy agradable. Hablamos por Skype durante unos años. Entonces me di cuenta de que lo quería. Él me correspondió, pero tenía miedo de quedar. Insistí por mi cuenta, fui a verlo a mil kilómetros de distancia. Resultó que el joven es una persona con discapacidad. No puede caminar. Pasamos tres meses juntos. Pronto nos presentaremos en el registro civil. Es el mejor: ¡mi Profesor X!
  • Llamó una chica con la que rompimos hace poco y se produjo el siguiente diálogo:
    —Hola, ¿te acuerdas de mí?
    —Por supuesto, pasamos cinco años juntos, fuiste una gran parte de mi vida, es natural que a veces piense en ti...
    —¡Qué bien! ¿Recuerdas dónde suelo poner mis horquillas, siempre se me pierden...
  • Cuando tuve mi primer amor, soñábamos con vivir cerca el uno del otro para poder vernos más a menudo que una vez cada seis meses porque vivíamos en ciudades diferentes. Pasó el tiempo, ahora vivimos muy cerca el uno del otro, pero cada uno tiene su propia familia. Nuestro sueño se hizo realidad, pero demasiado tarde.
  • Vine a visitar a mis padres. Mi abuela vive con ellos, lleva tres años en cama. Los padres se fueron, estábamos en casa ella y yo. Llamaron a la puerta. Abrí y vi un anciano con una armónica. Me preguntó: “¿Cómo está Rita (mi abuela)? Dile que Sergio ha venido a cantar canciones bajo su ventana”. Y cantó durante una hora. Mi abuela las escuchó, sonriendo. Resulta que este era su primer amor escolar.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas