20+ Tendencias de moda más locas del pasado

Curiosidades
hace 7 meses

En el Antiguo Egipto, la gente usaba pulseras pesadas del tamaño de una rosquilla, aretes gigantes, collares, y sus cuellos deslumbraban totalmente con cuentas y piedras. ¿Se caían por ser tan pesados? No dice. También inventaron las pelucas; probablemente algunos antiguos egipcios no tenían ganas de peinarse todas las mañanas. Puedo identificarme. Solo aféitate la cabeza, ponte una peluca y llega a trabajar a tiempo. ¡Algunas de estas también tenían joyas! La mayoría de la ropa egipcia estaba hecha de lino. Esto no es una gran sorpresa, ¡hace calor allí! A pesar de que normalmente usaban ropa algo sencilla, sus joyas tenían que resaltar. Rico o no, un collar grande era imprescindible. Si querías llamar la atención, tenía que ser de oro, pero los metales más baratos también eran populares.

Mira más de cerca esas pinturas egipcias. ¿Ves esos conos de formas extrañas saliendo de la cabeza de las personas? Estaban hechos de una mezcla de cera y aceites, y eran para... espera, ¿estoy leyendo esto bien? ¡Se suponía que se derretirían gracias al calor de tu cuerpo y esparcirían aceites con olor dulce por todas partes! ¡Qué lubricante! Cleopatra tenía su estilo de maquillaje de ojos característico, y los egipcios fueron probablemente los primeros en inventar el rímel. Mezclaban miel, hollín, agua y... estiércol de cocodrilo (¡puaj!). Aplicaban esta loca mezcla directamente sobre sus pestañas y cejas. Probablemente no olía tan bien, pero al menos era más seguro que esos delineadores de ojos con plomo tóxico que la gente solía usar. ¡Todo natural!

Los antiguos griegos tomaron algunos consejos de estilo de sus vecinos egipcios, pero usaban hasta ropa hecha de lana. Mmmm... ¡caliente y pegajoso! Su ropa no venía en muchas opciones de color, en su mayoría era blanca. Pero si alguien realmente quería lucir un atuendo colorido, necesitaba teñirlo por su cuenta... con insectos. No es una cosa “del pasado”. Cada vez que tomes un par de dulces recubiertos de azúcar, recuerda esto: parte de ese colorante podría provenir de... ¡escarabajos! ¡Tu labial también! (¡mmm, puaj!) Si fueras un griego antiguo rico, podrías comprar algodón. Tú, sí, tú, vistiendo una camiseta de algodón, viendo este video... ¿te sientes tan genial como un noble griego antiguo? Y probablemente des por sentado ese estante lleno de zapatos que nunca usas, pero para un griego antiguo, el calzado era un privilegio. En su mayoría caminaban descalzos.

Al igual que en Egipto, a los griegos les encantaban las pelucas. Estaban hechas principalmente de cabello natural. Mucho más tarde, en la Edad Media, la gente empolvaba sus pelucas, tratando de darles un aroma a lavanda o naranja. Y en esos tiempos, digamos que el jabón no era realmente una cosa, por lo que una peluca empolvada era útil cuando las personas necesitaban cubrir los olores no deseados. La ropa en la Antigua Roma era bastante similar a la que se usaba en Grecia. Había dos tipos principales: togas y túnicas. Todos usaban túnicas, mientras que solo los ciudadanos nobles de Roma podían usar togas encima de estas. Las togas eran extremadamente anchas y de hasta 5,5 m de largo, por lo que era imposible ponérselas sin la ayuda de alguien. ¿No tenían túnicas y togas totalmente fabulosas? Yo creo que sí.

Si no fueras realmente el tipo de mujer a la que le encantaba lavar los platos, amarías llevar un vestido con briales. Hace muchos siglos, las mujeres usaban ropa con mangas absurdamente largas para mostrar cuán nobles eran. ¿Te imaginas lavar el piso con 12 cm de mangas extra? Aunque estas restringían mucho los movimientos, estaban muy de moda en la Francia medieval. Hace cientos de años, muchos hombres de Europa usaban zapatos que eran... ridículos. Estos tenían una característica única: puntas puntiagudas extremadamente largas. Cuanto más noble era la persona, más largas eran las puntas. Pero una vez que se hicieron demasiado largas, comenzaron a combarse, por lo que la gente las rellenaba con cosas aleatorias como musgo e incluso crin de caballo. Parecían picos enormes. En ese entonces, las damas también tenían sus tendencias, por ejemplo, se afeitaban las cejas, la frente era la característica facial de moda en ese momento y querían que se destacara.

Inglaterra tenía algunas tendencias de moda que... sí. Hoy en día, la gente gasta miles de dólares para hacer que sus sonrisas sean perfectas, blancas y brillantes, pero en la época Tudor de Inglaterra, las mujeres se ennegrecían los dientes a propósito para parecer ricas. El azúcar era difícil de conseguir, y solo los más ricos podían permitírselo. Se creía ampliamente que cuanto más rico eras y más azúcar comías, más negros se ponían tus dientes. Si ya llevas unos dientes negros falsos y quieres lucir un estilo Tudor completo, intenta con este look: en el siglo XVI, hombres y mujeres se rellenaban las mangas con algodón, lana, aserrín... ¿eh? Básicamente era una camiseta sin mangas falsa de los viejos tiempos, como la que compraste para ponerte debajo de ese traje de Superman que hiciste el año pasado, pero que nunca usaste para salir a pedir dulces. ¡Cuanto más relleno de mangas tenías, más fuerte te veías! Algunos hombres se rellenaban el área de la pantorrilla, e incluso el vientre, solo para verse más musculosos. Ahora, agrega un volante alrededor de tu cuello sostenido por un corsé de metal para que todo se vea apretado, ¡y listo! Eres un verdadero Tudor.

Si eras de Venecia en el siglo XVI, tenías que conseguirte un chapín. Estos zapatos de aspecto incómodo se crearon para caminar sobre el barro, pero la verdadera razón por la que se hicieron populares fue un Instagram veneciano de 500 años. Los zapatos te hacían parecer más alto, y cuanto más alto eras, más importante eras. Los amantes de la moda de la época se pintaban retratos mientras usaban esos zapatos. ¡Tienes que poner celosos a tus amigos!

Los macarrones no son solo el mejor amigo del queso. También era una forma de vestir que significaba que tenías mucha clase. Si quieres probar el estilo macarrones, asegúrate de: vivir a mediados del siglo XVIII, ¡tener una peluca del tamaño del Empire State enormemente exagerada, con un diminuto sombrero y una pluma encima! Usar medias brillantes, preferiblemente a rayas, usar pantalones (cuanto más ajustados, mejor). Idealmente, deberían ser como leggings, pero recuerda, en ese entonces no había licra. Complétalo con un bastón para caminar. Casi lo olvido: prepárate para que se burlen de ti durante las próximas décadas... o incluso siglos. Oye, si estás tarareando “Yankee Doodle” ahora mismo, lo entiendes.

En el siglo XIX, las cosas no se volvieron ni un poco menos locas. Los vestidos con volantes excesivamente grandes estaban calientes, y por calientes me refiero a que solían prenderse fuego todo el tiempo. Las pruebas revelaron que ese tipo de vestido podría reducirse a cenizas en menos de un minuto. Implacable. Los calcetines estaban hechos con anilina, que, según parece, puede ser bastante mala para ti. También usaban mercurio. Los sombreros estaban hechos de piel y los sombrereros usaban mercurio para unir la piel y hacer fieltro. Las personas que los usaban inhalaban gases tóxicos... Otro ingrediente tóxico, porque 2 no era suficiente, era el arsénico. En la Inglaterra victoriana, la ropa verde se lograba mediante largos tratamientos químicos con grandes cantidades de tinte tóxico. Los vestidos verdes eran extremadamente caros, por lo que al menos no todos estaban expuestos a ellos.

Para completar el look, los estilistas recomendaban teñirte el cabello de castaño, el color más candente de la época. El ácido sulfúrico funcionaba mejor y podía aclarar incluso el cabello más negro. Entonces, para recapitular, solían ponerse toxinas y venenos por todas partes. A propósito. Las mujeres victorianas usaban vestidos que hacían casi imposible sentarse o caminar. Llevaban crinolinas locas y pesadas (básicamente una jaula que usas para que tu vestido se vea más grande) y corsés de metal con relleno de crin de caballo. Los hombres victorianos no lo tenían mucho mejor. Enganchaban cuellos rígidos almidonados a sus camisas, y las cosas podían ponerse bastante serias si accidentalmente te dormías usándolos.

Es el siglo XIX en los EE. UU. Y... están usando arsénico en sus cosméticos. Los fabricantes se lo agregaban prometiendo que su producto ayudaría a eliminar cualquier imperfección facial. La cantidad de arsénico que agregaban ayudaba a aclarar la piel y hacerla más pálida, pero las verduras y las frutas habrían hecho el mismo trabajo sin ser tan terribles para ti. La crema radiactiva no sonaba para nada descabellada a principios del siglo XX. Se suponía que este producto rico en radio eliminaría todas las arrugas y haría que cualquiera que lo usara pareciera al menos 20 años más joven. ¿De ahí viene el término “ella tiene ese brillo saludable”? Tal vez la peor tendencia de la moda de principios del siglo XX fue la falda trabada. Fue diseñada para mantener las piernas casi atadas. Pensaban que haría que estas fueran más delgadas. ¡También era una excelente manera de reducir costos al usar menos tela! ¡Guau, las cosas que hemos hecho por la moda!

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas