Gigante “ola fósil” que es más vieja que los dinosaurios

Lugares
hace 8 meses

Todos hemos tenido miedo a la oscuridad en algún momento de nuestra vida, ¿no? Quiero decir, ¿recuerdas cuando tu mamá o tu papá te metían en la cama después de haberte leído un cuento de hadas aterrador, con monstruos y dragones, o incluso dinosaurios? Pero justo cuando tus padres estaban a punto de apagar las luces y salir silenciosamente de tu habitación, pensaste: ¿qué pasa si hay algo debajo de mi cama? O peor aún, ¿y si alguna criatura espeluznante está escondida en el armario?

Probablemente podrías levantarte y comprobarlo, ¡pero estaba demasiado oscuro! ¿No sería genial tener alguna fuente de luz que viniera del interior de tu cuerpo? ¡Podrías usarla cada vez que quedaras rodeado de oscuridad! Desafortunadamente, los humanos no somos capaces de hacer eso. Pero hay un montón de criaturas que sí pueden encenderse solas. Eso es gracias a algo que los científicos llaman bioluminiscencia. Los animales y los peces que viven en el océano tienden a tener este talento con más frecuencia que otros. Y puedes encontrar estas criaturas en cualquier lugar: cerca de la superficie o en el fondo. (a 4 km de profundidad, si tienes habilidad para los números).

Estas criaturas usan su luz para muchas cosas, como comunicarse con otros miembros de su especie, atraer presas e incluso asustar a los enemigos. La bioluminiscencia es básicamente la capacidad de un organismo para emitir su propia luz. La química tiene mucho que ver con eso. Tales animales usan dos químicos, uno llamado luciferina y el otro llamado luciferasa. Agrega un poco de oxígeno y ¡bam! ¡Luz! Si alguna vez te preguntas si realmente estás viendo bioluminiscencia o si alguien solo dejó caer una barra luminosa en el océano, presta atención a los destellos de neón azul, verde o incluso rojo en el mar. Por lo general, se distribuyen en un área grande. Esto puede incluso hacer que el agua parezca brillantina o un cielo estrellado. Puedes agradecer a los calamares, los pequeños crustáceos y las algas por este ambiente romántico.

Ahora, tengo otro fenómeno inusual para ti. ¿Qué tal una cascada dorada? No estoy bromeando; realmente existe. ¡Y es un fenómeno natural! Para verlo, tendrás que conducir hasta el Parque Nacional Yosemite, hasta las Cataratas Horsetail. Asegúrate de planificar tu viaje en invierno o a principios de la primavera: es la única época del año en la que puedes ver este asombroso fenómeno. No necesita ninguna explicación científica. No es más que la luz del sol al atardecer iluminando la cascada de una manera tan única que la hace parecer un río de lava. O de oro, tú eliges.

Esa es la razón por la cual durante esta época del año, la Cascada Horsetail también se llama Cascada de Fuego. Desafortunadamente, este fenómeno se está volviendo cada vez menos visible con los años, principalmente debido a la sequía y otros problemas relacionados con el derretimiento de la nieve. Por lo tanto, si alguna vez decides visitarla, mantente bien atento, ya que el efecto es muy breve. ¿Alguna vez has oído hablar de una tormenta sucia? También se le llama tormenta volcánica. Aparentemente, los especialistas que investigan el fenómeno aún no lo comprenden del todo. Cuando ocurre una tormenta eléctrica común, las partículas con cargas positivas y negativas chocan, de ahí la chispa gigante que llamamos relámpago. También hace mucho ruido, que puedes reconocer como un trueno.

Pero cuando un volcán está en erupción, algunas de las partículas de ceniza volcánica se cargan eléctricamente. Y mientras se proyectan en el aire con una fuerza enorme, chocan y provocan descargas eléctricas. Todo este proceso hace que parezca que hay un rayo saliendo del volcán mismo. ¡Imagínate toda esa ceniza, gas y humo saliendo del cráter! ¡Y luego agrega un poco de electricidad a la mezcla! Hará que toda la imagen se vea realmente rara. No es de extrañar que este fenómeno se llame tormenta sucia. Ahora, ¿qué hay de las nubes que parecen olas? Esas se llaman nubes Asperitas. Por lo general, están bastante cerca del suelo, a diferencia de las nubes habituales del día a día.

El nombre proviene de la palabra “aspero”, que en latín se traduce como “áspero” o “desigual”. En raras ocasiones, puedes ver estas nubes cuando el clima está tranquilo. Pero en su mayoría están asociadas con tormentas eléctricas. Estas nubes aparecen durante condiciones atmosféricas inestables y, sorprendentemente, no producen lluvia, a pesar de que se parecen a nubes oscuras de tormenta. También crean patrones aleatorios, engañando a tus ojos y haciéndoles creer que estás mirando la superficie del mar desde debajo del agua. Otro tipo impresionante de nubes se llama nubes Mammatus. Lo que las hace tan especiales es una serie de protuberancias que emergen de la base de cada nube. Una vez que estas nubes ingresan a un nivel en la atmósfera donde la dirección del viento cambia, puedes ver unos patrones similares a algodón en el cielo.

Australia es tu lugar si te gusta el surf. Pero no todas las olas que puedes atrapar allí están hechas de agua. Cerca de un pueblo llamado Hyden, hay una ola misteriosa hecha de roca. Esta formación de granito supuestamente data de hace 2630 millones de años. Eso fue mucho antes de que los dinosaurios comenzaran a andar por el planeta. Con una altura de 15 metros y 109 metros de largo, la ola se formó como resultado de dos procesos: meteorización y erosión. Hay un sedimento blando en la base de la ola de piedra, que fue erosionado químicamente por el agua subterránea. Los vientos y las lluvias hicieron el resto del trabajo, provocando la erosión de la formación. Sus rayas rojas, amarillas y grises están hechas de hidróxido de hierro, carbonatos y otros compuestos químicos que fueron arrastrados por la lluvia.

Llegaste a Australia, así que quédate un poco más: hay otro lugar aquí que parece irreal. Pero tendrás que volar sobre él si quieres obtener la mejor imagen. En la parte occidental del país, rodeada de verdes bosques, hay una serie de lagos. Todos son de un tono asombroso de rosa brillante. De todos ellos, el más famoso es el lago Hillier, un depósito de agua de 600 metros de largo. Está rodeado tanto de arena como de un bosque de eucaliptos. Esto hace que el tono del lago se destaque aún más. Una de las muchas teorías que explican el color de estos misteriosos lagos está relacionada con unas algas que parecen acumular altos niveles de una sustancia llamada betacaroteno, que tiene un pigmento rojo anaranjado. Otra explicación implica haloarchaea. Esos son unos microorganismos que a veces se ven rojos.

Incluso si no te gusta volar, los lagos son excelentes para nadar. No son tóxicos, aunque tienen mucha sal. Esto significa que podrás mantenerte a flote fácilmente. Y el agua no dañará tu traje de baño. Durante el invierno, en el norte de Canadá ocurre un fenómeno extraño en el lago Abraham en Alberta. Debajo de la superficie, puedes ver unos objetos extraños que parecen medusas congeladas. Definitivamente no es el caso, ya que estas formaciones son solo burbujas de metano congeladas. Son como unas bolsas de gas que quedaron atrapadas bajo el agua después de que el lago se congelara. Aparecen cuando las hojas y el pasto caen al agua y las bacterias los digieren. Este proceso los transforma en metano.

Este fenómeno es tan hermoso y extraño como peligroso. Las burbujas de metano pueden volverse altamente inflamables. Cuando las temperaturas aumentan durante la primavera, el hielo se derrite y estas formaciones comienzan a explotar y burbujear. Es una vista espectacular: ¡imagínate un lago lleno de refresco! Solo recuerda no llevar ninguna fuente de fuego. Puede ser muy peligroso para los visitantes. Puedes ver estos tipos de lagos en todo el Parque Nacional Banff de Canadá. La naturaleza a menudo hace su propia música: solo escucha el sonido de los grillos por la noche o el relajante flujo de una cascada. Pero en el condado de Bucks, Pensilvania, hay un extraño fenómeno geológico que lleva las bandas sonoras de la naturaleza a un nivel completamente diferente. Se llama rocas resonantes, y los científicos aún no pueden explicar su comportamiento inusual. Si golpeas estas rocas con un objeto pesado, como un martillo u otra roca, las piedras harán un sonido de campana, como si estuvieran huecas. ¡Pero no lo están!

Lo que hace que las rocas resonantes sean aún más extrañas, además del misterioso sonido que hacen, es que ningún animal quiere andar por ahí. ¡Aunque las rocas están rodeadas por un espeso bosque! Los científicos aún no han logrado rastrear ninguna actividad animal en el área. Aún más sorprendente es el hecho de que, a pesar de todos los árboles alrededor de las rocas, no encontrarás hojas sobre ellas. Qué es lo que hace que estas rocas sean poco atractivas tanto para los animales como para la vegetación es algo que aún está en debate.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas