La Tierra se inclinó hace 84 millones de años, una teoría explica por qué

Curiosidades
hace 6 meses

Hace 84 millones de años. Muchos mamíferos modernos, aves, grupos de insectos e incluso las primeras plantas con flores ya existen. Los dinosaurios todavía están deambulando; les quedan alrededor de 20 millones de años antes del asteroide. El T-Rex, un cazador intrépido, se convierte en el rey de los dinosaurios.

Y la Tierra se inclinó 12 grados. Imagina nuestro planeta como una trufa de chocolate; la cáscara está endurecida, el centro es viscoso, con materia semisólida. Su capa superior, la corteza, está formada por placas tectónicas que son como rompecabezas. Los continentes y los océanos se encuentran encima de estas placas. Hace 84 millones de años, el manto y la corteza comenzaron a girar alrededor del núcleo exterior de nuestro planeta y luego retrocedieron.

Si hubieras podido verlo desde el espacio, habría parecido como si todo el planeta se hubiera volcado hacia un lado. Hoy, habría trasladado a la ciudad de Nueva York a donde está Florida.

Digamos que nuestro planeta es como una peonza. Gira perfectamente si el peso en la parte superior se distribuye uniformemente. Pero si mueves parte del peso hacia un lado, se inclinará. Puede haber sido causado por el movimiento de las placas tectónicas y el hundimiento de una de ellas debajo de la otra.

Podríamos estar bebiendo agua más antigua que nuestro sistema solar. Algunos científicos piensan que el agua que tenemos en la Tierra puede provenir de partículas de hielo que flotaban en una especie de nube espacial hace más de 4 500 millones de años.

Los lagos no siempre son tranquilos y relajantes, también pueden explotar. Ocurre cuando hay gases volcánicos debajo de la superficie que pueden estallar, subir a la superficie y causar grandes daños.

La rotación de la Tierra se está desacelerando con el tiempo. Cada año, la Luna obtiene un poco de energía de nuestro planeta y se aleja lentamente de él. Estas dos cosas hacen que nuestro día sea más largo, pero muy lentamente: alrededor de 1,4 milisegundos cada cien años. Eso significa que cuando había dinosaurios, el día duraba 23 horas.

Nuestro planeta solía ser morado. Una teoría dice que los microbios antiguos no dependían de la clorofila para absorber luz solar, sino de diferentes moléculas. Absorbían la luz verde y luego reflejaban un bonito color púrpura.

Cada vez que te bañes en el océano, recuerda que estás nadando por encima de más de 700 billones de dólares en oro. No en el fondo del océano esperando a que alguien lo saque, sino en pequeñas partículas dispersas en el agua.

El lugar más profundo de nuestro planeta es la Fosa de las Marianas, un lugar en el Océano Pacífico a 11 000 m bajo el nivel del mar. Pero el lugar más profundo que no está cubierto por el océano está en la Antártida. Técnicamente, está escondido debajo de capas gruesas y profundas de hielo. Llega más de 2 500 m por debajo del nivel del mar.

Todos los días caen 60 toneladas de polvo del espacio a nuestro planeta. Probablemente inhales una buena cantidad de este polvo cósmico mientras vas a trabajar. Es polvo, pequeñas partículas de cometas, meteoritos y algunos otros cuerpos espaciales.

Dallol, Etiopía, es el lugar habitado más caluroso de nuestro planeta. Entre 1960 y 1966, la temperatura allí era de 41 °C, e incluso en invierno la temperatura sube a 37 °C en promedio.

8 minutos y 20 segundos, ese es el tiempo que la luz solar necesita para viajar desde el Sol hasta nuestro planeta. No es tanto, en comparación con lo que tarda la luz en llegar a Plutón: 5 horas y media.

Casi el 70 % del agua dulce que tenemos en el mundo se encuentra en capas de hielo y glaciares. Más del 96 % de la cantidad total de agua en la Tierra está en los océanos.

La Tierra es como una especie de gran imán. Su núcleo interno es en realidad una esfera hecha de hierro sólido, rodeada de hierro líquido. Todas esas variaciones y cambios de densidad y temperatura crean una especie de fuerza, que hace que el hierro produzca corrientes eléctricas. Están alineadas por el giro del planeta y juntos crean un campo magnético.

Hay muchas estrellas en la Vía Láctea, 100 mil millones, pero muchos más árboles solo en nuestro planeta, alrededor de 3 billones.

Puedes saber qué edad tiene el árbol que estás mirando por sus anillos. También pueden brindarte más información sobre las condiciones de un año determinado. Cuando estos anillos son delgados, hubo una sequía, mientras que los gruesos dicen que fue un período lluvioso.

La Tierra es un planeta mágico donde incluso las rocas pueden caminar. Al menos algunas de ellas, en el Valle de la Muerte, California. Dejan senderos que permiten registrar el camino por el que han pasado.

Algunas de las rocas más grandes han dejado huellas de hasta 460 m de largo. Las rocas de fondo liso dan vueltas, mientras que aquellas con superficies rugosas tienden a dejar huellas rectas.

El mundo que nos rodea está formado por átomos y parece sólido. Pero, el 99,99 % de él es solo espacio vacío. Un átomo es solo un núcleo realmente pequeño y una nube de electrones que lo rodea. Estos electrones son partículas, pero actúan como ondas.

No existen en un punto, sino que se distribuyen en un rango de probabilidades y ocupan mucho espacio. Quita el espacio vacío en nuestros átomos, y todos los humanos podrían caber en un lugar realmente estrecho, del volumen de un terrón de azúcar.

Australia se está desplazando lentamente hacia el norte, a 7 cm por año, debido a los movimientos tectónicos. Australia está en la cima de las placas tectónicas continentales que se mueven más rápido que las demás.

Hacen falta 400 000 lunas para alcanzar el nivel de brillo que tiene el Sol. Suena mucho al principio, pero la Luna solo refleja la luz que viene del Sol; no hace la suya propia. Y ni siquiera eso es suficiente; su brillo depende del ángulo exacto entre el Sol, la Luna y la Tierra.

El planeta en el que vivimos solía tener dos lunas, o al menos algunos científicos creen eso. Piensan que el lado de la Luna que mira hacia la Tierra es relativamente plano y bajo, mientras que el otro lado es mucho más grueso y más costroso. La teoría dice que solía haber una segunda luna que chocaba con ese lado más grueso. Algunos creen que todavía hay una segunda luna. Podría no ser un cuerpo espacial gigante que podamos ver claramente en el cielo, sino una especie de pequeño asteroide que se colocó en la órbita de la Tierra.

El aire no es principalmente de oxígeno. Casi el 78 % es nitrógeno.

Si quieres ver unas rocas empinadas, ve a Canadá, Parque Nacional Auyuittuq. Tiene la caída vertical más grande de Canadá, el acantilado más alto y empinado con 105° de voladizo y 1220 m de roca. Un equipo de 4 hombres estadounidenses finalmente llegó a la cima en 1985, aunque antes hubo 30 intentos. Tardaron 33 días en subir.

El Pacífico, el Atlántico, el Índico y el Ártico son los cuatro océanos del mundo. Se confirma que el quinto es el océano Austral. No está definido por los continentes que lo rodean, sino por su corriente antártica que va de oeste a este.

La investigación muestra que esta corriente se creó hace más de 30 millones de años cuando se separaron América del Sur y la Antártida. Esto permitió que el agua fluyera por el fondo del océano sin barreras.

El derretimiento de los glaciares y las capas de hielo significan que hay más agua en los océanos. Eso agrega el peso extra de todo ese líquido presionando el fondo del mar, haciéndolo hundirse.

La superficie de la Tierra parece sólida y permanente, pero cada 500 millones de años, pasa por un proceso de regeneración.

Las placas tectónicas chocan entre sí. La corteza continental crea presión sobre la corteza oceánica y esa presión activa los volcanes. Con el tiempo, todo esto da como resultado la regeneración y el reemplazo de la mayor parte de la superficie de la Tierra, al igual que nuestro cuerpo regenera las células de nuestra piel, reemplazando las viejas por nuevas.

De todos los planetas del Sistema Solar, la Tierra es el único con la corteza exterior que se divide en enormes superficies que llamamos placas tectónicas. Es un proceso importante que permitió la formación de fosas oceánicas y montañas y también ayuda a proteger la Tierra.

Cuando las plantas microscópicas que viven en el océano desaparecen, caen al fondo. Los remanentes regresan al interior de nuestro planeta y se reciclan, y finalmente terminan en la atmósfera, protegiéndonos del sobrecalentamiento y de convertirnos en Venus, el planeta más caliente de nuestro sistema solar.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas