Lo que verías si pudieras entrar en una colmena

Curiosidades
hace 5 meses

Las abejas aparecieron en la Tierra hace 130 millones de años y sobrevivieron a los dinosaurios. Lo que les ayudó a hacerlo por tanto tiempo es una estructura increíblemente compleja de su sociedad, ¡y el trabajo en equipo! Cada abeja tiene su propia función y responsabilidad. Algunas construyen y reparan su hogar, otras lo protegen, otras limpian la colmena y consiguen comida. Pero si pudieras colarte en una colmena y averiguar cómo funciona todo este sistema, ¿qué verías adentro?

Por alguna misteriosa razón, te resulta fácil pasar a los guardianes. Pero si fueras una abeja de otra colonia, no te dejarían entrar sin pelear. Las abejas guardianas parecen intimidantes. Se paran sobre sus cuatro patas traseras en la entrada de la colmena, con las patas delanteras levantadas en el aire. Estas abejas inspeccionan a todos los insectos que entran en la colmena con sus antenas y patas delanteras. Cada colmena tiene su propio olor. Y las guardianes pueden entender si una abeja pertenece a su colonia al “olerla”. Solo las abejas que viven en la colmena pueden entrar.

De pronto, ves algo extraño. Una de las abejas guardianas ha detectado a un intruso. Una abeja foránea debe haber intentado entrar por error en la colmena equivocada. Pero lleva una carga de néctar. Y... ¡la guardia la deja entrar! Al parecer, no les importa aceptar regalos de comida gratis, incluso de extraños.

Sientes demasiada curiosidad como para quedarte allí más tiempo. La colmena tiene una sola entrada. Notas que las paredes que la rodean tienen un aspecto extraño. Al mirarlas de cerca, comprendes que están recubiertas de una fina capa de alguna sustancia. Es propóleo, una resina vegetal endurecida producida por las abejas. Ayuda a combatir las infecciones y cura diferentes problemas de salud. Un poco más allá, puedes ver innumerables panales. Son celdas hexagonales densamente empaquetadas hechas de cera de abeja. Las abejas los usan para almacenar alimentos: polenmiel. También es donde guardan los huevos, larvas y pupas.

Los panales están fijados a las paredes de la colmena. Se extienden de arriba abajo e incluso están pegados a los lados. Pero se ven pasillos estrechos a lo largo de los bordes de los panales. Las abejas los usan para moverse por la colmena. Es posible que tú también puedas colarte por uno de estos túneles. Tras explorar el lugar, descubres que las abejas almacenan la miel en la parte superior del panal. Debajo, hay celdas que contienen polen. Luego, hay celdas que sirven para guardar los huevos de las futuras abejas obreras. Y en la parte inferior hay huevos de zángano.

Claro, tu objetivo final es ver a la abeja reina. Pero no es tan fácil hallarla. Primero, te encuentras con muchas otras abejas. La mayoría de ellas son obreras. Constituyen la mayor parte de la población de la colmena. ¡Y todas son damas! Cada una de ellas tiene su propia tarea. La más común es la búsqueda de alimento. Ves a una abeja salir de la colmena y decides seguirla. La reina puede esperar un poco, quieres ver cómo las abejas proporcionan alimento a la colmena.

La abeja va zumbando por delante de ti. Después de visitar un par de flores, de pronto empieza a contonearse mientras revolotea en un solo lugar. Ah, ¡es la famosa danza de las abejas! Así es como se comunican. Una vez que una abeja recolectora encuentra un suministro perfecto de néctar, comienza a realizar una danza muy precisa. Consiste en una serie de líneas rectas y ochos. Durante toda la danza, la abeja también agita sus alas.

La duración de la danza indica la distancia a la que se encuentra el néctar de la colmena. Cada 75 milisegundos son otros 100 metros de distancia. Y la intensidad de la danza depende de la riqueza de la fuente de néctar. Cuanto más fuerte es el meneo, más néctar ha encontrado la abeja. Y también está el ángulo de la danza. Muestra la dirección del néctar en relación con el Sol. “Tu” abeja debe haber encontrado montones de néctar, ¡prácticamente está vibrando! De repente, empieza a volar de vuelta a la colmena. Tú la sigues. Allí, la abeja hace un baile de “sacudida” delante de otras abejas obreras. Así es como indica a las demás abejas que tienen que ir a buscar comida de inmediato.

Tú decides quedarte atrás y observar lo que ocurre. Pronto, las abejas regresan. Han traído un montón de néctar que necesita ser madurado en miel. “Tu” abeja hace esta vez un baile “tembloroso”. Mueve sus patas de modo que su cuerpo tiembla por todas partes. Este pequeño baile hace que otras obreras se bajen a procesar el néctar. Es el momento de reanudar la búsqueda. Te sumerges de nuevo en la colmena y empiezas a escurrirte por los pequeños pasillos. Te encuentras con las celdas donde las abejas obreras comienzan su vida como huevos. Una abeja tarda 21 días en pasar de huevo a obrera adulta.

La primera tarea de esta nueva obrera es limpiar la celda donde ha crecido. La celda se convierte entonces en una guardería para un nuevo huevo. Y la abeja cuida de este huevo. Más tarde, alimenta a la larva y la mantiene calentita. Durante la siguiente etapa de su vida, cuando tiene entre 12 y 20 días de edad, la abeja comienza a realizar tareas en la colmena. Produce cera, almacena polen y néctar, construye el panal, vigila la entrada, etc. Cuando la abeja cumple 20 días, se convierte en una recolectora. Busca y entrega el polen, el néctar y la resina de los árboles para fabricar el propóleo. La abeja también aporta agua. Las abejas la necesitan para beber y enfriar a la colmena.

En un momento dado, se ve algo que parece un... ¿cuarto de hospital? Allí, las abejas obreras atienden a las que se sienten mal. Las “médicas” les traen diferentes tipos de miel dependiendo de su infección. Si no hay otra forma, sacan a la abeja enferma de la colmena. Así se evita que toda la colonia enferme. Y también hay abejas que controlan la temperatura. La temperatura en la colmena suele ser de unos 35 ˚C. Es crucial mantenerla así, ni más caliente ni más fría. Si no, los huevos no eclosionarán. Ves un enjambre de abejas y comprendes al instante que son “abejas de temperatura”. Aparentemente, la temperatura en la colmena ha bajado. Y ahora, las abejas están tratando de calentarla. Están vibrando de una manera especial, lo que aumenta su temperatura corporal. ¡Y tú puedes sentir que el aire a tu alrededor se calienta un poco!

Y si necesitaran enfriar la colmena, ellas irían a recoger algunas gotas de agua. Luego llevarían esta agua a sus espaldas. Una vez en la colmena, las “abejas de la temperatura” zumbarían sus alas muy rápido, haciendo que el agua se evaporara y bajara la temperatura. Avanzas y pronto te encuentras con una abeja que no has visto antes. Tiene unos ojos enormes, un cuerpo grande y no tiene aguijón. Es un zángano, el único tipo de abeja macho de la colmena. Los zánganos tampoco tienen herramientas de búsqueda de alimentos. Su único propósito es aparearse con la reina y cuidarla. La vida del zángano no es muy larga. Por un lado, si esta abeja logra aparearse con la reina, nunca sobrevive al proceso. Y si hay escasez de comida o se acerca el invierno, las abejas obreras suelen echar a los zánganos de la colmena y no los dejan volver a entrar. Guau, eso es duro.

Sigues avanzando hasta que al fin ves un vivero. Allí, ves a una abeja que es el doble de grande que una abeja obrera. Tu búsqueda ha terminado: ¡es la reina! Esta abeja es la más importante para la colmena porque es la única que puede poner huevos. A pesar de su título, la reina no gobierna en verdad. Y su cerebro es más pequeño que el de una abeja obrera. Pero produce feromonas especiales que influyen en el estado de ánimo de toda la colmena. La reina también da a luz a todas las abejas de la colonia. Cuando la reina es aún una larva, las abejas obreras la alimentan con jalea real. Es una sustancia viscosa con un alto contenido de azúcar. Una célula más grande junto con esa dieta conduce a un cuerpo más grande y a la capacidad de la futura reina de emitir las feromonas.

Cuando la reina se ha apareado con los zánganos, vuelve a la colmena. Tres días después, comienza a poner huevos, y nunca deja de hacerlo. Trabaja especialmente duro en primavera, poniendo un huevo cada 20 segundos. No es de extrañar que, a finales de año, la colonia tenga ya una población de entre 30 000 y 60 000 abejas. Pero espera, ¡aquí ocurre algo extraño! Un grupo de abejas obreras (de hecho, muchas de ellas, podría ser la mitad de la colonia) abandona la colmena con la reina a la cabeza. Eso significa que la colonia ha crecido demasiado. La reina sale al exterior por primera vez desde el apareamiento. Y todo el enjambre parte en busca de un nuevo hogar. De vuelta a la colmena, una nueva reina sale de un huevo ocho días después.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas