Más de 11 hábitos que vale la pena adoptar en tu vida

Curiosidades
hace 4 meses

Cierra los ojos, respira profundamente y piensa en tu manta. Sí, la que te cubre suavemente cada noche. Seamos sinceros, ¿con qué frecuencia la lavas? ¿Cada par de meses? ¿Tal vez años? Al igual que tus sábanas, la manta absorbe ácaros, suciedad y partículas de la piel. Así que, si la usas a diario, tiene sentido lavarla semanalmente junto con todas sus sábanas. Este sencillo consejo te hará sentir que duermes en una cama de malvavisco cada noche. ¡Y puede que incluso mejore la calidad de tu sueño! Cuando se trata de planchar las sábanas, la gente tiene diferentes opiniones. Algunos creen que es necesario, porque las altas temperaturas ayudan a desinfectar el tejido y a eliminar los gérmenes, lo cual es cierto. Otros prefieren las sábanas arrugadas porque pueden absorber más humedad y ahorrarte un montón de tiempo.

Pero si quieres que tu dormitorio parezca una foto de catálogo, aquí tienes un sencillo truco para ahorrar energíaelectricidad. Pon papel de aluminio en tu tabla de planchar bajo la funda de tela. Dobla tus sábanas en 2 o 4 capas y luego plánchalas todas a la vez. El papel reflejará el calor, actuando como una segunda plancha. ¡Ahora tienes algo de tiempo extra para enrollar tu toalla en forma de cisne! Los auriculares están muy a menudo en contacto con tu cuerpo, así que tiene sentido mantenerlos lo más limpios posible. Normalmente, los fabricantes recomiendan limpiarlos, al menos, una vez a la semana. Lo más fácil es usar toallitas húmedas. Y será mejor que los guardes en un lugar seco y limpio cuando no los uses para evitar que se moldeen y se rompan.

Si te sobran toallitas húmedas, limpia las llaves de tu casa y de tu carro, otro imán menos evidente para el polvo y la suciedad. Supongamos que acabas de darte un baño. Te sientes fresco, limpio y como nuevo. Pero ¡espera un momento! ¿Estás seguro de que te lavaste bien? ¿Y los pies? Es una de las partes más secas de tu cuerpo. El jabón y el agua que salen del cuerpo al bañarte no pueden limpiarlos completamente. La piel de los pies es diferente a la del resto del cuerpo. No tiene glándulas sebáceas, pero contiene un gran número de glándulas sudoríparas. Con el paso de los años, puede perder elasticidad y volverse muy áspera si no la cuidas adecuadamente. Así que, antes de que sea demasiado tarde, asegúrate de lavarte los pies con regularidad. Y no te olvides de usar un raspador o una piedra pómez para eliminar la piel áspera.

¿Quieres llevar el cuidado de tus pies al siguiente nivel? Acostúmbrate a desinfectar y desodorizar las plantillas de tus zapatos cada par de meses. Si usas un calzado con mucha frecuencia, especialmente para hacer deporte, puedes combinar la limpieza regular con algunos productos para eliminar el olor. Te ayudará a mantener tus plantillas frescas durante más tiempo. Si eres un fanático de los auriculares de Apple, asegúrate de no usar materiales afilados y abrasivos al limpiarlos. Un tejido suave y sin pelusas será perfecto. No debe entrar ningún líquido en los agujeros, por lo que la tela debe estar completamente seca. Puedes usar un pincel limpio, seco y suave para eliminar la suciedad de las mallas de los altavoces y del micrófono. Es muy práctico, sobre todo si este tiene fibras sintéticas.

El dentífrico puede hacer algo más que mantener los dientes frescos y blancos. También es una buena opción casera para limpiar los cables de tus aparatos. Al principio, se ven muy ordenados y blancos. Pero con el tiempo, los cables se cubren de polvo gris si te olvidas de limpiarlos. Aplica pasta dental blanca a lo largo del cable, espera unos 5 minutos, luego limpia suavemente con un cepillo de dientes y remueve los restos de pasta. El dentífrico también funciona muy bien para limpiar las zapatillas deportivas de suela blanca. Aplica la pasta en cualquier cepillo y cubre todos los puntos sucios de tus zapatos. Deja actuar durante unos 10 minutos. Ahora quita el producto con una toalla húmeda, y voilà, tus zapatillas deportivas parecen nuevas y frescas. Asegúrate de usar pasta de dientes blanca sin gel, porque las de color pueden manchar los zapatos.

Ya no es necesario comprar caros geles antivaho. Solo tienes que frotar un pequeño punto de pasta en cada lente de tus gafas de sol, rociar algo de agua y enjuagarlas. Ahora limpia las gafas con un tejido seco y sin pelusas, y disfruta de esa visión supernítida. Tu dentífrico tiene otro superpoder. Los cepillos y la pasta de dientes son útiles si quieres devolver el brillo a las joyas de plata o a las monedas oscurecidas. Cepillar tus monedas es un buen hábito, porque suelen acumular mucho polvo y gérmenes. El dinero es una de las cosas más sucias que se tocan a diario. Estudios han demostrado que la mayoría de los billetes de un dólar albergan 3000 tipos de bacterias. Por eso, lavarse las manos antes y después de cada contacto con el dinero en efectivo sería muy inteligente de tu parte.

Y si eres una de esas personas que se lamen los dedos cuando cuentan billetes, ¡deshazte de ese hábito de inmediato! Si no puedes hacerlo por ti, hazlo por los que usarán los billetes después de ti y lidiarán con los microbios de tu boca. En su lugar, puedes escribir una nota de amor en un billete y ver si alguna vez vuelve a ti. El sistema inmunitario humano tiene que lidiar a diario con un montón de gérmenes, bacterias y otros peligros. Si no quieres sobrecargarlo, asegúrate de limpiar tu teléfono inteligente, el control remoto y el teclado al menos una vez a la semana. Puedes usar toallitas especiales o un antiséptico básico para limpiar tu celular. Pero no apliques el gel o el aerosol sobre el dispositivo directamente. Pon una pequeña cantidad en un paño seco o en una almohadilla de algodón, y luego limpia el teléfono con cuidado. Evita presionar con fuerza el dispositivo o verter el antiséptico en los agujeros. No querrás dañar a tu amiguito, ¿verdad?

La esponja de lufa elimina las partículas de piel vieja de la superficie del cuerpo. Pero, por supuesto, es posible que una parte de la suciedad se quede atascada en su interior. Expertos recomiendan lavarlas con agua y jabón antes y después de cada uso. Ten en cuenta que los estropajos naturales o sintéticos pueden servirte hasta 6 meses. Y si usas una esponja, sustitúyela al menos una vez al mes. ¿Recuerdas esas molestas etiquetas cosidas que pican en el interior de la ropa? Algunos fabricantes usan materiales muy resistentes para etiquetar sus artículos. Para evitar cualquier molestia en tu piel, corta todas las etiquetas cuando compres ropa nueva. Si tienes miedo de olvidar todas las instrucciones de cuidado de las prendas, haz una foto de la etiqueta antes de quitarla y crea una carpeta aparte en tu teléfono inteligente con todas las rutinas de cuidado de tu ropa.

¿Adivina qué es bueno para ti también? ¡El movimiento! En lugar de comprar un costoso equipo deportivo, siempre puedes usar las escaleras y las piernas. Incluso un pequeño paseo de 10 minutos al supermercado cada día o bajar las escaleras en lugar de tomar el elevador te ayudarán a nivelar tu tono muscular y a refrescar tus pulmones. Y no te olvides de los beneficios psicológicos. Si estás en el trabajo, puedes optar por ir caminando al baño más lejano o buscar el lugar de estacionamiento más lejano y caminar desde ahí. Ten en cuenta que incluso unos pocos pasos pueden marcar la diferencia. Una buena postura tiene un montón de beneficios, mientras que una mala... prácticamente ninguno. Así que la elección es obvia. Caminar con los hombros hacia atrás y la cabeza alta puede reducir la presión en los ligamentos y hacerte sentir más seguro y encantador.

Si te cuesta sentarte y caminar recto, puedes intentar dejarte una amable nota recordatoria en el fondo de pantalla de tu teléfono inteligente, refrigerador o escritorio. Pronto adquirirás el hábito inconsciente de ajustar tu postura. Algunas personas van más allá y se colocan un palo recto o una regla en la columna vertebral para controlar su postura durante el día. ¿Eres un gran aficionado a la comida rápida? Esto es para ti. Primero, asegúrate de que tu estómago está lleno. Pon la mesa y empieza una columna con tus botanas favoritas y la comida rápida que es mala para ti en el lado derecho. Luego piensa en una alternativa saludable para cada uno de esos alimentos. Por ejemplo, las papas asadas con especias pueden sustituir a las grasientas papas fritas.

El chocolate puede dar paso a los dátiles o a los dulces crudos con algunas alternativas de cacao, como el algarrobo. La manzana en rodajas refrigerada con canela o la sandía pueden convertirse en un sustituto del helado. Los palitos de zanahoria y apio con hummus pueden sustituir a las papas fritas con salsa de queso. Si quieres mantener las verduras jugosas y frescas por más tiempo, ponlas en un tarro de cristal con agua fría. Recuerda que la comida rápida es tan tentadora no solo porque es sabrosa, sino también porque está disponible. Así que abastécete de esas alternativas saludables con antelación, y luego tómalas en cualquier momento que sientas hambre.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas