No se pueden usar lápices en el espacio y otros 9 datos curiosos que me contó un astrónomo

Curiosidades
hace 6 meses

Nuestra Luna podría esconder muchas más bolsas de agua de lo que los científicos pensaban. Su superficie tiene algo llamado trampas frías. Se trata de zonas que están en sombra permanente. Si uno se situara cerca de uno de los polos de la Luna, especialmente del polo sur, vería esas sombras por todas partes, 39 000 km2. Hay diminutas trampas frías de solo 1 cm de ancho y hay cientos y miles de ellas más grandes. Estas regiones están en una oscuridad eterna e incluso podrían haber estado sin el más mínimo rayo de luz solar durante miles de millones de años. Y ahora los científicos creen que esconden mucho más de lo que pensábamos, incluidos pequeños granitos de hielo, no más grandes que un centavo, pero que podrían servir a los astronautas para beber o para el combustible de sus cohetes.

La mayor parte del agua podría estar almacenada en cristales o en algún lugar entre los granos de la superficie de la Luna. Una teoría dice que 40 000 km2 de la superficie lunar podrían tener la capacidad de almacenar agua. Pero nadie puede demostrarlo hasta que alguien vaya ahí en persona o envíe un róver que excave bajo la superficie. La Luna no es totalmente blanca y carente de color. Los astronautas del Apolo que aterrizaron ahí en 1969 dijeron que la Luna era un poco “amarronada”. Estudios posteriores demostraron que algunas zonas lunares oscuras muestran toques de café y azul.

Las regiones de las tierras altas son amarillentas con tenues trazos de color pálido y rosa. Los colores no son iguales en todas partes debido a las diferentes cantidades de diversos metales que están presentes en la Luna, como el titanio o el hierro en los minerales de la superficie. Nuestros ojos no son lo suficientemente sensibles como para distinguir estas diferencias a esta distancia. Pero la mayor parte de la superficie lunar está formada por minerales que son naturalmente grises, y ese es el color que vemos desde nuestro planeta. Cuando estás en el espacio, no puedes caminar por el suelo. No hay gravedad, así que no es necesario llevar zapatos. Por eso los astronautas principalmente usan calcetines o, eventualmente, añaden otro par más cálido si tienen frío.

Pero algo extraño puede ocurrirles a tus pies mientras estás ahí arriba. En primer lugar, si tienes callos, es posible que se te desprendan después de algún tiempo. Un astronauta describió su experiencia y dijo que las plantas de sus pies se volvieron muy suaves, mientras que la piel de la parte superior de los mismos se volvió muy áspera, como la de un caimán. Usaba la parte superior de estos para desplazarse cuando utilizaba barandales para los pies en una estación espacial en donde estuvieron. No es fácil ahí arriba: los astronautas de la Estación Espacial Internacional (EEI) deben usar barandales para los pies y sujetarse para mantenerse firmes cuando tienen que hacer cosas normales, como cortarse el pelo. Cuando quieren hacer un entrenamiento, pueden atar sus pies a las zapatillas deportivas en el equipo de ejercicios.

Es esencial que hagan mucho más ejercicio del que tendrían que realizar en la Tierra, unas dos horas cada día, porque el cuerpo humano no está acostumbrado a moverse ni a realizar las acciones que hacemos normalmente sin la gravedad que nos “mantiene unidos”. Además, si se permanece en el espacio durante más tiempo, se puede perder gran parte de la masa ósea y muscular. Por ejemplo, puedes perder casi el 20 % de tu masa muscular si pasas solo 11 días en condiciones de gravedad cero. Pero, si estuvieras ahí arriba, no tendría sentido usar pesas, ¿verdad? La gravedad cero también las afecta. En su lugar, los astronautas utilizan sobre todo un dispositivo equipado con dos pequeños contenedores que crean un vacío y les permiten tirar de una barra larga. En la ISS, también pueden utilizar una bicicleta y una caminadora.

¿Sabías que la NASA gastó millones de dólares en desarrollar un bolígrafo con el que se pudiera escribir en gravedad cero? Un lápiz no es la mejor solución para los viajes espaciales. Tienen la costumbre de romperse y destrozarse, lo que puede dejar polvo de grafito. Además, son de madera, lo que conlleva un alto riesgo de incendio en la cápsula presurizada y rica en oxígeno. Por eso, incluso algo tan cotidiano como un lápiz puede suponer una amenaza para la vida en el espacio. Así que tuvieron que desarrollar el Space Pen. Escribe de forma nítida y limpia y no puede confiar en la gravedad para hacer fluir la tinta. En su lugar, utiliza nitrógeno comprimido para forzar la salida de esta por la boquilla. De este modo, puedes escribir mientras flotas boca abajo o incluso sumergido bajo el agua.

Incluso cuando están en el espacio, los astronautas siguen enfrentándose a cosas cotidianas como esa desagradable sensación de comezón en la cara. No pueden satisfacerla mientras llevan el traje espacial. Tienen que improvisar, así que a veces se rascan la zona con un micrófono colocado en el interior del casco. A veces colocan trozos de velcro dentro de su casco para estas cosas. Una de las cuestiones más complicadas de los viajes espaciales es cómo proteger a los astronautas de la radiación espacial. Nuestro cuerpo no ha evolucionado para soportar las tormentas de protones y los rayos cósmicos procedentes del Sol. Por supuesto, los trajes espaciales y el resto del equipo son esenciales. Algunas investigaciones también demostraron que una dieta rica en antioxidantes, que suele incluir un montón de verduras como espinacas, tomates y betabel, es “prometedora” a la hora de reducir los efectos nocivos de la radiación.

Los astronautas no siempre llevaron trajes espaciales blancos. Durante el primer proyecto de vuelos espaciales tripulados de la NASA, llamado Programa Mercury, llevaban trajes plateados. Pero ninguno de los astronautas salió a explorar el vacío del espacio en aquella época. El plateado no es un buen color para eso porque los trajes espaciales tienen que ser muy reflectantes. El blanco es el mejor para esto, ese color es el más efectivo para reflejar la radiación mientras se está en el espacio exterior. Estamos en la Tierra, lo que significa que la atmósfera es como un escudo que nos protege del 77 % de la radiación procedente del Sol. Pero los astronautas no tienen esa protección ahí arriba, y esto significa que son muy vulnerables a las quemaduras solares severas y a las temperaturas extremadamente altas. Un traje espacial blanco ayuda de la misma manera que la pintura blanca en las paredes mantiene una habitación más fresca. Un color más claro absorbe un 35 % menos calor.

El blanco no es el único color de su armario. Cuando se dirigen al espacio o vienen a la Tierra, a veces usan un traje naranja brillante. Es un color que llama la atención, así que, si algo sale mal durante el aterrizaje, y los astronautas tienen que abandonar rápidamente su nave, el equipo de rescate los detectará más fácilmente. Pero los tiempos cambian, así que hoy contamos con herramientas más sofisticadas para localizar a los astronautas que necesitan ayuda, como rastreadores GPS y transpondedores, así que los trajes ya no tienen que ser de color naranja. Flotando por el espacio. Todo es tranquilo, y estás disfrutando de la magnífica vista del oscuro y silencioso infinito lleno de miles de millones de estrellas, planetas, cometas, soles, lunas y tantas otras cosas que probablemente nunca descubriremos. El 95 % de nuestro universo sigue siendo un misterio para nosotros, pero... ¡Al menos la vista es impresionante!

Pero solo es buena si estás atado. ¿Qué pasa si algo sale mal en tu paseo espacial y te desprendes? Toda la escena pasa de ser un hermoso sueño a una pesadilla en un segundo. Pero no te preocupes. La NASA ha diseñado una mochila propulsora especial llamada SAFER (Ayuda simplificada para rescate EVA), por sus siglas en inglés. Dispara nitrógeno comprimido desde 24 propulsores, que es como puede dirigir al astronauta de vuelta a la seguridad. En teoría, tú también podrías expulsar algo de gas de tu traje. O tal vez lanzar una herramienta en la dirección opuesta, que es como te impulsarías hacia adelante. Pero es complicado porque tendrías que lanzarla precisamente en línea con tu centro de masa. De lo contrario, empezarás a girar sin control y, antes de que te des cuenta, estarás tan desorientado que no tendrás ni idea de adónde ir, aunque pudieras. Pero SAFER detectará automáticamente la rotación y utilizará sus chorros para ayudarte a mantenerte orientado hacia el lugar seguro.

Les tomó a los científicos 10 días enseñar a un pez dorado a manejar un auto. Le enseñaron a mover su propia pecera hacia un objetivo determinado, y a cambio, el pez recibe un premio. Esta investigación podría ayudarnos a navegar por el espacio algún día. Tiene que haber algún tipo de mapeo en nuestras mentes. Así es como podemos relacionar las partes de nuestro cuerpo y los movimientos con los cambios que experimentamos cuando estamos en el espacio. Así es como sabremos hasta dónde podemos extender el brazo para alcanzar una taza de café sin ir demasiado lejos y derribar el café. El control del movimiento no es el mismo que bajo la fuerza de la gravedad, y tenemos que estar seguros de si esos mapas en nuestro cerebro difieren entre el mar y la tierra o si es algo universal. Por eso, cuando digo que los científicos enseñaron a un pez a “manejar”, eso significa que, si el pez veía un objetivo, debía tocar la pared del tanque en la dirección deseada. De este modo, los científicos podían guiar las ruedas y moverlas hacia donde el pez quería ir.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas