¿Qué pasaría si la gente viviera en el espacio durante millones de años?

Curiosidades
hace 7 meses

Mira. El futuro lejano. Sí, los humanos han colonizado con éxito Marte y la Luna. Se resuelven los problemas de superpoblación y hambre en la Tierra. Pero pronto, una nueva amenaza se cierne sobre nuestro planeta, ’disculpen, planetas’. y la luna. De todos modos, los científicos han descubierto que en 150 años el sol explotará y destruirá todo nuestro sistema solar. Hay suficiente tiempo para construir una flota de enormes naves espaciales y evacuar a todos, pero no es suficiente tiempo para idear algún tipo de salto espacial de ciencia ficción. Ha pasado mucho tiempo desde que la gente encontró un nuevo planeta potencialmente habitable, y el más cercano está a varios millones de años de distancia.

No hay otra opción, la humanidad es evacuada en gigantescas naves espaciales y comienza el viaje infinitamente largo. Pasan algunas décadas. Dejamos el sistema solar y vemos nuestro sol explotar. Un gran flash y... eso es todo. No hay más luz. Solo pequeñas estrellas lejanas y las infinitas profundidades negras del espacio. Todas las naves están en un piloto automático sincronizado que no se desviará del rumbo pase lo que pase. Incluso si todos a bordo desaparecieran, la nave aún llegaría a su destino. Entonces, el lado positivo, los humanos sobrevivirán millones de años más; el lado negativo: debido a todo ese tiempo en transportes espaciales, nos veremos diferentes, totalmente diferentes. Las naves que lleguen al nuevo planeta estarán pobladas con biomasas pulsantes sin forma, ubicadas dentro de exoesqueletos metálicos. Así es como sucedería.

Los huesos en el espacio se debilitan, al igual que los músculos. No hay gravedad, por lo que tu cuerpo no está bajo ningún tipo de presión para que siga funcionando correctamente. Los astronautas de la Estación Espacial Internacional hacen mucho ejercicio para evitar que sus músculos se debiliten. Volvamos a la historia. Hay gimnasios y máquinas especiales que recrean la gravedad en cada transporte espacial. Pero para ahorrar energía, solo se enchufan un par de horas al día. Desafortunadamente, no importa cuán duro se ejercite la gente en el espacio, simplemente no será suficiente. Después de los primeros cien años, los huesos humanos se han vuelto tan frágiles que cualquier cosa remotamente dura puede provocar lesiones. Después de otros cien años, las personas pierden la capacidad de pararse sobre sus 2 piernas, pero no es solo por la debilidad de los huesos.

Después de todos esos años en gravedad cero, el cuerpo humano ya ha cambiado mucho. Un gran problema es que las personas pierden el sentido del equilibrio. Si tratas de ponerte de pie, te caerás. Los capitanes de las naves desmantelaron las máquinas de gravedad, de todos modos no estaban funcionando. Y todo el equipo deportivo a bordo se desarmó hace mucho tiempo y se usó como repuesto. La falta de gravedad no solo debilitaba a las personas, sino que también las hacía más altas. La columna vertebral necesita la gravedad para mantenerse estable, ¡y ahora todos los discos de la columna vertebral se han estirado! ¡Los humanos comienzan a parecerse a juguetes inflables! Todos tienen brazos y piernas mecánicos. ¡Solo átalos y ponte a trabajar!

Dar servicio al motor, limpiar los dormitorios, tirar la basura al espacio, levantar cualquier cosa... no sucedería sin esos brazos y piernas mecánicos. El tiempo pasa y la gente se vuelve más indefensa. Afortunadamente, los trajes de cuerpo mecánico siguen mejorando cada vez más. Desde que el sol se derrumbó sobre sí mismo, los ojos humanos han tenido dificultades. Dentro de las naves, el sol es reemplazado por una luz artificial especial que también emite vitamina D. Como hay mucha menos luz en general, las pupilas de las personas se agrandan. Luego, después de algunos siglos más, su visión realmente comienza a ir cuesta abajo. Pero este problema lo resuelve la tecnología. Los lentes artificiales magnifican la luz y evitan que los humanos queden completamente ciegos.

Las naves se desinfectan todos los días. Eso evita que las bacterias y los microbios se multipliquen, pero también significa que el sistema inmunitario humano no tiene que luchar contra ninguna enfermedad. Muy pronto, los humanos no podrán defenderse de nada, incluso un resfriado leve podría ser muy dañino. Está bien por ahora, no hay gérmenes ni nada a bordo, pero ¿qué pasará más adelante? En la nave, millones de plantas crecen en invernaderos especiales, con agua y luz ultravioleta. Las plantas producen oxígeno y lo esparcen por todo el barco. Por supuesto, no es suficiente oxígeno para satisfacer a millones, pero ayuda a las personas a recordar el planeta que dejaron atrás.

Después de siglos de vivir en naves espaciales, los humanos se han adaptado a las nuevas condiciones y casi han dejado de respirar. Los pulmones han desaparecido casi por completo, y los humanos están comenzando a desarrollar otras formas de obtener oxígeno, del agua, de los tanques de oxígeno líquido... ¡nos estamos convirtiendo en una especie totalmente nueva! Pero no todo es malo. La ingeniería genética se desarrolla cada año. Se crean trajes de soporte vital completos. ¡Ayudan con el movimiento, la fuerza, la velocidad, la visión, la audición e incluso el habla! Las voces de las personas se vuelven tan débiles que solo pueden hablar en susurros. Por suerte, los trajes tienen micrófonos y altavoces integrados.

Ya no hay comida, solo líquidos especialmente creados. Después de todo ese tiempo en el espacio, el estómago humano no puede digerir nada de todos modos... ¿te apetece un puñado de maní o una galleta pequeña? Olvídalo. Al principio, la comida espacial especial tenía mucho sabor, pero con el tiempo, la gente se olvidó de cómo se suponía que debían saber las cosas. Eventualmente, dejaron de agregar saborizantes y, debido a esta nueva comida sin sabor, los receptores de la lengua dejaron de funcionar. ¡Pronto, la gente perdió todo sentido del gusto! Para algunas personas, esta vida parece insoportable, pero tienen una opción. Simplemente pueden meterse dentro de una cápsula criogénica, por millones de años. Después es solo cuestión de descongelarlos rápido cuando finalmente lleguen las naves a destino. Pero es muy arriesgado estar congelado durante tanto tiempo. No hay garantía de que las naves no se estrellen contra un enorme meteorito, o algo peor.

La gente comienza a adoptar un enfoque diferente. Suben su conciencia a una computadora central. Es más seguro y requiere mucha menos energía. Y cuando te despiertes, puedes simplemente descargar tu mente en un nuevo traje humano modificado. Algunas personas deciden permanecer despiertas y llevar una vida “normal”. Pasan miles de años, luego millones. Los humanos se ven realmente diferentes ahora. Todas sus extremidades ahora son artificiales y los exoesqueletos que usan están controlados por el poder de la mente. Con cada milenio que pasa, los brazos, el cuello, las piernas y la columna... se vuelven más y más pequeños. Los huesos quebradizos se disuelven lentamente en la nada. Ojos, narices y bocas desaparecen. El cerebro ya no está protegido por un cráneo, solo está rodeado por una piel suave. Sólo queda la conciencia. Hoy en día, un humano es un poderoso robot de alta tecnología, gobernado por una pequeña bolsa pulsante, llena de un cerebro.

Han pasado algunos millones de años desde que los humanos abandonaron la Tierra. Todos los habitantes de la nave ya han olvidado que su especie nació en un planeta con gravedad. La historia de la vida en la Tierra se ha convertido en un mito, en una antigua leyenda. La mayoría de la gente cree que estas naves son sus verdaderos hogares, siempre lo han sido. Es por eso que, cuando los humanos finalmente llegan a su destino, ¡nadie está tan ansioso por bajarse y dar un paseo! La vida en un planeta nuevo y desconocido parece un gran dolor para el traje espacial. La gravedad, el aire, las bacterias, los gérmenes... Se necesitan varios miles de años de evolución para que la humanidad se acostumbre a estas nuevas condiciones. Afortunadamente, los humanos tienen un arma secreta, ¡la tecnología!

En este punto, todos los humanos se descargan de la computadora central a nuevos trajes de robot. La gente se enfrenta a una elección. Bajar de la nave y hacer de este planeta su nuevo hogar, o quedarse y vivir en las naves. Los que se quedan en las naves parten hacia las extensiones del espacio para explorar la galaxia y descubrir nuevos mundos. Aquellos que deciden quedarse en el nuevo planeta tienen que adaptarse a las nuevas condiciones. Es bastante diferente de la Tierra. Hay una densidad de aire diferente, patrones climáticos diferentes y nuevos elementos químicos extraños. Pasará otro millón de años antes de que estos sacos cerebrales robóticos adquieran una nueva forma.

Un día, estos lejanos descendientes humanos querrán investigar sus orígenes. Inventarán una nave que puede saltar a través del espacio y el tiempo. La investigación los llevará al pasado lejano, al pequeño planeta Tierra, al presente. Esto puede parecer una locura, pero imagina que mañana, alguien aterriza en tu patio trasero, y es tu descendiente, del futuro. Los pasajeros que se quedaron en las naves probablemente encontrarán nuevos planetas y tal vez decidan quedarse en algunos de ellos. Sus cuerpos también cambiarán y se adaptarán. Entonces, en miles de millones de años, el universo estará habitado por diferentes criaturas asombrosas, todas con algo en común. Todos eran humanos. Una vez.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas