Una mamá frustrada pide que no les den más tareas escolares a sus hijos

Historias
hace 11 meses

Todos fuimos niños y experimentamos el cansancio de volver del colegio, junto con lo tedioso de sentarnos a hacer los deberes. Con ayuda o sin ella, luego de algunas horas terminábamos todo y, si nos quedaba luz del día, nos íbamos a jugar. Esta madre no olvidó esa etapa y alzó la voz por sus hijos al manifestarse en contra de las tareas escolares.

Marsella, madre de dos

Cuando nos sentimos acabados, podemos buscar consejos de crianza de madres expertas o tips para padres en cualquier lado. A la hora de educar a los niños, la ayuda nunca es suficiente, y así lo entiende esta mamá que hace meses brinda apoyo de la mano de su propia experiencia.

Marsella Reynolds es una joven madre de dos niños que se ha hecho muy conocida en la plataforma social TikTok debido a sus consejos de maternidad y sobre todo de crianza respetuosa. La mexicana ha participado en distintos pódcast y actualmente se desempeña en las redes como creadora de contenido.

Su video viral

Marsella tiene muchos videos virales en su cuenta, la gran mayoría tiene por lo menos 500 000 vistas y otros miles de comentarios. Habla sobre temas como el trato hacia los niños, las cosas que normalizamos, consejos de seguridad, etc. Pero el que arrasó y generó más impresiones de las que ella podía imaginar es uno en el cual reflexiona sobre las tareas escolares.

En dos minutos con 57 segundos, esta mamá mencionó que no en todos los países se les dejan actividades para el hogar a los niños, y puso como ejemplo a Francia, BélgicaFinlandia. Sin embargo, el nivel educativo de los alumnos es mayor en los que sí tienen este tipo de deberes (según lo prueba el estudio internacional PISA).

Las razones que la ponen en contra de las tareas escolares

Por un lado, explicó que, debido a la naturaleza de las actividades escolares, algunas ayudan a que padres e hijos pasen tiempo de calidad, pero otras simplemente estresan a los pequeños. Habló sobre las tareas tediosas y acumulativas en las que la enseñanza se aplica por repetición, y solo terminan por sacarle mucho tiempo al niño.

“Yo estoy completamente en contra de las tareas que tienen a mi hijo sentado, escribiendo, pensando, estresado, y yo estoy nada más al lado, dándole ánimos”, comenta en el video. Usó un ejemplo en el que su hijo debía dibujar cincuenta peces, una actividad a la que no le encontró sentido.

De igual manera, Marsella fue muy clara con respecto a su apoyo a aquellas tareas de índole cualitativo en vez de cuantitativo. Ejemplificó lo que decía con una actividad que consistía en hacer collares de cereales, en la que tanto padres como hijos estarían entretenidos y podrían compartir tiempo juntos mientras hacían uso de su creatividad.

“Pero sí estoy a favor de aquellos ejercicios que permiten tener tiempo de calidad entre papá e hijo, siempre y cuando no excedan la media hora. No hablo del tiempo de calidad, sino de la actividad”, afirmó.

Debido a que Marsella es una mamá que trabaja como la mayoría, también tuvo en cuenta que los horarios escolares no suelen coincidir con las jornadas laborales. Así, aquellos padres que quieren ayudar a sus hijos con sus deberes deben modificar su itinerario. “Discúlpeme, pero yo jamás he encontrado un horario en el que yo entre después que mi hijo y salga antes que él de la escuela”, explica.

A todos esos tiempos se suman los de la rutina, encargarse de la comida, del baño para antes de acostarse, de las horas de sueño que necesita el niño, etc. “Mi hijo a las siete de la noche ya está acostado. Eso significa que a las seis lo estoy bañando, y si le dejan dos horas de tarea, se queda sin tiempo de ser niño”, se quejó Marsella.

Además, opina que los niños ya cumplieron su rol y su tiempo de estudiantes en el colegio, por ende, deberían poder tener espacio para ser niños en casa, sin tareas de por medio. Esto también tendría un efecto positivo en la vida familiar en conjunto, pues los padres sufrirían menos estrés por desperdiciar tiempo de su ocio personal en dichas tareas.

“También es una realidad que los papás estamos estresados y claro que se nos va a complicar más tener paciencia si ya estamos cansados y llevamos dos horas sentados en la mesa tratando de que se aprendan unas tablas de multiplicar, que dibujen cincuenta peces o que peguen ochenta sopitas”, explicó sobre el final del video.

Debemos recordar que el planteo de Marsella no es generalizado, ya que, como se dijo, entiende que hay distintos tipos de tareas y que algunas de ellas traen resultados notables y positivos en el desempeño de los niños en su día a día. Solo se opone a aquellos deberes extensos en tiempo y que finalmente no aportan enseñanzas significativas.

“Sé qué tipo de estimulación es la necesaria, qué tipos de ejercicios lógicos matemáticos son necesarios, de lectoescritura. Pero yo no estoy a favor de que los saturen al grado de que vivan siendo estudiantes, porque entonces ¿dónde queda la infancia?”, concluye.

Las reacciones y el impacto de su pensamiento

De más está decir que el video desató diferentes reacciones. Algunas profesoras comentaron la publicación, ya que están de acuerdo con Marsella y explican que, en muchos casos, mandan tareas simplemente porque se ven obligadas a hacerlo por razones que tienen que ver con las órdenes de los superiores en la escuela.

Entre los más destacados, están los siguientes comentarios:

  • Tuve un profe que decía: “Si sabes dar bien tu clase, no necesitas dejar tarea”. Él solo dejaba ejercicios de repaso durante la clase, y aprendimos mucho. © r00601/ TikTok
  • Así está mi hijo, el pobre me ruega que lo lleve al parque, pero la tarde no nos da, y eso que yo no trabajo fuera de casa. © Sarai Montenegro de / TikTok
  • Me vinieron flashbacks de mi papá y mi mamá gritándome por la tarea. © Jacky / TikTok

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas