Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

La asombrosa historia real del joven que inspiró la película “Atrápame si puedes”

Un adolescente se convierte en un maestro de la estafa, se hace pasar por piloto, médico y abogado, y burla durante cinco años los intentos del FBI para detenerlo. Parece la sinopsis de una ficción, y efectivamente es el argumento de Atrápame si puedes, la película de 2002 que unió a Leonardo DiCaprio, Tom Hanks y Steven Spielberg. Pero antes que nada, es la historia real de Frank Abagnale, protagonista de una vida tan asombrosa que fue llevada al cine, el teatro y la literatura.

Genial.guru te cuenta la historia de este hombre que, tras evadir una y otra vez la persecución de las autoridades, se convirtió en un gurú de la lucha contra el fraude.

Un trauma familiar lo llevó a huir de su casa

Frank Abagnale nació en 1948 en Nueva York, Estados Unidos, y cuando tenía 16 años sus padres tuvieron un divorcio traumático que lo marcó para siempre. Se escapó de su casa y, a diferencia de lo que cuenta la película, nunca volvió a ver a su papá. “Tuve que crecer muy rápido y ser muy creativo para sobrevivir”, comentó sobre sus inicios en el delito.

Aprovechando su buena oratoria y una apariencia que le permitía lucir de una edad mayor a la que realmente tenía, realizó sus primeras estafas: en distintos bancos cobró cheques sin fondos o falsificados. Esto llamó rápidamente la atención de las autoridades y comenzó así una persecución internacional que duró cinco años.

Se tomó más de 260 vuelos haciéndose pasar por piloto

Al pasar por la entrada de un hotel, vio a los tripulantes de un avión subirse a una camioneta para ir al aeropuerto y pensó que allí estaba la solución para escaparse de la ley: comenzó a hacerse pasar por piloto de la aerolínea Pan Am para viajar, hospedarse y comer gratis como empleado. A su vez, el uniforme y una credencial falsa le dieron una mayor credibilidad para seguir cobrando cheques.

Entre los 16 y 18 años, voló gratis más de 1 600 000 kilómetros abordando al menos 260 vuelos a 26 países. En la mayoría de los casos, lo hizo como pasajero, aunque explicó que, a veces, los verdaderos pilotos lo invitaron a tomar los mandos, e incluso en una ocasión quedó a cargo de un vuelo para lo que activó el piloto automático.

El agente encargado de atraparlo

El personaje que interpreta Tom Hanks en la película, Carl Hanratty, está basado en Joseph Shea, el agente del FBI que estuvo a cargo del caso. A diferencia de lo que muestra la cinta, fue un equipo mucho más numeroso el que participó de la investigación y la persecución de lo que se pensó era un experimentado criminal y no un adolescente.

Estuvieron cerca de atraparlo en el aeropuerto de Nueva Orleans, lo que llevó a Abagnale a dejar de subirse a aviones y se mudó a Georgia. Para no levantar sospechas puso “doctor” como profesión en un formulario de alquiler y aceptó ser supervisor de residentes en un hospital, un trabajo que le ofreció un médico de verdad que vivía en el mismo complejo de apartamentos. La farsa duró 11 meses hasta que puso en peligro la vida de un bebé.

El fin de la persecución

Con las autoridades otra vez pisándole los talones, se trasladó a Luisiana donde trabajó ocho meses en un estudio de abogados, gracias a la recomendación de una joven con la que salió. Falsificó un diploma de Harvard y llegó a colaborar con el Fiscal General del Estado antes de renunciar por no poder sostener la mentira.

Finalmente fue arrestado en 1969 en la ciudad francesa de Montpellier gracias a que una azafata lo reconoció y llamó a la policía. Tenía 21 años y orden de captura de 12 países. Estuvo preso en Francia, Suecia y finalmente fue extraditado a Estados Unidos. En ese último viaje logró escaparse temporalmente desde el baño del avión, según la película, aunque su versión es que lo hizo desde el compartimento donde se sirve la comida.

De estafador a gurú en la lucha contra el fraude

Tras pasar cuatro años en una cárcel estadounidense, le ofrecieron un trato: liberarlo a cambio de colaborar con el departamento contra el fraude del FBI. Fuera de la prisión forjó una amistad de 30 años muy fuerte con Shea, el mismo agente que intentó capturarlo una y otra vez, y en 1977 dio a conocer su historia en un programa televisivo que es dramatizado en el inicio de la película.

Abagnale tiene hoy 71 años, una esposa y lleva más de cuatro décadas como asesor de las fuerzas de seguridad. Tiene tres hijos, el mayor de ellos un abogado que también forma parte del FBI. Además, abrió su propia empresa antifraude que tiene como clientes a marcas reconocidas mundialmente como Facebook y Marriott.

Libros, cine y teatro

Abagnale publicó su autobiografía Atrápame si puedes en 1980, texto que fue la base que utilizó Steven Spielberg para el filme. Si bien no estuvo muy involucrado en la adaptación y realización de esta cinta sobre un fragmento de su vida, sí tuvo un cameo: interpretó al policía francés que detuvo a DiCaprio.

La historia fue llevada también al teatro en un musical que llegó a la escena de Broadway en Nueva York y que recibió numerosas nominaciones a los premios Tony, Abagnale escribió otro libro lanzado el año pasado, titulado Estáfame si puedes, en el que enseña a evitar estafas como el robo de identidad o de los datos de la tarjeta de crédito.

¿Piensas que Atrápame si puedes es uno de los mejores trabajos de Leonardo DiCaprio? ¿Qué historia real de un famoso o de un familiar crees que merece ser retratada en el cine y por qué? Cuéntanos en la sección de comentarios.