17 Objetos a los que deberíamos prestar más atención con la limpieza

Existen personas que son extremadamente organizadas y siempre intentan mantener cada espacio de su hogar reluciente. Pero también hay otros que son más relajados y acostumbran a limpiar solo cuando es necesario. El secreto de la limpieza está en la frecuencia y el mantenimiento, así que al organizar nuestras rutinas podemos lograr que todo siempre esté impecable sin gastar demasiado tiempo y esfuerzo.

En Genial.guru preparamos un pequeño listado de objetos que deberíamos limpiar con mucha frecuencia y que algunas veces podemos pasar por alto.

1. Filtro del aire acondicionado

Los aires acondicionados son equipos que no requieren de mucho mantenimiento, pero es importante recordar limpiar sus filtros con frecuencia, ya que de esta forma se evita la posible aparición de moho, polvo y alérgenos. Además de que la unidad trabajará más eficientemente y consumirá menos energía eléctrica. Estos equipos pueden tener filtros descartables o lavables que deberían cambiarse o limpiarse según el caso, cada 1 o 2 meses, en especial en las temporadas de frío.

Para lavar los filtros que no son desechables se debe apagar el equipo. Se puede aspirar si tiene mucho polvo o simplemente pasarlo por agua hasta sacar toda la mugre. Si el objeto necesita una limpieza más profunda, se lo puede dejar en remojo con vinagre y agua tibia por 1 hora, luego enjuagar y, en ambos casos, dejar secar.

2. Escurridor de platos

Según un experto en limpieza, el escurridor de platos debería limpiarse semanalmente para evitar la aparición de moho. Lo ideal es desarmarlo tanto como sea posible y cepillar cualquier mancha o sustancia pegajosa que se observe, luego enjuagar con agua muy caliente y dejar secar el objeto por completo dentro del fregadero.

3. Lavavajillas

Para evitar la acumulación de gérmenes y restos de comida es necesario limpiar el lavavajillas mensualmente. Lo ideal es vaciar el equipo y colocar una taza apta para lavavajillas con vinagre blanco destilado en posición vertical sobre la rejilla superior, para luego realizar un ciclo completo de lavado usando agua caliente.

Luego, para contrarrestar los olores, puedes colocar bicarbonato en el fondo de la tina y repetir el procedimiento anterior. Además es recomendable limpiar el desagüe después de cada lavado para eliminar cualquier residuo de comida que quede atrapado en él, así como limpiar los filtros con frecuencia.

4. Mecanismo del inodoro

Por lo general, el tanque del inodoro se pasa por alto cuando se trata de la limpieza del baño, pero aunque no lo parezca, este es un objeto que alberga óxido, moho, hongos y bacterias que pueden causar olores desagradables y afectar su funcionalidad. Lo recomendable es hacer una limpieza profunda dos veces al año utilizando vinagre blanco.

Para ello, cierra la llave de paso del inodoro y luego descarga el agua del interior. Después llena el tanque con vinagre y deja reposar por 12 horas. Pasado el tiempo, abre la llave de paso y descarga varias veces hasta eliminar el vinagre. A continuación, con un cepillo limpia las superficies.

5. Palanca de cambio en coches

La limpieza de los autos no solo se debe realizar en su exterior, sino también en su interior, y con mucho más hincapié en las zonas que están más en contacto con las manos, como el volante, las perillas del aire, botones para subir o bajar ventanas y, sin duda, la palanca de cambios. Con respecto a esta última, es común pensar que está limpia porque se observa que el cuero está brillante, pero lo que muchos no saben es que su verdadero color es mate.

Este brillo significa que la palanca está cubierta de grasa o aceite, además de bacterias y gérmenes. Así que no hay tiempo que perder: es momento de limpiar la superficie. Rocía en un cepillo de cerdas suaves un limpiador para interiores de coches y frota el cuero. Con un paño de microfibra retira el producto y repite hasta lograr un acabado mate u opaco.

6. Microondas

Los microondas son una grandiosa ayuda cuando se trata de calentar comida en poco tiempo, pero es común que los alimentos en su interior salpiquen, se derramen y suelten olores, convirtiéndolo en un foco para la suciedad y la grasa. Según expertos, los microondas deberían limpiarse al menos 1 vez a la semana, aunque lo ideal es hacerlo después de cada uso con productos que no sean tóxicos, como jabón para lavar los platos y un paño.

7. Ventilador

En general, las aspas de los ventiladores deberían limpiarse entre 3 y 4 veces por semana, pero siempre dependiendo del uso que se les dé. Su limpieza es bastante sencilla, ya que solo con una toalla y agua tibia puedes retirar la suciedad atrapada en la superficie o, si prefieres, también puedes hacerlo con un limpiador multiuso.

8. Extractor del baño

Un extractor de aire sucio o tapado no permite que la humedad salga de la habitación, por lo que eventualmente pueden generarse en ella hongos y moho. Lo recomendable es que cada 6 meses aproximadamente se le realice una limpieza.

Primero asegúrate de que esté apagado. Luego saca la cubierta exterior y límpiala con agua y jabón para platos. Después, con ayuda de una aspiradora, remueve todo el polvo que esté en el ventilador y luego pasa un paño húmedo para sacar la mugre restante.

9. Costados de la cocina u horno

Por lo general, casi siempre centramos nuestra limpieza en las hornillas, y no solemos prestar atención a los costados, ya que normalmente la cocina está dentro de los gabinetes y es bastante complejo sacarla con facilidad. Pero justamente en esos rincones ocultos se almacenan restos de comida y grasa. Así que al menos una vez al año es recomendable hacer la tarea de sacar todo y limpiar a profundidad.

10. Filtro de campana

Las campanas son un ayudante infaltable cuando de eliminar la grasa del ambiente se trata, pero así como son fabulosas también necesitan una limpieza frecuente en sus filtros para mantener su vida útil. Los filtros deben ser cambiados cuando ya no absorben los olores de la preparación de los alimentos o luego de cierto tiempo de uso, siempre verificando las especificaciones de la marca y el manual de usuario de este artefacto.

Existen filtros de carbón estándar que requieren ser reemplazados cada 6 meses, ya que no pueden ser lavados. Y por otro lado están los filtros de larga duración que deben lavarse con una frecuencia entre 3 y 4 meses dependiendo del uso, y hasta 8 veces antes de ser reemplazados. Se los debe higienizar con agua caliente sin usar jabón. Luego, déjalos escurrir y llévalos al horno por 7 minutos a una temperatura de 60 grados.

11. Desagüe de la ducha y bañera

Es común que los desagües de las duchas o bañeras se obstruyan con cabello y lodo de jabón, champú, acondicionador, exfoliantes, gel de baño y otros productos personales. Lo recomendable es eliminar la obstrucción de cabellos una vez al mes.

La mejor manera de limpiar dentro del desagüe es creando una especie de gancho con uno de alambre e intentar pescar la mugre y masa de pelos que obstruyen la tubería. Luego deja correr agua muy caliente varias veces hasta que pase con fluidez.

12. Filtro de la lavadora

Los filtros de las lavadoras deben limpiarse cada 3 a 4 meses. Mayormente las lavadoras de carga frontal tienen el filtro en la esquina inferior derecha, y para limpiarlo primero debes desenchufar la unidad y luego retirar el filtro girando el dispositivo. Estos residuos aparecen por la acumulación de detergente y pelusas.

Con una toalla de papel retira la mugre (o puedes pasarle un cepillo con cerdas suaves si la superficie está muy pegajosa). Dentro del filtro hay una especie de malla que es recomendable sumergir unos minutos en agua caliente para remover los excesos de detergente atrapado. Por último, verifica que no haya pelusas o mugre dentro del espacio donde estaba el filtro y coloca todas las piezas nuevamente en su lugar.

13. Horno

Hay tres señales que revelan cuando ha llegado el momento de limpiar a profundidad un horno: la primera es cuando se observan gotas de grasa o residuos en la superficie; la segunda, cuando al utilizarlo hay olores desagradables, y, por último, cuando sale humo del interior.

La limpieza va a depender del uso; si se utiliza con mucha frecuencia, lo recomendable es hacerla cada 3 meses, pero si el uso es muy eventual, entonces puede hacerse 1 o 2 veces al año.

14. Armarios

Los armarios deberían limpiarse y organizarse cada 6 meses. Para ello, será necesario hacer un inventario de la ropa que ya está desgastada y la que no utilizamos que podemos donar o regalar porque aún está en buen estado, fijando criterios para cada sección. De esta manera podrás tener a la mano todas las prendas que utilizas con mayor frecuencia.

15. Triturador de basura

Para limpiar el triturador de basura primero hay que verificar que el equipo esté desenchufado para evitar accidentes. Luego observa si hay trozos grandes de comida atascados, tapas de botella, plásticos y otros elementos en el interior. Nunca introduzcas la mano dentro del dispositivo; retira los elementos con ayuda de una pinza.

Luego introduce dentro del tubo cubos de hielo y media taza de sal, vuelve a enchufar el triturador y deja caer agua mientras el equipo trabaja. A continuación vierte una taza de vinagre y media taza de bicarbonato, y deja actuar por 15 minutos. Por último, cierra el desagüe con un tapón y llena el fregadero con agua y un poco de jabón para lavar los platos, retira el tapón y activa el mecanismo para que termine de limpiarse. Repite este procedimiento cada 2 meses.

16. Drenaje de las ventanas

Los pequeños orificios de drenaje de las ventanas cumplen con una gran función para evitar que el agua de lluvia entre en nuestros hogares. Para limpiar estos pequeños drenajes solo es necesario dejar correr a través de ellos agua con una manguera o pasar un pequeño alambre para sacar la tierra acumulada que obstruye el paso.

17. Aireadores de grifos

En los grifos de los fregaderos y lavamanos hay una especie de pantalla metálica llamada aireadores, que filtra todos los residuos que vienen en el agua, reduce los restos de plomo que se desprenden de las tuberías, permite regular la presión y reduce la cantidad de salida del agua.

Hay dos tipos de aireadores, uno que puede encontrarse en el extremo de salida de agua y otro oculto dentro de la tubería. En ambos casos necesitarás de una llave para aflojar y retirar el objeto. Luego debes sumergir el filtro en vinagre por unos 5 minutos. Pasado el tiempo, pasa un cepillo para remover la mugre y posteriormente vuelve a colocarlo en el grifo como estaba. Estos pequeños filtros deberían limpiarse cada 6 meses.

¿Con qué frecuencia limpias estos lugares y objetos? ¿Cuáles son tus mejores consejos de limpieza?

Compartir este artículo