12 Errores que cometemos al decorar nuestro balcón y que pueden evitarse fácilmente

Quien tiene un balcón tiene un tesoro. Ese pequeño espacio de solo unos cuantos metros, bien aprovechado, puede convertirse en nuestro paraíso personal, un lugar donde desconectarnos y relajarnos de nuestras rutinas diarias y del agotador ritmo de vida urbano. Hoy te contamos cómo diseñar un balcón bonito, a la vez que cómodo y funcional, en el cual te sentirás tan a gusto que no querrás salir de allí.

Genial.guru te cuenta cuáles son los errores más comunes que cometemos a la hora de diseñar nuestros balcones y que a la larga hace que resulten poco prácticos e incómodos.

1. No pensar en el uso que vamos a darle

No es lo mismo tener un balcón para que los niños jueguen, para almuerzos o cenas al aire libre, para sentarse a disfrutar un libro o para recibir a las visitas al fresco. Antes de empezar a amueblar y decorar nuestro balcón, tenemos que tener muy claro cuál será el uso que vamos a darle, y basándonos en eso debemos crear su diseño, para que además de bonito, sea realmente útil y funcional.

2. No crear un punto focal

De la misma manera que en el interior de nuestro hogar cada habitación tiene un foco, nuestro balcón también debe tenerlo. Por ejemplo, en la sala, los sofás pueden estar colocados hacia la chimenea, hacia la televisión o enfrentados entre sí delante de un hermoso cuadro para crear una zona de conversación. Dependiendo del uso que vamos a darle a nuestro balcón, hay que buscar un foco central en el que nos basaremos, tal como hicimos en el interior.

3. Utilizar muebles de interior

Teniendo claros los dos puntos anteriores, podemos empezar a pensar en los muebles. Por más bonito y elegante que sea un mueble de interior, al aire libre es probable que se estropee muy rápidamente, ya que los muebles diseñados para el exterior deben estar elaborados con materiales específicos resistentes a las inclemencias climáticas a las que estarán expuestos.

4. Poner demasiados muebles, elementos decorativos o plantas

Los balcones por lo general cuentan con un espacio bastante reducido, por eso es muy importante aprovechar bien y de forma inteligente cada rincón. Con los muebles adecuados y en su justa medida, podemos hacer que nuestro balcón luzca el doble de grande, o al contrario, que esté tan saturado que resulte incómodo y agobiante si hay demasiado mobiliario.

5. No optar por muebles plegables o de múltiples usos

Si la casa es de una pareja, no hay necesidad de poner una mesa para seis comensales por si vienen visitas; es mejor apostar por una mesa extensible y sillas plegables, que se pueden “transformar” cuando sea necesario. Estos muebles, además de ser prácticos, nos ayudarán a ganar espacio, y las posibilidades no se reducen solo a mesas y sillas, también hay sofás o taburetes con espacio de almacenamiento interior o mesas auxiliares que incluyen pequeños refrigeradores, entre otros.

6. No apostar por las plantas o no elegirlas correctamente

El “verde” no es simplemente un elemento decorativo más, también es útil para darte privacidad, repeler insectos y aislarte del calor y de los ruidos del exterior, ya que muchas plantas los absorben. Las posibilidades son infinitas, no te limites a cuatro macetitas, pudiendo optar por jardineras floridas, paredes verdes, enredaderas, pequeños árboles o plantas XL; puedes hasta tener tu propio minihuerto urbano. Solo procura escoger especies adecuadas al clima en el que vives.

7. Olvidarnos del suelo

Los suelos de los balcones suelen ser de baldosas ordinarias y frías que no nos ayudan para nada a crear el ambiente de calidez y confort que buscamos, pero ese problema tiene fácil solución. Para crear un espacio de ensueño, podemos utilizar alfombras (las de polipropileno o vinílicas son perfectas para el exterior), baldosas de madera para jardín, o por qué no, un esponjoso y espeso césped artificial por el cual se pueda caminar descalzo.

8. No tener en cuenta el sol

No tiene mucho sentido tener un precioso comedor al aire libre si en pleno mediodía las sillas están tan calientes que no podemos ni sentarnos. La luz solar es otro factor que muchas veces olvidamos a la hora de decorar nuestro balcón. Debemos saber en qué momentos el sol da de pleno en él y si son horas en las que querríamos utilizarlo. Si es así, podemos instalar estratégicamente toldos, sombrillas o cortinas que nos ayuden a mantener el espacio sombreado y fresco aun bajo los rayos del sol.

9. No iluminarlo de forma adecuada o suficiente

Si antes hablábamos de la problemática de la luz solar durante el día, ahora nos vamos a la de la oscuridad por la noche, porque las cenas al fresquito en verano son un placer del que no nos podemos privar. Para iluminar nuestro balcón, podemos optar por lámparas de pared o de mesa, cortinas de luces (como las de Navidad) o farolillos. Y es más, como estamos en el exterior, podemos aprovecharnos de la naturaleza y ahorrar en la factura de la luz usando lámparas solares.

10. No darle color

Hablamos de crear un espacio que nos ayude a desconectarnos y que nos llene de energía, no de una oficina. Apuesta por los colores. Los tonos claros en las paredes y los suelos ayudan a dar amplitud visual, lo que hace que cualquier espacio parezca más amplio. Si bien los muebles suelen ser de colores neutros (marrones, blancos o negros), podemos añadir toques de colores más vivos a través de los elementos decorativos que vayamos a utilizar: cojines, cortinas, alfombras, etc.

11. No escoger los textiles adecuados

Y si vas a incluir manteles, cojines, cortinas o cualquier otro textil, elige siempre textiles específicos para exterior. Este tipo de telas son creadas o tratadas para resistir las inclemencias climáticas a las que estarán expuestas, mientras que una tela común puede desarrollar moho a causa de la humedad, ser decolorada por los rayos del sol o rasgada por la fuerza del viento.

12. Olvidarnos de él en invierno

Si amas los ratos que pasas en tu balcón, tienes que saber que no tienes por qué renunciar a ellos durante el invierno. Puedes sustituir los textiles livianos veraniegos por otros más calentitos, y si aun así no fuera suficiente, en el mercado es posible encontrar una gran variedad de calefactores para el exterior con diseños elegantes y modernos, que te permitirán mantener tu terraza cálida para poder seguir disfrutando de ella a pesar del frío.

¿Cómo está decorado tu balcón actualmente? ¿Qué cambios te gustaría hacerle?

Compartir este artículo