Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

10 Errores culinarios que cometen incluso los chefs experimentados

Si dos cocineros preparan el mismo plato usando los mismos ingredientes, todavía no significa en absoluto que ambos resulten igualmente sabrosos. No solo los ingredientes son importantes, pero también su proporción y talento culinario. La habilidad de poner el bistec en la sartén en el momento adecuado (¡ni más pronto ni más tarde!), así como saber cortar las papas en rodajas de un tamaño determinado y poseer otros trucos culinarios no es menos valioso.

En Genial.guru nos encanta cocinar. Por lo tanto, hemos estudiado varios libros y publicaciones de Internet en busca de los trucos poco conocidos pero efectivos gracias a los cuales cualquiera puede convertirse en un cocinero nivel “dios”.

1. No es necesario cocinar pollo a alta temperatura

Debido a la temperatura y el fuego alto, la carne de pollo es fácil de sobrecocer por lo que se vuelve seca y gomosa.

  • ¿Cómo se hace? El pollo se prepara a fuego lento y a una temperatura más baja (aproximadamente 85 °C). Para controlar el proceso, deja la olla entretapada. Es necesario que el agua cubra completamente la carne y no hierva: debe haber ondulaciones suaves en la superficie.

2. Asar el pollo con verduras es una mala idea

En este caso, los jugos de pollo no se evaporan, sino que son absorbidos por los vegetales. Como resultado, el pollo se hace gomoso, las verduras adquieren un sabor específico. Además, el plato se está preparando de forma incorrecta: el asado se convierte en cocción al vapor. Si la carne que echas a la sartén es fría, la temperatura del plato también se baja.

  • ¿Cómo se hace? Asar el pollo hasta que esté en su punto, agregar los condimentos como los chalotes, el ajo o la salsa de soya y retirar de la sartén. Las verduras se asan por separado con salsa o condimentos. Justo antes de servir, agrega el pollo a las verduras y cocina durante aproximadamente 1-2 minutos para que los ingredientes alcancen la misma temperatura.

3. Si quieres hacer puré de papas, no cortes las papas en trozos demasiado pequeños...

Los trozos pequeños se cocinan más rápido, pero se quedan impregnados de agua, por lo que luego absorben la mantequilla o la crema mucho peor.

Si las papas se cortan de manera desigual, las rodajas se van a cocer a diferentes velocidades. Y si decides hacer puré de papas, entonces será lleno de grumos.

  • ¿Cómo se hace? Cortar las papas en cuartos. El tamaño promedio de las rodajas es óptimo: se cocinarán un poco más, pero se cuecen de manera uniforme y podrán absorber suficiente crema.

4. ...y precalienta la mantequilla / crema

Si agregas leche fría o crema en el puré de papas, la mezcla se enfriará y las papas no van a absorber todo el líquido.

  • ¿Cómo se hace? Calienta la mantequilla o la crema por separado: la mantequilla debe derretirse y la crema debe comenzar a evaporarse. Calienta los ingredientes con cuidado, puedes usar un microondas o una estufa.

5. Voltear el pescado solo una vez

Algunos de los pescados tienen una textura muy frágil. Cuanto más volteemos los trozos, mayor será la posibilidad de que se deshagan.

  • ¿Cómo se hace? Si estás cocinando pescado de carne muy delicada (por ejemplo, lubina, tilapia, etc.), voltéalo solo una vez o utiliza el empanado.

6. Utensilios de cocina fríos quitan 100 puntos al plato

Lleva al hecho de que el filete se calienta de manera desigual o se pega a la sartén. Lo mismo se aplica a la parrilla.

  • ¿Cómo se hace? Antes de poner el pescado en la sartén o la parrilla, deja que los utensilios y el aceite se calienten bien. ¿Cómo determinar que ya se puede cocinar el producto? Fijándose en el aceite: deben formarse burbujas, pero sin humear.

7. Las setas sabrán mejor si absorben la menor humedad posible

Las setas son campeonas de la absorción de humedad. Antes de cocinar, solemos lavarlas lo que lleva al hecho de que se acumula demasiada agua en su interior.

  • ¿Cómo se hace? Limpia las setas con una toalla húmeda (papel, paño) o cepillo. Por lo tanto, las setas no van a absorber la humedad innecesaria y se quedarán limpias. Por supuesto, estamos hablando de setas más o menos limpias ya que remover trozos de tierra con una toalla húmeda es una tarea bastante tediosa.

8. Es fácil de pasarse agregando queso a la pizza. Contrólate

Puede parecer que cuanto más queso haya en la pizza, más sabrosa resultará. De hecho, puedes echar a perder el plato. Se debe a que la mozzarella contiene mucha humedad: la pizza estará cruda y los ingredientes restantes se empapen y tendrán un aspecto poco apetitoso.

  • ¿Cómo se hace? Es preciso encontrar un punto medio. Distribuye la mozzarella de tal forma que la salsa quede un poco cubierta: preservará la corteza crujiente y ayudará a evitar el exceso de humedad.

9. Bandeja precalentada = corteza crujiente

Por lo general, colocamos la pizza en la bandeja para hornear, aceitada o cubierta con papel de aluminio a temperatura ambiente. Pero luego nos preguntamos por qué la corteza no cruje.

  • ¿Cómo se hace? Antes de poner la pizza en la bandeja, caliéntela bien. Echa un poco de aceite y déjala en el horno por unos minutos. En Italia, la pizza se hornea en el horno de leña durante un par de minutos, o incluso menos. La temperatura adecuada y la placa de hornear caliente es uno de los secretos de la corteza crujiente.

10. La fecha de caducidad del huevo te indicará para qué plato sirve

Si los huevos que coces son frescos, será mucho más difícil pelarlos. Cocidos en pocos días, serán mucho más fáciles de pelar. Se trata del nivel de acidez: la clara en los huevos frescos tiene un pH bajo. Por lo tanto, al cocer, se adhiere más fuertemente a la cáscara. Después de 2 o 3 días, el nivel de pH aumenta, la clara se adhiere menos a la membrana y el huevo se hace más fácil de pelar.

  • ¿Cómo se hace? Para freír, elije los huevos más frescos y para cocer, aquellos que han estado en la nevera unos cuantos días. ¿Tienes solo huevos frescos en tu casa? Habrá que hervirlos un poco más de lo normal o agregar 1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio al agua.

11. Fuego fuerte puede echar a perder los huevos

Los huevos son muy fáciles de quemar. Esto se debe al hecho de que las claras se preparan algo más rápido que las yemas. Por lo tanto, cuando la yema todavía está cruda, la clara se quema y se vuelve demasiado dura.

  • ¿Cómo se hace? Hay que freír los huevos a fuego medio. Este truco permitirá que tanto la yema como la clara alcancen el sabor y la textura deseados.

12. El teflón no es adecuado para todos los platos: no te apresures a desechar la sartén de hierro fundido

La sartén con revestimiento antiadherente es práctica, pero no es adecuada para todos los platos. No sirve para hacer que el pescado o la carne queden crujientes. Aunque, como indica su nombre, la carne no se va a adherir a ella.

  • ¿Cómo se hace? Si quieres que la carne o el pescado queden crujientes, elije una sartén grande de hierro fundido o de acero inoxidable. El revestimiento antiadherente te ayudará si tu objetivo son las crepas tiernas u omelette.

13. No te olvides de agregar harina al empanizar

Empanando los platos, a menudo olvidamos un ingrediente importante: la harina. Como resultado, una parte del pan rallado se cae en el proceso de fritura.

  • ¿Cómo se hace? El orden correcto de empanado es el siguiente: cubre la carne, los langostinos u otro alimento con harina, luego empapa el alimento con huevo batido y, finalmente, sumérgelo en pan rallado.

¿Tienes tus propios trucos culinarios? ¿O quizás sabes preparar magistralmente algún plato complicado y no te importa compartir el secreto?