Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

12 Postres mexicanos que son los reyes de la sobremesa

La cocina mexicana ofrece muchos platillos tan distintos en textura, sabor, ingredientes y preparación que es posible tener una experiencia distinta en cada región de México. Lo mismo sucede cuando de lo dulce se trata; pues el deleite de los postres mexicanos también es extraordinario.

Genial.guru recopiló para sus lectores los postres más deliciosos de la cocina mexicana que fácilmente se pueden hacer en casa y que son un verdadero tesoro de la gastronomía.

1. Jericalla

La jericalla es un postre que se come tradicionalmente en Guadalajara, Jalisco, pero también se puede encontrar en otras partes de México. Su sabor es dulce y su textura suave por dentro, pero crujiente en la superficie, ¡es el crème brûlée mexicano!

Ingredientes:

  • 750 ml de leche

  • 1 varita de canela

  • 1 cucharada de extracto de vainilla

  • 6 yemas

  • 150 g de azúcar

Preparación:

  1. Precalienta el horno a 160 °C.

  2. Hierve la leche con la canela; antes de que se haga nata, agrega la vainilla y mantén caliente.

  3. Blanquea las yemas con el azúcar, luego combínalas con la leche y cuela la preparación. Vierte en contenedores individuales y hornéalos por 30 minutos a baño María.

  4. Enfría a temperatura ambiente.

  5. Puedes agregarle alguna fruta agridulce. Nosotros le pusimos zarzamora.

2. Arroz con leche

El arroz con leche es también un postre que tiene distintas versiones según el país o lugar donde se prepare. A México llegó a través de las tradiciones españolas, pero poco a poco se fue transformando en cada una de las cocinas mexicanas.

Ingredientes:

  • 100 g de arroz (preferentemente de grano redondo)

  • 1 litro de leche (preferentemente entera)

  • 150 g de azúcar

  • Canela

  • Cáscara de limón

Preparación:

  1. Coloca el arroz (puedes lavarlo previamente pero sin dejarlo remojar) en una olla y verter el litro de leche.

  2. Mientras se remoja el arroz en la leche, agrega cáscara de limón, en trozos grandes, ramitas de canela y dejar reposar, entre una media hora o una hora completa.

  3. Luego de dejar reposar el tiempo suficiente, coloca la olla al fuego. Hay que mantener la mezcla revolviéndose para que no se pegue (¡y no se desborde la leche!).

  4. Retira la cáscara de limón y las ramitas de canela con una pala.

  5. Déjalo reposar destapado, en fuego bajo sin descuidar la mezcla.

  6. Verifica que el arroz parezca estar “al dente” y, en ese momento, agrega el azúcar.

  7. Mezcla hasta que el arroz esté bien cocido, se tiene que ver cremoso.

  8. Apaga el fuego y sigue batiendo para que se vea más cremoso.

  9. Refrigéralo de 15 a 20 minutos y sírvelo. Puedes acompañarlo de canela en polvo, ramitas de canela enteras y/o pasitas.

3. Churros

Los churros no son una receta típicamente originaria de México, pues también se comen en España, Bélgica, Portugal, etc., pero en México se preparan espolvoreados con azúcar y canela, o también rellenos con chocolate, mermelada, leche condensada o cajeta. Es uno de los postres “callejeros” o ambulantes por excelencia.

Ingredientes:

  • 250 g de harina

  • 2 huevos

  • 1 cucharadita de canela en polvo

  • 150 g de mantequilla

  • 250 ml de agua

  • 2 g de sal

  • 200 g de azúcar

  • 1 taza de cajeta quemada

  • 1 duya

  • Aceite suficiente para freír

Preparación de los churros:

  1. Calienta agua con mantequilla en una olla suficientemente grande. Deja hervir y agrega inmediatamente la harina y la sal. Bate rápidamente con un batidor de globo durante 1 minuto hasta que se forme una bola.

  2. Retira la mezcla del fuego y llévala a la batidora. Agrega los huevos, uno por uno, y mezcla. Una vez que esté la pasta formada, colócala en la duya y déjala enfriar.

  3. Mientras tanto, calienta el aceite y, cuando comience a hervir, alista la duya y corta los churros del tamaño que quieras con ayuda de unas tijeras de cocina o cuchillo. Fríelos hasta que se doren.

  4. En otro recipiente, combina canela con azúcar. Cuando los churros recién salgan del aceite, cúbrelos con esta mezcla.

  5. Los churros se sirven calentitos y se pueden acompañar de cajeta, chocolate o leche condensada.

4. Fruta con chamoy casero

Para una tarde calurosa, nada mejor que un plato de fruta fresca, pero si lo acompañas con un poco de chamoy, ¡uf!, le dará todo el toque que necesita. El chamoy es un condimento mexicano que suele acompañar muchos platillos tropicales, esta vez hicimos el nuestro de forma casera.

Ingredientes:

  • 1 taza de agua de Jamaica

  • 2 tazas de flor de Jamaica cocida

  • 1 limón

  • 2 cucharadas de chile en polvo comercial (mezcla de chile de árbol, guajillo y pasilla)

  • 1 puñado de arándanos

Preparación:

  1. En la licuadora, agrega 1 taza de agua de Jamaica y las 2 tazas de flor de Jamaica cocida.

  2. Exprime el jugo de 1 limón y agrégalo también a la licuadora.

  3. Añade las dos cucharadas de chile en polvo. Puede ser el chile comercial que ya venden preparado. Dependiendo de qué tan picante quieres tu mezcla de chamoy, puedes agregar más de dos cucharadas.

  4. Agrega un puñado de arándanos y mezcla en la licuadora.

  5. Una vez que esté disuelto por completo, puedes servirlo y comerlo. Aunque te recomendamos que lo dejes reposar una hora o dos en el refrigerador para disfrutarlo mejor frío. Esta mezcla puede durar hasta una semana en el refrigerador.

5. Buñuelos

El buñuelo es otro postre que tuvo transformación cuando llegó de España a México, y es un postre que tradicionalmente se hace en diciembre, durante las celebraciones navideñas.

Ingredientes para el buñuelo:

  • 2 tazas de harina para todo uso

  • 1 cucharadita de polvo para hornear

  • 1 cucharada de azúcar

  • 1/2 cucharadita de sal

  • 1 huevo

  • 1 cucharada de mantequilla derretida y a temperatura ambiente

  • 3/4 de taza de agua tibia

  • 1 cucharadita de esencia de vainilla

  • 2 tazas de aceite vegetal para freír

  • Azúcar para espolvorear

Ingredientes para el piloncillo:

  • 3 1/2 tazas de agua

  • 1 cono grande de piloncillo

  • 1 varita de canela

  • 6 guayabas

  • 1/3 de cucharadita de anís

  • 1/4 de la cáscara de una naranja

Preparación de los buñuelos mexicanos:

  1. Mezcla la harina, el polvo de hornear, 1 cucharada de azúcar y 1/2 cucharadita de sal en un tazón lo suficientemente grande.

  2. Haz un hueco en el centro de la mezcla y agrega el huevo, la mantequilla derretida y la vainilla. Revuelve muy bien. Agrega agua poco a poco y amasa. Debe quedar una mezcla suave y lisa. Cuando luzca así, cúbrela con un paño delgado y deja reposar unos 30 minutos.

  3. Una vez que la masa haya reposado, divídela en 12 bolitas y cúbrelas con una servilleta de cocina.

  4. Calienta el aceite en una sartén grande.

  5. Enharina las bolitas de masa y, una a una, estíralas con un rodillo. Aplana cada bolita hasta hacer un círculo muy delgado sin que se rompa.

  6. Para estirar aún más el buñuelo, usa una cacerola invertida, cubierta con un paño de manta y estira los borde con mucho cuidado.

  7. Te recomendamos formarlos todos y tenerlos listos para freírlos en el aceite.

  8. Una vez freídos, coloca los buñuelos en un plato cubierto con toallas de papel absorbentes. Aun calentitos, espolvoréalos con azúcar.

Preparación del jarabe de piloncillo:

  1. Calienta en una olla mediana una taza de agua y el cono de piloncillo a fuego medio-alto. El piloncillo debe disolverse y tener una consistencia de caramelo líquido.

  2. Agrega el resto del agua cuidadosamente además de la canela, la guayaba, el anís y la cáscara de naranja. Esto debe llevarse a ebullición durante 6 minutos, aproximadamente. Revuelve siempre y deja hervir 4 minutos más.

  3. Cuando obtengas el jarabe puedes servirlo en un recipiente aparte para colocarlo sobre los buñuelos según el gusto de cada quien.

6. Torrejas

La torrija o torreja es otro de los platillos que tanto se prepara en Europa como en Latinoamérica, con sus variantes. En México, por ejemplo, la torreja es tradición de la comida de Guerrero, pero se come en todo el país.

Ingredientes:

  • 1 barra de pan rebanado en trozos de 5 cm de grosor aproximadamente (de preferencia de tres días)

  • 2 huevos (separar la yema de la clara)

  • 1 cono de piloncillo

  • 1 litro de agua

  • 1 raja de canela

  • Aceite para freír

  • Pasitas para decorar

Preparación para la torreja:

  1. Se baten las claras a punto de nieve y se incorporan las yemas.

  2. Pon una sartén con suficiente aceite para freír.

  3. Se pasan las rebanadas de pan en el huevo batido y se fríen.

  4. Cuando tengan una textura capeada, saca las torrejas del aceite y déjalas reposar en un plato con servilletas absorbentes.

Preparación del jarabe de piloncillo:

  1. Hervir el litro de agua con el piloncillo y la canela, deja que se consuma hasta tres cuartos del líquido o hasta que tenga una consistencia más espesa.

  2. Por último, se ponen los panes capeados en el piloncillo terminado de 3 a 5 minutos en el hervor.

  3. Decora con pasitas al gusto.

7. Marquesitas

Quien ha estado en Mérida, Yucatán, sabe que la marquesita es el postre “bomba” por excelencia. Y es que este postre puede encontrarse incluso en los puestos callejeros de la ciudad.

Ingredientes:

  • 1 taza de harina

  • 1 taza azúcar glass

  • 1/2 taza de mantequilla suavizada

  • 4 claras de huevo

  • 1/2 taza de leche

  • 1 cucharada de esencia de vainilla

  • 1 pizca de sal

  • 200 g de queso bola

  • Aderezos dulces al gusto (mermelada, cajeta, leche evaporada, Nutella, etc.)

Preparación:

  • En un tazón, mezcla la harina, el azúcar glass y la mantequilla, revuelve con un batidor.

  • Añade las claras, la leche, la vainilla y la sal.

  • Bate hasta deshacer todos los grumos.

  • Calienta una sartén y vierte una porción de la mezcla que cubra toda la superficie. Debe quedar una consistencia delgada.

  • En cuanto veas que la mezcla adquiere otro color, voltéala para que se dore.

  • Inmediatamente, agrega el queso bola y el aderezo que quieras ponerle, como mermelada, crema de avellanas, chocolate o leche condensada.

  • Enrolla con cuidado y deja dorar unos segundos.

8. Tamal dulce

El tamal es un platillo que tiene origen mesoamericano. En México, igual se comen picantes que dulces. Guárdate esta receta que es especial de la abuela y requiere mucha paciencia.

Ingredientes:

  • 1 1/4 tazas de manteca de cerdo

  • 1/4 de cucharadita de polvo para hornear

  • 1 kg de masa de maíz para tortilla

  • 1 1/3 tazas de agua

  • 1 1/4 tazas de azúcar

  • 1/4 de taza de pasitas

  • 1/4 de cucharadita de colorante vegetal rojo (opcional)

  • Hojas de maíz para tamal

Preparación:

  1. Bate la manteca de cerdo con el polvo para hornear hasta que se torne blanquecina y tome apariencia de merengue, a mano, según tu fuerza y velocidad. Una vez hecha la mezcla, resérvala.

  2. En un tazón grande, bate con las manos la masa y agrega agua hasta que no haya ningún grumo. Añade el azúcar, las pasitas y el colorante rojo. Mezcla todo.

  3. Agrega la manteca batida y mezcla de nuevo, todo debe quedar bien incorporado.

  4. Coloca, aproximadamente, 1/3 de taza de la masa preparada en el centro de una hoja de maíz (esta ya debe estar preparada para el tamal) y dóblala haciendo una envoltura. Puedes hacer hasta 10 tamales con este procedimiento.

  5. Acomoda los tamales en una vaporera con agua y hiérvelos durante una hora.

  6. Sírvelos bien calentitos.

9. Pan de elote

El pan de elote es muy tradicional en Latinoamérica, por su base de grano de maíz. En México, tiene sus variaciones según la región del país; incluso, de esto depende si es más seco o más dulce.

Ingredientes:

  • 1 lata de leche condensada

  • 4 piezas de elote desgranado

  • 1 barra de mantequilla (90 g) a temperatura ambiente

  • 4 huevos

  • 1 cucharada de polvo para hornear

  • 1 taza de azúcar glass

Preparación:

  1. Precalienta el horno a 180 °C.

  2. Licúa la leche condensada con los elotes, la mantequilla, los huevos y el polvo para hornear.

  3. Echa la mezcla en un refractario previamente engrasado y enharinado.

  4. Hornea a 180 °C durante 40 a 45 minutos. Para saber si está listo, introduce un palillo o un cuchillo y verifica que salga limpio.

  5. Retira del horno y deja enfriar para servir.

  6. Puedes decorarlo con azúcar glass o acompañarlo de una bola de helado, como nosotros lo hicimos.

10. Plátanos con crema

Los plátanos con crema son uno de los postres con fruta favoritos en México. Son fáciles de hacer y quitan el antojo rápidamente. Se puede hacer con plátano Valéry, pero en esta ocasión, decidimos hacerlo con plátano macho para que fuese más dulce.

Ingredientes:

  • 2 plátanos machos maduros

  • Aceite para freír

  • 1/2 taza de azúcar

  • 1 cucharada de canela

  • 1/2 taza de leche condensada

  • 4 cucharadas de crema

Preparación:

  1. Corta el plátano macho en rodajas delgadas. Fríelo en un poco de aceite y déjalo reposar hasta que se enfríe a temperatura ambiente. Puedes dejarlos en un papel absorbente.

  2. Vierte el azúcar y la canela en un tazón. Toma las rebanadas de plátano y revuelve y empaniza en la mezcla.

  3. Haz una mezcla de la leche condensada con la crema.

  4. Sirve los plátanos ya empanizados en azúcar y canela y báñalos con esa mezcla.

11. Ate con queso

El ate es un dulce de membrillo que se produce en muchas zonas de México. Puede estar hecho con distintas frutas como la guayaba, pera, zapote, mango, etc. Es un postre que gusta tanto a niños como a adultos y suele servirse acompañado de queso.

Ingredientes:

  • 1 kg de guayaba

  • 2 litros de agua

  • Las cáscaras de 2 manzanas

  • 3 tazas de azúcar

  • El juego de 3 limones

Preparación:

  1. En una olla, coloca las guayabas con la mitad del agua y hiérvelas. Una vez que suelten el hervor, deja enfriar. Luego, licúa y cuela.

  2. En otra cacerola, agrega las cáscaras de la manzana, una taza de agua y hierve por 15 minutos. Cuela y reserva esa agua.

  3. En una tercera cacerola, agrega el resto del agua con el azúcar. Cocina a fuego medio hasta que obtengas un jarabe.

  4. En esa misma cacerola, añade el líquido de las cáscaras de manzana, el jugo de tres limones y la mezcla de guayaba que hiciste en primer lugar.

  5. Cocina a fuego bajo por 45 minutos y mueve ocasionalmente.

  6. Retira del fuego y vierte sobre un molde cuadrado, con papel encerado, y deja reposar unas 24 horas en el refrigerador.

  7. Al día siguiente, tendrás listo el ate de guayaba que puedes servir con una rebanada de queso. Puede ser manchego, aunque en este caso, usamos queso Gouda.

12. Chongos zamoranos

Los chongos zamoranos tienen su origen, precisamente, en Zamora de Hidalgo, Michoacán. Se trata de un postre con leche cuajada que se remonta a la época virreinal española. Es un postre bastante selecto, que solo gusta a algunos paladares. La receta varía según cada cocina.

Ingredientes:

  • 3 y 1/2 litros de leche entera fresca

  • 3/4 kg de azúcar morena

  • 5 gotas de cuajo (o 1/4 de pastilla para cuajar)

  • 5 ramas de canela

Preparación:

  1. Coloca la leche tibia en una olla lo suficientemente extensa. Agrega el cuajo a la leche y revuelve bien. Tapa con una servilleta y deja reposar unas tres horas.

  2. Verás que la leche ha quedado cuajada. Con un cuchillo, pártela en cubitos, sin sacarla del molde. Solo necesitas hacer una cuadrícula.

  3. Corta las ramitas de canela y agrega pedacitos en medio de cada uno de los cubitos.

  4. Lleva todo a fuego medio-bajo. No descuides tu mezcla. Cuando el suero de la leche suba, es hora de retirarlo con una cuchara con ayuda de un recipiente (el suero puede usarse para otros platillos, o para hacer queso), sin quitar la mezcla del fuego. Es importante quitarle el suero para que no queden demasiado caldosos.

  5. La mezcla, todavía en el fuego, va a bajar. Agrega el azúcar y deja que se incorpore hasta hervir.

  6. Cuando hierva, con una cuchara, procura voltear el cuajo, sin desbaratar demasiado. Deja que se cocine un poco más.

  7. Cuando adquieran un color quemado, es hora de apagar el fuego.

  8. Deja enfriar una hora y mete la mezcla al refrigerador una hora más.

  9. Sírvelo frío en una copa de cristal.

De todos estos postres, ¿tienes tu propia receta casera? ¿Hay alguno que no has probado todavía? Queremos leer tus comentarios.