Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Cómo puedes aliviar el dolor articular con 10 remedios naturales

Se denomina artritis a un conjunto de afecciones que causa inflamación, tumefacción y dolor en las articulaciones. Existen 100 tipos diferentes, aunque la más común es la osteoartritis. En este caso, la capa de cartílago que recubre los huesos se degenera, provocando hinchazón, rigidez y dolor. Sin descartar los tratamientos médicos, los remedios caseros, sumados a un cambio en el estilo de vida, pueden ayudar a reducir los síntomas y el progreso de la enfermedad. Si tú o un ser querido padecen artritis, el siguiente artículo puede serles muy útil.

Genial.guru investigó y reunió 10 remedios caseros muy efectivos que pueden ayudarte a aliviar los síntomas de esta enfermedad para tener una mejor calidad de vida.

1. Cambia tu dieta

La dieta occidental rica en grasas, azúcares y harinas refinadas provoca el síndrome de intestino permeable. Es decir, la mucosa del intestino permite el paso de bacterias dañinas a la sangre.

El organismo genera una respuesta inmune para defenderse, atacando, sin querer, los propios tejidos. Esta es una de las causas principales de artritis. Para aliviar el dolor de las articulaciones se aconseja cambiar por completo la forma de alimentarse. El daño intestinal se revierte cuando la dieta es rica en vegetales, frutas, legumbres y granos.

En la medida de lo posible, evita los lácteos y carnes procesados, así como los alimentos con gluten. Una dieta saludable y natural brinda enzimas que actúan contra la inflamación y reducen el dolor articular.

2. Controla tu peso corporal

La Arthritis Foundation afirma que cada kilogramo de peso corporal se multiplica por tres en las rodillas, y por seis en las caderas. Este estrés adicional que sufren las articulaciones hace que el cartílago se rompa con mayor facilidad, empeorando los síntomas de la artritis. Mantener un peso adecuado alivia la presión ejercida en las articulaciones, aliviando la rigidez y el dolor.

3. Utiliza almohadillas de semillas frías y calientes

Según un estudio, aplicar frío o calor es beneficioso para aliviar la inflamación y el dolor de la artritis. El calor facilita los movimientos, pues mejora la rigidez, mientras que el frío genera la liberación de endorfinas, las cuales producen una sensación de bienestar.

A la vez, la temperatura disminuye la respuesta nerviosa, reduciendo el dolor. Las almohadillas pueden hacerse en casa, utilizando un paño de algodón relleno con granos de maíz, legumbres, avena o arroz, elementos que mantienen la temperatura por un tiempo prolongado.

La almohadilla puede calentarse en el microondas u horno convencional durante unos minutos, y enfriarse en la nevera. La aplicación de calor no debe superar los 20 minutos, mientras que el frío debe aplicarse solo por 10 minutos.

4. Prueba con masajes

Un estudio de 2013 investigó el efecto de los masajes en un grupo de personas con artritis. A la mitad de los participantes se le brindó un tipo de masaje de presión ligera, mientras que a la otra se le dio masajes de presión moderada.

Después de 4 semanas, el segundo grupo, el cual recibió masajes moderados, sintió menos dolor en la articulación afectada, además de mayor libertad de movimiento y más fuerza de agarre. La Arthritis Foundation explicó que los masajes disminuyen la producción de cortisol, hormona asociada al estrés, y de la sustancia asociada al dolor de los neurotransmisores P.

A su vez, el masaje aumenta la producción de serotonina, la cual ayuda a mejorar el estado de ánimo. Por lo tanto, es recomendable masajear con regularidad las articulaciones y los músculos afectados, pues hacerlo ayuda a mitigar el dolor producido por la artritis.

5. Consume omega-3

En una revisión reciente se concluyó que los ácidos grasos omega-3 contribuyen a reducir la inflamación del cuerpo y regulan el sistema inmune, mejorando los síntomas de la artritis.

El omega-3 cumple otra función importante en el organismo, pues aumenta el metabolismo, favoreciendo la quema de grasa. Por ende, se pierde peso. Esto alivia la presión de las articulaciones afectadas, disminuyendo considerablemente el dolor.

Este ácido graso se encuentra en los frutos secos, como nueces, en pescados de agua fría (atún, sardinas, salmón), y en semillas de cáñamo, ricas también en otras sustancias antiinflamatorias. Una pequeña cantidad de estas al día permite recuperar el estado de salud de las personas que padecen artritis.

6. Practica meditación

La meditación es buena para reducir el estrés de las personas que padecen enfermedades crónicas como la artritis. Un estudio demostró que quienes practican meditación mejoran su calidad de vida, pues disminuye el dolor de las articulaciones afectadas, reduce la rigidez matutina y alivia la inflamación.

Meditar también ayuda a afrontar la enfermedad y a mantener una vida social activa. Esto último es importante para mantener alejada la depresión, la cual suele acompañar este tipo de dolencias. Puedes comenzar con 10 minutos de meditación al día hasta alcanzar los 45 minutos o el tiempo que consideres necesario para ti.

7. Consume vitamina D

Una revisión de 2016 informó que las personas con artritis tienen niveles bajos de vitamina D, la cual contribuye a fortalecer los huesos y el sistema inmune. A su vez, la falta de esta predispone a un aumento de los síntomas de la enfermedad.

Es posible absorber esta vitamina al exponerse al Sol, consumiendo alimentos que la contengan (pescados, lácteos, yema de huevo, aguacate y champiñones), o tomando suplementos disponibles en farmacias.

Sin embargo, no está claro si un aumento en los niveles reduce la actividad de la enfermedad. En todo caso, es mejor mantener un índice normal de vitamina D en el organismo.

8. Toma un poco de Sol a diario

Relacionado con el punto anterior, una de las formas de absorber vitamina D es exponiéndose a la luz solar. Tomar un poco de Sol, aunque sea con ropa y aun en días nublados, ayuda a que el organismo acumule vitamina D hasta por dos semanas.

Si padeces artritis, es necesario que salgas al Sol unos minutos cada día, siempre con cuidado del horario para no sufrir quemaduras. La evidencia científica asegura que las personas que viven en latitudes bajas, donde los días soleados son escasos, y donde el clima es húmedo y lluvioso, tienden a sufrir mayor dolor causado por la artritis

9. Incorpora jengibre a tus comidas

La raíz de jengibre tiene un componente principal, el gingerol, que inhibe las sustancias causantes de la inflamación y el dolor articular. Sus fitoquímicos incluso contribuyen a detener la progresión de la artritis.

Además, es seguro utilizarlo a largo plazo. Tanto fresco como en polvo, puedes incorporarlo a tus comidas, empezando por una rodaja pequeña o un ¼ de cucharadita, ya que su sabor es bastante picante.

10. Utiliza árnica

El árnica es una planta que, según la ciencia, tiene potentes efectos antiinflamatorios, ya que sus componentes actúan contra el dolor, la rigidez e inflamación causada por la artritis.

El árnica montana es la que ha demostrado ser más eficaz en el tratamiento de los síntomas de la enfermedad. La consigues en forma de gel o crema en tiendas orgánicas o botánicas. Asegúrate de comprar productos libres de aditivos y 100 % naturales, pues así asegurarás su eficacia.

¿Piensas que estos remedios naturales son fáciles de incorporar a la rutina diaria? ¿Conoces algún otro método casero que ayude a aliviar el dolor causado por la artritis? Tu opinión y experiencia es importante, ¡compártela con nosotros!