Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración
Genial

6 Maneras de estimular las hormonas que queman grasas

Las hormonas juegan un papel enorme en el funcionamiento de nuestro cuerpo, y cada una de ellas es responsable de un trabajo muy particular. Mientras una nos hace sentir hambre, otra hace exactamente lo contrario. Mientras una le dice a nuestro cerebro que necesitamos almacenar grasa por si acaso, otra nos da una señal para comenzar a quemar el tejido adiposo como si la vida dependiera de ello. El truco es aprender a estimular y activar las hormonas que queremos y desactivar las que no queremos.

En Genial.guru siempre nos ha parecido que este tema es muy interesante, así que estamos ansiosos por compartir este artículo con nuestros lectores.

1. La hormona que te hace sentir hambre

La ghrelina es el duende que nos dice en el oído “Tengo hambre”, es la hormona que envía un mensaje a tu cerebro diciendo que es hora de comer. El hecho interesante es que reducir la ingesta de calorías estimula la producción de ghrelina, e incluso después de estar en una dieta baja en calorías durante 12 meses, su nivel en tu organismo seguirá siendo alto. Esa es una de las razones por las cuales las dietas bajas en calorías no funcionan a largo plazo. Nuestro cuerpo simplemente no puede acostumbrarse a eso.

Qué hacer

La buena noticia es que los ejercicios cardiovasculares intensivos pueden disminuir tu nivel de ghrelina.

Los ejercicios cardiovasculares pueden ser casi cualquier cosa, como correr, entrenar con pesas, hacer boxeo y todo tipo de entrenamiento que haga que tu ritmo cardíaco se eleve a un nivel en particular. Alcanzar ese punto es importante, y hay muchas herramientas diferentes que puedes usar para leer la frecuencia cardíaca. Pero hay una manera más fácil de averiguar si has alcanzado ese punto: si respiras fuerte y aún puedes hablar, pero no puedes cantar, entonces tu rimo cardíaco probablemente esté en el nivel correcto.

2. La hormona que te dice que comas menos

Afortunadamente, nuestro cuerpo también produce hormonas que le dicen al cerebro que use más calorías y coma menos, y la leptina es una de ellas. Es producida por las células grasas, lo que significa que cuanto más gordos somos, más leptina tenemos. Eso puede sonar genial, pero hay un truco en esto. Después de cierto punto, nuestro cuerpo se enfrenta a lo que los especialistas llaman “resistencia a la leptina”, una condición en la que el cerebro no puede leer correctamente la señal de esta hormona.

Qué hacer

La solución es simple: los alimentos ricos en antioxidantes aumentan la sensibilidad a la leptina. La lista de estos productos es muy larga, y siempre puedes encontrar algo que te guste entre todos estos. Perder peso tiene el mismo efecto, y, con el tiempo, cuantos más kilos pierdas, más fuerte será el efecto de la leptina.

3. La hormona que absorbe el azúcar

La insulina es muy importante para nuestro bienestar ya que regula los niveles de azúcar en la sangre y nos ayuda a recuperarnos del ejercicio. Nuestro cuerpo libera esta hormona cuando comemos carbohidratos y ayuda a las células a absorber la glucosa. Esta última se usa para obtener energía, pero si obtenemos más glucosa de la que necesitamos, las sobras se convertirán en grasa.

Qué hacer

La solución es obtener la mayoría de los carbohidratos de los granos, verduras y frutas que tienen un índice glucémico (IG). Entre más bajo es el IG, más lentamente se libera la glucosa y más tiempo tenemos para usarla por completo. Esto no significa que debes seguir una dieta estricta, solo debes sustituir los alimentos con alto IG por otros con bajo. Por ejemplo, el arroz blanco se puede reemplazar con el integral, y la avena instantánea con la tradicional.

4. La hormona que le dice a tu cuerpo que queme grasa

La adiponectina también es producida por las células grasas, y esta hormona es importante ya que aumenta nuestra sensibilidad a la insulina y alienta a nuestro cuerpo a quemar grasas por medio de energía. Puede sonar extraño, pero proviene de esta clase de tejido y lo quema por igual. A diferencia de la leptina, cuanto más delgados somos, mayor es el nivel de adiponectina presente en nuestro cuerpo.

Qué hacer

Puedes aumentar los niveles de adiponectina moviéndote más durante el día y llenando tu dieta con alimentos con grasas monosaturadas, como el pescado, las nueces, el aguacate y el aceite de oliva. Comer carbohidratos con bajo IG para la cena también estimula la producción de esta hormona.

5. La hormona que usa grasa

El glucagón es una hormona que funciona de manera exactamente opuesta a la insulina. Ayuda a descomponer los carbohidratos y las grasas almacenadas usándolos para obtener energía. Mientras más glucagón tenga tu cuerpo, más delgado serás.

Qué hacer

Los alimentos ricos en proteínas y bajos en carbohidratos son la mejor manera de aumentar los niveles de glucagón, y eso puede ser realmente delicioso. El pescado, la carne, los mariscos, el tofu y las nueces son solo una pequeña parte de la lista de este tipo de productos.

6. La hormona que disminuye el apetito

La epinefrina, también conocida como adrenalina, se libera cuando sentimos emociones muy fuertes, ya sea miedo o enojo, las cuales requieren una reacción muy rápida. Es por eso que se le llama la hormona de lucha o de huida.

Es liberada en situaciones muy particulares, cuando nuestro cerebro nos dice que debemos estar preparados para ser rápidos o fuertes y alienta a nuestro cuerpo a comenzar a usar la grasa almacenada como combustible para obtener energía. También suprime el apetito.

Qué hacer

La mejor forma y la más saludable de aumentar los niveles de epinefrina es el ejercicio de intervalos de alta intensidad.

El HIIT (por sus siglas en inglés, las cuales significan “entrenamiento interválico de alta intensidad”) es un entrenamiento relativamente corto, que dura no más de 30 minutos. En términos generales, es una combinación de ejercicios cardiovasculares cortos, de 30 segundos a un minuto, en los que se llega al máximo absoluto seguido por un tiempo de descanso igual de largo. Por ejemplo, 30 segundos de carrera, seguido de un minuto de caminata lenta.

¿No tienes mucho tiempo? ¡No hay problema! Prueba el entrenamiento Tabata de 4 minutos. Confía en nosotros, suena más fácil de lo que realmente es.

¿Qué consejo pondrás en práctica para quemar grasa y estimular tus hormonas? ¿Tienes tus propios trucos para lograr eso? Cuéntanos en la sección de comentarios a continuación.

Ilustrado por: Elena Sorokina para Genial.guru
Compartir este artículo