8 Señales que pueden indicar que nuestro gato está deprimido (y cómo podemos animarlo)

De repente, tu gato comienza a tener un comportamiento diferente del habitual, y hasta te da la sensación de que está triste o deprimido. Suele suceder después de un cambio brusco en la rutina familiar, como una mudanza, el nacimiento de un bebé o el fallecimiento de un miembro de la familia o un compañero del animal. Tú más que nadie conoces a tu mascota y sabes que algo no anda bien con ella. Y sí, tus percepciones no están erradas. Los gatos pueden padecer depresión, y es bueno aprender a identificarla a tiempo.

Genial.guru buscó información sobre este tema y resulta que la depresión felina manifiesta ciertas señales que pueden ayudar a sus dueños a descubrirla. Por supuesto, si tu minino presenta alguno de estos signos, no dudes en acudir a tu veterinario de confianza para que descarte otro posible problema de salud.

1. El gato muestra cambios en su carácter habitual

Puede que tu gato esté experimentando algunos cambios en su carácter o comportamiento habitual, reaccionando de manera agresiva a los estímulos. También puede volverse asustadizo, cuando antes no lo era.

2. Duerme más de lo normal

La mayoría de los gatos duermen bastantes horas a lo largo del día. Pero si tu mascota se siente deprimida, puede que su patrón de sueño se incremente. Además, en los momentos en que el animal está despierto, puede que se muestre inactivo, con somnolencia y falta de interés por lo que lo rodea.

3. No interactúa contigo

Cuando volvías a casa, el primero que te recibía era tu gato. Pero ahora te resulta extraño que no lo haga ni muestre interés por estar contigo como antes. Este puede ser otro signo de que el animal está deprimido.

4. Deja de limpiarse a sí mismo o lo hace de forma compulsiva

Algo que distingue a los gatos es que se mantienen muy bien aseados. Si notas que los hábitos de higiene de tu mascota ya no son los mismos, puedes sospechar de una depresión. Algunos felinos comenzarán a limpiarse compulsivamente hasta irritar su piel, mientras que otros dejarán de acicalarse por completo.

5. Come mucho menos que antes

Cada vez que ponías comida en su plato, tu gato acudía enseguida. Incluso él mismo te pedía alimento. Pero ahora, este permanece en el cuenco todo el día sin que el animal muestre interés en él. La falta de apetito también va acompañada de una pérdida de peso evidente.

6. Hace sus necesidades fuera de su caja de arena

Otro comportamiento habitual del gato doméstico es que aprende enseguida a hacer sus necesidades en una caja de arena. Si esto cambia y tu mascota comienza a defecar y a orinar en lugares inapropiados, puede que sea un signo de depresión o ansiedad (sobre todo cuando la ubicación y la limpieza del arenero no se han modificado).

7. Huye y pasa mucho tiempo escondido

A los gatos les encanta jugar al escondite. De hecho, tienen sus lugares preferidos para desaparecer un momento a lo largo del día. Pero cuando se esconden mucho más de lo habitual y no responden cuando los llamas, pueden ser señales de que están tristes. Simplemente no tienen ganas de que los molesten.

8. Maúlla más de lo normal

Un gato feliz maúlla en respuesta a los estímulos o cuando quiere algo. Sin embargo, cuando está deprimido o triste, este comportamiento se intensifica, y pudiera hasta parecer que el animal está llorando o gimiendo, tal y como lo haría un ser humano ante una situación angustiante.

Qué se puede hacer si el gato está deprimido

1. Háblale en un tono suave y cariñoso

Los gatos suelen ser sensibles a nuestro tono de voz, y, de hecho, a veces parece que entienden lo que les decimos. Por eso, si tu mascota está atravesando una etapa de depresión, evita gritarle o regañarla fuerte. Más bien, utiliza un tono de voz afectuoso y cordial, el cual la haga sentirse tranquila y confiada cerca de ti.

2. Dedica tiempo a tu gato

Según un estudio, la depresión felina y los síntomas que la acompañan pueden deberse a la ansiedad por separación. Si repentinamente comienzas a pasar mucho tiempo fuera de casa, es lógico que tu gato te extrañe. Por eso, procura tener más contacto con él cuando estés presente. El contacto piel con piel puede estimular la sensibilidad del felino, además de fomentar una mejor relación. Hazle caricias y masajes suaves, cepíllalo con cuidado o simplemente acompáñalo mientras dormita en su rincón preferido.

3. Busca una distracción adecuada cuando tengas que dejar al gato solo

Cuando tengas que salir, déjale a tu gato juguetes con los que pueda entretenerse y, a la vez, pueda ejercitarse. Los de cuerda o móviles son una buena opción. Y cuando estés en casa, aprovecha para dedicarle unos minutos de juego contigo.

4. Facilítale un escondite seguro

Esconderse es una necesidad básica de los gatos. Los ayuda a sentirse seguros y a tranquilizarse cuando surge algo que, para ellos, es una “amenaza”. Algunos prefieren lugares altos, mientras que a otros les gusta esconderse al ras del suelo. Si tu mascota está atravesando un período de depresión, puedes proporcionarle rincones en la casa para que ella elija y utilice. Cajas de cartón, las puertas de los armarios abiertas, espacios debajo de la cama o detrás de los sofás. Así sabrás dónde se encuentra el minino cuando él decida estar solo.

5. Utiliza feromonas felinas para mejorar el bienestar de tu gato

Para comunicarse, los animales emiten feromonas o sustancias químicas que solo ellos perciben. Una opción para ayudar a tu gato a aliviar los síntomas de depresión es utilizar feromonas artificiales en el hogar. Esto siempre debe estar acompañado con el consejo del veterinario, por supuesto. En el mercado se venden este tipo de paliativos en forma de aerosoles o ambientadores. La sustancia que liberan es captada por el felino, lo que lo ayuda a sentirse más tranquilo y relajado.

¿Qué comportamiento o rasgo diferencia a tu mascota de otras? ¿Qué es lo que más te gusta de su personalidad?

Compartir este artículo