Genial
Genial

Lo que le puede ocurrir a nuestro organismo si dejamos de comer pan

Cuando uno se plantea empezar a comer de forma saludable, el pan suele ser uno de los primeros alimentos que queremos excluir de nuestra dieta. Pero en lo que respecta a los carbohidratos, los granos no son todos iguales, y aunque renunciar al pan blanco puede ayudarte a perder algunos kilos, eliminar el pan integral puede en realidad privar a tu cuerpo de los nutrientes que tanto necesitas.

En Genial.guru nos encantan las deliciosas tostadas y no estamos dispuestos a renunciar a ellas, así que decidimos averiguar qué ocurre si decides prescindir del pan de una vez por todas.

1. Puedes experimentar calambres en las piernas

Las personas que intentan perder peso están dispuestas a experimentar qué tan bajo puede ser su consumo de carbohidratos, pero renunciar al pan por completo puede tener algunos efectos secundarios desagradables. Si estás planeando hacer una dieta cetogénica, lo que significa eliminar el pan y otros carbohidratos casi por completo, es probable que experimentes calambres en las piernas. Estas dolorosas contracciones suelen producirse por la noche y pueden durar de segundos a minutos. El pan tiene un alto contenido de electrolitos, y cuando tu cuerpo no recibe suficiente cantidad de estos nutrientes esenciales, puede provocar espasmos musculares.

2. Puedes sentirte fatigado

Aunque el pan blanco no es la forma más saludable de obtener suficientes carbohidratos, comer pan de trigo integral y de grano germinado con moderación le dará a tu cuerpo más energía. Al ser ricos en fibra, hierro y magnesio, estos alimentos te ayudarán a sentirte satisfecho y con energía, e incluso pueden ayudarte a tener suficiente energía para ir al gimnasio después de un día ajetreado de trabajo.

3. Te pueden surgir muchos antojos de azúcar

Puesto que el pan puede utilizarse como fuente de energía, renunciar a él por completo significa que tendrás que encontrar otra fuente de energía en otra parte. Cuando nos sentimos cansados y agotados, naturalmente buscamos alimentos que nos den un rápido impulso de energía, como los dulces y las bebidas azucaradas. Aunque comer pan con moderación no te hará ganar kilos de más, comer galletas y chocolates cada vez que te sientas agotado sí puede hacerlo.

4. Puedes tener problemas de estreñimiento

Si estás dejando el pan blanco normal, esto puede no ser un gran problema para ti, pero eliminar el pan integral o de centeno puede hacer que pases más tiempo yendo al baño. El pan integral tiene un alto contenido en fibra, que ayuda a la digestión y se ha demostrado que funciona mejor que los laxantes para aliviar el estreñimiento.

5. Tus cambios de humor pueden empeorar

Si alguna vez has sentido que nada puede levantar tu estado de ánimo más rápido que una porción de pizza, en realidad hay una explicación científica para ello. Comer carbohidratos libera una sustancia química llamada serotonina, que es la responsable de que te sientas bien e incluso puede suprimir el apetito. Esto significa que consumir carbohidratos saludables de vez en cuando puede mejorar tu estado de ánimo y calmar el hambre.

6. El riesgo de sufrir una enfermedad cardíaca puede aumentar

Los tipos de cereales que decidas eliminar de tu dieta pueden cambiar las reglas del juego a la hora de mantener tu corazón sano. Mientras que los hidratos de carbono refinados pueden aumentar el riesgo de enfermedades cardíacas, se ha demostrado que el consumo de cereales integrales reduce el colesterol y mantiene a raya muchas enfermedades cardíacas.

¿Con qué frecuencia comes pan? ¿Has intentado alguna vez dejar de comerlo por completo?

Genial/Salud/Lo que le puede ocurrir a nuestro organismo si dejamos de comer pan
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos