8 “Gadgets” y productos de salud y belleza van a examen y los profesionales nos revelan su eficacia

La publicidad ejerce una gran influencia sobre nuestros hábitos de consumo. Philip Kotler, experto en mercadotecnia, en su libro Marketing 4.0 cuenta que hoy en día las marcas ganan la confianza del público con estrategias en las redes sociales. Como respuesta, compramos los productos más novedosos que se ofrecen en el mercado para vernos y sentirnos mejor. Pero ¿cuál es la efectividad real de los artículos que consumimos?

En Genial.guru nos propusimos averiguar qué opinan los profesionales de la salud acerca de algunos productos muy usados, para lograr desterrar algunos mitos.

1. Lentes bloqueadores de luz azul

Pasamos muchas horas frente a las pantallas. La empresa analista de consumo y tendencias Statista publicó un estudio donde indican que la media de permanencia frente a las pantallas es de casi 7 horas diarias.

A cualquiera lo preocupa escuchar acerca de los peligros que representa la luz azul emitida por los dispositivos electrónicos para nuestra vista. Sin embargo, la Academia Estadounidense de Oftalmología observa que no es necesario invertir en gafas bloqueadoras de luz azul, ya que no se ha probado que la escasa cantidad de luz azul de las pantallas de computadora dañe la visión.

2. Las promesas de las plataformas vibratorias

Desde que se lanzaron al mercado las plataformas vibratorias, han sido un éxito de ventas, usadas por muchos famosos como Cristiano Ronaldo, Eva Longoria y hasta Clint Eastwood. Auguran grandes beneficios en nuestro estado físico a cambio de poco tiempo al día. ¿Sirven realmente?

Provocan una contracción de los músculos sin esfuerzo, proporcionan un aumento de la masa muscular, el tono, la fuerza y la flexibilidad articular, mejoran la circulación sanguínea, aumentan el consumo energético, producen una reducción del peso corporal y reducen la celulitis.

Sin embargo, esta práctica está contraindicada si la persona está cursando o posee: discopatías en fases activas, prótesis, marcapasos, trombosis y embolias, embarazo, epilepsia, alteraciones oculares y más.

En definitiva, lo mejor será consultar a un médico antes de adquirir la plataforma.

3. Cepillos dentales electrónicos vs. manuales

¿Son mejores los cepillos de dientes electrónicos que los manuales? Juan Carlos Llodra Calvo, secretario del Consejo General de Dentistas de España, confirmó que lo son.

De acuerdo con el profesional, los cepillos de dientes eléctricos pueden reducir con mayor eficacia la placa bacteriana, sin que la presión ejercida manualmente erosione el esmalte dental. Además comentó que está comprobado que la gente que posee un cepillo eléctrico pasa más tiempo lavándose los dientes.

4. Refrescantes baños de lodo para la piel

Los baños de lodo están muy de moda. Los expertos concuerdan en que aportan elasticidad, debido a los minerales que brinda el fango: silicio, magnesio, zinc, cobre. Además favorecen la circulación sanguínea con un efecto hidratante y reafirmante.

Esta terapia es utilizada en spas, en tratamientos de belleza caseros y también en balnearios. A pesar de lo tentador que puede ser pasar un día en la playa cubierto del refrescante lodo, esta práctica tiene sus contraindicaciones.

El dermatólogo de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV) Juan Manuel Miralles sostiene que no todos los balnearios son buenos para la fangoterapia. Hay zonas de lodos estancados que pueden producir infecciones por bacterias u hongos e irritaciones.

5. Aceite de coco

Creemos que el aceite de coco, al provenir de un fruto, es una gran opción en las preparaciones de cocina sana, y que aporta beneficios a la salud del corazón en particular.

La Asociación Estadounidense de Cardiología ha desmentido este mito, ya que publicó estudios en los que advierte que el producto contiene 82 % de grasas saturadas, tanto como la mantequilla o el aceite de palma, y aumenta el colesterol malo, por lo que desaconseja su uso.

6. Hidratación con bebidas deportivas

Ponemos a la popular bebida que invita a recuperar el líquido que perdemos al hacer ejercicio bajo la lupa. Es cierto que los deportistas de alto rendimiento pierden una gran cantidad de minerales durante sus entrenamientos de alta intensidad. En estos casos, está totalmente indicado reponerlos mediante la ingesta de bebidas deportivas.

Pero ¡atención! La mayoría de las personas no somos atletas profesionales. Lo usual es que haciendo ejercicio perdamos un poco de líquido, que recobraremos tomando la bebida más sana del mundo, el agua. Así lo explica la doctora Helena Pérez Montero, especialista en Endocrinología y Nutrición del Hospital Universitario Quirón Salud de Madrid.

7. La magia de los suplementos de Omega 3

Todos coincidimos en la importancia de cuidar nuestra salud cardiovascular. El tema es cómo encaramos esta tarea. La primera opción que nos facilita el mercado es el consumo de comprimidos de Omega 3. Una solución rápida para un problema de muchos. ¿Puede ser tan sencillo cuidar nuestro corazón?

La Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos nos recomienda el cuidado de nuestra salud coronaria mediante una alimentación saludable con fuentes naturales de Omega 3 (como pescados, nueces, aceite de canola y de soja, semillas de chía y tofu).

Además recomienda consultar al médico en caso de tener cardiopatías o triglicéridos altos para determinar si podría ser beneficioso el consumo de cápsulas de Omega 3, ya que en algunos casos la absorción de los ácidos grasos a través de los alimentos puede dificultarse.

8. Funcionalidad de los relojes inteligentes

Sin dudas, los relojes inteligentes son EL gadget que hay que tener. La cuestión es si proporcionan correctamente todas las mediciones que prometen.

Algo impensado hasta hace unos años es que la marca Apple Watch esté avalada y homologada por las autoridades de salud. Los pacientes pueden hacer entrega de los electrocardiogramas obtenidos por este dispositivo a los doctores.

Sin embargo, médicos como el Dr. Rafael Vidal, de la Sociedad Española de Cardiología, advierten que no todos los controles que brindan los relojes inteligentes son fiables. Por un lado, él destaca la exactitud de los electrocardiogramas brindados por estos dispositivos y, por otro lado, explica que los relojes no arrojan resultados confiables en relación con la medición de la tensión arterial.

¿Sobre qué artículos te gustaría conocer más para saber si funcionan o no? ¿Cuáles son los productos a los que eres más fiel?

Compartir este artículo