Genial
Genial

8 Hechos sobre cómo el dinero acumula suciedad que pueden hacernos salir corriendo a lavar la cartera

Antes de llegar a nuestra cartera, el dinero que utilizamos pasa por tantas manos y lugares que es imposible imaginar la cantidad de gérmenes y bacterias que puede traer consigo. Algunos estudios han demostrado que las monedas, billetes e incluso tarjetas de crédito pueden estar excesivamente sucios, pero difícilmente tenemos en cuenta la importancia de desinfectarlos.

En Genial.guru nos dimos a la tarea de investigar por qué es importante limpiar el dinero que recibimos, y aquí te traemos todo lo que descubrimos.

1. No tenemos idea de dónde ha estado

Los billetes y monedas tienen un período de circulación bastante largo, que puede ir desde los 4 hasta los 25 años, dependiendo de su denominación. En todo ese tiempo, recorren los lugares más insólitos que podamos imaginar, y cambian de manos a un ritmo impredecible e incontrolable.

Si pudiéramos saber en dónde ha estado nuestro dinero y los hábitos de higiene de las personas que lo han usado antes, seguro tendríamos unas ganas locas de ir corriendo a lavar nuestras manos. Pero como no podemos saberlo, más vale prevenir.

2. Puede tener una enorme variedad de microorganismos

Es simplemente imposible tratar de determinar a simple vista todos los virus, bacterias y otros patógenos que pueden habitar nuestro dinero y tarjetas. Científicos han encontrado en ellos desde bacterias que provocan acné hasta ADN de mascotas, virus capaces de ocasionar resfriados, enfermedades más graves y un largo etcétera que es mejor no mencionar.

3. Caben más bacterias en un billete que en el inodoro

En 2017, investigadores de la Universidad de Nueva York publicaron un estudio que demostraba que los dólares de un mismo banco podían albergar hasta 3000 tipos de microbios diferentes, llegando a alcanzar la preocupante cifra de 24 000 en algunos casos estudiados. Y aunque muchos de ellos no eran riesgosos para la salud, otros tantos potencialmente sí lo eran.

Si tenemos esto en cuenta, resulta que un inodoro, por la frecuencia con la que lo limpiamos y los productos que usamos para ello, está mucho más limpio que todo el contenido de nuestra cartera.

4. Es un ambiente perfecto para las bacterias

Un análisis realizado en 2010 reveló que, dependiendo de su diseño y composición, el dinero en efectivo suele ser ideal para que los virus y bacterias se desarrollen cómodamente. Los científicos encontraron que aquellos billetes hechos de lino y algodón solían tener mayor cantidad de bacterias por centímetro cuadrado que los fabricados de polímeros.

También los surcos que forman los grabados de las monedas y los relieves de las tarjetas de crédito son excelentes espacios para acumular suciedad. Por ello, un poco de limpieza de manos después de manipularlos no viene nada mal.

5. Un microbio puede sobrevivir bastante tiempo

Aunque no hay una respuesta definitiva a la pregunta de cuánto tiempo puede sobrevivir un microbio en el dinero, un estudio de la Universidad de Oxford encontró que podría ser hasta por 10 días o más, dependiendo de factores como el clima y el tipo de microrganismo del que se trate.

6. Las tarjetas de crédito no son mucho más limpias

A este punto podría parecer que el problema de higiene se resolvería si cambiáramos el efectivo por las tarjetas, pero estudios han demostrado que nuestras pequeñas amigas pueden incluso estar mucho más sucias que el dinero común y corriente, por lo que es igual de recomendable limpiarlas antes y después de usarlas con un poco de gel antibacterial o desinfectante en spray.

7. Suele estar demasiado cerca de la comida

Esto es bastante lógico, pero casi no lo tenemos en cuenta. Es mucho más fácil tocar dinero e inmediatamente después llevarnos un poco de comida a la boca que tocar cualquier otro objeto tan sucio antes de comer. Es por esto por lo que resulta fundamental tener una correcta higiene cuando pagamos por nuestros alimentos, ya que corremos el riesgo de enfermar, y nadie quiere eso.

8. Desinfectar el dinero es más fácil de lo que parece

Limpiar tu dinero correctamente es bastante sencillo. Rociar tu efectivo y tarjetas con un poco de alcohol desinfectante en spray puede ser más que suficiente. También puedes sumergir las monedas en un poco de agua con jabón durante unos segundos y frotarlas suavemente con tus manos.

Lo más importante es que mantengas tus manos bien limpias después de manipular dinero o tarjetas de crédito, y esto lo puedes lograr con un poco de gel antibacterial o un lavado correcto. Tampoco olvides asear tu monedero o cartera con un paño y un poco de producto limpiador de vez en cuando. Así estarás a salvo de los microbios oportunistas.

¿Conoces algún otro gran motivo para desinfectar el dinero? ¿Por qué no nos cuentas en los comentarios?

Genial/Salud/8 Hechos sobre cómo el dinero acumula suciedad que pueden hacernos salir corriendo a lavar la cartera
Compartir este artículo