Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

8 Cosas que debes dejar de hacer antes de irte a la cama para dormir mejor

De acuerdo con las estadísticas, la tasa promedio de insomnio es de 16,6% en ciertos países de Asia y África y aproximadamente 20% de la población adulta de EEUU y Canadá. Pero, a veces, las razones de un mal sueño no solo se ocultan en los problemas de salud. Algunos rituales nocturnos a los cuales nos acostumbramos tanto que no consideramos algo especial, realmente provocan un sueño de mala calidad e incluso insomnio.

El equipo editorial de Genial.guru creó una lista de cosas que debes dejar de hacer por las noches si quieres dormirte rápido y tener un sueño más profundo.

1. Hacer deporte

En general, el deporte es muy saludable para el sueño, ya que este prolonga la fase lenta, quita el estrés y contribuye a dormir rápidamente. Sin embargo, todo esto funciona si has terminado el entrenamiento 3-4 horas o, mucho mejor, 6 horas antes de dormir. Si has llegado de correr o has regresado del gimnasio y te has acostado a dormir, es poco probable que el organismo excitado se duerma rápidamente.

2. Tomar agua

Una cantidad moderada de este líquido no le hará daño al organismo antes de dormir e incluso puede ser beneficioso. Pero si tomas demasiada agua, entonces te despertarás durante la noche y tendrás bolsas bajo los ojos e hinchazón por las mañanas. Esto no significa que tengas que rechazar por completo el tomar agua, solamente hay que determinar una cantidad adecuada para ti que no provoque tales problemas. Esto se puede hacer empíricamente. Médicos confirman que las mujeres deben recibir 2.69 litros de agua al día con bebidas y comida y los hombres 3.7 litros. Por otro lado, de acuerdo con estudios, si sufres de nocturia debes reducir la ingesta de las bebidas en las últimas dos horas antes de acostarte, especialmente el alcohol, el café o el té, ya que estimulan la producción de orina.

3. Tomar una siesta

La siesta es como el deporte, bastante saludable si se hace en el tiempo adecuado. Para dormir bien por la noche, hay que echar una pestañita en el día durante las 13:00 a 16:00. Si lo haces por la noche, después de trabajar, se puede cambiar el horario habitual del día. Y eso significa que será difícil dormir por la noche. Sin embargo, la siesta en el día puede afectar positivamente el sueño por la noche. Para que sea saludable, hay que dormir a la misma hora y no más de una hora y media. Para las personas que sufren de insomnio, en general, es mejor rechazar este hábito.

4. Hacer actividades creativas

Se considera que la creatividad es un tipo de actividad para relajarse, pero no es así. Si tú dibujas, escribes textos o canciones, tu cerebro funciona de forma activa. Por lo tanto, al hacerlo hasta muy tarde, hay más probabilidad de que no puedas cerrar tus ojos hasta la madrugada.

La actividad creativa como cualquier otra requiere esfuerzo. Y para entrar en un horario de tranquilidad, el cerebro requiere tiempo. Especialmente por eso, es mejor que antes de dormir cambies a una actividad que no requiera mucha actividad mental, por ejemplo, puedes leer, hacer conclusiones del día o meditación.

5. Utilizar dispositivos electrónicos

Es recomendable apagar la laptop, la tablet y el teléfono, ya que la luz que emiten estos dispositivos son perjudiciales para dormir. También no se recomienda leer desde el teléfono en la noche, es mejor reemplazarlo por un libro normal de páginas físicas o un dispositivo electrónico especial, ya que esto es más saludable para los ojos y un sueño inminente.

Tampoco es recomendable trabajar por la noche, de lo contrario, te arriesgas a estar acostado una hora pensando en los problemas de la vida. En lugar de esto, es mejor liberar la cabeza, anotar todas las tareas en papel y crear un plan de acciones para el día siguiente.

6. Tomar pastillas

Las únicas pastillas que no te causarán dificultades para dormir son las pastillas para dormir. Con los demás tipos, es mejor tener precaución y, si hay posibilidad, cambiar la hora de su consumo a la primera mitad del día. Por ejemplo, algunos antidepresivos causan sueño, otros, al revés, solamente excitan el sistema nervioso.

Si tienes que tomar pastillas regularmente, pregunta a tu doctor la mejor hora para su consumo. Asimismo, lee sobre los efectos secundarios: muchas de ellas pueden provocar trastornos del sueño.

7. Preocuparse

Las emociones fuertes no contribuyen a un buen sueño. Si te gusta ver programas de televisión de crímenes o pelearte con alguien en Internet, no te sorprendas al no poder dormirte. El deterioro del sueño puede ser provocado por las cosas más inocentes, por ejemplo, un libro aterrador o uno demasiado triste. Tampoco son buenas las emociones positivas, ya que, después de una conversación interesante con una amiga o ver un importante partido, tus emociones estarán excitadas durante una hora.

Tienes que tranquilizarte antes de dormir. Así que trata de terminar todo lo que provoca fuertes emociones por lo menos una hora antes de ir a la cama.

8. Dormir con mascotas

Muchos dueños dejan a sus mascotas dormir en sus camas. Lo que pasa es que el sueño de los animales no es el mismo que el del ser humano. Las mascotas duermen intermitentemente y su fase profunda del sueño es más corta que la de un ser humano. El gato o el perro cambiará su posición varias veces en la noche, lo cual despertará al dueño por lo menos una vez.

Además, se tiene que tener en cuenta que hay algunas enfermedades que se transmiten de gatos a personas (por ejemplo toxoplasmosis, la cual puede afectar tus ojos).

Pero, por supuesto, hay quienes se acostumbran a tener a su amigo peludo en la cama sin que su sueño se vea afectado. Así que, al final de cuentas, la decisión es tuya.

Ya te contamos sobre los malos hábitos que te impiden dormir bien. Ahora, cuéntanos, ¿qué rituales nocturnos te ayudan a dormir mejor y más rápido?

Imagen de portada depositphotos, depositphotos