Genial

Hombres y mujeres rinden diferente en sus estudios tras varias noches de desvelo (spoiler: las mujeres se ven menos afectadas)

1-41
482

Después de varias noches de desvelos, los estudiantes creen que con dormir bien una noche antes de presentar un examen podrán librarse del cansancio acumulado y obtener buenas calificaciones. Pero no solo eso, sino que creen que hombres y mujeres sufren los mismos efectos de una mala noche. Nada más equivocado. De hecho, si durmieran lo suficiente y tuvieran una rutina estable de sueño, verían mejores resultados... y enojarían menos a sus padres.

Genial.guru se alía a los padres de familia que quieren que sus hijos tengan una mejor rutina de sueño, pues sabe que eso les ayudará a tener mejores calificaciones.

La calidad del sueño importa

Dos profesores del Instituto de Tecnología de Massachusetts decidieron analizar en un grupo de 100 estudiantes la calidad del sueño una noche antes de un examen y por qué las mujeres tienen mejores calificaciones que los hombres. Para ello, utilizaron el dispositivo Fitbit, que analizó la inconsistencia del sueño, es decir, las diferencias de sueño entre un día y otro, la cual es mucho mayor entre adolescentes y adultos jóvenes que se acuestan tarde, pero que al día siguiente tienen una mañana muy ocupada.

Nuestro cuerpo nos delata

Otros estudios ya han comprobado que la calidad del sueño está relacionada con el desempeño de los estudiantes en clase, pero muy pocos habían tomado medidas objetivas para relacionar la duración y la calidad del sueño con las calificaciones. Por ello, durante un semestre completo, los investigadores tomaron registro del pulso cardíaco para analizar cómo estaban durmiendo los universitarios por las noches.

Un remedio poco efectivo

La mayoría de los estudiantes dormían en promedio 7 horas con 8 minutos. En la investigación, quienes tuvieron una mayor inconsistencia del sueño tenían menores calificaciones, incluso si dormían mal una semana previa a un examen pero optaban por dormir bien una noche antes. De hecho, los resultados no eran nada satisfactorios. Quienes tenían un horario fijo, es decir, que se dormían a las 10, 12 o 1 de la mañana, pero seguían esta misma rutina de sueño durante toda la semana, tenían buenos resultados en comparación con quienes dormían la misma cantidad de horas, pero se acostaban en diferentes horarios.

Las mujeres, con buenas calificaciones

Por otra parte, los investigadores sabían por otros estudios que las mujeres obtienen mejores calificaciones que los hombres, pero ¿a qué se debe esto? A que en ellas no tenía un efecto negativo el hecho de no contar con una rutina fija de sueño. Esto a diferencia de los hombres, que, al dormir a diferentes horarios todos los días, veían perjudicadas sus calificaciones.

Algo que preocupa a padres de familia

Robert Stickgold, profesor de psiquiatría y director del Centro del Sueño y la Cognición de la Facultad de Medicina de Harvard, quien no participó en el estudio, aseguró sentirse preocupado. Y esto no como investigador, sino como padre de familia, pues las calificaciones generales de los estudiantes que dormían un promedio de seis horas y media fueron 50 por ciento menores en comparación con otros estudiantes que dormían en promedio solo una hora más. De igual forma, quienes variaban media hora para acostarse entre cada noche vieron sus calificaciones afectadas en un 45 % en comparación con aquellos que no tenían tantas variaciones.

Las consecuencias de una mala noche

Dormir mal por las noches tiene muchas implicaciones negativas. De hecho, el rendimiento cognitivo de una persona que ha estado despierta durante 17 horas es el mismo que cuando se tiene una concentración de alcohol en la sangre del 0,05 %. Quienes duermen constantemente pocas horas o sin una rutina fija tienen más dificultades durante el día y se sienten fatigados, somnolientos y con dificultad para pensar.

¿Cómo te sientes al día siguiente después de desvelarte? ¡Platícanos en los comentarios!

1-41
482