Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

14 Personas que no se ajustan a los estándares del modelaje, pero esto no les impide enamorar a miles de fanáticos

Durante muchos siglos, los ideales de belleza femenina y masculina han ido cambiando. En cada época se consideraban como estándares de hermosura ciertos tipos de figuras, formas de la cara, los ojos y el color del cabello. Pero al mismo tiempo, la simetría, las facciones correctas, la ausencia de defectos, e incluso la textura y el tono parejos de la piel se han apreciado siempre. Sin embargo, actualmente vivimos en un momento interesante: parece que los ideales de belleza en general están dejando de existir.

En Genial.guru creemos que la belleza está en el ojo del espectador. Es por eso por lo que hoy queremos mostrarte a algunas personas que, si hubieran querido entrar en el negocio del modelaje hace apenas 20 años, posiblemente no hubieran sido aceptadas, pero que ahora inspiran confianza en millones de humanos de todo el mundo con sus apariencias no estándar.

1. Sarah Taylor

Desde la infancia, Sarah se acostumbró al hecho de que otros miraran su marca de nacimiento con lástima. Involuntariamente, comenzó a pensar que una persona con ese tipo de mancha en su rostro no podía ser hermosa. Sin embargo, en la universidad conoció a una chica que la inspiró a ser ella misma. Entonces, Sarah comenzó a publicar fotos en Instagram, y su cuenta se volvió viral.

2. Maeva Giani Marshall

La modelo francesa Maeva Marshall sufrió una serie de problemas médicos, como un accidente cerebrovascular y enfermedad renal. Debido a eso, se vio obligada a tomar medicamentos que hacían que su piel fuera hipersensible al Sol. Como resultado, el tratamiento le dejó unas pecas tan marcadas que algunos ni siquiera creían que fueran reales.

Sin embargo, este “defecto” le trajo fama a la joven y le abrió camino a las principales pasarelas del mundo. Maeva dice: “Tengo pecas y mi propia historia, pero no quiero que me limiten. Depende de mí decidir quién soy”.

3. Scarlett Costello

“Creo firmemente en la idea de que cada persona debería sacar el máximo provecho de lo que le dieron los genes. Cuando aceptas con confianza tu belleza natural, todo es realmente genial”, dice Scarlett, quien a los 15 años dejó de depilarse el entrecejo y de afeitarse las axilas.

Críticos rencorosos la llamaron “ogro” y “feminista militante”, pero esto no impidió que la joven se convirtiera en una exitosa modelo e influencer en Instagram.

4. Armand Puszta

A los 20 años, este chico húngaro conquistó las pasarelas mundiales. Se toma fotos para revistas de moda y firma contratos publicitarios millonarios, aunque no se lo puede llamar guapo canónico. Su rostro largo de pómulos pronunciados y su físico delgado están lejos de los ideales del atractivo masculino universalmente aceptados.

Al reflexionar sobre por qué una vez fue elegido en un castin, Armand dijo: “Los datos externos no son tan importantes como la impresión que dejas. Lo principal es enganchar a estas personas con algo, ser recordado entre otros”. Y él definitivamente lo logró.

5. Yana Tsypulina

Yana Tsypulina tiene alopecia congénita. En su libro Cómo amarte a ti mismo. La historia de una chica calva contó que en la escuela la molestaban llamándola “monstruo calvo”. Durante mucho tiempo, Yana usó pelucas, pero el blog en el que comenzó a compartir sus fotos le dio confianza para aparecer en público en su forma natural. Desde entonces, Yana concibe las pelucas como accesorios, y el número de suscriptores en su cuenta de Instagram no deja de crecer.

En el prefacio de su libro, ella escribió: “Durante mucho tiempo solo quise desaparecer. Me despertaba y me quedaba dormida con una sensación de impotencia y autodesprecio. Pero una vez que decidí que quería ser feliz, me afeité el resto del cabello y envié a todos al infierno”.

6. Dustin Bice

Bice, como prefiere llamarse a sí mismo, no tiene pestañas, cejas ni pelo en la cabeza, aunque hasta los 3 años tuvo una melena de cabello oscuro. Sin embargo, debido a una enfermedad (alopecia areata), se quedó completamente calvo.

“Muchas personas luchan contra la alopecia, pero yo no. La gente me pregunta cómo puedo lidiar con esto. Es simple. ¿Qué pasa con aquellos que tienen VIH, diabetes o les faltan extremidades?”, dice Bice, y agrega: “Cuando estaba creciendo, había tanta gente que quería verse diferente. Perforaciones, tatuajes, peinados extraños.... y yo era distinto naturalmente. Lo quisiera o no, siempre llamé la atención”.

7. Ariel A. Pierre Louis

Ariel contó que antes de trabajar en el mundo del modelaje tuvo problemas con la aceptación de su propio cuerpo. Y el comienzo de su carrera como modelo de talla grande no fue simple: envió solicitudes a distintas agencias, pero muchas de ellas la rechazaron, lo que la llevó a padecer depresión y ansiedad. La joven se comparaba constantemente con los demás y tenía miedo de “no servir”.

Su camino hacia la autoaceptación comenzó con la eliminación de todas las personas tóxicas de su vida. Pronto se dio cuenta de que no estaba obligada a complacer a todos, y que lo principal era que se gustaba a sí misma.

8. Zach Miko

La industria de la moda comenzó a reconocer a las mujeres de talla grande hace relativamente poco, pero los hombres de ese grupo todavía son escasos. Zach Miko aparece en fotos de revistas y participa en desfiles de moda, y los mensajes de entusiastas fanáticas, así como de otros hombres de talla grande inspirados por su ejemplo, llueven en su cuenta de Instagram.

Pero hubo un tiempo en que Zack odiaba su cuerpo. En la escuela vestía la ropa de su padre, sus compañeros de clase se burlaban de él, y las chicas se negaban a ser su pareja de baile, temiendo que las pisara. “No recuerdo cuándo descubrí que ser grande era malo, pero en mi infancia pensaba eso”, dijo Zack. A pesar de que su esposa le dijo repetidamente que ella consideraba que su cuerpo era perfecto, Miko pudo de verdad creer en sí mismo recién cuando ingresó al negocio del modelaje.

9. Javiera Quintana Del Pozo

La modelo estadounidense de ascendencia chilena llama a “ser el único que ama su cuerpo en un mundo donde todos lo odian”. Tiene una cuenta de Instagram biopositiva (186 mil suscriptores), y un canal de YouTube donde no se avergüenza de salir con ropa reveladora y no les presta atención a los haters.

En una de sus publicaciones, Javi admitió que en su adolescencia no le gustaba que la fotografiaran y que usaba ropa suelta, ya que su barriga y la grasa en su espalda le daban vergüenza. Pero al final, la joven se dio cuenta de que heredó su figura de su madre y de su abuela, y que debería estar orgullosa de ella. Con la ayuda de ropa y accesorios, Javiera aprendió a enfatizar las ventajas de su silueta, y ahora puede permitirse usar cualquier atuendo.

10. Anna Rubin

Anna Rubin es de Dinamarca. Los parámetros de su figura (74-61-89), rasgos faciales, las cejas gruesas y el pelo casi rapado la hacen parecer un chico. En la época de Cindy Crawford y Naomi Campbell, una muchacha con esa apariencia difícilmente habría alcanzado tales alturas en el negocio del modelaje, pero ahora, la androginia nuevamente está en tendencia.

Los expertos señalan que la línea entre modelos femeninas y modelos masculinos está volviéndose cada vez más delgada. A veces, en un desfile de moda, a los espectadores les resulta difícil entender quién está en la pasarela. La moda andrógina borra la distinción entre los sexos: los hombres pueden usar faldas, como Jaden Smith o Mick Jagger, y las chicas, si lo desean, pueden ponerse calzoncillos bóxer.

11. Lainey Chang

Lainey Chang es una modelo albina. Ella es asiática, lo que hace que los rasgos de su apariencia sean aún más notables, porque casi no hay asiáticos con cabello rubio y ojos azules. Cuando Lainey era pequeña, le recomendaron usar frenillos para corregir la maloclusión y “ponerse bonita”. Pero ella se negó, al igual que, posteriormente, evitó usar lentes de contacto y teñirse el cabello.

Como adulta, Lainey escribió en su cuenta de Instagram: “No debes permitir que nadie te imponga sus estándares. El único ideal que debes seguir es el tuyo”.

12. Chelsea Werner

Chelsea Werner nació con síndrome de Down. No pudo caminar hasta los 2 años, y los médicos le dijeron que tenía el tono muscular débil, algo con lo que tendría que lidiar durante toda la vida. A pesar de esto, sus padres inscribieron a la niña en gimnasia. Entrenaba a la par de los atletas sin su condición, pasando 16 horas a la semana en el gimnasio. Esto la llevó a convertirse en 4 veces campeona de gimnasia en Estados Unidos entre personas con discapacidades mentales, y 2 veces en campeona del mundo.

Pero a Chelsea eso no le pareció suficiente, por lo que decidió probarse a sí misma en el negocio del modelaje. Y tuvo éxito. Comenzó trabajando para H&M, y pronto subió a las pasarelas en la Semana de la Moda de Nueva York. Además, sus fotos han brillado en las portadas de revistas repetidas veces, y recibe miles de mensajes de agradecimiento de niños con síndrome de Down y de sus padres en las redes sociales.

13. Aimee Mullins

Aimee Mullins nació sin peroné y, a la edad de un año, se sometió a la amputación de ambas piernas por debajo de las rodillas. Al ingresar en la universidad, compitió en igualdad de condiciones con los atletas de atletismo, y más tarde se convirtió en campeona de los Juegos Paralímpicos.

Después de terminar su carrera deportiva, Aimee se convirtió en una oradora motivacional, modelo y actriz de cine, y la revista People la incluyó en la lista de las 50 personas más bellas del mundo.

14. Jack Eyers

Jack posee una discapacidad desde la infancia: en su pierna derecha había un aparato de hierro, por lo que se enfermaba constantemente y crecía muy lentamente. Mientras sus compañeros de clase comenzaban a tener novias, jugaban al fútbol y hacían planes para el futuro, Jack Eyers experimentaba una depresión severa, sintiendo que sería discapacitado de por vida. Finalmente, se sometió a una amputación a los 16 años.

Después de la operación, la vida de Jack comenzó a enderezarse: decidió convertirse en bombero, pero necesitaba poner en orden su forma física para hacerlo. Se dedicó seriamente a ponerse en buena forma y, como resultado, se convirtió en el primer modelo amputado en participar en las Semanas de la Moda de Milán y Nueva York.

¿Conoces a personas que pudieron convertirse en íconos por su apariencia no estándar?

Imagen de portada Hanna Lassen / GettyImages