Genial
Genial

16 Lectores de Genial que lidiaron con personas tacañas que incluso se ahorrarían las disculpas

Hay personas que con tal de satisfacer su deseo de ahorrar, evitan gastos que perfectamente podrían hacer... y que además deberían. Es muy común encontrarse con ellas en el trabajo o incluso en una cita romántica, que al menos tendrá algo de inolvidable. No son situaciones que realmente puedan considerarse agradables, pero si lo vemos en retrospectiva, es probable que nos causen risa.

En Genial.guru hicimos una selección de historias que nuestros lectores han vivido con personas que sin el más mínimo de vergüenza, sacaron su lado de la personalidad más tacaño.

  • En una comida de la oficina, un compañero esperó a que todos se sirvieran para después envolver lo que había sobrado. Nos dijo que no había comido nada y que por eso él se iba a llevar todo a su casa. © Roberto Valencia / Facebook
  • En la piñata de un niño pusieron los juguetes viejitos que él tenía. Al caer estos, el pequeño quería “sus” juguetes, así que se los quitaba a los invitados. © Ma Loreto Narvaez / Facebook
  • En las fiestas infantiles, una cuñada se paraba en la entrada y checaba quién no traía regalo para no darle un recuerdo o cajita de dulces. © Elisa Navarro / Facebook
  • Nunca llevaron regalos a las fiestas de mis hijos. Por eso ya no les hago fiesta, prefiero comprarles obsequios a ellos y compartir un pastel en familia. © Rosalia Flores / Facebook
  • Una vez nos invitaron a una boda donde cada quien debía pagar su plato, supuestamente para ayudar a los novios. Se pagó un servicio de catering, pero nos dieron un platillo casero muy común y barato. Para rematar, a la familia de uno de los novios, que era de “otra clase social”, le sirvieron otro tipo de comida. A los días vi de lejos a la pareja de recién casados que venía con una gran compra, lo que me hizo pensar que seguro tomaron el dinero de los invitados.
    © Amanda Alvarado Avilés / Facebook
  • Llevé arroz y aguacates como obsequio a una amiga que me invitó a almorzar. Cuando fuimos a comer, sirvió solo un poco de lo que yo le había llevado. © Mariana Sanchez / Facebook
  • Invité a unos familiares a pasar el fin de semana. Seis de ellos me llevaron juntos como detalle media empanada que no alcanzaba ni para la cena de una persona. Tienen gran poder adquisitivo y presumen de ello. © Rosa Mosteiro / Facebook
  • Tenía una jefa que controlaba la cantidad de papel higiénico que yo usaba. Ya se me hacía raro que siempre iba al baño detrás de mí. Cuando me enteré, empecé a llevar del mío. También recuerdo que tuve un suegro que controlaba la cantidad de agua que utilizaba al bañarme. © Cele Insfran / Facebook
  • Fuimos a visitar a unos amigos. Estando en su sala, nos preguntaron si queríamos tomar refresco y les dijimos que sí. Ellos tenían un local de comida en un costado de su casa. Resulta que nos trajeron refresco de su negocio y luego nos lo cobraron. Fue la última vez que los visitamos. © Orimar Meneses / Facebook
  • Un compañero de mi esposo nunca llevaba para comer a la empresa con el pretexto de que no le alcanzaba el salario, y por eso todos compartían de su almuerzo con él. Pasado un tiempo, se compró un auto y empezó a prestar dinero con intereses. Además, remodeló su casa, pero seguía comiendo de lo ajeno. © Chivis Blue / Facebook
  • A mi hija la invitaron a comer sus amigas. Ella ordenó algo por debajo de 7 USD y no pidió nada para beber porque estaba recuperándose de una cirugía. Sus amigas, muy cómodas, ordenaron lo más caro en bebida y comida, y luego, cuando llegó la cuenta, le querían cobrar a mi hija 45 USD. Ella sacó 10 dólares y los puso en la mesa, dejando el extra de propina. Jamás la invitaron a comer de nuevo. © Piedad Pelaez / Facebook
  • Tenía un novio que un día me invitó a comer hamburguesas. Cuando estaba frente a la cajera, se adelantó a ordenar y pidió por mí el menú de niños más pequeño y barato. También tenía que pagarle el pasaje, y me llevaba caminando kilómetros para no tomar un taxi. © Leandro Ka / Facebook

¿En qué te gusta ahorrar y por qué? ¡En los comentarios puedes contarnos si has tenido alguna experiencia similar!

Genial/Historias/16 Lectores de Genial que lidiaron con personas tacañas que incluso se ahorrarían las disculpas
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos