Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

De pequeño no hablaba debido a su autismo, pero hoy sabe más de 9 idiomas y hasta compone canciones

7-71
16k

Acompañar a un hijo en su crecimiento siempre es una aventura. Aunque las cosas pueden complicarse en el camino, hay una enseñanza en cada paso. Rafael fue diagnosticado con autismo severo cuando era pequeño, y, a pesar de que sus padres se asustaron al inicio, ellos sabían que tenían que apoyar a su hijo en el proceso. Lo único que les quedaba era estudiar mucho al respecto para encontrar las mejores alternativas. Con el correr del tiempo, el niño sorprendió a todos con su gran habilidad para aprender, pues, con tan solo 7 años de edad, ya habla más de 9 idiomas y está aprendiendo a componer canciones tocando instrumentos musicales. Al final del artículo encontrarás un bono donde podrás escucharlo.

¿Cómo lo hace? Juli Lanser Mayer, la madre de Rafael, compartió con Genial.guru la historia de su hijo, un niño muy inteligente que demostró que todas las personas esconden algo especial y no deben ser subestimadas por las circunstancias.

Un diagnóstico inesperado

Cuando Rafael tenía 2 años y 8 meses, aún no hablaba. Esto era extraño e inquietaba mucho a sus padres, así que siguieron un consejo y consultaron a un neuropediatra. En la primera cita, el diagnóstico que les dio el médico cambió sus vidas por completo: Rafael tenía autismo no verbal severo. Pero ellos no quisieron quedarse con esa opinión, por lo que visitaron a otros 3 doctores.

El diagnóstico seguía siendo el mismo. Al principio fue complicado, porque ni siquiera sabían con precisión qué era el autismo. Se asustaron al saber que no tenía una cura, pero nunca se inquietaron demasiado porque tenían muy en claro que lo más importante era apoyar a su hijo y ayudarlo a encontrar su mejor versión, descubriendo y aprendiendo cómo lidiar con la situación.

Una fascinación por los idiomas

Rafael comenzó a asistir a algunas terapias, pero, aunque ya habían pasado algunos meses, no presentaba ningún progreso. Ante esa situación, los médicos les aconsejaron a los padres que le dieran la oportunidad de usar una tableta, con el fin de descubrir si se interesaba en algo. Era un desafío para ellos y tenían miedo del impacto que podría tener en su hijo, pero aceptaron la sugerencia, y Rafael empezó a interactuar con la tecnología.

Navegando por YouTube, el niño veía algunos videos en portugués para darle seguimiento a su terapia. Un día, la reproducción automática puso una canción en inglés. “Fue en ese momento cuando vi que a Rafael le brillaban los ojos por lo que estaba viendo y escuchando. Entonces supe que algo había cambiado”, dijo su madre. Desde entonces, el niño comenzó a sentir fascinación por aprender otros idiomas, y lo mejor de todo es que tiene una memoria increíble. Puede codificar otras lenguas de una manera muy rápida, y tiene la habilidad de pronunciarlas perfectamente.

Habla más de 9 idiomas y sigue aprendiendo

Rafael habla más de 9 idiomas, entre los que están el inglés, español, japonés, ruso, francés y alemán. Para aprenderlos, se enfoca solamente en uno y luego lo deja por un tiempo para empezar con algo nuevo. La mayor parte de su comunicación espontánea y sus bromas son en inglés, pues este idioma lo hace sentirse cómodo y es el que más le gusta. Aunque Rafael y su familia viven en Brasil y hablan portugués, al niño le cuesta un poco de trabajo pronunciarlo. Muchos creen que es un estadounidense aprendiendo ese idioma.

A Rafael no le gusta mucho el alemán. En donde vive es muy común escucharlo, e incluso su madre sabe un poco porque lo estudió en su juventud, pero a su hijo no le gusta que lo hablen y se enfada cuando lo hacen. Un día, Juli lo descubrió jugando en su cuarto y... ¡adivinen qué! El niño estaba hablando en alemán. “Entonces, ¿puedes hablarlo a escondidas?”, le preguntó. Él no supo cómo reaccionar, así que se enojó y cerró la puerta.

Cuando habla en español, se la pasa riendo porque le parece muy gracioso y se divierte con la pronunciación. Si se trata del inglés y escucha a alguien hablando en ese idioma de una manera incorrecta, simplemente lo ignora, pero, si se trata de una persona cercana, Rafael intenta ayudarla a mejorar su pronunciación.

También es un apasionado de la música y los instrumentos

Las habilidades de Rafael van más allá de los idiomas, pues también le gustan los instrumentos musicales. Le encanta el piano, el teclado, el xilófono y la batería. Hace poco comenzó sus clases de música, y, en tan solo 3 sesiones, el niño ya aprendió cosas que otras personas aprenden solo en 3 o 4 años. Algunas veces inclusive toca en parques de la ciudad. Ahora está muy enfocado en componer canciones y tiene una gran admiración por el cantante Raffa Torres. Gracias a su entusiasmo, el artista lo invitó a participar en la grabación de un DVD, y la reunión fue muy emocionante y significativa.

“Ver al mundo diferente”

Su madre piensa que tener a un hijo con autismo significa aprender todo el tiempo a ver las cosas de una manera distinta, desde todas las perspectivas. Se trata de observar todos los días para lograr armar el rompecabezas de la manera más armoniosa y saludable posible. Cree que no hay que preocuparse mucho por el futuro para tener la posibilidad de enfocarse en el presente. Gracias a Rafael, sus padres se hicieron más conscientes, fuertes, amorosos y creyentes del potencial que existe en las personas.

“Debes creer en el potencial de tus hijos, sea cual sea su situación. Estudiar mucho para apoyarlos y confiar en tu intuición. Si tu niño tiene autismo, no debe ser una carga para ti, sino una posibilidad para aprender de manera constante. Si eres feliz, bueno y amoroso, podrás transmitirle esos sentimientos a tu hijo, y él se contagiará de tu alegría y se sentirá confiado para convertirse en su mejor versión. El amor cura de adentro hacia afuera. Todos son distintos de una manera genuina y liberadora”, señaló Juli.

Un futuro lleno de expectativas

Aunque Rafa nunca ha mencionado qué es lo que le gustaría hacer cuando sea grande, su madre cree que, tal vez, podría ser traductor para aprovechar las grandes habilidades que tiene con los idiomas. Por otro lado, su gusto por la tecnología, la música y los videojuegos lo podrían llevar a dedicarse a algo relacionado con sus pasatiempos favoritos. “No sé cómo será, vivo y disfruto el hoy de la mejor manera que puedo, estando presente y acompañándolo en su crecimiento e independencia. Sea lo que sea, estaré a su lado sin importar cómo o a dónde nos lleve la vida”, comentó Juli.

Sus padres no quieren que el niño se presione con todas las miradas y expectativas que hay sobre él, simplemente desean su felicidad y que siga haciendo lo que más le gusta, mientras lo apoyan y protegen en su desarrollo. Por fortuna, Rafael tiene una familia increíble, con 3 hermanos que también lo motivan en cada paso. Su madre planea lanzar un libro en 2020, para contarle al mundo sobre su hijo. Por lo pronto, podemos seguir sus logros en su cuenta de Instagram, en donde Juli comparte los momentos más especiales que pasa junto a él.

Bono: Rafa leyendo en inglés

¿Qué opinas de esta historia y de las habilidades de Rafael? ¿Qué mensaje le enviarías? Cuéntanos en los comentarios.

7-71
16k
Compartir este artículo