Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

13 Cosas que las madres desearían saber antes de haberse sometido a una cesárea

7-89
58k

Muchos factores influyen en la manera en la que nace un bebé. Tu estado de salud, historial médico, diferentes complicaciones. Según un estudio, el hospital que has elegido para dar a luz también puede influir en el tipo de parto. Por eso es importante prepararse para este momento de la manera más exhaustiva posible, incluyendo en esto toda la información relacionada con una cesárea. Y estamos aquí para ayudarte a saber más sobre esta intervención quirúrgica.

Genial.guru está convencido de que dar a luz es un regalo de la vida, sin importar la manera en que se produce. Y las mujeres que han pasado por una cesárea están aquí para aportar más claridad a este tema.

1. Le puede pasar a cualquiera

Ninguna mujer que se pone de parto está a salvo de hacerse una cesárea. Puede ser programada con antelación debido a una posición incorrecta del feto, la pelvis estrecha de la madre, complicaciones durante el embarazo, o bien si la salud de la madre se ve amenazada de alguna manera. Pero, con frecuencia, las cesáreas acaban produciéndose de manera urgente, como en el caso de tener contracciones ineficaces, cuando el útero corre riesgo de rotura o bien si el bebé todavía no nacido experimenta falta de oxígeno.

  • “Me hicieron la cesárea de urgencia y luego dos cesáreas programadas. Las últimas dos fueron mucho mejores porque se planificaron y no resultaron ser tan aterradoras como una cesárea de urgencia”. © Miss_RBF

2. Es una cirugía en toda regla

Aunque hacerse una cesárea es algo bastante común, esta no deja de ser una operación importante que requiere de anestesia. Las madres sufren un corte profundo, que luego va suturándose en varias etapas. Primero, se sutura la incisión en el útero, se restaura la pared abdominal y luego se aplican grapas o suturas a la piel. Todo puede sonar aterrador, pero no verás nada porque la parte inferior del cuerpo estará oculta detrás de una pantalla. Lo único que verás es a tu bebé.

  • “La sala de operaciones, la luz, estoy sobre la mesa. También hay un montón de médicos a mi alrededor. Al lado de mis manos, mis pies, en mi cabeza. Epidural o anestesia. La anestesista me distrae. Ya está, el vientre está entumecido, la incisión. Siento que agarran al bebé”. © AsyaMed

3. Tendrás puesto un catéter

Una parte importante de esta intervención es la inserción de un catéter en la vejiga. No te preocupes, la causa de esto responde a vaciar esta. Cuando está llena, ejerce presión sobre el útero, por eso este procedimiento es necesario para que el útero se contraiga mejor después del parto. Esto reduce la posibilidad de dañarlo durante la intervención.

  • “¡Ni siquiera sabía que me habían puesto un catéter hasta el día siguiente, cuando vino la enfermera para retirarlo! Yo estaba así, como ¿eh? ¡Como podía imaginar... que hay una bolsa de pis colgando a un lado de la cama!” © ga11antis

4. Tu pareja puede acompañarte durante la cirugía

Tu pareja puede estar presente durante la cesárea, así como también en el parto vaginal. Primero, la madre necesita apoyo durante el proceso del parto. En segunda instancia, esto ayuda a compartir en común la experiencia del nacimiento de tu bebé. También ayuda a integrar al padre en el proceso e involucrarlo más, ayudando a resolver cualquier imprevisto que pueda aparecer.

  • “Mi esposo pensaba llamar a nuestro hijo Bear. Pero las enfermeras le entregaron al bebé después de la anestesia por la cesárea y lo llamaron Josh. Su padre había cambiado el nombre que le habíamos elegido mientras yo estaba inconsciente”. © EmmaScott

5. Puedes contraer alguna infección

El riesgo de desarrollar una infección posparto tras una cesárea es mayor que con un parto vaginal. Hasta un 15 % de las mujeres contraen alguna infección. Es más, las mujeres que sufren de obesidad tienen mayor riesgo. Por eso, los médicos, con frecuencia, prescriben antibióticos a los pacientes con el fin de reducir la posibilidad de contraer una infección. Tomarlos antes de la intervención puede ser beneficioso.

  • “Realmente, el primer día no estuvo mal. Caminaba y hacía grandes progresos. Sin embargo, al segundo día apareció una infección”. © flaccidbitchface

6. Es posible que necesites analgésicos

Cualquier nacimiento de un bebé está relacionado con dolor, pero desafortunadamente, las mujeres con cesáreas albergan más posibilidades de experimentar dolor tras el parto. El dolor de espalda y en la zona abdominal puede perdurar varios meses después de la intervención. Por eso resulta importante tomar los analgésicos. Pero necesitas consultar con un médico y elegir aquellos que no perjudicarán al bebé mientras le das el pecho.

  • “Toma tus medicinas contra el dolor de manera regular desde los primeros días; no esperes hasta que te duela para tomarlos. Es mucho más fácil prevenir el dolor que tratar de aliviarlo”. © mepinkiepie

7. Tienes que moverte con más cuidado tras una cesárea

Dado que las mujeres sometidas a una cesárea experimentan dolor y debido a un corte profundo que se hizo durante la intervención, los futuros movimientos necesitan de cierto control. Presta especial atención a estos durante las primeras semanas. Los movimientos repentinos y activos pueden causar dolor y espasmos, así como interrumpir el proceso de curación de las suturas. Además, no levantes cualquier cosa que pese más que tu bebé.

  • “Dos cesáreas me enseñaron que el tiempo es el dueño de la situación. Mi marido tuvo que ayudarme a sentarme durante aproximadamente una semana”. © OrionSuperman

8. Eres la responsable de que se cure la sutura

Para que la sutura se cure adecuadamente y con el fin de prevenir cualquier infección en ella, debes cuidar tu herida. Cambia el vendaje, al menos, una vez al día. Si se moja o se ensucia, tienes que cambiarlo de manera adicional durante el día. Pregúntale a tu médico cuándo podrás retirarlo. Limpia con agua y jabón y con mucho cuidado esta zona y sécala con una toalla. Opta por ropa interior y pantalones que estén por encima, o por debajo, de la sutura.

  • “En cuanto me deshice de la ropa interior de malla típica de un hospital, todas mis viejas braguitas acababan precisamente en la zona de la incisión. Eso fue muy incómodo”. © DaliWho

9. Puedes tener dificultades a la hora de dar el pecho

Como resultado de una cesárea, puede registrarse un retraso en la subida de leche, incluso durante varios días. Por eso resulta importante poner a tu bebé al pecho lo antes posible tras dar a luz. También puede ser difícil para ti amamantar a causa de las molestias y dolor lógicos tras la intervención. También al succionar el bebé, se activa la contracción del útero y si se tiene una cicatriz, las molestias son mayores. Algunas medicinas que pasan a tu leche pueden adormecer a tu bebé, lo que también genera ciertas dificultades en el proceso de su alimentación.

  • “Mi hijo tomó leche especial durante un poco de tiempo porque estaba perdiendo peso demasiado rápido, pero en cuanto empezó a ganar algo, la cambiamos por la mía”. © thatweirdone129

10. El bebé puede tener un sistema inmunitario más débil

Los niños que llegaron al mundo por cesárea tienen un mayor riesgo de desarrollar diabetesasma. Albergan diferente microflora intestinal, lo que significa que son más propensos a sufrir trastornos metabólicos. También pueden necesitar de asistencia respiratoria debido a posibles problemas en este sentido.

11. Tu siguiente parto después de una cesárea

Puedes tener la oportunidad de dar a luz por vía vaginal después de una cesárea. Por supuesto, eso conlleva ciertos riesgos. Y cuantas más cesáreas anteriores ha tenido una mujer, menos probabilidad de tener un parto vaginal. De todos modos, definitivamente, es algo que tienes que hablar con tu médico para saber si eres una candidata adecuada para este procedimiento.

  • “Tuve una cesárea no programada en mi primer parto. Tuve un ‘parto vaginal después de una cesárea’ (VBAC) en mi segundo y la experiencia fue un millón de veces mejor para mí”. © bluelovebug

12. Puedes sufrir de una depresión postparto

Después de una cesárea de urgencia, la probabilidad de desarrollar una depresión posparto se incrementa en un 15 %. Todo eso influye en la manera en que la madre cuida de su bebé, a su relación y conexión con él. También influye en la relación de pareja. Además, esto puede acabar convirtiéndose en un estado crónico dejando secuelas a largo plazo en la madre.

  • “Tuve una cesárea de urgencia hace 6 meses. Decidí pedir ayuda a un psiquiatra porque pensaba en lo ocurrido cada día y me sentía muy mal por toda la experiencia. Quería prevenir la caída en una depresión o sufrir de ansiedad postparto o trastorno depresivo”. © dontbeahater_dear

13. No tienes que avergonzarte por la manera en la que has dado a luz a tu bebé

Y por último, pero no menos importante, ¡nunca te culpes por no haber sido capaz de tener un parto vaginal! No te avergüences por eso porque eso no te hace peor. Diste a luz a tu bebé, incluso si él fue sacado de tu vientre y no atravesó el canal del parto. Lo más importante es que por fin puedes ver a tu bebé y convertirte en madre.

  • “Todos los tipos de parto tienen el mismo final. El objetivo es dar a luz a un bebé sano. No hay nada antinatural en cómo llega al mundo. Sinceramente, estoy harta de toda la vergüenza que recae sobre las madres que deciden recurrir a la epidural”. © lcallag

¿Has dado a luz a un hijo? ¿Fue por cesárea, o parto vaginal? Puedes contarnos tu historia en los comentarios.

7-89
58k