Genial

9 Razones por las que algunas mujeres a los 40 años aparentan ser jóvenes y otras, ancianas

8-55
30k

Hace tan solo un siglo, las mujeres de 40 años se consideraban casi abuelas y eran descartadas. Solo les quedaba hacer bordados, un trabajo en el hogar y reuniones con “amigas en desgracia”. Pero en la actualidad, a esta franja de edad, llega una segunda juventud y resulta muy injusto que algunas damas retengan su belleza natural, mientras otras se ven obligadas a realizar un gran esfuerzo para lucir siempre bellas.

Genial.guru decidió averiguar por qué algunas personas envejecen más rápido que otras. Y, al mismo tiempo, aprender a cómo engañar a la naturaleza y preservar la juventud y vitalidad.

1. Los cambios hormonales en el cuerpo afectan a cada mujer, pero algunas logran engañar a la naturaleza

La principal hormona femenina, el estrógeno, con el paso de los años se produce en una cantidad significativamente menor. Y esta hormona, entre otras cosas, es la responsable de la elasticidad y el grosor de la piel. La manera exacta en que envejecerás y perderás estrógeno depende de muchos factores: desde los genes hasta la dieta. Pero aun así, algo puede hacer al respecto.

  • Incluye en tu alimentación los fitoestrógenos: queso de soja, tofu, linaza y brócoli. Y además, no renuncies a la carne: los médicos afirman que los productos de origen animal ayudan a prolongar un poco más la juventud.

2. Los genes de la vejez existen, pero puedes hacer que trabajen a tu favor

Los científicos han contado trescientos genes que son responsables de la velocidad con la que en tu rostro aparecen las arrugas y el cabello comienza a presentar canas. Por ejemplo, los pelirrojos tienen una mutación que los hace parecer 2 años mayores que sus iguales. Y en la década de los años 2000, los investigadores aprendieron a desactivar algunos genes y consiguieron prolongar la vida de los ratones de laboratorio. Y aunque hasta la elaboración del elixir de la juventud todavía queda mucho, tú misma puedes ralentizar los procesos de envejecimiento.

  • Si reduces el contenido calórico de los alimentos, mientras mantienes la cantidad de vitaminas y minerales que necesitas, la esperanza de vida aumentará.

  • Incluso los genes más poderosos no pueden hacer nada contra un estilo de vida insano. El alcohol, el tabaco, la exposición a la radiación solar y una calidad medioambiental pobre convertirán a cualquiera rápidamente en una manzana arrugada.

  • La juventud está directamente relacionada con un buen sistema inmunológico. Si sigues los principios de un estilo de vida saludable, no te pones nervioso sin motivo y duermes bien, entonces, los genes responsables del envejecimiento prematuro pueden no activarse en absoluto.

3. Una mujer de 40+ años puede ser reconocida por su peinado

¿Quién dijo que una mujer de más de 40 años debería correr a la peluquería para cortarse el pelo? Los psicólogos piensan de manera bien distinta: el cabello largo hace que las féminas se vean más atractivas. Y aquí están las cosas que definitivamente añaden unos cuantos años más:

  • Pelo escaso y fino. Las personas con este tipo de cabello se perciben como no muy sanas. Aquí puede ayudar realizar una visita a un tricólogo y endocrinólogo.

  • Un peinado “hormigonado”. Un estilo de pelo rígido fijado con mucha laca “arrojará” unos cuantos años de más.

  • El tinte rubio platino. Según la opinión de los estilistas, este color aporta más edad visualmente. Es cierto que correr hacia el otro extremo tampoco valdrá la pena: el color del cabello demasiado oscuro enfatizará todas las arrugas del rostro.

  • El cabello y el estilo deben cambiarse de vez en cuando. Nos guste o no, pero con la edad, nuestro rostro sufre de una metamorfosis y el corte de pelo debe cambiar al mismo tiempo.

4. Un exceso de grasa desencadena los procesos de envejecimiento

Los kilos de más no solo te hacen aparentar ser mayor, sino que te hacen envejecer a una velocidad de vértigo. Las personas con sobrepeso se ven (y se sienten), de media, 8,8 años mayor que sus iguales esbeltos.

Debido a un exceso de peso, se altera la producción de colágeno: aparecen estrías, arrugas y, en general, la piel pierde su elasticidad juvenil. No en vano, tenemos buenas noticias: a partir de los 55 años, las personas con sobrepeso comienzan a aparentar ser más jóvenes porque los depósitos de grasa disimulan las arrugas. Aunque para la salud, esto sigue siendo perjudicial: las articulaciones, los vasos sanguíneos y el corazón se desgastan más rápido.

  • Bajar de peso a cualquier edad requiere de la supervisión de un médico o nutricionista. Porque la pérdida de peso abrupta y poco saludable puede hacer tanto daño como los kilos de más.

5. La manera en la que vas a envejecer depende del lugar en el que has nacido

Las representantes de ciertos orígenes étnicos aparentan ser más jóvenes. Los expertos en genética consideran que las más afortunadas son las de origen hispano: mexicanas, españolas y haitianas aparentan ser dos años más jóvenes que las representantes de otras naciones de la misma edad.

Los científicos afirman que los síntomas de envejecimiento como las arrugas y las manchas de pigmentación son menos visibles en la piel más morena y gruesa. Además, las personas con raíces asiáticas, africanas y latinoamericanas tienen la piel más densa, por lo que su rostro no cae hacia abajo y sus rasgos faciales se mantienen más definidos.

El tipo de envejecimiento facial deformativo también se denomina eslavo: las mujeres de Europa del Este son más propensas a las hinchazones de los tejidos. Tienen pocas arrugas, pero el tercio inferior del rostro se hunde (aparecen mejillas caídas, un segundo mentón).

  • Es por eso que los cirujanos plásticos y cosmetólogos optan por uno u otro tipo de intervención dependiendo de la piel: a las mujeres con un tipo de envejecimiento deformativo casi siempre se les recomienda un estiramiento facial reposicionando la piel del rostro, mientras que las inyecciones con toxina botulínica no las ayudará precisamente.

6. Las mujeres mayores de 40+ años, a menudo, caen de un extremo al otro cuando se trata de la ropa

Los estilistas recomiendan con insistencia deshacerse de los atuendos viejos del armario y cambiar el estilo de ropa en función de la edad. Los vestidos atrevidos y ajustados que le sentaban a una mujer como un guante hace 20 años, hoy en día crearán una apariencia ridícula y revelarán que esta se aferra con todas sus fuerzas a su juventud ya desvaneciéndose. No obstante, la moda, desde hace mucho, ya no está dividida entre jóvenes y mujeres de mediana edad, todo es muy individual. Lo importante es no olvidarse de algunas reglas:

  • No vestirse por completo de negro. Antaño se consideraba que el negro hacía la figura más esbelta, sin embargo un atuendo de este color solo aporta más años.

  • Las prendas sueltas, sin silueta, no embellecen a nadie. En teoría, su corte debería disimular las imperfecciones de la figura. Pero, en realidad, oculta no solo estas, sino también las virtudes que, por supuesto, tienes en abundancia.

7. Las cejas finas y escasas convierten a cualquier mujer bella en una anciana

Con el tiempo, las cejas se vuelven menos gruesas: en esto participan los cambios hormonales y los experimentos fracasados con pinzas. Esta parte del rostro influye, en gran medida, en la percepción de la edad: cuanto más pálidas y finas son las cejas, mayor aparentará la mujer. Pero los esteticistas descubrieron cómo solucionar este problema:

  • Los sueros y geles para el crecimiento de las cejas funcionan, aunque el resultado tardará en llegar.

  • Las cejas pintadas en exceso no rejuvenecen la imagen, sino que, por el contrario, aportan un aspecto cansado.

  • Las cejas en forma de una coma o de un hilo fino, no embellecen a ninguna mujer en el mundo.

8. El maquillaje ayuda a engañar a los demás (pero solo si tienes más de 35 años)

Los psicólogos se dieron cuenta desde hace mucho tiempo de lo siguiente: el maquillaje hace que las mujeres se vean más atractivas e incluso contribuye al éxito en el lugar de trabajo. Pero cómo este influye en la percepción de la edad, no quedaba claro. Un estudio reciente reveló que el lápiz labial, el rimel y la base de maquillaje ostentan propiedades mágicas propias de una máquina del tiempo:

  • A los 20 años, el maquillaje llamativo nos hace aparentar mayor que la edad real.

  • Entre los 30 y 35 años, no importante si te aplicas maquillaje o no: los demás pueden adivinar fácilmente cuántos años tienes.

  • Y a partir de 35-40 años y hasta el infinito, los cosméticos aportan un poderoso efecto rejuvenecedor.

Lo importante aquí es recordar los principios básicos del maquillaje antienvejecimiento: aplicar un suero hidratante antes de la base de maquillaje y usar de manera racional los polvos secos que pueden enfatizar las arrugas.

9. Algunas frases hechas te convierten en una anciana descontenta

Gracias al desarrollo de la cosmetología y los avances en Photoshop, resulta en la actualidad muy difícil determinar la edad real de una persona. Sin embargo, existe una vejez exterior y también la interior. Uno puede ser anciano ya a los 20 años, reconocerlo es muy fácil: debes fijarte en cómo habla la persona. Aquí van algunas frases que aportan más edad:

  • “En mi tiempo, los precios eran más bajos / las faldas eran más largas” y similares.

  • “La década de los 90 fue hace solo 10 años”.

  • “La generación actual es completamente maleducada”.

  • “Eso no es música, sino algún tipo de cacofonía”.

Algunas personas están dispuestas a realizar todo tipo de sacrificios para preservar su juventud: se someten a cirugía plástica, literalmente, viven en el gimnasio, se secan con dietas y usan suplementos alimenticios. ¿Y a qué estás dispuesta tú, personalmente? ¿O tal vez percibes la edad de manera filosófica y no te preocupas por una cana o arruga descubierta?

Imagen de portada Depositphotos, Depositphotos
8-55
30k