Genial
Genial

Una mujer australiana, madre de cinco hijos, bajó 30 kilos en un año y ahora es maratonista

Su nombre es Angela Martin (Instagram: @onehappyfitmum), vive en Tasmania (Australia), tiene 41 años, es mamá de 5 hijos y dueña de una convicción y voluntad que van más allá de todo. Luego de la maternidad, Angela se dio cuenta de que le costaba mucho perder peso, sumado a que su rutina de actividades domésticas y con los niños le dificultaba poder comer bien y hacer ejercicio. Cuando su peso superó los 90 kilogramos y comenzó a tener dificultades para respirar, Angela tomó conciencia de que su alimentación y su sedentarismo estaban afectando mucho su salud y decidió dar un giro de 180 grados a su vida.

Genial.guru te acerca la inspiradora historia de esta mujer que cambió completamente su manera de ver la vida y que ahora ayuda a los demás con consejos y motivación.

Reconocerse a sí misma para cambiar

En el lado derecho de la foto, Angela, tras 20 semanas de Bikini Body Guide (BBG), un programa de entrenamiento.

En julio de 2017, Angela dio a luz a su quinto hijo. En aquel momento, si bien la maternidad le daba felicidad, se sentía física y mentalmente mal, con mucho sobrepeso y muy alejada de quien realmente quería ser. Eso la llevó a cuestionarse si quería continuar sintiéndose mal o si pretendía comenzar a cambiar y crecer. Y fue una elección de vida: desde el primer día que eligió fortalecerse, vio a una persona diferente en el espejo. Esa persona aún tenía el mismo peso, pero estaba llena de determinación y ya no dudaría de sí misma.

Alimentarse de manera saludable como primer paso

Como primer paso, Angela cambió completamente su dieta. Entre las modificaciones que introdujo, algunas fueron más fáciles de implementar que otras, pero paulatinamente y con constancia, logró alimentarse de una forma saludable y sostenible en el tiempo.

  • Reemplazó alimentos procesados (dulces, harinas refinadas, panificados, gaseosas) por alimentos frescos (vegetales, frutos secos, carnes magras, cereales).

  • No cuenta calorías ni macronutrientes.

  • Come 3 comidas diarias y algunos snacks saludables entre ellas.

  • Bebe 3 litros de agua al día.

  • Toma 3 o 4 cafés al día.

Cuando Angela comía alimentos altamente procesados, lo hacía en demasía porque siempre tenía hambre y nunca se sentía llena. Por el contrario, cuando comenzó a comer alimentos frescos, se sintió saciada más rápidamente, además de que tenía mucha más energía durante el día. Se dio cuenta de que la alimentación saludable y el ejercicio eran una recompensa y no un castigo.

Correr y entrenar: dos grandes aliados

Inspirada por los cambios que comenzó a ver en su cuerpo luego de alimentarse saludablemente, Angela se decidió a hacer ejercicio. Primero, inició su entrenamiento caminando, para luego ir un poco más allá y probar corriendo. Tanta satisfacción le daba esta actividad, que en 2019 se hizo maratonista.

El entrenamiento en el gimnasio también forma parte de su día. Con el tiempo, fue aprendiendo qué tipos de ejercicio eran mejores para ella y fue ajustando su rutina para hacerla más eficiente. Así, además de continuar con su descenso de peso, se liberó de constantes dolores de espalda y malas posturas con las que había convivido toda su vida y que no sabía que el entrenamiento podía eliminar.

Reemplazar el “Tengo que...” por el “Quiero que...”

Un punto muy interesante de la historia de Angela está en el cambio en su modo de ver su día a día. Antes, le generaba mucha ansiedad estar muy ocupada o tener muchas actividades en el día porque, quizá, no podía cumplir con todo o se cansaba muy fácil. Ahora, ella misma elige tener muchas más actividades que antes y eso la llena de energía, contrariamente a lo que cualquiera podría pensar.

¿Qué cambió? Dejó de lado todas las expectativas, ajenas y propias, y eligió el “Quiero que...” en lugar del “Tengo que...”. Eso no significó cambiar todas sus actividades, por supuesto, porque había algunas que no podía eludir, pero sí pudo cambiar la actitud hacia ellas.

Muchas personas le preguntan cómo hace para cuidar de cinco niños y hacer muchas actividades más: a través de sus elecciones. Ya no tiene tantas actividades fuera de casa que antes hacía, con lo cual ahora le dedica más tiempo a sus hijos, al fitness y al estudio.

Celebrar los logros como parte del proceso

En enero de 2020 se cumplieron dos años y medio desde el día en el que Angela eligió una vida más saludable. Para ella es una celebración por haber elegido el compromiso de transformarse en alguien más sana y feliz. Una celebración por poder ser quien le muestre a sus hijos cuán poderosas son las decisiones que uno toma y cómo las mismas conducen a un gran cambio.

Como parte de sentirse mejor y de poder formar una comunidad donde se genere motivación para cambiar y seguir adelante, Angela fundó, junto a su amiga Gabrielle, una marca de ropa deportiva con frases inspiradoras. Junto a Gabrielle, hacen eventos en diferentes lugares para dar charlas e intercambiar experiencias.

¿Crees que hay algo que deberías cambiar para mejorar algún aspecto de tu vida? ¿Por dónde empezarías para llegar a tu meta? ¡Cuéntanos en los comentarios!

Compartir este artículo