Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

10 Estrategias capaces de proporcionarle al saldo de tu tarjeta un par de ceros adicionales

La cuestión del dinero no deja de ser candente. Nos guste o no, este nos ayuda a hacer realidad algunos sueños y hace que nuestra vida sea mucho más cómoda. Sin embargo, en la práctica, muy poca gente se las arregla para controlar sus gastos, y a veces, los errores financieros nos salen demasiado caros.

En Genial.guru no queremos permitir que esto suceda, por lo que sentimos curiosidad por las estrategias que podrían afectar positivamente el monto de una cuenta bancaria. Al final del artículo te espera un bono con un historial de arrepentimientos financieros que traumatizaron a los usuarios de la red.

En primer lugar, pagar las deudas

Saber que hay que pagar todo tipo de deudas, préstamos y cuotas mensuales puede deprimir a cualquier persona. La depresión, a su vez, reduce la productividad necesaria para ganar dinero. Además, nos cuesta generar ahorros viviendo bajo la constante presión de los prestamistas descontentos que nunca dejan en paz a sus deudores.

  • Tenía que pagar varios préstamos y me costó salir de ellos, pero tampoco fue la gran cosa. Desde el principio excluí todos los gastos innecesarios. Por ejemplo, reemplacé los viajes en taxi con el autobús. © Emily Walker / Quora

  • Los préstamos deben pagarse comenzando por los más pequeños. Este método se llama “bola de nieve”, y es el óptimo desde el punto de vista de la psicología. © Kory Postma / Quora

  • Incluso si tienes muchas ganas de comprar algunas cosas, ¡no las compres a crédito! Después de todo, eso solo aumentará las deudas. © Emily Walker / Quora

Establecer un objetivo específico

Si no tienes una meta definida, ahorrar dinero puede convertirse en un deber aburrido que no da nada de placer. Un plan borroso (como comprar un departamento) puede parecer inalcanzable. Pero si lo describes más detalladamente (distrito, área total del departamento, número de habitaciones, la presencia de un balcón o vestidor), entonces, cada cantidad de dinero ahorrado te hará sentir que estás acercándote a la meta.

  • A los 9 años comencé a recoger botellas de cerveza para comprar un cuchillo plegable que me gustaba. Tardé 4 meses. Fue en 1973, y el cuchillo todavía está afilado y parece nuevo. Sí, valió la pena. © Larry Hicks / Quora

  • Quería comprar un BMW nuevo, y me llevó casi 3 años hacer realidad mi sueño. Durante un año, al regresar a casa todos los días, dejaba el dinero suelto de mi billetera en un cajón sin siquiera contar cuánto había. También reduje la cantidad de varias cosas que no eran imprescindibles: café para llevar, comer en restaurantes y la costosa televisión por cable. Todavía estoy muy orgulloso de mí mismo: no vivía como un ermitaño o en la pobreza, sino que simplemente vivía sin muchas cosas costosas, pero resultó que no eran muy necesarias. © Bill Herman / Quora

Pagar las facturas inmediatamente después de cobrar el salario (y también dejar algo en la alcancía)

Cada persona tiene su propia lista de pagos obligatorios: facturas de servicios públicos, cuotas de préstamos o estudios, varios seguros, etc. También puede incluirse el porcentaje de ganancias que decides dejar en la alcancía. Si pagas todo esto inmediatamente después de cobrar tu salario, te quedará más claro cuánto puedes gastar. Y para que no se te olvide, puedes configurar los pagos automáticos mediante la banca en línea.

  • ¿No logras ahorrar todos los meses, ya que siempre necesitas dinero para algo? Es hora de recurrir a la fuerza de voluntad. Si no funciona, activa el servicio de transferencia automática de dinero a una cuenta de ahorros; es algo parecido a un robot que ahorra dinero por ti. Puedes configurarlo para transferir el 10 % de cada salario a una cuenta separada. O puedes abordar el asunto de manera más creativa, por ejemplo, configurar una transferencia del 5 % de cualquier transferencia de familiares y amigos o de cada gasto de la tarjeta. Pronto lograrás ahorrar algo. © Mikhail Kuzmin / Thequestion

  • Hay que determinar qué suma puede reservarse cada mes sin tener que modificar tu estilo de vida habitual. Como regla general, esto es al menos el 10 % de las ganancias. Esta cantidad debe ir a la alcancía inmediatamente después de recibir un salario, y no al final del mes, porque puede que ya no quede nada para ahorrar entonces. © Vadim Molinov / Thequestion

Hacer compras “con la cabeza fría”

Las compras impulsivas que hacemos bajo la influencia de las emociones son realmente una de las formas más fáciles de darnos un capricho. Y, al parecer, no hay nada de malo en esto, porque recibimos una carga de emociones positivas. Sin embargo, muy a menudo, la compra puede ir acompañada de una decepción: el dinero se gastó en algo innecesario que simplemente ocupará espacio en casa.

Esto es lo que los internautas recomiendan para evitar compras innecesarias:

  • Como una de las opciones, simplemente reserva esa cosa para ti. De esta manera tendrás tiempo para pensar si realmente la necesitas. © morkov41 / Pikabu

  • Puedes intentar describir en detalle, a veces incluso literalmente en papel, un guion para usar una cosa en particular con una indicación de la frecuencia y el resultado de dicho uso, así como lo que harás si el objeto resulta innecesario. © Vlad Ivanov / Thequestion

Usar tarjetas de bonificación

Actualmente, casi todos los bancos ofrecen sus propias variedades de tarjetas de débito con bonos en forma de reembolso de dinero o acumulación de millas, así como también acumulaciones porcentuales mensuales por un saldo positivo en la cuenta. Usándolas de manera regular, podrás encontrar en el extracto de tu cuenta bancaria un monto considerable de dinero.

  • Usando una tarjeta con reembolso de efectivo durante un año descubrí accidentalmente que había “ganado” alrededor de 200 USD. Por lo tanto, tiene sentido pagar con esa tarjeta en todas partes. © Viktor Smirnov / Thequestion

  • De manera lenta, pero segura, acumulé millas equivalentes al costo de los boletos Moscú — Nueva York (ida y vuelta). Desafortunadamente, no necesitaba viajar allí. Pero las millas tienen una particularidad desagradable: desaparecen si no se gastan, así que las gasté en un boleto de clase ejecutiva a Europa. © Alex Ryazanov / Thequestion

Establecer tus propias prioridades mientras haces compras

Por lo general, antes de comprar algo, tienes que elegir entre cosas de la misma categoría, por ejemplo, teléfonos inteligentes de diferentes fabricantes. Sin embargo, puedes intentar hacer otra comparación: pensar qué más puedes comprar por el mismo dinero. Quizás estés más interesado en viajar a algún lugar que en comprar un teléfono, porque necesitas un dispositivo solo para llamadas y comunicación, y tu celular viejo cumple con esas funciones. O, por el contrario, los viajes no te interesan, pero necesitas un teléfono inteligente potente, porque con él manejas un blog en Instagram (el que te permite ganar dinero extra), y te sirve para tomar fotos y videos.

  • Ya tengo un teléfono, un viejo Sony Ericsson con un encantador teclado qwerty. Fue comprado hace 4 años, fue mi primer teléfono inteligente y todavía está vivo. Por supuesto, algunas aplicaciones no funcionan, pero puedo vivir sin ellas. Y no quiero quedarme sin un teclado cómodo que me permite teclear a ciegas, una carcasa sólida que sobrevivió a una caída desde la plataforma a los rieles del metro, y un tamaño compacto (como el de la palma de la mano). © Meggie Cleary / Thequestion

  • Raramente uso la función principal de los móviles. Para mí, estos son más como un dispositivo multimedia con una cámara. Es por esto por lo que suelo comprar nuevos teléfonos inteligentes con bastante frecuencia. © Miras M / Thequestion

Ocultarse de las publicidades

A veces, la publicidad puede cambiar la idea de un producto a un nivel subconsciente, sin que siquiera lo notemos. En aras del experimento, puedes intentar evitarla durante al menos un mes: activa un bloqueador de publicidades en el navegador y anula la suscripción a mensajes promocionales. Luego te darás cuenta de que ni siquiera piensas en comprar algo.

  • Muchos de los comerciales contienen las llamadas “frases mágicas”: “Todo el mundo sabe que ...”, “Todas las mujeres lo compran”, “Por tan solo 5,99”. Y todas estas son solo frases vacías que afectan la conciencia y hacen que te fijes en un determinado producto. © Egor Egorov / Thequestion

  • Esto también incluye publicidad de las tiendas de ropa, las cuales contienen frases como “nueva colección” o “colección de verano”. Tales palabras dejan en claro al consumidor que su colección de ropa es vieja y que necesita urgentemente ir a la tienda para estar a la moda. © Polina Liddel / Thequestion

Usar la tecnología para ahorrar dinero

Por supuesto, conocemos las bombillas de bajo consumo desde hace mucho tiempo. Pero además de ellas, también debes prestar atención a los accesorios de plomería modernos. Por ejemplo, hay modelos de grifos y cabezales de ducha con una mayor distancia entre los agujeros, los cuales reducen el consumo de agua con la misma eficiencia de lavado.

El consumo también se reduce gracias a los aireadores, boquillas en el grifo que contribuyen a la “dilución” del agua con el aire. Un mezclador de palanca te permitirá ajustar rápidamente la temperatura del agua, lo que también permite reducir su consumo.

En general, al elegir electrodomésticos, vale la pena prestar atención al consumo de electricidad y, con la misma funcionalidad, hacer una elección a favor de algo más eficiente en el uso de la energía.

  • Hay boquillas especiales para el grifo con una limitación del flujo de agua de 3 a 9 litros por minuto (con una presión estándar de 15 litros por minuto). 3 litros es un gasto conveniente para lugares públicos (generalmente, solo es necesario lavarse las manos después de ir al baño), y de 6 a 9 litros por minuto es suficiente presión para el departamento. Como me ha mostrado la práctica, el consumo puede reducirse en un 25 % o más. © Mir0n0ff / Pikabu

Pero cuando se trata de ahorrar dinero, siempre hay que prestar atención a los detalles

No hay nada de malo en tratar de encontrar alimentos más baratos. Sin embargo, si tienes que ir hasta el otro extremo de la ciudad para comprarlos, el tiempo y los gastos del viaje pueden superar los ahorros recibidos. Al comprar ropa, debes fijarte en la calidad. Es probable que una prenda más costosa, pero de mejor calidad, dure más que la que es simplemente más barata. E incluso los préstamos con bajas tasas de interés pueden contener algunas “sorpresas” en forma de todo tipo de comisiones o multas.

Por lo tanto, al elegir una nueva forma de ahorrar, vale la pena sopesar todos los gastos que eso puede conllevar.

  • Por ejemplo, zapatos. Tienes ante ti un par de zapatos de cuero realmente buenos, que, por supuesto, valen un dineral. Y hay otro par a un precio más asequible, pero después de unos meses comenzará a romperse. Resulta que tendrás que comprar calzado con más frecuencia, lo que te hará gastar más dinero. © Jenny Barnes / Quora

Usar aplicaciones móviles para controlar tu presupuesto

Es imposible ahorrar sin controlar el presupuesto personal. Pero recolectar los cheques y anotar los gastos en un cuaderno o computadora es un proceso largo y aburrido. Es mucho más fácil hacerlo usando aplicaciones móviles, especialmente dado que casi todas ellas tienen funciones para escanear recibos y vincularlas a una tarjeta bancaria. El sistema registrará automáticamente todo por ti.

Bono: algunos internautas compartieron sus mayores arrepentimientos financieros

Mi mayor arrepentimiento financiero fue comprar un auto de segunda mano. En ese momento, compartía la vivienda con varias personas y, en consecuencia, no tenía mi propio garaje, por lo que tenía que estacionar el automóvil al lado de la cerca de la casa. Y ahí es donde comenzó el problema: lo manchaban los cuervos y acumulaba mucho polvo; incluso tuve que pedirle al arrendador que lavara el automóvil a diario por un costo adicional. En algún momento, este se averió en medio del camino. Tuve que remolcarlo (por mucho dinero), llevarlo al taller y dejar allí una cantidad considerable de billetes. Pero el mecánico usó repuestos usados, y en pocos días, el auto volvió a fallar en medio de la carretera. Y comenzó a hacerlo una y otra vez. Como resultado, lo vendí por una suma aún menor de la que desembolsé por todas las reparaciones. © Anonymous / Quora

  • Compré una laptop cara. Tuve que ahorrar un año entero para hacerlo, pero ahora tiene rayas en la pantalla y no tengo dinero para comprar una nueva. Creo que tal vez debería haber comprado algo más barato. ¡Me dijeron que serviría al menos 10 años! Pero resultó que no, y ahora lamento mucho la compra. © Sophie Metropolis / Quora
  • Bueno, solo tengo 19 años, así que no tengo un auto caro o una casa mal comprada. Pero hay una compra que lamento. He estado tocando la guitarra desde que tenía 9 años. La primera que tuve fue excelente, y era bastante cara para esa época. Me sirvió durante muchos años, pero luego le pasó algo y necesitaba una nueva. En ese momento ya era estudiante, y la misma guitarra costaba casi 3 veces más. Sentí pena por desembolsar tanto dinero, así que compré otra más barata. Pero su calidad resultó ser terrible, y 6 meses después de la compra, incluso numerosas afinaciones no pudieron salvar la situación. Apenas puedo tocarla solo para pasar el tiempo, y ni hablar de actuar en el escenario. Así que, al final, fue un simple desperdicio de dinero. © Akshit Gupta / Quora

¿Has hecho alguna compra de la que aún te arrepientas?

Imagen de portada pxhere, depositphotos