Genial
Genial

12 Recomendaciones para hacer de internet una herramienta segura para los niños

Inevitablemente, las nuevas generaciones vienen con un celular debajo del brazo, y en algún momento reclamarán meterse en el mundo infinito de la web. Y así como han necesitado que les enseñes a caminar y a comer solos, también necesitarán tu ayuda cuando quieran dar sus primeros pasos en internet. Aunque tal vez tengas tus dudas y tus miedos, no tienes por qué temer si puedes aconsejar a tu hijo para que utilice la red de la manera apropiada.

En Genial.guru amamos navegar por la web (vuelta de tuerca: somos un sitio de internet) y queremos darte algunos tips para que puedas ayudar a tus hijos a que hagan un buen uso de esta herramienta y que sea una experiencia satisfactoria alejada de peligros.

1. Acompáñalo cuando lo use por primera vez y resuelve sus dudas

No hay mejor manera de aprender que observar y llevar a la práctica, y una cosa que puedes hacer cuando tus hijos quieren empezar a navegar es mostrarles el camino más seguro.

  • Puedes navegar con ellos para enseñarles lo que es apropiado y lo que no: los sitios a los que deben entrar y cuáles conviene evitar.
  • También, si aparecen ventanas emergentes o publicidades, hay que indicar que no se deben abrir ni hay que ingresar ningún dato.
  • Puedes preguntarle a tu hijo qué es lo que está viendo o por qué cree que un anuncio apareció allí. O por qué piensa que esa persona o personaje está haciendo tal cosa, así puede analizar lo que está haciendo o viendo y no simplemente ser un receptor pasivo de todo lo que la pantalla le muestra.

2. Explícale cuáles son los riesgos de hablar con desconocidos

Los perfiles falsos son muy comunes, por eso hay que explicar que los amigos por internet siguen siendo desconocidos y que detrás de ellos, podría no estar la persona que dicen ser. Por eso, hay que enseñarles a nuestros hijos que no deben aceptar solicitudes de gente que no conocen y que es importante no compartir información sensible, especialmente aquella que delate los lugares que frecuentan.

3. Haz que se percate de que no todo lo que se publica es cierto

Las noticias falsas o fake news están a la orden del día en internet, y más en las redes sociales. Afectan a todos, pero más a los niños, ya que la información malintencionada puede impactarlos de manera negativa en algo que los interpela sobre su persona o su vida diaria. Para evitarlo, los expertos aconsejan:

  • Hablar con ellos: su familia es su fuente más confiable, así que cuéntales que existe información falsa y cuáles son sus fines (publicidades y convencimientos sobre un punto de vista).
  • Anímalos a leer todo, que no se queden solo con la información del titular, y si no lo entienden, que les pregunten a los mayores antes de compartirlo.
  • Incentívalos a que comprueben si la información es verdadera buscándola en los motores de búsqueda como Google para ver si otros medios más confiables también la están replicando y la confirman.

4. Revisa la privacidad de los sitios que utiliza

Las redes sociales son una puerta abierta a la comunicación con cualquier persona en cualquier parte del mundo, por eso es muy importante tener en cuenta la privacidad de la información que nos hacen cargar. Se puede elegir qué datos compartir y cuáles no; por ejemplo, Facebook, Instagram y Twitter permiten que solo los contactos aceptados vean las publicaciones, y es recomendable que los padres configuren la privacidad de las cuentas de sus hijos.

Por otro lado, instalar un antivirus protegerá la computadora de códigos maliciosos y ciberdelitos que pueden afectar la privacidad del usuario en Internet. Pero si quieres llevar la seguridad al máximo, puedes instalar un programa de control parental, que permite filtrar sitios y contenidos peligrosos.

5. Fíjate qué juegos y contenidos web son apropiados

Los juegos y las piezas audiovisuales como series y películas también están presentes en la amplia oferta de servicios que ofrece internet. Pero existen muchos que no son apropiados para la edad de nuestros hijos o que por alguna razón podrían afectarlos.

Si quieres saber de qué se trata y cuán recomendable es lo que quieren jugar o ver, puedes optar por investigarlo en sitios como Common Sense, que tiene reseñas de padres y opiniones de los niños sobre este tipo de productos.

6. Explícale qué es la reputación en línea

Una foto embarazosa de una fiesta de tu juventud o un comentario desafortunado que publicaste en Twitter hace 10 años hacen a tu reputación en línea y podrían perjudicarte en un futuro. Hoy internet es la primera puerta que abrimos cuando queremos buscar información de algo y también de alguien, así que tu nombre puede quedar fácilmente asociado con algo que es mejor olvidar.

Hablarle a tu hijo sobre la reputación en línea es importante, porque lo que publique podría jugarles en contra a él o a las personas involucradas cuando sea mayor; por ejemplo, los reclutadores de empleo o los colegas podrían tener una opinión sobre la persona a raíz de lo que encuentran en la web o dicen de ella. También, en la era de los memes, cualquier cosa graciosa o curiosa puede ser el disparador de una fama indeseada y de situaciones desagradables que podrían afectar su vida tanto online como offline.

7. Enséñale a denunciar cosas desagradables

Mientras navegan, los niños pueden encontrarse con material no apropiado para ellos, y aunque no les cause efectos en primera instancia, sí puede hacerlo a largo plazo si están en contacto permanente con ese tipo de contenido. Por ejemplo, los sitios o las publicaciones que fomentan cosas dañinas podrían llevarlos a normalizar comportamientos nocivos.

Ese tipo de publicaciones son legales porque están en las redes sociales, pero pueden ser denunciadas en las aplicaciones para que sean eliminadas.

La mejor manera de aconsejar a tus hijos que reporten aquello que les parece desagradable o que por alguna razón los afecta es con la escucha activa. Pregúntales si hay algo que están viendo que sea negativo y ofréceles ayuda para analizarlo y denunciarlo. A menudo, los niños prefieren evitar contarlo, ya que tienen miedo de que les quiten sus dispositivos y el acceso a internet, así que lo mejor es no amenazar con hacerlo.

8. Enséñale a no abrir cosas poco confiables

Los niños suelen ser los blancos más fáciles para los ciberataques de robo de información, ya que pueden ser atraídos por ofertas especiales y juegos gratuitos que por detrás pueden tener un virus o estafas implícitas.

Existen miles de virus y malwares escondidos en juegos y aplicaciones, así que no solo hay que enseñarles que no tienen que abrir enlaces extraños ni responder mensajes sospechosos, sino también mostrarles que todo debe ser descargado de las tiendas oficiales para garantizar la seguridad.

9. Recomiéndale no hablar por chats privados en los juegos

Muchos juegos en línea requieren intercambiar comentarios con otros participantes a través de chats, y los niños no siempre juegan con amigos o con gente que conocen en la vida real, sino también con desconocidos.

Es importante aclararles que estas conversaciones deben hacerse en los chats públicos, y si por alguna razón quieren continuarla de forma personal en el chat privado o en otra aplicación, como Instagram o WhatsApp, deben comentártelo y no hacerlo a escondidas, ya que no sabemos quién se esconde detrás de ese usuario.

Pero si quieres tener más seguridad sobre lo que hace tu hijo al jugar, puedes acceder a su lista de contactos y al historial de mensajes privados. Y si se trata de un juego en el que se comunican por voz, puedes indicarle que juegue en un lugar donde tú lo puedas escuchar, como en la sala y no en la habitación del niño.

10. Configura tu dispositivo para que no se puedan hacer compras en línea

Algunas aplicaciones y juegos gratuitos tienen compras integradas que desbloquean nuevas características. Si los niños usan tus dispositivos, puede que accidentalmente gasten dinero en estas cosas, así que si no quieres correr el riesgo de encontrarte con un monto no solicitado, puedes agregarle seguridad a la tienda de tu móvil con algún tipo de bloqueo.

Si usas Android, debes entrar a la tienda, luego ir a Configuración, Autenticación y activar la opción de “Solicitar autenticación para las compras”. Para iOS, debes ir a Configuración, Tiempo de pantalla, selecciona que es el dispositivo de un menor y sigue las instrucciones. Después, toca Restricciones de contenido y privacidad y donde dice Compras de iTunes y App Store, selecciona “No permitir”.

11. Enséñale a ser amable en línea

Miles de personas están en línea con distintas intenciones y a veces algunas pueden lastimar. El cyberbullying es una realidad, y la mejor manera de evitarlo es enseñándoles a tus hijos que no deben ser parte del problema, porque no sabemos cuánto daño podemos causarle a la persona que se encuentra detrás de un perfil.

  • Los juegos en línea son un buen ejemplo, ya que suelen ser muy competitivos, y los malos comentarios pueden hacer que algo entretenido se vuelva angustioso para el otro.
  • Hay que enseñar que no hay que replicar publicaciones o comentarios en los que se ataca o se hace burla de otra persona, así que puedes pedirles que piensen en las consecuencias de sus acciones antes de publicar, comentar o compartir algo.
  • Recuérdales que no deben publicar cosas de otros sin su consentimiento, siempre hay que pedir permiso.
  • También debes educar con el ejemplo chequeando tu propia actividad en línea y verificando tus publicaciones, tus amistades y tu configuración de privacidad.

12. Indícale qué está bien compartir y qué no

El contenido que tus hijos publiquen es de gran relevancia. Como ya hemos visto, puede perjudicar su reputación en línea o la de otros, y la información que compartan puede traer consecuencias. Por eso es importarte recordarles que:

  • Reflexionen sobre lo que publican y el lenguaje que utilizan. Sus futuros empleadores, los encargados de admisión de las universidades, los entrenadores deportivos, los maestros y hasta la policía pueden ver lo que suben si así lo requieren.
  • No todo lo que suben puede ser eliminado fácilmente, y podría tener un alcance que jamás hubiesen imaginado.
  • No deben dar datos sensibles sobre sí mismos ni sobre sus familiares y amigos, como número de seguro social, domicilio, números telefónicos y datos financieros como tarjetas de crédito y cuentas bancarias.
  • Deben crear nombres de usuario que no revelen mucha información sobre su edad, su lugar de residencia y su género, y que no sean iguales a su correo electrónico.

¿Qué medidas tomas para cuidar a tus hijos en la web? ¿Qué puedes recomendarles a otros padres?

Genial/Psicología/12 Recomendaciones para hacer de internet una herramienta segura para los niños
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos