Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Un estudio reveló cómo les gusta a los niños que les sirvan la comida según su edad y género

Muchos papás enfrentan el reto de hacer que sus hijos coman todos los días sin quejarse, pero algunos no tienen éxito en ello, y la hora de la comida termina convirtiéndose en un momento difícil sin que logren probar un bocado. Optan por servirles alimentos en forma de gato, de payaso, dibujar caritas felices en todas partes y disfrazar los productos de la mejor manera posible para que ellos ingieran todos los nutrientes que necesitan a diario. Si ese es tu caso y te resulta difícil conseguir que tu hijo coma platillos variados, debes saber que hay una luz al final del túnel.

Genial.guru le encanta encontrar diferentes formas para ayudar a los padres a que los niños coman mucho mejor, por lo que quiere compartir contigo los resultados de una investigación realizada al respecto.

La imagen sí importa

En diferentes tutoriales hemos visto millones de ideas sobre cómo servirles la comida a los niños, y muchos papás hacen su mejor esfuerzo por imitarlos para lograr el éxito y conseguir que sus pequeños coman todas las verduras. Pero ¿acaso estas presentaciones de comida hacen que ellos coman mejor? Un estudio realizado por el Future Consumer Lab del Departamento de Ciencia de los Alimentos de la Universidad de Copenhague analizó las preferencias de 100 niños y niñas de 7 a 8 y de 12 a 14 años para conocer si les gustaba que se les sirviera todo junto, separado o mezclado. Los resultados obtenidos son muy interesantes.

Separado o mezclado

Generalmente, los padres sirven la comida en porciones pequeñas, pues creen que así los pequeños pueden tomar libremente cada trozo y comerlo. Sin embargo, los investigadores realizaron diferentes presentaciones para ver cuál era la más efectiva: con los alimentos presentados de forma separada para que no se tocaran entre ellos, una mezcla de productos separados, y toda la comida mezclada.

Niñas y niños prefirieron algo distinto

Los investigadores descubrieron lo siguiente:

  • Las niñas entre 7 y 8 años prefirieron los alimentos, como el arroz y pollo, servidos separados, pero en el mismo plato.
  • Los niños entre 12 y 14 años optaron por mezclar todo lo que había en el plato o mezclar solo algunas cosas, como la salsa y el arroz, o el pollo y los vegetales.

Recomendación de una experta

Annemarie Olsen, líder de la investigación, aseguró que una posible explicación a ese comportamiento es que las niñas creen que un ingrediente puede “contaminar” a otro, quizás en su sabor o textura. Además, indicó que quizás ellos prefieran comer diferentes alimentos en cierto orden, por lo que, basada en este estudio, recomendó a los papás servir la comida separada en los platos, al menos para alinearse con las preferencias de los más pequeños.

Las comidas que eligen según su nivel escolar

Además de la presentación de los alimentos, otra de las preocupaciones de los padres es cómo armar las entradas, guarniciones y platos fuertes de sus hijos para que les resulten más atractivos. Una encuesta analizó las preferencias sobre 80 tipos de alimentos en 1 818 niños de tercero a décimo segundo grado de una escuela de Ohio, y los resultados se dividieron según el nivel escolar en el que se encontraban:

  • Primaria: preferían frutas y carbohidratos, como las papas fritas como guarnición en lugar de los vegetales.
  • Secundaria: los alumnos tendían a elegir cada vez menos comida rápida como nuggets, hot dogs o hamburguesas, y, por el contrario, preferían alimentos como queso, coliflor, coles y espinacas.
  • Preparatoria: en esta etapa se mostraron mucho más abiertos a comer diferentes tipos de comidas, por ejemplo, étnicas, que incluyen fajitas, quesadillas, tacos, burritos; comida vegetariana o vegetales en general; pescado, carne y puerco. Optaban por las verduras como guarnición.

Los alimentos favoritos de todos

Esta encuesta también arrojó una lista de los alimentos preferidos por los menores de todos los niveles escolares:

  • Papas fritas en forma de bolita.
  • Quesos, sobre todo los que vienen en tiras.
  • Frutas como fresas, uvas y melones, siendo las primeras y las segundas las favoritas de todos.
  • Papas al horno.
  • Leche con y sin chocolate.
  • Puré de papa.
  • Sándwiches.
  • Yogur.
  • Papas a la francesa.

Las cantidades no siempre son las ideales

Pero ¿qué hay de las porciones? Una encuesta realizada por el Infant & Toddler Forum entre 1 000 familias del Reino Unido reveló que el 79 % de los papás ofrece a sus hijos porciones de comida, bebidas y golosinas en mayor cantidad de lo recomendado. Por otro lado, el 57 % es propenso a ofrecerles a sus niños más de lo que necesitan a la hora de servirles pasta a la boloñesa, y el 36 % le ofrece grandes cantidades de nuggets y papas fritas. Sin embargo, a pesar de estos números, el 37 % está preocupado porque sus hijos no comen lo suficiente.

El plato del buen comer

Para orientar a los padres, la Harvard T.H. Chan School of Public Health publicó una guía del buen comer donde se indica qué nutrientes debe incluir el plato de los niños y en qué proporciones:

  • La mitad debe estar compuesta por vegetales y frutas, y se recomienda elegir ambas opciones como refrigerios. Mientras más verduras, mejor. Eso sí, las papas fritas no cuentan como vegetales.
  • La otra mitad debe estar ocupada por proteínas saludables, como frijoles, chícharos, nueces, semillas, pescado, huevos, pollo, granos enteros, trigo integral, arroz integral, quínoa y alimentos elaborados con ellos, como pasta integral. Lo mejor es limitar las carnes rojas, como las de res, puerco o cordero, y evitar las procesadas, como las salchichas o el tocino.
  • Las frutas deben ser de todos los colores y se recomienda que sean consumidas enteras o picadas en lugar de en jugos frutales, pues de ellos solo se debe beber un vaso al día.
  • Las grasas también son necesarias en la dieta diaria. Por ello se recomienda el uso de aceites provenientes de plantas, como el de oliva extra virgen o el de cacahuate, en ensaladas y vegetales. Lo mejor es limitar el uso de la mantequilla.
  • Respecto a los lácteos, lo ideal es elegir leche no saborizada, yogur natural y pequeñas cantidades de queso.
  • Finalmente, sugieren optar por el agua como la mejor opción para calmar la sed.

Comida saludable disponible en todo momento

Se debe alentar a los padres y cuidadores a que ofrezcan a los niños pequeños alimentos saludables. Los expertos aseguran que es muy importante iniciar con estas recomendaciones desde pequeños para fomentar en ellos la creación de hábitos. Y, efectivamente, recomiendan que toda la comida esté picada en trozos para que les resulte más fácil a los niños comerla.

¿Cómo les gusta a tus hijos comer su comida? ¿Mezclada o separada? ¡Cuéntanos en los comentarios!